Sa­gi­ta­rio

Los Sa­gi­ta­rio son ex­tro­ver­ti­dos, ale­gres, di­ver­ti­dos y op­ti­mis­tas. Les atrae el pe­li­gro fí­si­co y emo­cio­nal.

Integral - - Sumario - MA­RIA DO­LORS CA­BRE­RA Y JOSÉ MARÍA VI­LA

(22 de no­viem­bre - 21 de di­ciem­bre)

El signo. La des­com­po­si­ción de un or­ga­nis­mo pro­du­ce el des­pren­di­mien­to de ener­gías que ha­bían con­cu­rri­do a for­mar­lo y con­ser­var­lo a tra­vés de los an­te­rio­res sig­nos. Por tan­to, na­da se des­tru­ye sino que se trans­for­ma, so­bre to­do si se con­si­de­ra el do­mi­nio de las fuer­zas más que el de la ma­te­ria. La in­des­truc­ti­ble ac­ti­vi­dad de las fuer­zas vi­ta­les pa­sa de una es­fe­ra a otra su­pe­rior, hay que “des­cen­der” ma­te­rial­men­te pa­ra “su­bir” es­pi­ri­tual­men­te. Es­to es lo que ocu­rre, en esen­cia, du­ran­te el pe­río­do de tiem­po do­mi­na­do por el no­veno signo zo­dia­cal: Sa­gi­ta­rio, que se ex­tien­de des­de el 22 de no­viem­bre has­ta el 21 de di­ciem­bre.

Re­pre­sen­ta­do por un cen­tau­ro, mi­tad hom­bre y mi­tad caballo, con ar­co y fle­cha (su ideo­gra­ma es em­ble­ma de as­pi­ra­ción, el en­tu­sias­mo y el es­fuer­zo que apun­ta a las es­tre­llas), sim­bo­li­za el con­flic­to en­tre el pen­sa­mien­to fi­lo­só­fi­co y el ins­tin­to car­nal de con­quis­ta. El cen­tau­ro es un sím­bo­lo cós­mi­co del hom­bre com­ple­to, ima­gen de la su­bli­ma­ción: ani­mal, es­pi­ri­tual y digno de lo di­vino.

Sig­ni­fi­ca la tri­ple na­tu­ra­le­za: el caballo sim­bo­li­za la es­truc­tu­ra ins­tin­ti­va; la par­te hu­ma­na, los prin­ci­pios su­pe­rio­res que con­flu­yen en la fle­cha, di­ri­gi­da a los blan­cos más al­tos. Las emo­cio­nes hu­ma­nas tien­den a emer­ger de los de­seos ani­ma­les y ma­te­ria­les (cua­tro pa­tas fi­ja­das a la tie­rra) y, a su vez, han de ser di­ri­gi­das den­tro de as­pi­ra­cio­nes ele­va­das (la fle­cha que ha de de­jar el ar­co). Es pues un ne­xo en­tre el cie­lo y la tie­rra, cu­ya ten­sión vie­ne re­pre­sen­ta­da por el ar­co.

La ener­gía sa­gi­ta­ria­na pro­yec­ta lo que Escorpio ha ama­sa­do pa­ra des­ti­nar­lo a un ob­je­ti­vo, de ahí la ima­gen del cen­tau­ro lan­zan­do una fle­cha as­cen­den­te. En­la­za lo pró­xi­mo y lo le­jano, unión de lo su­pe­rior y lo in­fe­rior, el ca­ba­lle­ro re­do­blan­do su fuer­za con la del caballo, las pier­nas con­tra los flan­cos.

Con­tra­ria­men­te a Géminis, su signo opues­to, que re­pre­sen­ta dua­li­dad y di­fe­ren­cia­ción, Sa­gi­ta­rio re­pre­sen­ta la uni­fi­ca­ción, reunión, fu­sión y sín­te­sis.

Sa­gi­ta­rio es un signo de fin de es­ta­ción que anun­cia el cam­bio a otra (in­vierno): signo co­mún o mu­ta­ble. Los sig­nos·car­di­na­les son ac­ti­vos; los co­mu­nes son in­quie­tos Los sig­nos fi­jos son rí­gi­dos y los co­mu­nes fle­xi­bles.

Es un signo mas­cu­lino o po­si­ti­vo, el fue­go de Sa­gi­ta­rio se ha se­pa­ra­do de los cuer­pos y los do­mi­na. Es es­té­ril o neu­tro se­gún otros, pues­to que par­ti­ci­pa en la pre­pa­ra­ción de las fuer­zas vi­ta­les ex­traí­das de la di­so­lu­ción de la ma­te­ria a la ex­plo­sión vi­tal des­en­ca­de­na­da por Aries.

Ele­men­to. En es­te tiem­po, los ra­yos so­la­res ca­re­cen de ca­lor y dis­pen­san una pá­li­da cla­ri­dad, se tra­ta del fue­go ju­pi­te­riano (signo de Fue­go), de na­tu­ra­le­za eléc­tri­ca, co­mo el ra­yo del se­ñor de los dio­ses. Pe­ro no es el fue­go tor­men­to­so, sino que se ase­me­ja más al de las au­ro­ras po­la­res que no que­ma na­da.

No es uh ar­dor vio­len­to ni in­ten­so, sino una vi­bra­ción su­til que vuel­ve jui­cio­so al Fue­go, al que ete­ri­za pa­ra que vi­vi­fi­que y re­ge­ne­re la vi­ta­li­dad que lla­mea en Aries, a la es­pe­ra de ser con­su­mi­do por Leo. Leo gas­ta la vi­da pre­ci­pi­tan­do su rit­mo, mata lo que aca­ba de ma­du­rar y de­ter­mi­na el ago­ta­mien­to que ex­plo­ta­rá Escorpio, cu­ya agua es­tan­ca­da ex­tin­gue el Fue­go vi­tal, in­di­vi­dual, en­cen­di­do por Aries.

En­tre esos dos Fue­gos, uno de­vo­ran­te y el otro es­ti­mu­lan­te, el de Sa­gi­ta­rio in­ter­vie­ne co­mo agen­te de re­no­va­ción, dis­tri­bu­ye la vi­da, la re­di­na­mi­za pa­ra que pue­da ser des­en­ca­de­na­da por Aries. “Mien­tras Aries re­pre­sen­ta los fue­gos ro­jos y ar­dien­tes de la crea­ción, y Leo el fue­go do­ra­do ama­ri­llen­to de

la men­ta­li­dad or­ga­ni­za­da, Sa­gi­ta­rio re­pre­sen­ta el fue­go azul del co­ra­zón de la lla­ma, su par­te más ca­lu­ro­sa” (Mo­rrish), en el sen­ti­do de di­na­mi­za­dor es­pi­ri­tual, sin ser des­truc­ti­vo. El Fue­go de Sa­gi­ta­rio es un Fue­go pu­ri­fi­ca­dor que ac­túa cuan­do los de­seos de la car­ne van dis­mi­nu­yen­do (caballo) pe­ro el es­pí­ri­tu tie­ne aún un ar­dien­te de­seo de ob­je­ti­vos so­cia­les, po­lí­ti­cos, in­te­lec­tua­les o es­pi­ri­tua­les.

Pla­ne­ta. Jú­pi­ter ri­ge en ex­clu­si­va a Sa­gi­ta­rio y Mer­cu­rio es­tá des­te­rra­do, igual que Jú­pi­ter lo es­tá en Géminis. Hay in­com­pa­ti­bi­li­dad en­tre la al­ta in­te­li­gen­cia teó­ri­ca de Jú­pi­ter y la vul­gar ha­bi­li­dad prác­ti­ca de Mer­cu­rio.

Co­lo­res. El co­lor que ar­mo­ni­za con Sa­gi­ta­rio es el azul cla­ro, sím­bo­lo del cie­lo (Jú­pi­ter, amo de los dio­ses y se­ñor de los cie­los) y el vio­le­ta, co­lor del amor y la ver­dad.

Pie­dras. Las ge­mas y pie­dras re­gi­das por Sa­gi­ta­rio son: tur­que­sa (co­lor azul), ama­tis­ta (vio­le­ta), to­pa­cio y za­fi­ro (pie­dra azul que fa­vo­re­ce el cre­ci­mien­to de plan­tas y ani­ma­les y es­ti­mu­la la me­di­ta­ción y la paz men­tal se­gún los bu­dis­tas). Su me­tal es el es­ta­ño, em­ble­ma de jus­ti­cia y be­ne­vo­len­cia, en co­rres­pon­den­cia con Jú­pi­ter.

Ani­ma­les y plan­tas. Los ani­ma­les aso­cia­dos a Sa­gi­ta­rio son: el caballo (sím­bo­lo de fuer­za ex­pan­si­va, de vi­ta­li­dad, fue­go com­ba­ti­vo, luz y res­plan­dor, la fuer­za ele­men­tal de los ins­tin­tos), la mu­la, la ce­bra y el caballo de mar. En­tre las plan­tas des­ta­can: ca­ña de azú­car, lau­rel (em­ble­ma de glo­ria y triun­fo), mal­va, ver­bas­co, be­go­nia (sím­bo­lo de cor­dia­li­dad), sán­da­lo e in­cien­so (aso­cia­dos a ri­tos es­pi­ri­tua­les).

Ana­tó­mi­ca­men­te go­bier­na los mus­los y ca­de­ras (unión del hom­bre al caballo a tra­vés de sus mus­los), por lo que sue­len ser afec­cio­nes ca­rac­te­rís­ti­cas el reu­ma­tis­mo, ciá­ti­ca y co­xal­gias.

Ca­rác­ter y ras­gos psi­co­ló­gi­cos. Los Sa­gi­ta­rio son ex­tro­ver­ti­dos, ale­gres, di­ver­ti­dos y op­ti­mis­tas. Les atrae el pe­li­gro fí­si­co y emo­cio­nal. Son in­me­dia­tos y es­pon­tá­neos, di­cen lo que pien­san y sien­ten con fran­que­za, sin pen­sar en las con­se­cuen­cias. Sin em­bar­go, tie­nen ten­den­cia al mal ge­nio, el sar­cas­mo ex­ce­si­vo y la ex­cen­tri­ci­dad. Po­seen un ca­rác­ter tem­pla­do, só­li­do, fle­xi­ble pe­ro adap­ta­ble. So­cia­bles, idea­lis­tas, pa­cí­fi­cos, am­bi­cio­sos, ge­ne­ro­sos y se­gu­ros de sí mis­mos, aun­que con fre­cuen­cia son dua­les y con­tra­dic­to­rios.

No so­por­tan la in­jus­ti­cia, sien­do pro­mo­to­res na­tos, lle­nos de ideas bri­llan­tes. Aman los via­jes, los gran­des es­pa­cios, las re­gio­nes des­co­no­ci­das, la paz ho­ga­re­ña y la tran­qui­li­dad.

Los Sa­gi­ta­rio son de­por­tis­tas, ávi­dos de mo­vi­mien­to y ac­ti­vi­dad, aun­que tie­nen una gran dis­po­si­ción a las cues­tio­nes fi­lo­só­fi­cas y re­li­gio­sas. Po­seen un agu­do sen­ti­do del hu­mor y un gran amor por los ani­ma­les.

La­bo­ral­men­te, re­quie­ren pro­fe­sio­nes con ries­go. No so­por­tan la ru­ti­na o la in­mo­vi­li­dad. Tie­nen una in­di­vi­dua­li­dad muy acu­sa­da pe­ro son so­cia­bles y tan só­lo les seducen las em­pre­sas comunales. Les in­tere­sa el di­ne­ro que pue­den ga­nar hoy, no les preo­cu­pa el fu­tu­ro, con­fían en la suer­te que ha­bi­tual­men­te les son­ríe. Son bue­nos edu­ca­do­res y ex­ce­len­tes co­lo­ni­za­do­res. Ac­to­res.

Sen­ti­men­tal­men­te, son pro­fun­dos y apa­sio­na­dos. De­li­ca­dos, fi­nos y ge­ne­ro­sos. Vi­ven el amor in­ten­sa­men­te, pe­ro en el pre­sen­te. Sue­len bus­car re­la­cio­nes frí­vo­las y tie­nen cier­ta ten­den­cia a la pro­mis­cui­dad. Sin em­bar­go, por su fran­que­za no ha­cen pro­me­sas im­po­si­bles ni en­ga­ñan a na­die. Una vez com­pro­me­ti­dos son fie­les y lea­les.

Ta­rot y Qui­ro­lo­gía. El de­do go­ber­na­do por Sa­gi­ta­rio es el anu­lar (ani­llo). En el Ta­rot, se re­la­cio­na con el XIV Ar­cano, “La Tem­plan­za”, sím­bo­lo de aso­cia­ción ar­mo­nio­sa, acuer­do, in­ter­cam­bio, flui­dez, mo­vi­mien­to li­ge­ro y di­ná­mi­co, re­no­va­ción y re­la­ción. Tam­bién se re­la­cio­na con el IX Ar­cano, “El Er­mi­ta­ño”, que se ele­va per­so­nal­men­te so­bre las mi­se­rias te­rres­tres pa­ra do­mi­nar­las con su pru­den­cia y sa­bi­du­ría.

Cla­ves. Así pues, Sa­gi­ta­rio es sím­bo­lo de as­pi­ra­ción, cul­tu­ra, be­ne­vo­len­cia, ley, fi­lo­so­fía, re­li­gión, li­ber­tad e in­de­pen­den­cia. De in­te­lec­to, com­pren­sión e in­tui­ción. De jui­cio y or­ga­ni­za­ción. Es el “Yo Veo”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.