El al­ga fu­cus . . . . . . . . .

La co­no­ci­da ac­ción de es­ta al­ga se de­be so­bre to­do a su al­to con­te­ni­do en yo­do or­gá­ni­co fá­cil­men­te asi­mi­la­ble.

Integral - - Sumario - DANIEL ALBORS PERICÁS

El fu­cus ve­sicu­losus es un al­ga ma­ri­na de co­lor ma­rrón o ver­de oli­va que al sa­car­la del agua se va os­cu­re­cien­do has­ta al­can­zar una to­na­li­dad ca­si ne­gra. Pue­de lle­gar a me­dir has­ta un me­tro de lon­gi­tud y se cría en el he­mis­fe­rio nor­te, en­tre las ro­cas de las cos­tas del Océano Atlán­ti­co y Pacífico. Su nom­bre bo­tá­ni­co pro­vie­ne del vo­ca­blo grie­go fu­cus que sig­ni­fi­ca al­ga y ve­sicu­losus, en alu­sión a las ve­sí­cu­las o ve­ji­gas de ai­re que tie­ne, las cua­les le per­mi­ten flo­tar.

En los paí­ses orien­ta­les, prin­ci­pal­men­te en Chi­na y Ja­pón, se ha uti­li­za­do tra­di­cio­nal­men­te pa­ra tra­tar la caí­da de ca­be­llo y es­ti­mu­lar el ape­ti­to se­xual. En la ac­tua­li­dad su uso se ha ido ex­ten­dien­do tam­bién a oc­ci­den­te de­bi­do a sus pro­pie­da­des adel­ga­zan­tes y es­ti­mu­lan­tes del me­ta­bo­lis­mo, ra­zón por la cual se pue­de en­con­trar fá­cil­men­te en tien­das de her­bo­die­té­ti­ca y far­ma­cias, prin­ci­pal­men­te en for­ma de su­ple­men­tos die­té­ti­cos. Tam­bién se em­plea co­mo abono, de­bi­do a su al­to con­te­ni­do en vi­ta­mi­nas y mi­ne­ra­les.

Adel­ga­zan­te y es­ti­mu­lan­te

La co­no­ci­da ac­ción de es­ta al­ga se de­be so­bre to­do a su al­to con­te­ni­do en yo­do or­gá­ni­co fá­cil­men­te asi­mi­la­ble. Es­te oli­go­ele­men­to in­dis­pen­sa­ble pa­ra el or­ga­nis­mo, ac­túa so­bre la glán­du­la ti­roi­des es­ti­mu­lan­do el me­ta­bo­lis­mo y ac­ti­van­do la ca­ta­bo­li­za­ción de las gra­sas.

Por otro la­do, el fu­cus tam­bién es una bue­na fuen­te de al­gi­na, una sus­tan­cia mu­ci­la­gi­no­sa que tie­ne la ca­pa­ci­dad de ab­sor­ber el agua y las gra­sas, lle­gán­do­se a hin­char has­ta cien ve­ces más de lo que su pe­so re­pre­sen­ta, lo que ge­ne­ra en el es­tó­ma­go una sen­sa­ción de ple­ni­tud que re­du­ce con­si­de­ra­ble­men­te el ape­ti­to, ade­más de dis­mi­nuir la ab­sor­ción in­tes­ti­nal de azú­ca­res, gra­sas y pro­teí­nas, ha­cien­do que par­te de es­tos nu­trien­tes se eli­mi­ne por las he­ces, al­go que re­sul­ta útil en el tra­ta­mien­to de la obe­si­dad. Es­ta mis­ma sus­tan­cia ejer­ce tam­bién una sua­ve ac­ción la­xan­te me­cá­ni­ca.

Otro as­pec­to que se su­ma a sus pro­pie­da­des adel­ga­zan­tes es la pre­sen­cia de ma­ni­tol, mo­no­sa­cá­ri­do que tam­bién en­con­tra­mos en otras plan­tas co­mo el glu­co­ma­nano que pro­du­ce cier­to efec­to diu­ré­ti­co que fa­vo­re­ce la pér­di­da de pe­so.

Fuen­te de mi­ne­ra­les y vi­ta­mi­nas

Co­mo se ha ci­ta­do an­te­rior­men­te, el fu­cus se ha uti­li­za­do tra­di­cio­nal­men­te pa­ra tra­tar la caí­da del ca­be­llo, pues ade­más del yo­do ya ci­ta­do, con­tie­ne otros mi­ne­ra­les, co­mo el cal­cio, fós­fo­ro, mag­ne­sio, so­dio, po­ta­sio, azu­fre, hie­rro, se­le­nio, cinc, si­li­cio, cro­mo y co­bal­to.

Tam­bién en­con­tra­mos vi­ta­mi­nas: nia­ci­na, ri­bo­fla­vi­na, tia­mi­na, vi­ta­mi­na C y B12.

Có­mo uti­li­zar­la

Aun­que el al­ga fu­cus se ha em­plea­do en la in­dus­tria ali­men­ta­ria co­mo es­pe­san­te en la ela­bo­ra­ción de he­la­dos y otros ali­men­tos, lo cier­to es que de­bi­do a que no tie­ne buen sa­bor, prác­ti­ca­men­te no se usa en la co­ci­na, por lo que la for­ma más co­mún de con­su­mir­la es en cáp­su­las y ex­trac­tos.

Las do­sis re­co­men­da­das, se si­túan en­tre 15-20 go­tas, an­tes de las 3 co­mi­das prin­ci­pa­les, di­lui­das en me­dio va­so de agua o in­fu­sión. Si se pre­fie­re el ex­trac­to se­co, la do­sis ha­bi­tual son 650 mg. dia­rios, lo que su­po­ne de 1 a 3 cáp­su­las al día.

Con­tra­in­di­ca­cio­nes

De­bi­do a su al­to con­te­ni­do en yo­do, no se re­co­mien­da su uso en ca­sos de hi­per­ti­roi­dis­mo, ner­vio­sis­mo e hi­per­ten­sión ar­te­rial. Asi­mis­mo, los pre­pa­ra­dos a ba­se de fu­cus es­tán con­tra­in­di­ca­dos pa­ra las per­so­nas que to­man me­di­ca­ción pa­ra el hi­po­ti­roi­dis­mo, ya que po­drían su­mar­se los efec­tos. Tam­po­co se re­co­mien­dan es­tos pro­duc­tos du­ran­te el em­ba­ra­zo y la lac­tan­cia.

En ca­sos de ma­la ab­sor­ción de las gra­sas, pro­teí­nas, o mi­ne­ra­les co­mo el hie­rro no se re­co­mien­da un con­su­mo pro­lon­ga­do de es­ta al­ga.

Co­mo su­ce­de tam­bién con otros pro­duc­tos pro­ve­nien­tes del mar, en el fu­cus se han hallado can­ti­da­des más o me­nos im­por­tan­tes de me­ta­les pe­sa­dos co­mo mer­cu­rio, plo­mo, ar­sé­ni­co, cad­mio o alu­mi­nio, en fun­ción de los ma­res de don­de pro­ven­ga.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.