¿Fun­cio­na, la ho­meo­pa­tía? . . . . . . .

LOS SAL­MO­NES RE­GRE­SAN AL RÍO ELW­HA

Integral - - Sumario -

El ca­bo de 26 años de ta­rea, un gru­po de con­ser­va­cio­nis­tas lo­gró lo que pa­re­cía una lo­cu­ra: la ma­yor de­mo­li­ción de una pre­sa en el mun­do pa­ra re­cu­pe­rar un río. Se tra­ta del Elw­ha, que aco­gía en sus aguas una de las tra­ve­sías de sal­mo­nes más es­pec­ta­cu­la­res de Nor­tea­mé­ri­ca. Hoy, el río ha re­gre­sa­do y los sal­mo­nes tam­bién.

Re­cu­pe­rar un río

Los ale­vi­nes de sal­món que se adi­vi­nan ba­jo el agua, mi­núscu­los, se­rán la pri­me­ra ge­ne­ra­ción que re­mon­te de nue­vo el río Elw­ha des­de ha­ce más de cien años. No es que an­tes fue­ran pe­re­zo­sos, sino que dos pre­sas fre­na­ron de gol­pe su tra­ve­sía. En un si­glo, en es­te río de la pe­nín­su­la Olym­pic, en la pun­ta no­roes­te de EEUU, don­de vi­vían cien­tos de mi­les de sal­mo­nes, su po­bla­ción se re­du­jo en un 95%.

Cuan­do la zo­na pa­re­cía per­di­da, un gru­po de va­lien­tes con­ser­va­cio­nis­tas, lo lo­gró. Su­pe­raron al con­da­do, a la po­de­ro­sa in­dus­tria pa­pe­le­ra y a unos po­lí­ti­cos y le­yes inú­ti­les, lo­gran­do la ma­yor de­mo­li­ción que se co­no­ce en el mun­do de una pre­sa hi­dro­eléc­tri­ca pa­ra re­cu­pe­rar un río.

Allí ha­bía una enor­me mo­le de hor­mi­gón, de 64 me­tros de al­tu­ra, en­ca­ja­da en un ca­ñón en­tre in­creí­bles mon­ta­ñas. Hoy se pue­de ob­ser­var el es­pec­tácu­lo del río en li­ber­tad des­de una pa­sa­re­la. La pre­sa Gli­nes Can­yon (1927-2012) ya no exis­te.

Des­de allí tam­bién se ve el nue­vo pai­sa­je que ha de­ja­do la de­mo­li­ción en las már­ge­nes del río don­de an­tes es­ta­ba el em­bal­se de agua pla­na: aún ba­ji­tos, es­tre­nan­do es­pa­cio, una ma­sa de ála­mos tem­blo­nes co­lo­rea el va­lle y ayu­da a re­cu­pe­rar el eco­sis­te­ma.

Atre­ver­se

Shawn Can­trell es­ta­ba en­tre el gru­po de atre­vi­dos que a me­dia­dos de los 80 pi­dió an­te los tri­bu­na­les la de­mo­li­ción de es­te pan­tano y de Elw­ha, la otra pre­sa río aba­jo. La so­la idea era una lo­cu­ra, pues am­bas fun­cio­na­ban y eran ren­ta­bles. ¿Por qué de­mo­ler­las? En las aguas de es­te río na­da­ban cin­co es­pe­cies de sal­món, y allí se desa­rro­lla­ban una o va­rias ve­ces al año; al na­cer, los pe­ces pa­sa­ban has­ta dos años en el río. Des­pués, su es­pí­ri­tu aven­tu­re­ro los con­du­cía de­ce­nas de ki­ló­me­tros has­ta el océano, don­de per­ma­ne­cían otra tem­po­ra­da pa­ra des­pués re­gre­sar, ya enor­mes, a re­pro­du­cir­se.

Cuan­do el em­pre­sa­rio Tho­mas Ald­well cons­tru­yó en 1914 la pri­me­ra pre­sa Elw­ha (33 m de al­tu­ra, a só­lo 8 km de la desem­bo­ca­du­ra), de­ci­dió ig­no­rar las le­yes es­ta­ta­les, sin paso pa­ra los pe­ces y sin res­pe­tar el de­re­cho es­pe­cial que los in­dios te­nían aquí pa­ra pes­car des­de tiem­pos in­me­mo­ria­les”, di­ce Can­trell.

Aquel em­pre­sa­rio en­con­tró su for­tu­na en Port An­ge­les, un pe­que­ño pue­blo jun­to al Elw­ha, ro­dea­do de es­pec­ta­cu­la­res bos­ques de ce­dros y abe­tos en los que se fi­jó la in­dus­tria de la ma­de­ra. Él con­ver­ti­ría sus saltos de agua en ener­gía eléc­tri­ca ba­ra­ta pa­ra ese sec­tor.

En su in­quie­tud por el im­pac­to que es­ta­ba te­nien­do la hi­dro­eléc­tri­ca en de­ce­nas de cuen­cas, Ri­chard Rutz en-

con­tró en el Elw­ha una ta­rea ex­tra­or­di­na­ria ¿Ti­rar una pre­sa que fun­cio­na­ba y da­ba di­ne­ro? Lo lla­ma­ron lo­co, irres­pon­sa­ble, re­ci­bió in­sul­tos y des­ca­li­fi­ca­cio­nes. “Lle­ga­ron a de­cir que des­de el pun­to de vis­ta de la in­ge­nie­ría ni si­quie­ra era po­si­ble”.

En 1986, cua­tro or­ga­ni­za­cio­nes con­ser­va­cio­nis­tas: Ami­gos de la Tie­rra, Au­du­bon So­ciety, el Par­que Na­cio­nal y Sie­rra Club se su­ma­ron a la cau­sa y so­li­ci­ta­ron ofi­cial­men­te an­te los tri­bu­na­les su de­mo­li­ción. Pe­ro la ener­gía hi­dro­eléc­tri­ca es muy ba­ra­ta, no hay que pa­gar com­bus­ti­ble, es lim­pia y no ge­ne­ra re­si­duos ni sus­tan­cias con­ta­mi­nan­tes…

¿Có­mo lo hi­cie­ron? “In­ver­ti­mos mu­chos años so­lo pa­ra per­sua­dir a nues­tros ami­gos y des­pués tra­tar de con­ven­cer a nues­tros opo­nen­tes”, ex­pli­ca Can­trell. Y lo hi­cie­ron con la ayu­da de abo­ga­dos que pres­ta­ban su tra­ba­jo gra­tis. Así fue­ron des­mon­tan­do uno a uno los te­mo­res y ar­gu­men­tos en con­tra de su osa­da cam­pa­ña.

Ade­más, los 29.000 ki­lo­va­tios ho­ra de ener­gía que las dos pre­sas pro­du­cían iban por en­te­ro a una so­la pa­pe­le­ra, su pro­pie­ta­ria. Esa com­pa­ñía, la prin­ci­pal fuen­te de em­pleo en es­te lu­gar, ne­ce­si­ta­ba la ener­gía ba­ra­ta del río pa­ra se­guir sien­do ren­ta­ble. Pe­ro ya no po­dían asu­mir gas­tos am­bien­ta­les y la crea­ción de un paso pa­ra los sal­mo­nes que en­ca­re­ce­ría y pon­dría en ries­go su ne­go­cio. Los ac­ti­vis­tas Ruzt y Can­trell re­cuer­dan muy bien el día de la pri­me­ra ex­plo­sión en 2012. “Te­nía lá­gri­mas en los ojos, no me lo po­día creer”, re­la­ta Can­trell.

Pa­ra en­ton­ces el Elw­ha se ha­bía con­ver­ti­do en un sím­bo­lo. Mi­les de fo­tó­gra­fos do­cu­men­ta­ron el pro­ce­so de de­mo­li­ción 24 ho­ras al día. (https://www.you­tu­be.com/ watch?v=bUZE7k­gXKJc). Y po­co a po­co, los sal­mo­nes vol­vie­ron.

Les cos­ta­rá cin­co ge­ne­ra­cio­nes re­cu­pe­rar­se to­tal­men­te, unos 20 ó 25 años.

Y eso gra­cias en par­te a una pro­me­sa: la de los in­dios Kla­llam, que se com­pro­me­tie­ron a no pes­car en es­tas aguas has­ta que el sal­món se re­cu­pe­re. Los ex­per­tos di­cen, de to­das for­mas, que eso no sig­ni­fi­ca que for­zo­sa­men­te ha­ya que ti­rar to­das las pre­sas.

“La lec­ción que de­ja el Elw­ha es que los erro­res del pa­sa­do no tie­nen por qué per­ma­ne­cer pa­ra siem­pre, po­de­mos dar mar­cha atrás y arre­glar las co­sas”. “Se lo­gró cons­truir una coa­li­ción de gen­te que se pu­so de acuer­do en que de­mo­ler aque­llas pre­sas era lo co­rrec­to”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.