Sín­dro­me gas­tro­car­día­co y me­di­ci­na na­tu­ris­ta . . .

Pal­pi­ta­cio­nes, fal­ta de ai­re y opre­sión en el co­ra­zón

Integral - - Sumario - PE­DRO RÓDENAS (MÉ­DI­CO NA­TU­RIS­TA) PRO­FE­SIO­NAL DE “IN­TE­GRAL. ME­DI­CI­NA INTEGRATIVA Y ES­CUE­LA DE SA­LUD”

En oca­sio­nes hay sín­to­mas que nos preo­cu­pan mu­cho por­que nos ha­cen pen­sar en que te­ne­mos una pa­to­lo­gía gra­ve cuan­do no es así. En es­tos ca­sos es im­por­tan­te acu­dir al mé­di­co pa­ra ha­cer un diag­nós­ti­co di­fe­ren­cial.

Un pro­ble­ma muy fre­cuen­te en que se da es­ta si­tua­ción es el sín­dro­me gas­tro­car­día­co, que re­ci­be es­te ca­li­fi­ca­ti­vo por­que los sín­to­mas re­cuer­dan una an­gi­na o in­far­to de co­ra­zón cuan­do, en reali­dad, se tra­ta de un acu­mu­lo ex­ce­si­vo de ga­ses en el apa­ra­to di­ges­ti­vo (es­tó­ma­go e in­tes­ti­nos). Es es­ta una pa­to­lo­gía po­co co­no­ci­da por al­gu­nos pro­fe­sio­na­les de la sa­lud que co­rrec­ta­men­te descartan una en­fer­me­dad co­ro­na­ria, pe­ro que no la re­la­cio­nan con su ver­da­de­ra cau­sa.

A con­ti­nua­ción, va­mos a ex­po­ner un ca­so clí­ni­co y su abor­da­je des­de la me­di­ci­na na­tu­ris­ta.

La preo­cu­pa­ción de An­to­nio

An­to­nio es un jo­ven de 30 años que acu­de a la con­sul­ta por­que ha­ce tiem­po que pa­de­ce a me­nu­do unos pin­cha­zos in­ten­sos en el tó­rax, acom­pa­ña­dos de fre­cuen­tes pal­pi­ta­cio­nes, opre­sión en la zo­na del co­ra­zón, y una ca­si con­ti­nua sen­sa­ción de fal­ta de ai­re que le im­pi­de res­pi­rar a fon­do.

Ex­pli­ca que le han rea­li­za­do di­fe­ren­tes prue­bas, en­tre ellas un elec­tro­car­dio­gra­ma y unas ana­lí­ti­cas, y pa­re­ce que to­do es­ta bien. Le su­gie­ren que pue­den ser sín­to­mas neu­ro­ve­ge­ta­ti­vos (psi­co­so­má­ti­cos) re­la­cio­na­dos con la an­sie­dad. Co­men­ta que, aun­que es­tá to­man­do an­sio­lí­ti­cos, no no­ta me­jo­ría, lo que le preo­cu­pa y acu­de a In­te­gral en bus­ca de otra opi­nión.

Da­tos de la his­to­ria clí­ni­ca

An­to­nio no tie­ne an­te­ce­den­tes pa­to­ló­gi­cos de in­te­rés, ex­cep­to una amig­da­lec­to­mía en la in­fan­cia. Nun­ca ha es­ta­do in­gre­sa­do en un hos­pi­tal ni se ha me­di­ca­do de for­ma cró­ni­ca. Pun­tual­men­te ha to­ma­do an­ti­in­fla­ma­to­rios por le­sio­nes mus­cu­la­res ya que prac­ti­ca bas­tan­te de­por­te: run­ning y fut­bi­to.

Tie­ne una bue­na re­la­ción afec­ti­va con su fa­mi­lia. Vi­ve con su pa­re­ja y tie­ne un tra­ba­jo de in­for­má­ti­co muy es­tre­san­te al que le de­di­ca mu­chas ho­ras al día, que tie­ne que com­pa­gi­nar con el de­por­te y sus es­tu­dios de más­ter. Por tan­to, co­me ca­si siem­pre fue­ra de ca­sa y con pri­sas.

Sus há­bi­tos tó­xi­cos se re­du­cen al con­su­mo ha­bi­tual de cer­ve­za y ca­fé, co­mo mí­ni­mo una vez al día, y de for­ma me­nos fre­cuen­te, un par de ve­ces a la se­ma­na be­bi­das es­ti­mu­lan­tes y con gas (ha­bi­tual­men­te con co­la).

Tie­ne por cos­tum­bre be­ber de for­ma abun­dan­te en las co­mi­das, un par de va­sos de lí­qui­do co­mo mí­ni­mo.

Su die­ta es po­co hi­dra­ta­da, ya que, al co­mer de res­tau­ran­te, y la ma­yo­ría de las ve­ces de bo­ca­di­llo, los ali­men­tos con­cen­tra­dos y sa­la­dos, le apor­tan po­co lí­qui­do y le pro­du­cen sed.

Ex­pli­ca que tie­ne di­fi­cul­tad pa­ra de­fe­car y no va dia­ria­men­te al ba­ño, sien­do sus he­ces fre­cuen­te­men­te du­ras, en for­ma de bo­las (co­pro­li­tos) y “ex­plo­si­vas” en oca­sio­nes. Re­fie­re que eruc­ta con fre­cuen­cia (ae­ro­fa­gia).

Duerme pro­fun­da­men­te y sin pro­ble­mas, es­pe­cial­men­te los días que ha­ce de­por­te.

Ex­plo­ra­ción

El pe­so y la ta­lla es­tán pro­por­cio­na­dos. Mi­de 175 cen­tí­me­tros de al­tu­ra y pe­sa 67 Kg.

El pul­so y la aus­cul­ta­ción car­dio­pul­mo­nar es nor­mal. La pre­sión del ab­do­men es in­do­lo­ra, pe­ro la per­cu­sión es tim­pá­ni­ca, lo que nos ha­bla de un acú­mu­lo im­por­tan­te de ga­ses, que el mis­mo pa­cien­te nos con­fir­ma y que di­ce le cues­ta ex­pul­sar.

In­ter­pre­ta­ción de su pro­ble­ma

Le ex­pli­co que el dia­frag­ma es un múscu­lo que se­pa­ra el tó­rax del ab­do­men. En el tó­rax es­tán los dos pul­mo­nes y el co­ra­zón en el la­do izquierdo. En el ab­do­men, jus­to de­ba­jo del dia­frag­ma, se en­cuen­tra en el cos­ta­do de­re­cho el hí­ga­do y en la zo­na cen­tro-iz­quier­da el es­tó­ma­go y el in­tes­tino grue­so.

Cuan­do se acu­mu­lan abun­dan­tes ga­ses en las vís­ce­ras hue­cas del ab­do­men (es­tó­ma­go e in­tes­ti­nos), és­tas se des­pla­zan y em­pu­jan el dia­frag­ma ha­cia arri­ba, com­pri­mien­do la zo­na del co­ra­zón y dis­mi­nu­yen­do el es­pa­cio de ex­pan­sión de los pul­mo­nes. Es­to pue­de ocu­rrir en am­bos

la­dos del tó­rax, pe­ro más en el la­do izquierdo, por­que en el la­do de­re­cho es­tá el hí­ga­do que es una vís­ce­ra den­sa que fre­na el em­pu­je del in­tes­tino que es­tá por de­ba­jo de él.

Por tan­to, la sen­sa­ción de opre­sión car­dial y las pal­pi­ta­cio­nes o “pin­cha­zos”, es­tán jus­ti­fi­ca­dos por la pre­sión so­bre el co­ra­zón y los va­sos san­guí­neos y ner­vios que lo nu­tren e iner­van; y la fal­ta de ai­re es de­bi­do a que la ins­pi­ra­ción no pue­de ser pro­fun­da ya que el dia­frag­ma as­cen­di­do no pro­por­cio­na su­fi­cien­te es­pa­cio pa­ra la ex­pan­sión com­ple­ta de los pul­mo­nes.

En su ca­so, le ra­zono, los ga­ses acu­mu­la­dos en su ab­do­men, con­te­ni­dos aún más por su to­da­vía po­ten­te mus­cu­la­tu­ra ab­do­mi­nal que no per­mi­te am­pliar el es­pa­cio en la zo­na in­fe­rior al dia­frag­ma, em­pu­jan y as­cien­den es­te múscu­lo ha­cia el tó­rax ge­ne­ran­do esos sín­to­mas que tan­to le preo­cu­pan.

Le in­sis­to en que es­ta­mos ha­blan­do de una cau­sa fun­cio­nal, no psi­co­so­má­ti­ca, y no gra­ve, aun­que los sín­to­mas le es­pan­ten.

Re­la­cio­nar sín­to­mas con há­bi­tos

Siem­pre que se pue­da, es esen­cial re­la­cio­nar lo que le ocu­rre al pa­cien­te con sus há­bi­tos de vi­da. Es la me­jor ma­ne­ra pa­ra que lue­go en­tien­da y apli­que el tra­ta­mien­to.

Le ha­go ver que el co­mer rá­pi­do y mas­ti­car po­co im­pi­de que los fer­men­tos que con­tie­ne la sa­li­va pue­dan mez­clar­se con los ali­men­tos y ha­cer su fun­ción. Si, ade­más in­gie­re dos va­sos de agua, u otro lí­qui­do, mien­tras co­me, se di­lu­yen los ju­gos gás­tri­cos y se arras­tran los ali­men­tos al in­tes­tino del­ga­do an­tes de fi­na­li­zar su di­ges­tión es­to­ma­cal. Una vez en el in­tes­tino, los res­tos de co­mi­da sin di­ge­rir si son ve­ge­ta­les fer­men­tan y si son de ori­gen ani­mal su­fren un pro­ce­so de pu­tre­fac­ción. El re­sul­ta­do de es­ta di­ges­tión in­com­ple­ta ge­ne­ra los ga­ses que se acu­mu­lan en su es­tó­ma­go e in­tes­ti­nos, es­pe­cial­men­te en el co­lon. Es­to se agra­va con el es­tre­ñi­mien­to cró­ni­co, que in­cre­men­ta las reac­cio­nes quí­mi­cas en­tre los res­tos de ali­men­tos mal di­ge­ri­dos, y que con la con­se­cuen­te al­te­ra­ción de la mi­cro­bio­ta, con­tri­bu­ye aún más a la pro­duc­ción de ga­ses. A es­ta si­tua­ción se su­ma el con­su­mo ha­bi­tual de cer­ve­za y be­bi­das con co­la, que sa­tu­ran el apa­ra­to di­ges­ti­vo de ga­ses que bus­can sa­li­da por la boca (eruc­tos) o por el ano (he­ces “ex­plo­si­vas”). El acu­mu­lo de he­ces, se­cun­da­rio al es­tre­ñi­mien­to, di­fi­cul­ta la eli­mi­na­ción de ai­re por la vía rec­tal e in­cre­men­ta la pre­sión in­tra­ab­do­mi­nal que aca­ba as­cen­dien­do el dia­frag­ma y ge­ne­ran­do el sín­dro­me gas­tro­car­día­co, que es el mo­ti­vo de su con­sul­ta.

Tra­ta­mien­to

Le re­co­mien­do que prio­ri­ce el tiem­po pa­ra co­mer y así po­der mas­ti­car e in­sa­li­var me­jor, y no be­ber du­ran­te, ni in­me­dia­ta­men­te des­pués de las co­mi­das. Pa­ra ello la die­ta de­be ser más hi­dra­ta­da, con en­sa­la­da y ver­du­ra, lo que tam­bién le ayu­da­rá en el trán­si­to in­tes­ti­nal, re­du­cien­do el es­tre­ñi­mien­to. In­clu­so, si co­mo es ha­bi­tual, co­me en oca­sio­nes bo­ca­di­llos, que sean con pan in­te­gral y con ve­ge­ta­les (ho­jas de le­chu­ga, ro­da­jas de to­ma­te, agua­ca­te, ger­mi­na­dos…). Si por cual­quier mo­ti­vo quie­re be­ber con la co­mi­da, ha de ser en pe­que­ñas can­ti­da­des (me­dio va­so) y a pe­que­ños sor­bos pa­ra que no di­lu­ya ni arras­tre los ali­men­tos an­tes de su di­ges­tión.

Le acon­se­jo re­du­cir, o evi­tar tem­po­ral­men­te, los ali­men­tos fla­tu­len­tos, y so­bre to­do las be­bi­das ga­seo­sas.

Co­mo in­di­ca­ción tem­po­ral le re­ce­to un pro­bió­ti­co y plan­tas o pre­pa­ra­dos car­mi­na­ti­vos (man­za­ni­lla con hi­no­jo, co­mino, anís ver­de o es­tre­lla­do) que pue­de to­mar en in­fu­sión fue­ra de las co­mi­das y que fa­ci­li­tan la ex­pul­sión de ga­ses.

Evo­lu­ción

Cuan­do acu­de al con­trol, al ca­bo de dos se­ma­nas, ex­pli­ca que, a los tres días de se­guir el tra­ta­mien­to, los pin­cha­zos en el tó­rax, la sen­sa­ción de opre­sión y de fal­ta de ai­re, y las pal­pi­ta­cio­nes, ha­bían des­apa­re­ci­do ca­si com­ple­ta­men­te. Aho­ra se en­cuen­tra bien y ha in­cor­po­ra­do a su vi­da los nue­vos há­bi­tos, por­que en­tien­de per­fec­ta­men­te el sen­ti­do que tie­nen.

Siem­pre que se pue­da, es esen­cial re­la­cio­nar lo que le ocu­rre al pa­cien­te con sus há­bi­tos de vi­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.