La ma­yor de­mo­li­ción de pre­sas del mun­do . . .

ES­TA ES LA RES­PUES­TA DEL DOC­TOR PE­DRO RÓDENAS, MÉ­DI­CO NA­TU­RIS­TA Y CO­FUN­DA­DOR DE IN­TE­GRAL, A ES­TA PRE­GUN­TA.

Integral - - Sumario - PE­DRO RÓDENAS (MÉ­DI­CO NA­TU­RIS­TA)

Si la ho­meo­pa­tía no fun­cio­na­ra no ha­ría si­glos que se vie­ne prac­ti­can­do; no exis­ti­rían so­cie­da­des mé­di­cas de ho­meo­pa­tía cen­te­na­rias por to­do el mun­do, ni los pa­cien­tes acu­di­rían a lo lar­go de su vi­da a la con­sul­ta de un ho­meó­pa­ta pa­ra que re­sol­vie­ra sus pro­ble­mas de sa­lud.

El efec­to pla­ce­bo es­tá pre­sen­te en to­das las re­la­cio­nes en­tre pro­fe­sio­nal de la sa­lud y pa­cien­te. Pe­ro és­te no ex­pli­ca­ría los bue­nos re­sul­ta­dos en be­bés, ani­ma­les, in­clu­so en trabajos de in­ves­ti­ga­ción so­bre te­ji­dos, en los que quie­nes re­ci­ben el tra­ta­mien­to no son cons­cien­tes del ac­to te­ra­péu­ti­co.

He vis­to mu­chos ca­sos de cu­ra­ción con tra­ta­mien­to ho­meo­pá­ti­co ex­clu­si­vo. Por ejem­plo, la re­so­lu­ción de una bron­quio­li­tis agu­da, con im­por­tan­te dis­nea, en un be­bé de seis me­ses en 24-48 ho­ras des­pués de ad­mi­nis­trar la me­di­ca­ción ho­meo­pá­ti­ca, o la re­mi­sión de una in­fec­ción de ori­na en un be­bé de on­ce me­ses, con­tro­la­da con ana­lí­ti­ca, en dos o tres días.

El que no se­pa­mos ex­pli­car có­mo fun­cio­na, no quie­re de­cir que no fun­cio­ne. La cien­cia tie­ne que ser más hu­mil­de y re­co­no­cer sus lí­mi­tes. La reali­dad no es só­lo lo que co­no­ce la cien­cia. Si fue­ra así las cé­lu­las no ha­brían exis­ti­do has­ta que se in­ven­tó el mi­cros­co­pio óp­ti­co, y los mi­cro­bios has­ta que apa­re­ció el mi­cros­co­pio elec­tró­ni­co. Se di­ce que ana­li­zan­do el agua don­de se di­lu­ye el me­di­ca­men­to ho­meo­pá­ti­co só­lo se en­cuen­tran mo­lé­cu­las de H2O. ¿Son aca­so los áto­mos de oxí­geno e hi­dró­geno que for­man el agua el final de la in­for­ma­ción que po­de­mos ob­te­ner? Ade­más de que des­de ha­ce tiem­po se sa­be que hay par­tí­cu­las subató­mi­cas en cons­tan­te mo­vi­mien­to, den­tro de ca­da áto­mo, hoy la fí­si­ca cuán­ti­ca nos ha­bla de que to­do lo que exis­te es ma­te­ria y ener­gía al mis­mo tiem­po, par­tí­cu­la y on­da se­gún se ob­ser­ve.

No se pue­de uti­li­zar co­mo ar­gu­men­to pa­ra ca­li­fi­car a la ho­meo­pa­tía de frau­de que no se en­cuen­tra sus­tan­cia cuan­ti­fi­ca­ble en la me­di­ca­ción, por­que mu­cho más allá del áto­mo hay mo­vi­mien­to e in­for­ma­ción que to­da­vía no sa­be­mos me­dir. Li­mi­tar to­do lo que exis­te a lo que co­no­ce­mos, ade­más de no ser cien­tí­fi­co, sí que es un en­ga­ño.

La ho­meo­pa­tía, ad­mi­nis­tra­da por un pro­fe­sio­nal bien for­ma­do, fun­cio­na en to­do ti­po de pa­cien­tes (to­dos co­no­ce­mos per­so­nas tra­ta­das con bue­nos re­sul­ta­dos), pe­ro no en to­dos los ca­sos, co­mo cual­quier otra me­di­ci­na o te­ra­pia.

Aun­que yo no prac­ti­co la ho­meo­pa­tía, me pa­re­ce un buen re­cur­so te­ra­péu­ti­co, al que aña­di­ría la re­vi­sión de há­bi­tos del pa­cien­te, que es la ba­se de la me­di­ci­na na­tu­ris­ta que ejer­zo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.