Capricornio . . . . . . . . . .

(22 de di­ciem­bre –sols­ti­cio de in­vierno– al 20 de enero)

Integral - - Sumario - EL ES­PE­JO DE URANIA • MI­RA EL FIRMAMENTO

Los capricornio Son muy sen­si­bles y emo­ti­vos, con sen­ti­mien­tos muy pro­fun­dos y au­tén­ti­cos, pe­ro les cues­ta ex­te­rio­ri­zar­los.

El signo. Es­te dé­ci­mo signo zo­dia­cal, la ca­bra-pez, re­pre­sen­ta en la Na­tu­ra­le­za la des­nu­dez, el en­co­gi­mien­to, el si­len­cio y la con­cen­tra­ción del in­vierno en to­da su se­ve­ra gran­de­za. Capricornio mar­ca la fa­se de la se­mi­lla en­te­rra­da en la tie­rra, prin­ci­pio de una len­ta ma­du­ra­ción sin es­pec­ta­cu­la­ri­dad pe­ro que ase­gu­ra una vic­to­ria aún le­jos de ob­te­ner­se. En la os­cu­ri­dad, pro­fun­di­dad y si­len­cio del in­vierno se con­cen­tran las fuer­zas de la Na­tu­ra­le­za, pre­pa­rán­do­se pa­ra eclo­sio­nar en Aries (pri­ma­ve­ra).

Ex­te­rior­men­te es­té­ril (aun­que signo fér­til de for­ma la­ten­te, de ahí que al­gu­nos au­to­res lo con­si­de­ren neu­tro), la Tie­rra de Capricornio (signo de Tie­rra) es tra­ba­ja­da in­te­rior­men­te pa­ra su fu­tu­ra fe­cun­da­ción. Es un signo ne­ga­ti­vo o fe­me­nino, ya que re­ci­be, re­tie­ne y con­ser­va las ener­gías vi­ta­les.

Sa­turno re­po­sa en es­ta Tie­rra ne­gra co­mo la no­che de la que sur­gen las co­sas. Y el pez-ca­bra emer­ge de es­ta sus­tan­cia, lo­do su­til, ma­te­ria pri­ma de to­do lo que de­be­rá ha­cer­se com­pac­to. El ma­cho ca­brío se­mi pez se ha­lla in­mer­so en es­te caos oceá­ni­co del que sur­ge su ca­be­za a la ma­ne­ra de una pri­me­ra is­la so­li­di­fi­ca­da. Así pues, Capricornio es sím­bo­lo de con­cen­tra­ción, so­li­di­fi­ca­ción, ma­te­ria­li­za­ción, cris­ta­li­za­ción y li­mi­ta­ción.

En es­te pe­río­do de tiem­po, el Sol es­tá en Capricornio en el pun­to más avan­za­do al Sur, por lo que su ra­yo ho­ri­zon­tal aban­do­na las gen­tes del Nor­te al so­plo he­la­do del in­vierno. Es un signo de prin­ci­pio de es­ta­ción (signo car­di­nal), esen­cial­men­te cons­truc­ti­vo pues­to que su­mi­nis­tra la ma­te­ria pri­ma de los ma­te­ria­les de la ar­qui­tec­tu­ra vi­tal: Tie­rra pri­mor­dial vi­ta­li­za­ble.

Opues­to a Cán­cer, que es el signo de la ma­dre, la cu­na, la en­car­na­ción y, asi­mis­mo, tan­to de lo ín­ti­mo co­mo de lo su­pra­sen­si­ble, Capricornio tien­de a lo im­per­so­nal, a la des­ma­te­ria­li­za­ción, a la li­be­ra­ción de lo te­rres­tre (co­mo re­sul­ta­do de la ac­ción de los sig­nos an­te­rio­res y la­ten­cia del nue­vo en­cen­di­do ariano). En es­ta re­la­ción opues­ta y com­ple­men­ta­ria, Cán­cer es pa­ra Capricornio lo que la ma­dre pa­ra el pa­dre, la ba­se pa­ra la ci­ma.

Pla­ne­ta. Es­te signo de Tie­rra es el do­mi­ci­lio noc­turno de Sa­turno, su re­gen­te, pla­ne­ta frío y pe­sa­do que li­mi­ta y con­den­sa. Mar­te se ha­lla exal­ta­do, el vie­jo Sa­turno lo aco­ge pues­to que rom­pe las úl­ti­mas for­ma­cio­nes ató­mi­cas, li­be­ran­do las fuer­zas des­ti­na­das a re­no­var la vi­da. La Tie­rra sa­tur­nal se re­la­cio­na con la Ma­te­ria pri­ma, una na­da in­ma­te­rial que se vuel­ve allí el sus­tra­to de to­do.

La Lu­na, crea­do­ra de for­mas y apa­rien­cias lle­nas de flui­dez, no en­cuen­tra na­da de su con­ve­nien­cia (se ha­lla des­te­rra­da), igual que el ma­jes­tuo­so Jú­pi­ter, a quien la Tie­rra de­sola­da de Capricornio no ofre­ce nin­gún apo­yo (se ha­lla en caí­da).

Sím­bo­los. Capricornio se re­pre­sen­ta por un chi­vo o ca­bra con co­la de pez; a ve­ces, por un del­fín o chi­vo ma­rino. Em­ble­má­ti­co de los ex­tre­mos de al­tu­ra (el tre­par de la ca­bra) y los ex­tre­mos de pro­fun­di­dad (la co­la del pez). Sig­ni­fi­ca­ti­vo de po­der en­ca­rar los pro­ble­mas más re­cón­di­tos de la ma­te­ria y tam­bién in­fe­rir un mun­do su­pe­rior al sen­si­ble.

Ana­lo­gías. Las ana­lo­gías esen­cia­les de Capricornio son la con­cen­tra­ción, cálcu­lo y deducción; las lu­chas y los obs­tácu­los; lo ad­qui­si­ti­vo, con­cre­to e in­que­bran­ta­ble; la frial­dad y el análisis; la ne­ce­si­dad de es­pe­rar pa­ra el lo­gro del ob­je­ti­vo.

La na­tu­ra­le­za do­ble de Capricornio alu­de a la do­ble ten­den­cia de la vi­da

ha­cia el abis­mo y las al­tu­ras (mon­ta­ñas - ca­bra); es­tas di­rec­cio­nes sig­ni­fi­can asi­mis­mo, en la doc­tri­na hin­dú, las po­si­bi­li­da­des in­vo­lu­ti­va y evo­lu­ti­va, el re­torno o la sa­li­da de la “rue­da de los re­na­ci­mien­tos”.

Co­lo­res. El co­lor cu­ya vi­bra­ción ar­mo­ni­za con Capricornio es el ne­gro (el no-co­lor, la ne­ga­ción de to­dos los co­lo­res, sím­bo­lo del es­ta­do de fer­men­ta­ción, pu­tre­fac­ción, ocul­ta­ción y pe­ni­ten­cia, de la Tie­rra es­ter­co­la­da; en la Alquimia, el ne­gro es sím­bo­lo de la ma­te­ria pri­ma) y los ma­rro­nes y gri­ses os­cu­ros.

Pie­dras. En­tre las pie­dras y ge­mas des­ta­can las de co­lor ne­gro y sa­tur­nia­nas: onix, aza­ba­che, cal­ce­do­nia, las pie­dras os­cu­ras y tie­rras ne­gras. Su me­tal es el plo­mo, sím­bo­lo de la pru­den­cia, aus­te­ri­dad, se­ve­ri­dad, con­cen­tra­ción, ais­la­mien­to, pa­cien­cia y, en ge­ne­ral, de la ma­te­ria.

Ani­ma­les y plan­tas. Los ani­ma­les que re­ci­ben la in­fluen­cia de Capricornio son: ca­bra, del­fín, ca­me­llo (sím­bo­lo de so­brie­dad y tem­plan­za), oso, chi­vo, le­chu­za (em­ble­ma de la no­che, el frío y la muer­te), ani­ma­les ca­za­do­res noc­tur­nos u os­cu­ros.

En­tre las plan­tas des­ta­ca la hie­dra (en el sim­bo­lis­mo cris­tiano iden­ti­fi­ca­da con la muer­te y la in­mor­ta­li­dad), ga­lan­to (Ga­lant­hus ni­va­lis), ador­mi­de­ra, ci­cu­ta, be­lla­do­na, be­le­ño y el abe­to.

Sa­lud hu­ma­na. Ana­tó­mi­ca­men­te ri­ge los hue­sos, las ro­di­llas, las ar­ti­cu­la­cio­nes, la piel ex­te­rior y los ca­be­llos, en ge­ne­ral las par­tes du­ras y rí­gi­das del cuer­po. Fi­sio­ló­gi­ca­men­te go­bier­na el en­du­re­ci­mien­to, acu­mu­la­ción de ener­gía, li­mi­ta­ción, cris­ta­li­za­ción, pre­ser­va­ción de fuer­za y química fi­sio­ló­gi­ca len­ta. Por lo tan­to, tien­de a las afec­cio­nes óseas (reu­ma­tis­mo, trau­ma­tis­mo, de­for­mi­da­des, ar­tro­sis, etc.) y de la piel y ca­be­llo.

Ca­rác­ter y ras­gos psi­co­ló­gi­cos. Los Capricornio son de na­tu­ra­le­za in­quie­ta, pe­si­mis­tas, du­dan de sí mis­mos, son in­tro­ver­ti­dos, se con­fían muy po­co a los de­más y su vi­da re­sul­ta un ex­tra­ño enig­ma pa­ra la gen­te que les ro­dea. Son re­fle­xi­vos, ta­ci­tur­nos, te­na­ces y rea­lis­tas. In­te­li­gen­tes, su­ti­les, ob­ser­va­do­res, muy ap­tos pa­ra pa­cien­tes in­ves­ti­ga­cio­nes, per­se­ve­ran­tes y aten­tos; po­seen un agu­do sen­ti­do de la ló­gi­ca y de ra­zo­na­mien­to. No sue­len te­ner pri­sa, ca­mi­nan len­tos pe­ro se­gu­ros (triun­fan tar­de, pe­ro triun­fan). Su ri­gi­dez y su fal­ta de ca­lor afec­ti­vo ha­ce de ellos se­res apa­ren­te­men­te in­so­cia­bles, aun­que po­seen un sen­ti­do del hu­mor punzante y car­ga­do de iro­nía.

Al igual que la ca­bra tre­pa a lo al­to del mon­te, los Capricornio tre­pan en la es­ca­la so­cial por­que son am­bi­cio­sos, res­pe­tan a los de­más, lo mis­mo que a la au­to­ri­dad y los va­lo­res tra­di­cio­na­les. Son aman­tes de la so­le­dad y su ac­ti­tud es muy re­ser­va­da. Ofre­cen su amis­tad con par­si­mo­nia y cir­cuns­pec­ción, pe­ro una vez es­ta­ble­ci­da es in­que­bran­ta­ble.

Los Capricornio son inex­pre­si­vos, no son ex­pan­si­vos ni es­pon­tá­neos, sino, por el con­tra­rio, pro­fun­dos y es­ta­bles. Son muy sen­si­bles y emo­ti­vos, con sen­ti­mien­tos muy pro­fun­dos y au­tén­ti­cos, pe­ro les cues­ta ex­te­rio­ri­zar­los. Su ex­ce­si­va ti­mi­dez ha­ce que adop­ten un com­por­ta­mien­to ra­cio­nal y ló­gi­co, pues­to que és­te les es más fá­cil. Son muy es­cru­pu­lo­sos en su tra­ba­jo, no im­por­tán­do­les em­pe­zar des­de aba­jo.

La as­cen­sión de los Capricornio es len­ta pe­ro re­gu­lar. De­ben su triun­fo a sus es­fuer­zos me­tó­di­cos y con­cien­zu­dos. Son ap­tos pa­ra una gran va­rie­dad de pro­fe­sio­nes.

Tarot y Qui­ro­lo­gía. El signo se aso­cia al de­do me­dio, el más lar­go y len­to en mo­vi­mien­tos. En su ba­se se en­cuen­tra· el mon­te de Sa­turno, es­ta­ción re­cep­to­ra de sus in­fluen­cias, del que par­te la lí­nea de Sa­turno (del des­tino).

Capricornio es­tá aso­cia­do con el XV Ar­cano del Tarot, “El dia­blo” (ma­cho ca­brío) y con el X Ar­cano, “la rue­da de la for­tu­na”, don­de se ob­ser­va un de­mo­nio con cuer­nos, de pier­nas es­ca­mo­sas, des­cen­dien­do en la rue­da (sím­bo­lo de la no­che y el in­vierno) que co­rres­pon­de a Capricornio.

Claves. Capricornio es sím­bo­lo de­fi­ni­do por la am­bi­ción, la­bo­rio­si­dad, mé­to­do, pe­si­mis­mo y, so­bre to­do, rea­li­za­ción. Es el “Yo uti­li­zo” o el “Yo sir­vo”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.