Cáp­su­las de ca­fé . . . . . .

Integral - - Sumario - TEX­TOS: GRUP ECOLOGIA IN­TE­GRAL

Es­tán de mo­da, son có­mo­das y fá­ci­les de usar. Ha­cen ca­fé con es­pu­mi­ta, po­de­mos cam­biar de ti­po de ca­fé ca­da día, son in­di­vi­dua­les y cues­tan una pas­ta. Res­pon­den a un ti­po de exi­gen­cias de la vi­da mo­der­na; son só­lo pa­ra uno, aprie­tas un bo­tón y tie­nes ca­fé ca­si al ins­tan­tan­te.

La cap­su­li­ta se en­vía a la ba­su­ra sin en­su­ciar nues­tro fre­ga­de­ro, pe­ro en­su­cia mu­cho más el pla­ne­ta y nos va­cía el bol­si­llo.

No es un pro­duc­to cual­quie­ra

El ca­fé es el se­gun­do pro­duc­to que más se con­su­me en el mun­do, de­trás del pe­tró­leo. Se­gún el ban­co coope­ra­ti­vo Ra­bo­bank, la ven­ta de cáp­su­las ha cre­ci­do un 26% en la úl­ti­ma dé­ca­da, y ha su­pe­ra­do ocho ve­ces a las otras mo­da­li­da­des de pre­pa­ra­ción de es­te pro­duc­to. Un es­tu­dio de Kan­tar World­pa­nel cal­cu­la que en po­cos años más, el ca­fé mo­no­do­sis su­pe­rará al mo­li­do y el so­lu­ble. ¿Y dón­de van la ma­yo­ría de es­tas cáp­su­las? A la ba­su­ra.

Só­lo en el año pa­sa­do, más de 7 mil mi­llo­nes de cáp­su­las a la ba­su­ra. Tar­da­rán al me­nos un si­glo en re­ci­clar­se de for­ma na­tu­ral. Y así ca­da año. No es sos­te­ni­ble.

En­tre los paí­ses más con­su­mi­do­res de cáp­su­las

España es el ter­cer país del mun­do con más con­su­mi­do­res de cáp­su­las de ca­fé, só­lo por de­trás de EEUU e Ita­lia. La ven­ta de es­tas pe­que­ñas uni­da­des ha su­pe­ra­do en can­ti­dad al ca­fé que se pre­pa­ra en ba­res y res­tau­ran­tes.

Más de 1,5 mi­llo­nes de per­so­nas to­man ca­da día dos o más ca­fés mo­no­do­sis, lo que tam­bién ha aca­rrea­do ma­yo­res gas­tos en la co­mo­di­dad: de com­prar pa­que­tes de me­dio ki­lo (a 11 o 12 eu­ros por ki­lo), se ha pa­sa­do a las cáp­su­las que in­cre­men­tan el pre­cio del ki­lo a 50-70 eu­ros.

La cap­su­li­ta se en­vía a la ba­su­ra sin en­su­ciar nues­tro fre­ga­de­ro, pe­ro en­su­cia mu­cho más el pla­ne­ta y nos va­cía el bol­si­llo.

¿Son tan bue­nas las cáp­su­las de ca­fé? ¿Gas­tro­nó­mi­ca­men­te o pa­ra la sa­lud? ¿Y pa­ra el pla­ne­ta?

Las cáp­su­las se in­tro­du­je­ron en el mer­ca­do en 1989, y Nestlé (Nes­pres­so) las po­pu­la­ri­zó en to­do el mun­do gra­cias a fi­gu­ras co­mo Geor­ge Clooney que, al ser in­ter­pe­la­do por el gra­ve pro­ble­ma eco­ló­gi­co que plan­tean ha pre­fe­ri­do por aho­ra no res­pon­der.

El con­su­mo de ca­fé en cáp­su­las su­po­ne ya el 45% del con­su­mo de ca­fé en la co­mu­ni­dad eu­ro­pea.

Una cáp­su­la de ca­fé con­tie­ne de pro­me­dio 4-6 g de ca­fé y 3-6 g de en­vol­to­rio plás­ti­co y/o de alu­mi­nio. Es co­mo si com­prá­se­mos un ki­lo de ha­ri­na en un en­va­se que pe­sa­ra me­dio ki­lo. Y vie­ne a cos­tar un pro­me­dio de 0,30-0,40€. Jun­to al pre­cio, el ver­da­de­ro pro­ble­ma es el im­pac­to que tie­ne en nues­tro me­dio am­bien­te, no só­lo a la ho­ra de desechar­las, sino tam­bién a la ho­ra de fa­bri­car­las.

So­bre el re­ci­cla­je

Las cáp­su­las de ca­fé no son bio­de­gra­da­bles y con­tie­nen ade­más una se­rie de con­ta­mi­nan­tes di­ve­sos (de plás­ti­cos, de alu­mi­nio, del pro­pio ca­fé) lo cual las ha­ce más di­fí­ci­les de re­ci­clar, ade­más, por su ta­ma­ño re­la­ti­va­men­te pe­que­ño son di­fí­ci­les de apar­tar de la ba­su­ra ge­ne­ral pa­ra ha­cer un re­ci­cla­do es­pe­cí­fi­co. Las gran­des com­pa­ñías establecen ser­vi­cios de re­co­gi­da de cáp­su­las usa­das –po­co uti­li­za­dos–, que sir­ven pa­ra la­var la ca­ra de la mar­ca, pe­ro pa­ra muy po­co más.

Pe­ro el pro­ble­ma no es­tá en que de­ba­mos re­ci­clar más, sino en que las de­be­mos com­prar me­nos. La re­co­gi­da de cáp­su­las en lu­ga­res se­lec­cio­na­dos es muy cos­to­sa ener­gé­ti­ca­men­te, por­que una vez re­co­gi­das se han de en­viar a un cen­tro es­pe­cí­fi­co de re­ci­cla­je y no se re­ci­clan com­ple­ta­men­te sus di­ver­sos ma­te­ria­les.

Aun­que el po­so de ca­fé, ri­co en ni­tró­geno, po­dría ser un buen com­po­nen­te de abo­nos or­gá­ni­cos, la se­pa­ra­ción del ma­te­rial or­gá­ni­co/inor­gá­ni­co no es fà­cil. Las cáp­su­las de alu­mi­nio se han de tri­tu­rar pre­vio un la­va­do pa­ra ex­traer el bar­niz o tin­te ex­te­rior, y la pe­lí­cu­la in­te­rior, y lue­go ha­cer nue­vo alu­mi­nio.

Una cáp­su­la de alu­mi­nio sin re­ci­clar ne­ce­si­ta 200 años pa­ra de­gra­dar­se.

En el ca­so de las cáp­su­las plás­ti­cas el pro­ble­ma es al­go ma­yor, por­que el re­ci­cla­je del plás­ti­co y el de la pe­lí­cu­la de alu­mi­nio fron­tal han de ir por ca­mi­nos dis­tin­tos, y por aho­ra la reali­dad es que no se ha­ce ese re­ci­cla­je por la di­fi­cul­tad que com­por­ta. Una cáp­su­la plás­ti­ca ne­ce­si­ta 500 años pa­ra de­gra­dar­se.

Las cáp­su­las no ha­cen me­jor ca­fé

Gas­tro­nó­mi­ca­men­te no po­de­mos de­cir que las cáp­su­las ha­gan me­jor ca­fé:

No se tra­ta de ca­fé re­cién tos­ta­do, que es el que con­ser­va el me­jor aro­ma. Aun­que el ca­fé ya vie­ne mo­li­do y en­va­sa­do Pues­tos a uti­li­zar es­te ti­po de ca­fe­te­ras, siem­pre se­rá más re­co­men­da­ble que es­co­ja­mos nues­tro pro­pio ca­fé, y uti­li­ce­mos una cáp­su­la re­lle­na­ble de ace­ro inoxi­da­ble.

al va­cío, el aro­ma se va per­dien­do des­de el mo­men­to del en­va­sa­do, no tan­to por­que se dis­per­se en el ai­re co­mo por el he­cho de que el tiem­po va neu­tra­li­zán­do­lo.

Ca­si to­do el ca­fé de cáp­su­la es to­rre­fac­to, es de­cir, con­tie­ne pe­que­ñas can­ti­da­des de azú­car tos­ta­do o que­ma­do que se aña­de al prin­ci­pio de la to­rre­fac­ción. Es­to ha­ce que el ca­fé ten­ga mu­cha más es­pu­ma, una de las ca­rac­te­rís­ti­cas diferenciales de la cáp­su­la res­pec­to a la ca­fe­te­ra. Ade­más de no­ci­vo pa­ra la sa­lud, el ca­fé to­rre­fac­to es de mu­cha peor ca­li­dad que el de tues­te na­tu­ral. Se plan­teó la du­da de que al­gu­nas mar­cas po­dían aña­dir tam­bién ca­fé so­lu­ble al ca­fé en pol­vo.

Po­quí­si­mos ca­fés in­di­can su com­po­si­ción, si se tra­ta de na­tu­ral o to­rre­fac­to, el ti­po de to­rre­fac­ción (in­ten­sa o sua­ve) o que li­gas de ca­fé con­tie­nen. A cam­bio de eso po­nen un su­ges­ti­vo tí­tu­lo co­mer­cial al ti­po de ca­fé, y pun­to. Y po­quí­si­mas cáp­su­las de ca­fé te ofre­cen un ca­fé eco­ló­gi­co y sos­te­ni­ble.

Alu­mi­nio. Las cáp­su­las de alu­mi­nio pue­den in­ter­ac­tuar con los ta­ni­nos del ca­fé, es­pe­cial­men­te cuan­do se pre­pa­ra, y trans­mi­tir o mi­grar alu­mi­nio al ca­fé. Cuan­do la cáp­su­la es plàs­ti­ca es­te pro­ce­so tam­bién ocu­rre en me­nor can­ti­dad, por­que la ta­pa o se­llan­te de la cáp­su­la es tam­bién de pa­pel de alu­mi­nio, y ade­más se per­fo­ra en la ca­fe­te­ra, por lo que el ries­go de mi­gra­ción es ma­yor. Re­cor­de­mos que el alu­mi­nio se ha re­la­cio­na­do con en­fer­me­da­des neu­ro­de­ge­ne­ra­ti­vas co­mo el Alz­hei­mer.

Las cáp­su­las plàs­ti­cas de co­lo­res no son mu­cho me­jo­res que las de alu­mi­nio, se atas­can con ma­yor fa­ci­li­dad en la ca­fe­te­ra pe­ro a prio­ri pa­re­cen un po­co me­nos no­ci­vas (pa­ra la sa­lud y, so­bre to­do, pa­ra el pla­ne­ta) que las de alu­mi­nio. Es de­cir: no­ci­vas pa­ra la sa­lud, y es­pe­cial­men­te no­ci­vas pa­ra el pla­ne­ta.

Ni­tró­geno. El pro­ce­so de con­ser­va­do del ca­fé es di­fe­ren­te que pa­ra el ca­fé nor­mal, por­que se uti­li­za una amós­fe­ra en que se re­du­ce al má­xi­mo el oxí­geno pa­ra que no se oxi­de el ca­fé o crez­can mi­cro­or­ga­nis­mos) a cos­ta de au­men­tar el ni­tró­geno en el in­te­rior de la cáp­su­la. Así, las va­ria­cio­nes y en­ve­je­ci­mien­to del sa­bor es di­fe­ren­te que el del ca­fé ex­pues­to al ai­re.

¿Ca­fé, BPA o es­ti­reno?

Las cáp­su­las plás­ti­cas de ca­fé, con­jun­ta­men­te con el ca­lor del agua y los áci­dos or­gá­ni­cos y ta­ni­nos del ca­fé, ha­cen una mez­cla com­ple­ja que con fa­ci­li­dad pue­de emi­tir re­si­duos plás­ti­cos a nues­tro ca­fé. Lo mis­mo se pue­de de­cir de las cáp­su­las de alu­mi­nio. Los res­tos plás­ti­cos que pue­den en­con­trar­se en el ca­fé ti­po Nes­pres­so son el Bis­fe­nol A y los fta­la­tos (pro­ve­nien­tes de dos gran­des fa­mi­lias de plás­ti­cos ali­men­ta­rios, el PVC, el po­li­eti­leno y el PET).

Al­gu­nas com­pa­ñías in­sis­ten en que sus plás­ti­cos no con­tie­nen Bis­fe­nol A (o sea, que el plás­ti­co no es­tá he­cho de PVC o po­li­eti­leno), pe­ro pue­den con­te­ner fta­la­tos u otros ma­te­ria­les de con­for­ma­ción del plás­ti­co co­mo es­ti­re­nos, po­li­eti­leno o etil vi­nil al­cohol. La ex­po­si­ción a lar­go pla­zo a es­ti­re­nos tam­bién se ha de­mos­tra­do ca­paz de pro­vo­car dé­fi­cit in­mu­ni­ta­rio y ano­ma­lías cro­mo­só­mi­cas.

Ca­fé so­lea­do o de som­bra

El ca­fé, en su me­dio na­tu­ral o há­bi­tat es­pe­cí­fi­co, cre­ce me­jor a la som­bra. Cuan­do a la plan­ta de ca­fé se la so­me­te a la ac­ción de los ra­yos del sol tam­bién cre­ce, pe­ro mu­cho más dé­bil y con ten­den­cia a aco­ger al­gu­na pes­te ve­ge­tal. Hoy en día la so­lu­ción se ba­sa en el uso de pes­ti­ci­das. De es­ta ma­ne­ra ve­mos que un ca­fé de cul­ti­vo ex­ten­si­vo, no só­lo arra­sa las tie­rras del ter­cer mun­do, sino que re­du­ce el mi­ni­fun­dio del ca­fé y lle­ga con más in­sec­ti­ci­das o pes­ti­ci­das aña­di­dos.

En los úl­ti­mos años, el con­su­mo de ca­fè en el pla­ne­ta ha au­men­ta­do has­ta en un 20%. Eso es mu­cho ca­fé a cul­ti­var y mu­cha de­man­da: 25 mi­llo­nes de fa­mi­lias vi­ven del cul­ti­vo de ca­fè en to­do el mun­do. Por eso se es­tán ex­ten­dien­do las plan­ta­cio­nes de ca­fé al sol.

Prác­ti­ca­men­te to­dos los ca­fés en cáp­su­la son de mez­clas, con una mí­ni­ma in­for­ma­ción de su con­te­ni­do y de las con­di­cio­nes de cul­ti­vo del ca­fé, aun­que Nes­pres­so se ad­hi­rió a la agri­cul­tu­ra sos­te­ni­ble.

Des­de su lan­za­mien­to por Nes­pres­so, se han re­gis­tra­do más de 300 pa- ten­tes pa­ra po­der fa­bri­car cáp­su­las de ca­fé, re­pre­sen­tan­do más de la ter­ce­ra par­te del mer­ca­do eu­ro­peo. Y el mer­ca­do cre­ce a un 1,6% anual.

¿Cáp­su­las de plás­ti­co o de alu­mi­nio?

Qui­zá la res­pues­ta más cla­ra sea que ni unas ni otras, que los aman­tes del ca­fè vuel­van a ha­cer el ca­fé co­mo an­tes. Tam­bién po­de­mos op­tar por las cáp­su­las re­lle­na­bles (de es­ta for­ma se apro­ve­chan los ba­res de pre­sión de las mà­qui­nas pa­ra cáp­su­las). Es­tas cáp­su­las re­uti­li­za­bles no se en­cuen­tran con fa­ci­li­dad, y, se­gún su pro­pio in­ven­tor, que ya no las usa, tam­po­co son la pa­na­cea.

Las cáp­su­las de alu­mi­nio tie­nen me­nor im­pac­to so­bre la con­ta­mi­na­ción del pla­ne­ta, pe­ro no so­bre la hue­lla eco­ló­gi­ca, por­que el alu­mi­nio es un me­tal que exi­ge mu­cha ener­gía pa­ra su fa­bri­ca­ción. Al vol­ver al me­dio am­bien­te, aca­ba de­gra­dán­do­se muy len­ta­men­te. Se tie­ne tam­bién la idea erró­nea de una cáp­su­la de alu­mi­nio con una pe­lí­cu­la fron­tal de alu­mi­nio, no con­tie­ne plás­ti­co y se­ría más “eco­ló­gi­ca”, pe­ro eso no es cier­to, por­que la cáp­su­la es­tá re­ver­ti­da in­terior­men-

te de una pe­lí­cu­la plàs­ti­ca pro­tec­to­ra, de com­po­si­ción po­co co­no­ci­da.

Los plás­ti­cos tie­nen una me­nor hue­lla eco­ló­gi­ca de fa­bri­ca­ción, pe­ro en cam­bio dan más pro­ble­mas de re­cu­pe­ra­ción y con­ta­mi­na­ción pos­te­rior.

Cáp­su­las re­ci­cla­das

Po­de­mos en­con­trar, aun­que con al­go de di­fi­cul­tad, cáp­su­las re­ci­cla­das. No se es­pe­ci­fi­ca de­ma­sia­do acer­ca de su com­po­si­ción, pe­ro bá­si­ca­men­te es­tán fa­bri­ca­das o de pa­pel/car­tón re­sis­ten­te o más fre­cuen­te­men­te de plás­ti­cos bio­de­gra­da­bles de áci­do po­li­lác­ti­co, ex­traí­dos de la fé­cu­la de pa­ta­ta o de maíz. La ma­yo­ría no es­tán se­lla­das con una lá­mi­na de alu­mi­nio. Mu­chas tie­nen la ventaja de ser to­tal­men­te re­ci­cla­bles, pe­ro tam­bién hay que te­ner en cuen­ta que la hue­lla eco­ló­gi­ca no em­pie­za en el re­ci­cla­je, sino en su fa­bri­ca­ción.

Cáp­su­las re­lle­na­bles

Pa­ra po­der es­co­ger el ti­po de ca­fé que de­sea­mos, y uti­li­zar el sis­te­ma de cáp­su­las, siem­pre te­ne­mos una op­ción, que es el uti­li­zar cáp­su­las re­lle­na­bles. Se pue­den en­con­trar en los por­ta­les de in­ter­net, y las hay de dos ti­pos, de plás­ti­co (más ba­ra­tas) y de ace­ro inoxi­da­ble. Pues­tos a uti­li­zar es­te ti­po de ca­fe­te­ras, siem­pre se­rá más re­co­men­da­ble que es­co­ja­mos nues­tro pro­pio ca­fé, y uti­li­ce­mos una cáp­su­la re­lle­na­ble de ace­ro inoxi­da­ble. El inconveniente es su pre­cio, las de ace­ro inoxi­da­ble cues­tan co­mo 80-100 cáp­su­las de su­per­mer­ca­do (20-30€ de pre­cio me­dio).

Cáp­su­las eco­ló­gi­cas

En es­tos mo­men­tos exis­ten di­ver­sas mar­cas con cáp­su­las eco­ló­gi­cas, bio­de­gra­da­bles o in­clu­so reuti­lit­za­bles. Más in­for­ma­ción en: www.ca­fee­ti­co.es y www.bio­de­gra­da­ble.es y www.ca­bu­cof­fee.com. Al­gu­nas de es­tas mar­cas son: Ab­ban­tia, Et­hi­cal Cof­fe, Ca­fee­ti, No­vell, Ca­fé Fra­gan­te (Al­ter­na­ti­va 3) y The Ha­lo Cof­fe Ant­hem.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.