El sa­gra­do acei­te de sé­sa­mo . . . . . .

Integral - - Sumario - TEX­TOS DE PA­TRI­CIA RES­TRE­PO (INS­TI­TU­TO MACROBIÓTICO DE ESPAÑA)

Las gra­sas de to­do ti­po es­tán cons­ti­tui­das por tres ele­men­tos bá­si­cos: car­bono, hi­dro­geno y oxí­geno. El acei­te es una for­ma con­cen­tra­da de com­bus­ti­ble con la ca­pa­ci­dad de pro­du­cir ca­lor en el or­ga­nis­mo, in­clu­so mu­cho más que la pro­teí­na o los car­bohi­dra­tos de cual­quier ti­po. De ma­ne­ra que su uso nu­tri­cio­nal es in­dis­pen­sa­ble, so­bre to­do pa­ra me­ta­bo­li­zar mi­ne­ra­les, pro­teí­nas y vi­ta­mi­nas, tam­bién pa­ra mo­vi­li­zar de­pó­si­tos de gra­sa en el cuer­po, to­ni­fi­car y sos­te­ner los ór­ga­nos.

Un acei­te die­té­ti­co

El acei­te de sé­sa­mo con­tie­ne la mis­ma pro­por­ción en áci­do olei­co (mono in­sa­tu­ra­do) y li­no­léi­co (po­li­in­sa­tu­ra­do) no se ob­tie­ne por re­fi­na­ción, es mu­cho más olea­gi­no­so, lo que lo ha­ce más re­sis­ten­te a al­tas tem­pe­ra­tu­ras; el con­te­ni­do en sé­sa­mo, un an­ti­oxi­dan­te na­tu­ral, lo man­tie­ne es­ta­ble y re­sis­ten­te a la oxi­da­ción.

Ade­más del uso die­té­ti­co, el acei­te de sé­sa­mo se con­vier­te en un in­dis­pen­sa­ble en el bo­ti­quín ca­se­ro, es in­creí­ble la can­ti­dad de apli­ca­cio­nes y usos tan­to me­di­ci­na­les co­mo cos­mé­ti­cos y de hi­gie­ne. El acei­te que se ob­tie­ne de las se­mi­llas de sé­sa­mo, tam­bién co­no­ci­do co­mo acei­te de ajon­jo­lí, es y fue con­si­de­ra­do un te­so­ro na­tu­ral pa­ra la sa­lud.

Es ri­co en zinc, hie­rro, cal­cio, mag­ne­sio, vi­ta­mi­nas del gru­po E, fos­fo­lí­pi­dos, le­ci­ti­na, lo que lo con­vier­te en un ele­men­to be­ne­fi­cio­so a ni­vel car­dio ce­re­bral, con­tri­bu­ye a la me­jo­ra de la me­mo­ria, pro­te­ge las cé­lu­las ner­vio­sas, pre­vie­ne al­gu­nas en­fer­me­da­des co­mo el Ic­tus, e in­clu­so el Alz­hei­mer.

Nos ayu­da a com­ba­tir el ago­ta­mien­to fí­si­co, cui­da de la cons­ti­tu­ción de los hue­sos, de la piel en­tre otros.

A ni­vel car­dio­vas­cu­lar ha si­do uti­li­za­do des­de la an­ti­güe­dad en los paí­ses asiá­ti­cos pa­ra fa­vo­re­cer la cir­cu­la­ción san­guí­nea, re­du­cir el co­les­te­rol y evi­tar que la gra­sa se ad­hie­ra a las ar­te­rias y las en­du­rez­ca, es en reali­dad un alia­do co­ro­na­rio.

An­ti­in­fla­ma­to­rio. Es sor­pren­den­te su pa­pel an­ti­in­fla­ma­to­rio y, a ni­vel sin­to­má­ti­co, con­tri­bu­ye a la me­jo­ría de las per­so­nas que su­fren de ar­tri­tis, ar­tro­sis, tú­nel car­piano, in­clu­so de las per­so­nas que su­fren de ca­lam­bres mus­cu­la­res, es­guin­ces, ten­di­ni­tis, y has­ta do­lor de oí­do.

En el ca­so de la os­teo­po­ro­sis el acei­te de sé­sa­mo ri­co en cal­cio bio­dis­po­ni­ble es un in­gre­dien­te de­ter­mi­nan­te, en orien­te es con­si­de­ra­do el acei­te de la mu­jer, por su gran ayu­da en la eta­pa de la me­no­pau­sia o “edad de la sa­bi­du­ría”, pa­ra fre­nar el en­ve­je­ci­mien­to pre­ma­tu­ro gra­cias a los an­ti­oxi­dan­tes y nu­me­ro­sas en­fer­me­da­des de­ge­ne­ra­ti­vas.

Pa­ra la piel. Tam­bién es muy uti­li­za­do en el cam­po de la be­lle­za na­tu­ral, por ser la fuen­te más ade­cua­da pa­ra nu­trir las pie­les se­cas y des­gas­ta­das. Re­du­ce las es­trías, eli­mi­na las hue­llas que de­ja el ac­né. En mu­chos lu­ga­res de Orien­te y Orien­te Me­dio es uti­li­za­do co­mo pro­tec­tor so­lar por­que lo­gra fil­trar los ra­yos uva.

Consejos prác­ti­cos

1 So­bre la piel. La prac­ti­ca de la fro­ta­ción cor­po­ral, con­sis­te en po­ner una can­ti­dad mo­de­ra­da de acei­te de sé­sa­mo en las ma­nos y un­gir el cuer­po des­pués de la du­cha. 2

En el ca­so de los pe­zo­nes agrie­ta­dos, la ma­dre de­be­ría lu­bri­car los pe­zo­nes tan­tas ve­ces co­mo to­mas ha­ga el lac­tan­te, ase­gu­rán­do­se de lim­piar el pe­zón con sue­ro fi­sio­ló­gi­co an­tes de ca­da to­ma. 3

Cuan­do se su­fre una que­ma­du­ra, li­te­ral­men­te los mi­ne­ra­les que hay en la piel se car­bo­ni­zan por es­to es im­por­tan­te re­cu­brir la zo­na con mi­so, o con agua fría y sal, una mez­cla de aloe vera con acei­te de sé­sa­mo ayu­da a re­ge­ne­rar la piel que­ma­da rá­pi­da­men­te. 4

En el ca­so de la caí­da del ca­be­llo, po­de­mos uti­li­zar el acei­te de sé­sa­mo de dos for­mas. Si se cae por­que el fo­lícu­lo pi­lo­so se des­pren­de con fa­ci­li­dad, es de­cir, es­tá muy yin, (ca­si siem­pre en oto­ño co­mo con­se­cuen­cia del abu­so de lí­qui­dos y fru­ta en verano), en­ton­ces el tra­ta­mien­to con­sis­te en mez­clar el lí­qui­do ex­ce­den­te de las ci­rue­las de ume­bos­hi con el acei­te de sé­sa­mo a par­tes igua­les, co­lo­car la ca­be­za ha­cia de­ba­jo de ma­ne­ra que el rie­go san­guí­neo ba­je, y fro­tar el cue­ro ca­be­llu­do con es­ta mez­cla.

En ca­so de que la caí­da se de­ba a la re­se­que­dad, se pro­ce­de­rá a ra­llar una bue­na can­ti­dad de jen­gi­bre, co­mo el ta­ma­ño de una pe­lo­ta de te­nis, des­pués de ra­lla­do ex­pri­mir­lo y sa­car el ju­go, mez­clar­lo con la mis­ma can­ti­dad de acei­te de sé­sa­mo.

To­mar un pa­ño o lien­zo fino de al­go­dón y hu­me­de­cer­lo con la mez­cla, con un pei­ne se­pa­rar el ca­be­llo e ir fro­tan­do to­do el cue­ro ca­be­llu­do. 5

Si su­fri­mos de un do­lor de oí­do por un ta­pón de ce­ra. Ca­len­tar al ba­ño de ma­ría o so­bre la piel de una ce­bo­lla un po­co de acei­te, cuan­do el acei­te es­té ti­bio apli­car unas go­tas, el acei­te ca­lien­te sua­vi­za la ce­ra, de ma­ne­ra que se re­mue­ve fá­cil­men­te.

6 Si se tra­ta de in­fla­ma­ción de oí­do, se de­be­ría apli­car una go­ta de acei­te de sé­sa­mo con jen­gi­bre, y la­dear la ca­be­za pa­ra per­mi­tir que la go­ta pe­ne­tre. 7

En el ca­so de los ojos, pa­ra uti­li­zar el acei­te de sé­sa­mo, he­mos de cer­cio­rar­nos de que el acei­te eco­ló­gi­co y de pri­me­ra pre­sión en frío de la más al­ta ca­li­dad, pri­me­ro se calienta el acei­te al ba­ño de ma­ría, lue­go lo fil­tra­mos en una ga­sa, fi­nal­men­te se guar­da en un cuen­ta go­tas. Pa­ra apli­car­lo es­pe­ra­mos a que el acei­te es­té a tem­pe­ra­tu­ra am­bien­te, y an­tes de dor­mir po­ne­mos 2 ó 3 go­tas en ca­da ojo. El acei­te ac­túa co­mo re­pe­len­te del agua y des­car­ga el ex­ce­so de flui­do re­te­ni­do en el ojo. Se de­be­ría apli­car una o dos go­tas di­rec­ta­men­te en el ojo has­ta que la con­di­ción me­jo­re. 8

La mo­les­ta cas­pa, tam­bién en­cuen­tra su ali­vio uti­li­zan­do el acei­te de sé­sa­mo y jen­gi­bre men­cio­na­do arri­ba pa­ra la caí­da del ca­be­llo por re­se­ca­mien­to. 9

Las per­so­nas afec­ta­das por en­fer­me­da­des ar­trí­ti­cas, reu­ma­tis­mos, tú­nel car­piano, o neu­ral­gias fa­cia­les, se apli­ca­rían pri­me­ro una com­pre­sa de jen­gi­bre y se­gui­da­men­te se fro­ta­rían las ar­ti­cu­la­cio­nes o las zo­nas afec­ta­das con el acei­te de sé­sa­mo y jen­gi­bre pa­ra pro­lon­gar los efec­tos de las com­pre­sas de jen­gi­bre.

Los do­lo­res ar­ti­cu­la­res sue­len em­peo­rar en zo­nas hú­me­das o al le­van­tar­se en la ma­ña­na o des­pués de ha­ber man­te­ni­do du­ran­te un tiem­po pro­lon­ga­do una po­si­ción es­tá­ti­ca. En es­te ca­so se re­co­mien­da ha­cer la mez­cla arri­ba in­di­ca­da de acei­te de sé­sa­mo y zu­mo de jen­gi­bre a par­tes igua­les, guar­dar­lo en un re­ci­pien­te de cris­tal pre­fe­ri­ble­men­te de co­lor azul u oscuro. El acei­te ten­dría de apli­car­se en las no­ches an­tes de ir a dor­mir, con una pe­que­ña bro­cha o ce­pi­llo de cer­das na­tu­ra­les en ca­da ar­ti­cu­la­ción, de es­ta ma­ne­ra man­tie­ne el ca­lor en la ar­ti­cu­la­ción y en la ma­ña­na es­ta­rá pre­pa­ra­da pa­ra el mo­vi­mien­to.

10 Con el paso de los años y mu­chas ve­ces con una nu­tri­ción po­co efi­caz, los hue­sos se van de­bi­li­tan­do. Lo pri­me­ro que de­be­ría­mos ha­cer es mo­di­fi­car nues­tro es­ti­lo de vi­da que in­clu­ye, co­mi­da, ac­ti­vi­dad, fí­si­ca, res­pi­ra­ción ade­cua­da y eli­mi­na­ción del es­trés emo­cio­nal y men­tal, co­mo prac­ti­ca com­ple­men­ta­ria la frie­ga cor­po­ral con acei­te de sé­sa­mo y jen­gi­bre ca­lien­te. To­ma­mos co­mo ba­se la mez­cla des­cri­ta arri­ba, mo­ja­mos una toa­lla en agua ca­lien­te, apli­ca­mos la mez­cla del acei­te de sé­sa­mo y fro­ta­mos los hue­sos y zo­nas más afec­ta­das, ca­de­ra, ro­di­llas, ta­lo­nes, hom­bros, du­ran­te al me­nos 15 mi­nu­tos ca­da día. Lue­go lim­pia­mos las zo­nas con una toa­lla y agua ca­lien­te con sal. Es­te tra­ta­mien­to se de­be rea­li­zar por al me­nos 15 días se­gui­dos. 11

En un nú­me­ro an­te­rior de es­ta mis­ma re­vis­ta, ex­pli­cá­ba­mos co­mo de­pen­dien­do de la zo­na de la ca­be­za que due­la hay que to­mar un re­me­dio u otro. Por ejem­plo, si el do­lor de ca­be­za es en la fren­te, es­tá cla­ro que su ori­gen es yin, azú­car sim­ple, al­cohol, etc. Si el do­lor de ca­be­za es en las sie­nes o cer­ca, se tra­ta de un do­lor de ca­be­za de mez­cla de yin y yang, co­mo acei­tes, al­cohol y fri­tos. Y si el do­lor de ca­be­za es en la par­te tra­se­ra de la ca­be­za, nos es­tá ha­blan­do del abu­so de ali­men­tos yang, ca­si siem­pre de pro­teí­na ani­mal y sal. Si el do­lor de ca­be­za es jus­to en la co­ro­ni­lla y pro­fun­do, nos in­di­ca una mez­cla de ali­men­tos muy ex­tre­mos. Y si el do­lor de ca­be­za mi­gra, las co­no­ci­das mi­gra­ñas, nos es­tá ha­blan­do de ex­ce­sos que ya se han con­ver­ti­do en ga­ses que mi­gran en las fi­su­ras ce­re­bra­les, y tie­nen que ver con tras­tor­nos di­ges­ti­vos y es­to­ma­ca­les.

Pa­ra ca­da uno de es­tos do­lo­res de ca­be­za ci­ta­mos be­bi­das ener­gé­ti­cas que los con­tra­rres­tan, así co­mo de al­gu­nas com­pre­sas de toa­llas con agua a di­fe­ren­tes tem­pe­ra­tu­ras se­gún las zo­nas. Pa­ra do­lo­res de ca­be­za en ge­ne­ral, de ma­ne­ra sin­to­má­ti­ca y re­fle­xio­nan­do en cual es su ori­gen pa­ra eli­mi­nar las sus­tan­cias que es­tán crean­do el des­equi­li­brio,

se pue­de usar tam­bién una te­la de al­go­dón mo­ja­da en la mez­cla de acei­te de sé­sa­mo y jen­gi­bre y fro­tar la fren­te du­ran­te 5 mi­nu­tos. 12

En el ca­so de he­mo­rroi­des, bien sea de ori­gen yin o yang, un­tar el de­do con acei­te de sé­sa­mo, in­tro­du­cir el de­do un cen­tí­me­tro en el ano y lu­bri­car­lo con el acei­te. 13

Cuan­do exis­te un es­tre­ñi­mien­to cró­ni­co, po­de­mos in­ten­tar es­te re­me­dio: 3 cu­cha­ra­das de acei­te de sé­sa­mo, una cu­cha­ri­ta de te de ta­ma­ri, 1/3 de cu­cha­ri­ta de jen­gi­bre ra­lla­do, ca­len­tar el acei­te, in­cor­po­rar los otros in­gre­dien­tes y co­mer des­pa­cio to­da la mez­cla. 14

El “oil pu­lling” (ver in­te­gral 458), con­sis­te en ha­cer un bu­che de acei­te de sé­sa­mo, más o me­nos de una cu­cha­ra­da so­pe­ra, y mo­ver­lo en la boca du­ran­te unos 20 mi­nu­tos, has­ta con­se­guir que el acei­te se vuel­ve blan­cuz­co. Con es­te en­jua­gue con­se­gui­mos for­ta­le­cer las en­cías, los múscu­los de la ca­ra, lim­piar las toxinas de la len­gua y de gran par­te del or­ga­nis­mo. Al final el acei­te se de­be es­cu­pir to­tal­men­te. 15

Al­gu­nas ve­rru­gas, car­no­si­da­des, cre­ci­mien­tos anor­ma­les de la ma­du­rez se pue­den tra­tar con acei­te de sé­sa­mo pa­ra mi­ne­ra­li­zar­los. Un­tar dia­ria­men­te acei­te de sé­sa­mo. 16

Al ser el acei­te un buen con­duc­tor de mi­ne­ra­les, cuan­do su­fri­mos ca­ren­cias de vi­ta­mi­nas o mi­ne­ra­les es in­dis­pen­sa­ble co­ci­nar las al­gas y ver­du­ras con un po­co de acei­te, en es­te ca­so de sé­sa­mo que es el más ri­co en cal­cio. Pa­ra lo que el acei­te se de­be ca­len­tar un po­co y lue­go pro­ce­der al sal­tea­do o reho­ga­do, y así ac­ti­var las pro­pie­da­des de lo pre­pa­ra­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.