Des­cu­bre la ma­gia co­ti­dia­na . . . . . . . . . . . .

Las ma­ra­vi­llas del día a día en la be­lle­za de las pe­que­ñas co­sas

Integral - - Sumario - TEX­TO: AN­NA SÓLYOM (www.es­cu­cha­vi­tal.com)

La ma­gia co­ti­dia­na es­tá pre­sen­te en nues­tra exis­ten­cia cuan­do cree­mos vi­vir mo­men­tos «nor­ma­les y co­rrien­tes», que po­de­mos con­si­de­rar abu­rri­dos y gri­ses, car­ga­dos de tra­ba­jo o con pro­ble­mas que no nos de­jan go­zar de la vi­da.

Mu­chas ve­ces tie­ne que lle­gar una en­fer­me­dad o un cam­bio de si­tua­ción que nos im­pi­da dis­fru­tar de es­tas mis­mas co­sas pa­ra que, de re­pen­te, re­co­noz­ca­mos su va­lor.

¿Có­mo nos sen­ti­ría­mos si pu­dié­ra­mos des­cu­brir, a par­tir de aho­ra, la be­lle­za y la fe­li­ci­dad que nos ro­dea?

La es­cri­to­ra hún­ga­ra Erz­se­bet Shäf­fer es­cri­bió que lo que más fal­ta nos ha­ce es ce­le­brar lo or­di­na­rio: «Ne­ce­si­ta- mos apren­der a sus­pi­rar por aque­llo que ya es lo nues­tro.»

En mi li­bro, Pe­que­ño cur­so de la ma­gia co­ti­dia­na, que aca­ba de pu­bli­car Cú­pu­la, he tra­za­do una ho­ja de ru­ta con las dis­tin­tas es­ta­cio­nes de nues­tros días pa­ra dar­nos cuen­ta de có­mo vi­vi­mos, apor­tan­do una pers­pec­ti­va de mind­ful­ness que nos per­mi­ta in­tro­du­cir pe­que­ños cam- bios que nos apor­ten más ener­gía, fe­li­ci­dad y pro­pó­si­to, dis­fru­tan­do así de la ma­gia de ca­da día.

Por­que, al final, co­mo de­cía Ro­bert Brault, de­be­mos dis­fru­tar de las co­sas pe­que­ñas, por­que cuan­do un día eche­mos una vis­ta atrás, nos da­re­mos cuen­ta de que es­tas co­sas que pa­re­cían pe­que­ñas en reali­dad eran las gran­des.

“No ne­ce­si­ta­mos ma­gia pa­ra trans­for­mar nues­tro mun­do. To­dos los po­de­res que ne­ce­si­ta­mos ya los te­ne­mos den­tro de no­so­tros” J. K. ROWLING

Sa­lir del «pi­lo­to au­to­má­ti­co»

Có­mo di­cen los gran­des fi­ló­so­fos: el mun­do es co­mo es, pe­ro no­so­tros ve­mos las co­sas co­mo no­so­tros so­mos. Cual­quie­ra que sea nues­tra ru­ti­na dia­ria, pa­sa­mos la ma­yor par­te del tiem­po en mo­do «pi­lo­to au­to­má­ti­co», vi­vien­do por iner­cia y re­pi­tien­do há­bi­tos sin plan­tear­nos si nos be­ne­fi­cian o per­ju­di­can.

El mo­do «pi­lo­to au­to­má­ti­co» nos per­mi­te fun­cio­nar con el mí­ni­mo es­fuer­zo, pe­ro nos ale­ja de es­tar pre­sen­te dón­de es­ta­mos y con lo que es­ta­mos. Y es­ta es la ma­dre del cor­de­ro en nues­tro abu­rri­mien­to vi­tal: es im­po­si­ble cam­biar na­da mien­tras nues­tra men­te es­té des­co­nec­ta­da de lo que es­ta­mos ha­cien­do, tal vez por­que se pro­yec­ta al pa­sa­do o al fu­tu­ro.

Los há­bi­tos que nos ha­cen da­ño, por ejem­plo, so­lo los re­co­no­ce­mos cuán­do ya no po­de­mos aguan­tar más. So­lo en­ton­ces el do­lor y el su­fri­mien­to cor­po­ral nos lle­van al pre­sen­te en el que to­ma­mos las de­ci­sio­nes. Y, aun­que no sea agra­da­ble, es­te mis­mo mo­men­to es una opor­tu­ni­dad ex­ce­len­te pa­ra cam­biar, pa­ra ha­cer­nos res­pon­sa­bles de nues­tra

vi­da y dar­nos cuen­ta de qué es­ta­mos ha­cien­do, de­jan­do de cul­par al mun­do cuan­do no nos sen­ti­mos bien en nues­tra piel.

La ma­gia co­ti­dia­na es to­do aque­llo que nos ro­dea cuan­do de­ja­mos de boi­co­tear­nos. To­do es po­si­ble si sa­bes có­mo quie­res vi­vir y adón­de quie­res lle­gar. Y, el mo­men­to y lu­gar en el que es­tás aho­ra mis­mo son idea­les pa­ra dar el pri­mer paso de tu nue­va eta­pa.

Sa­ber lo que es­tás ha­cien­do

¿Có­mo te des­pier­tas? ¿Y cuán­do? ¿To­mas desa­yuno? ¿Qué ha­ces en tu pau­sa de me­dia ma­ña­na? ¿Vas cor­to de di­ne­ro pe­ro si­gues co­mien­do fue­ra? ¿Te ape­te­ce­ría cam­biar tu pro­fe­sión y no sa­bes dón­de em­pe­zar? ¿Su­fres, des­de la in­fan­cia, el desáni­mo el do­min­go por la tar­de?

Cuan­do la iner­cia es el mo­tor de nues­tra vi­da, no nos ha­ce­mos es­tas pre­gun­tas. Por eso, un pri­mer paso pa­ra des­en­te­rrar la ma­gia co­ti­dia­na se­ría ex­plo­rar qué es­tás ha­cien­do con tu vi­da.

Ob­ser­va los di­fe­ren­tes há­bi­tos que com­po­nen tu día a día y haz­te la pre­gun­ta: ¿Hay al­go que te gus­ta­ría cam­biar?

La neu­ro­bio­lo­gía ha des­cu­bier­to que el ce­re­bro con­vier­te las se­cuen­cias de ac­cio­nes en ru­ti­nas au­to­má­ti­cas, y es­ta es la raíz de la crea­ción de los há­bi­tos. Co­mo Char­les Duhigg ex­pli­ca en su li­bro El po­der de los há­bi­tos, te­ne­mos el po­der de li­be­ra­mos de los há­bi­tos que no nos gus­tan, o que nos ha­cen da­ño, pa­ra in­tro­du­cir otros que ele­ven la ca­li­dad —y la ma­gia— de nues­tra vi­da.

Da­do que cam­biar las pau­tas de com­por­ta­mien­to im­pli­ca cam­biar nues­tras res­pues­tas neu­ro­bio­ló­gi­cas, re­sul­ta muy útil se­guir es­te pro­to­co­lo que nos pro­po­ne: De­tec­ta la ru­ti­na. ¿Qué ocu­rre? Iden­ti­fi­ca las gra­ti­fi­ca­cio­nes. Es evi­den­te que con­ti­núas con es­te há­bi­to por­que te ofre­ce al­gún ti­po de gra­ti­fi­ca­ción. ¿Pue­des iden­ti­fi­car­la?

De­sen­mas­ca­ra el de­seo ocul­to. De­ba­jo del há­bi­to hay una se­ñal que dis­pa­ra el de­seo. Ob­ser­va el en­torno, cuán­do lo ha­ces, si es­tás so­lo o no, si ha­ce mu­cho que has mo­vi­do el cuer­po, si te fal­ta con­tac­to so­cial, o lo que sea y lue­go.

Sus­ti­tu­ye el há­bi­to ne­ga­ti­vo por un po­si­ti­vo.

Al prin­ci­pio pue­de re­sul­tar­te di­fí­cil, pe­ro con un po­co de pa­cien­cia apren­de­rás a re­co­no­cer la se­ñal del de­seo, y ten­drás la opor­tu­ni­dad de pa­rar y ha­cer al­go dis­tin­to. Tú eres el con­duc­tor de tu co­che, no ne­ce­si­tas se­guir tus há­bi­tos sin pen­sar.

La ma­gia su­ce­de fue­ra de tu zo­na de con­fort

Es un he­cho irre­fu­ta­ble que no po­de­mos con­tro­lar­lo to­do. Sin em­bar­go, aven­tu­rar­nos a ha­cer nue­vas co­sas, abrir el ho­ri­zon­te de nues­tra mi­ra­da nos ayu­da­rá apro­ve­char nue­vas opor­tu­ni­da­des.

En el cé­le­bre tex­to del Ecle­sias­tés se di­ce: «Pa­ra to­das las co­sas hay sa­zón, y to­da vo­lun­tad de­ba­jo del cie­lo tie­ne su tiem­po de­ter­mi­na­do.» En­con­trar el mo­men­to opor­tuno, y re­co­no­cer el «cuán­do» es tan im­por­tan­te co­mo sa­ber el «qué».

Vi­vir so­me­ti­dos al es­trés y al ex­ce­so de tra­ba­jo y com­pro­mi­sos ha­ce que no ten­ga­mos tiem­po de es­tar con no­so­tros mis­mos. Es­to pue­de su­mir­nos en la apa­tía y ro­bar­nos la cu­rio­si­dad de des­cu­brir co­sas nue­vas.

Ser va­lien­tes pa­ra sa­lir de nues­tra zo­na de con­fort nos brin­da­rá nue­vas ex­pe­rien­cias y opor­tu­ni­da­des de rein­ven­tar­nos.

En un pri­mer mo­men­to nos po­de­mos sen­tir ex­pues­tos, co­mo si es­tu­vié­ra­mos des­nu­dos en me­dio de una mul­ti­tud. Sin em­bar­go, en po­co tiem­po la in­co­mo­di­dad se des­va­ne­ce pa­ra dar lu­gar a un nue­vo mun­do de vi­ven­cias.

Pe­ma Chö­drön, maes­tra bu­dis­ta ti­be­ta­na de ori­gen es­ta­dou­ni­den­se, ex­pli­ca en una de sus char­las: «Es­ta ex­pe­rien­cia

de ale­jar­nos del con­fort y la se­gu­ri­dad, de aden­trar­nos en lo des­co­no­ci­do, lo inex­plo­ra­do y lo ines­ta­ble, se lla­ma li­be­ra­ción».

Y pa­ra li­be­rar­nos de lo co­no­ci­do, de las sen­das con las que es­ta­mos fa­mi­lia­ri­za­dos, ne­ce­si­ta­mos es­tar ple­na­men­te pre­sen­tes. No hay que es­tar ex­pec­tan­te, pre­su­po­ner na­da ni te­ner la an­sie­dad de com­pren­der: sim­ple­men­te se tra­ta de «es­tar».

La ma­gia de ca­mi­nar

Es­te Mind­ful­ness de los mo­men­tos pue­de prac­ti­car­se en si­tua­cio­nes tan co­ti­dia­nas co­mo el ca­mino al tra­ba­jo, o cuan­do da­mos un pa­seo pa­ra acla­rar las ideas du­ran­te del día.

Por ejem­plo, si ca­da día co­ges el mis­mo ca­mino pa­ra ir al tra­ba­jo, sin mi­rar lo a tu al­re­de­dor, te es­tás per­dien­do la be­lle­za que qui­zás lla­ma­rá a las puer­tas de tu aten­ción si es­co­ges otro ca­mino que te re­sul­te es­ti­mu­lan­te.

La ma­gia siem­pre tie­ne lu­gar en el pre­sen­te, co­mo la ale­gría, y por ello es ne­ce­sa­rio to­mar con­cien­cia de nues­tro cuer­po y po­ner a tra­ba­jar nues­tros sen­ti­dos pa­ra dar­nos cuen­ta de lo que nos ro­dea. Pa­ra ello a ve­ces te­ne­mos que cam­biar de ca­mino o bien ami­no­rar el rit­mo pa­ra sa­lir del «pi­lo­to au­to­má­ti­co».

En lu­gar de apre­su­rar­te por lle­gar a la ofi­ci­na, por ejem­plo, pres­ta aten­ción a tu res­pi­ra­ción y a tus mo­vi­mien­tos, ya va­yas ca­mi­nan­do, con­du­cien­do o en bi­ci­cle­ta.

Da­do que an­dar es una ac­ti­vi­dad con­sus­tan­cial al ser hu­mano, que hoy en día su­fre las con­se­cuen­cias del se­den­ta­ris­mo, po­de­mos ad­qui­rir una ma­yor con­cien­cia al ha­cer­nos pre­gun­tas co­mo es­tas:

¿Qué sien­ten tus pies al to­car al sue­lo? ¿Có­mo res­pi­ras? ¿Có­mo es el ai­re hoy? ¿Ves en el ca­mino al­go que no ha­bías vis­to an­tes?

Aun­que so­lo sean vein­te mi­nu­tos al día, an­dar nos sir­ve pa­ra oxi­ge­nar las ideas y nos po­ne en con­tac­to con nues­tro cuer­po. No to­das las so­lu­cio­nes na­cen en nues­tra men­te, y mu­chas ve­ces es ne­ce­sa­rio sa­lir de nues­tra ca­be­za pa­ra po­der en­con­trar el ri­tual má­gi­co de nues­tro si­guien­te paso.

“El mun­do es­tá lleno de co­sas má­gi­cas, es­pe­ran­do pa­cien­te­men­te a que nues­tros sen­ti­dos se agu­di­cen” W. B. YEATS

La ma­gia de pa­rar

«El mun­do pue­de ir­se al in­fierno, siem­pre que yo pue­da to­mar mi té.» es­cri­bió Fió­dor Dos­to­yevsky, y es cier­to: los ri­tua­les co­ti­dia­nos nos re­ga­lan una pau­sa en­tre las in­fi­ni­tas co­sas que aten­de­mos dia­ria­men­te.

Sea lo que sea lo que nos in­vi­ta a pa­rar y res­pi­rar un po­co, esa es nues­tra en­tra­da al mo­men­to.

Si quie­res ex­plo­rar la ma­gia con una pau­sa a tra­vés de tus sen­ti­dos, ade­más de sus be­ne­fi­cios pa­ra la sa­lud, el ri­tual del té es una ma­ne­ra ex­ce­len­te de des­ace­le­rar y re­co­nec­tar con­ti­go mis­mo de for­ma cons­cien­te. Pa­ra ello, pri­me­ro de to­do, per­mi­te que el aro­ma del té inun­de tu na­riz y des­pier­te en tu men­te imá­ge­nes e in­clu­so re­cuer­dos ol­vi­da­dos ha­ce tiem­po. El tac­to de la ta­za ca­lien­te, es­pe­cial­men­te en in­vierno, re­sul­ta muy re­con­for­tan­te. Y cuan­do fi­nal­men­te pue­das to­mar un sor­bo de tu ta­za, de­ja que el sa­bor del té in­va­da tu boca. Pres­ta aten­ción a esa fra­gan­te sen­sa­ción y des­co­nec­ta de cual­quier otra co­sa que es­té pa­san­do por tu ca­be­za.

De­ja que el té in­va­da tus sen­ti­dos y de­ten­ga tus pen­sa­mien­tos. Es­te des­can­so a me­dia tar­de, si quie­res se­guir la tra­di­ción bri­tá­ni­ca, es tu oa­sis pa­ra re­car­gar ener­gías y así po­der­te en­fren­tar a lo que te es­pe­ra des­pués.

La ma­gia de apren­der al­go nue­vo

Así co­mo nues­tros cam­bios in­ter­nos in­vi­tan al mun­do ex­te­rior pa­ra que se trans­for­me, hay pe­que­ños ac­tos má­gi­cos que, paso a paso, me­jo­ran nues­tra vi­da per­so­nal y la de los de­más. La ma­gia co­ti­dia­na par­te de asu­mir que to­dos so­mos ma­gos y ma­gas, por­que crea­mos nues­tro mun­do des­de nues­tra men­te y nues­tro co­ra­zón.

To­do ser hu­mano pue­de ele­gir su ac­ti­tud, su pro­pó­si­to y su mi­sión, co­mo afir­ma­ba Vik­tor Frankl.

Cuan­do sen­ti­mos el sue­lo firme ba­jo nues­tros pies, por­que he­mos lle­ga­do a un pe­rio­do có­mo­do de nues­tra vi­da, es me­jor no pen­sar nun­ca que so­mos un pro­duc­to aca­ba­do. Da igual don­de ha­ya­mos lle­ga­do, co­mo re­za la sa­bi­du­ría po­pu­lar: «to­do es­tá por ha­cer».

So­mos cria­tu­ras cam­bian­tes y crea­ti­vas que ne­ce­si­tan evo­lu­cio­nar, desa­rro­llar siem­pre nue­vas ha­bi­li­da­des y ta­len­tos pa­ra sen­tir­se vi­vas. Es­ta es nues­tra ben­di­ción y tam­bién nues­tra cruz.

Apren­der al­go nue­vo ca­da día so­lo por­que lo de­sea­mos, sin nin­gún ti­po de

im­po­si­ción, es uno de los pla­ce­res más ex­qui­si­tos que nos po­de­mos re­ga­lar en la vi­da.

¿Cuán­tas co­sas tu­vi­mos que apren­der de ni­ños que nun­ca nos mo­ti­va­ron? To­dos he­mos pa­sa­do por eso y re­cor­da­mos có­mo nos sen­tía­mos al es­tu­diar al­go que no nos im­por­ta­ba. ¿Por qué no apren­der al­go que real­men­te te interese? Al­go que su­pon­ga un desafío, pe­ro que te ha­ga sen­tir bien, un apren­di­za­je que dis­trai­ga tu aten­ción de las ba­ta­llas dia­rias y que te per­mi­ta di­ver­tir­te mien­tras avan­zas.

Es­pe­cial­men­te en aque­llos mo­men­tos de la vi­da en los que nos sen­ti­mos can­sa­dos y apá­ti­cos, apren­der al­go nue­vo que nos en­tu­sias­me y nos per­mi­ta desa­rro­llar nue­vas ha­bi­li­da­des su­po­ne abrir un ho­ri­zon­te de ex­pe­rien­cias fe­li­ces.

Apren­de al­go pa­ra ti, pa­ra ese ni­ño que quie­re ju­gar y ex­pe­ri­men­tar en tu in­te­rior, tal vez pro­fun­da­men­te en­te­rra­do ba­jo tus res­pon­sa­bi­li­da­des dia­rias. Aho­ra que eres li­bre, per­mí­te­te una nue­va pa­sión. Haz­lo por pla­cer, por di­ver­sión.

Ri­tua­les que promueven la ma­gia

Co­mo el ai­re, la ma­gia nos ro­dea y nos to­ca la piel con ca­da mo­vi­mien­to que ha­ce­mos, con ca­da sus­pi­ro. Pa­ra des­per­tar­la, hay que em­pe­zar por co­nec­tar con nues­tros sen­ti­dos fí­si­cos, por­que ellos son nues­tros fa­ros pa­ra guiar­nos a tra­vés de la tor­men­ta de obli­ga­cio­nes ha­cia la se­re­ni­dad del aquí y aho­ra.

No hay ilu­mi­na­ción o sal­va­ción sin el cuer­po, y tam­po­co sin apren­der un po­co ca­da día. Sin em­bar­go, co­mo de­cía W. Ed­wards De­ming, «El apren­di­za­je no es obli­ga­to­rio. Tam­po­co lo es la su­per­vi­ven­cia.»

A ve­ces bas­ta con abrir bien nues­tros ojos, oí­dos y de­más sen­ti­dos a la ma­gia que nos ro­dea. Siem­pre ha es­ta­do allí, so­la­men­te no le ha­bía­mos pres­ta­do la aten­ción que me­re­ce.

Tal co­mo ex­pli­ca Fran­cesc Mi­ra­lles en el epí­lo­go de Los 9 se­cre­tos de la ma­gia co­ti­dia­na, co­mo di­jo un maes­tro es­lo­veno: «Allí don­de te ves muer­to es don­de pue­des re­na­cer.»

Los ri­tua­les co­ti­dia­nos tie­nen el po­der de trans­for­mar nues­tra vi­da, aun­que sea con ac­tos tan sen­ci­llos co­mo en­cen­der una ve­la al lle­gar a ca­sa, leer me­dia ho­ra en un par­que, o lla­mar a ami­gos con los que ha­ce tiem­po que no ha­blas.

Que la ma­gia co­ti­dia­na te acom­pa­ñe, y con­vier­ta ca­da día en un mi­la­gro.

¿Es­tás lis­to?

Straw­berry Field (Lon­dres)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.