LO QUE NO PRO­DU­CE EL CE­RE­BRO

Integral - - Entrevista -

La ma­yo­ría de sus­tan­cias que ne­ce­si­ta el ce­re­bro pa­ra su fun­cio­na­mien­to pue­de fa­bri­car­las él mis­mo. Ex­cep­to una, que es gra­sa. ¿Qué ti­po de gra­sa es és­ta? La neu­ro­cien­tí­fi­ca Raquel Ma­rín em­pie­za por el prin­ci­pio:

El ali­men­to ener­gé­ti­co prin­ci­pal del ce­re­bro es la glu­co­sa, un azú­car abun­dan­te en fru­tas y ver­du­ras que ne­ce­si­ta me­ta­bo­li­zar la neu­ro­na pa­ra su ac­ti­vi­dad. En cuan­to a la gra­sa, a pe­sar de ser un ór­gano ex­tre­ma­da­men­te gra­so (un 60% de su es­truc­tu­ra to­tal, apro­xi­ma­da­men­te), no la uti­li­za co­mo fuen­te de ener­gía. Es, más bien, el en­torno ne­ce­sa­rio pa­ra que to­do mar­che so­bre rue­das. La gra­sa es al ce­re­bro lo que un edi­fi­cio a las per­so­nas: el lu­gar idó­neo don­de desa­rro­llar las ac­ti­vi­da­des en su día a día. Una es­cue­la, una ofi­ci­na, un gim­na­sio: el mar­co per­fec­to.

Ome­gas: don­de el hí­ga­do no lle­ga

Con res­pec­to a las gra­sas, pa­ra man­te­ner un ce­re­bro sano es esen­cial:

■ Evi­tar los áci­dos gra­sos trans.

■ In­ge­rir po­cas gra­sas sa­tu­ra­das (gra­sas de ori­gen ani­mal, gra­sa de la le­che co­mo na­ta o man­te­qui­lla, al­gu­nos acei­tes ve­ge­ta­les de co­co y pal­ma, y ali­men­tos in­dus­tria­les ela­bo­ra­dos con es­tas gra­sas)

■ In­ge­rir una gran can­ti­dad de gra­sas in­sa­tu­ra­das (acei­tes ve­ge­ta­les, de se­mi­llas y pes­ca­do)

El enig­ma de la gra­sa im­po­si­ble de fa­bri­car por el ce­re­bro es­tá de­trás de és­tas úl­ti­mas: las gra­sas in­sa­tu­ra­das. Den­tro de es­ta ca­te­go­ría se en­cuen­tran las po­li­in­sa­tu­ra­das, que, a su vez, tie­ne tres gran­des gru­pos: las gra­sas ome­ga 3 (al­gas co­mes­ti­bles), ome­ga 6 (acei­te de so­ja, gi­ra­sol, maíz, nuez y col­za, hue­vos, lác­teos) y ome­ga 9 (agua­ca­te, acei­te de oli­va, al­men­dras y nue­ces). “Cuan­do no to­ma­mos es­tas gra­sas”, di­ce Ma­rín, “el hí­ga­do in­ten­ta crear su pro­pio ome­ga 3 y ome­ga 6, pe­ro lo ha­ce de una ma­ne­ra muy efi­caz. No lle­ga a ge­ne­rar ni el 2% del to­tal”. La neu­ro­cien­tí­fi­ca ex­pli­ca que el ome­ga 6 es­tá pre­sen­te en nues­tra die­ta ac­tual gra­cias a la con­quis­ta de la agri­cul­tu­ra ma­si­va, pe­ro no es el ca­so del ome­ga tres. “La pro­por­ción de ome­ga 6 y ome­ga 3 co­rrec­ta es de 3 a 1 y ac­tual­men­te es de 26 a 1”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.