Consejos. Lo que co­me­mos

Integral - - Salud Natural -

¿Có­mo pre­ve­nir las en­fer­me­da­des ocu­la­res aso­cia­das con la edad o fre­nar su pro­gre­sión? Ade­más de eli­mi­nar por com­ple­to el há­bi­to de fu­mar, con­vie­ne ve­lar por re­ci­bir su­fi­cien­te aco­pio de an­ti­oxi­dan­tes a tra­vés de fru­tas, ver­du­ras y de­más ali­men­tos ri­cos en ellos jun­to a una ac­ti­vi­dad fí­si­ca mo­de­ra­da pe­ro cons­tan­te, uni­da a un con­trol de nues­tro pe­so. Se re­co­mien­da co­mer tres ve­ces por se­ma­na ali­men­tos ri­cos en EPA y DHA, que son fá­ci­les de en­con­trar en el pes­ca­do azul. En el ca­so de los ve­ge­ta­ria­nos po­de­mos ob­te­ner DHA y EPA a par­tir del acei­te de nue­ces, acei­te de li­na­za y acei­te de ca­me­li­na o lino sil­ves­tre (Ca­me­li­na sa­ti­va), aho­ra tam­bién fá­cil de en­con­trar. Lle­ga­do el ca­so se pue­den aña­dir cáp­su­las de DHA ve­ge­tal. Tam­bién hay EPA y DHA en la ye­ma de hue­vo de ga­lli­nas ali­men­ta­das con li­na­za.

Hay que pro­cu­rar te­ner tam­bién una ali­men­ta­ción ri­ca en fru­tos olea­gi­no­sos (nue­ces, ave­lla­nas, al­men­dras, acei­tu­nas) y ce­rea­les no re­fi­na­dos. Y es­tar aten­tos al apor­te de las can­ti­da­des óp­ti­mas de vi­ta­mi­nas, mi­ne­ra­les y an­ti­oxi­dan­tes en ge­ne­ral. En cuan­to a los ca­ro­te­noi­des, su ca­pa­ci­dad de pro­tec­ción co­mien­za a par­tir de los 12 mg al día (¡es la can­ti­dad que con­su­mían de for­ma na­tu­ral nues­tros an­te­pa­sa­dos en la .po­ca del pa­leo­lí­ti­co). Pa­ra lo­grar­los, hay que to­mar ca­da día al me­nos 6-8 ra­cio­nes de fru­tas y ver­du­ras, lo que en teo­ría ga­ran­ti­za un ni­vel ele­va­do de vi­ta­mi­na C. Pues­to que la ali­men­ta­ción con­ven­cio­nal ya no pue­de ga­ran­ti­zar­nos la co­ber­tu­ra de nues­tras ne­ce­si­da­des de nu­trien­tes, ca­da vez más pro­fe­sio­na­les de la sa­lud re­co­mien­dan los ali­men­tos in­te­gra­les de la agri­cul­tu­ra eco­ló­gi­ca, jun­to a una po­si­ble su­ple­men­ta­ción es­pe­cí­fi­ca, pues­to que las fru­tas y ver­du­ras son me­nos ri­cas en vi­ta­mi­nas que ha­ce 50 años y, si cre­cen en un sue­lo po­bre en se­le­nio, apa­re­ce la di­fi­cul­tad de al­can­zar el apor­te re­co­men­da­do de es­te mi­ne­ral tan esen­cial.

Los die­tis­tas de­fien­den la to­ma de un su­ple­men­to de vi­ta­mi­nas y mi­ne­ra­les en do­sis nu­tri­cio­na­les (en­tre un 50 y 100% de los apor­tes nu­tri­cio­na­les acon­se­ja­dos) sin hie­rro, ni co­bre, ni man­ga­ne­so. ¿Por qué hay que de­jar de la­do es­tos tres oli­go­ele­men­tos, que he­mos vis­to que ac­ti­van nues­tras en­zi­mas an­ti­oxi­dan­tes? Sen­ci­lla­men­te por­que en los su­ple­men­tos ali­men­ti­cios apa­re­cen ba­jo una for­ma que pue­de fa­vo­re­cer a los ra­di­ca­les li­bres me­dian­te una reac­ción con la vi­ta­mi­na C. Igual­men­te el zinc es muy ne­ce­sa­rio, pe­ro en do­sis muy al­tas se pue­de con­ver­tir en un pro­ble­ma, so­bre to­do a lar­go pla­zo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.