Ti­pos de go­fio

Integral - - Alimentación Natural -

Son mu­chos los gra­nos que se han uti­li­za­do pa­ra la ela­bo­ra­ción del go­fio, si bien en la ac­tua­li­dad pre­va­le­cen el tri­go y el maíz. A con­ti­nua­ción se ha­ce una lis­ta de­ta­lla­da de di­ver­sos ti­pos de go­fio:

• GO­FIO DE CE­BA­DA. El más clá­si­co, con­su­mi­do por los ca­na­rios an­tes de la Con­quis­ta. Ac­tual­men­te al­go en desuso si no se mez­cla con el de maíz o tri­go.

• GO­FIO DE MAÍZ. He­cho del maíz traí­do de Amé­ri­ca. Su co­lor es más ama­ri­llo que el de los otros ti­pos. Se con­su­me sin mez­clar en Gran Ca­na­ria y La Go­me­ra; en otras is­las sue­le aña­dír­se­le tri­go.

• GO­FIO DE TRI­GO. Don­de más se ha­ce es en Te­ne­ri­fe, con sal, si bien en el res­to de las is­las es am­plia­men­te co­no­ci­do.

• GO­FIO DE CENTENO. No es muy fre­cuen­te su fa­bri­ca­ción.

• GO­FIO DE ALTRAMUCES. Se ela­bo­ra aún en Fuer­te­ven­tu­ra ca­si co­mo una cu­rio­si­dad. En otras is­las sue­le mez­clar­se en pe­que­ñas can­ti­da­des con otro grano.

• GO­FIO DE GAR­BAN­ZOS. Tam­bién se co­no­ce en Fuer­te­ven­tu­ra, no muy fre­cuen­te­men­te, y se aña­de a otros ti­pos de go­fio.

• GO­FIO DE COS­CO. El cos­co es una plan­ta ras­tre­ra que cre­ce cer­ca del mar y da unos fru­tos mi­núscu­los. Cuan­do se se­ca se arran­ca y se po­ne en re­mo­jo en agua sa­la­da. Cuan­do se sa­ca hay que dar­le pa­los pa­ra se­pa­rar los fru­tos. A con­ti­nua­ción, és­tos se po­nen a se­car al sol. El pro­ce­so si­guien­te es exac­ta­men­te igual al de los de­más gra­nos. Es­te go­fio, muy usa­do en Fuer­te­ven­tu­ra du­ran­te las ma­las épo­cas, tie­ne un sa­bor más bien sa­lo­bre.

• GO­FIO DE BARRILLA. La barrilla es una plan­ta cu­ya se­mi­lla, al igual que la de cos­co, se usa pa­ra la fa­bri­ca­ción de go­fio. La for­ma de ha­cer­lo es si­mi­lar a la an­te­rior y su sa­bor es tam­bién sa­la­do.

• GO­FIO DE HELECHOS. De­be ca­var­se las raí­ces de helechos –con pre­fe­ren­cia, las del lla­ma­do «dul­ce»– y se­car­las al sol. Des­pués se con­ti­núa el pro­ce­so ya nom­bra­do: tos­tar y mo­ler.

• GO­FIO DE PLÁTANOS. En la pos­gue­rra se lle­gó a se­car plátanos ver­des al sol pa­ra des­pués tos­tar­los y mo­ler­los jun­to con otros gra­nos.

• GO­FIO PA­RA NI­ÑOS. Se fa­bri­ca ac­tual­men­te y se re­co­mien­da co­men­zar a to­mar­lo des­de la edad de tres me­ses, di­sol­vién­do­lo en le­che. Uno de los que pue­de en­con­trar­se a la ven­ta es­tá ela­bo­ra­do con tri­go, ce­ba­da y arroz, con el si­guien­te análisis quí­mi­co me­dio: hu­me­dad, 9,21 por cien­to; pro­teí­nas, 12,46 por cien­to; car­bohi­dra­tos, 72,29 por cien­to; gra­sa, 1,76 por cien­to; fi­bra bru­ta: 2,34 por cien­to; ce­ni­zas, 1,94 por cien­to.

• GO­FIO DE RÉ­GI­MEN. Ela­bo­ra­do con un gra­do de tues­te ma­yor pa­ra ha­cer­lo más di­ges­ti­vo, por lo que es­tá es­pe­cial­men­te in­di­ca­do pa­ra es­tó­ma­gos de­li­ca­dos.

• GO­FIO DE CRE­CES. Cre­ces son los fru­tos del ha­ya. Con ellos, tras se­car­los al sol, se ha he­cho go­fio en La Go­me­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.