APLI­CA EL KAIZEN A TUS OB­JE­TI­VOS

Integral - - Sabiduría Personal -

Da­do que los há­bi­tos que lle­va­mos a ca­bo sin pen­sar, con el pi­lo­to au­to­má­ti­co, for­man par­te de la pro­gra­ma­ción de nues­tro sis­te­ma ner­vio­so, se­gún los ex­per­tos ne­ce­si­ta­re­mos un mí­ni­mo de 21 días con­se­cu­ti­vos pa­ra cam­biar­los por otros que nos ge­ne­ren más fe­li­ci­dad.

Pa­ra ello te pro­pon­go que adop­tes una ac­ti­tud ama­ble y amo­ro­sa con­ti­go mis­mo, re­creán­do­te en las nue­vas po­si­bi­li­da­des, pe­ro sin cul­par­te si fa­llas al prin­ci­pio. Tam­po­co Edi­son en­cen­dió la bom­bi­lla al pri­mer in­ten­to.

Una ma­ne­ra muy efec­ti­va de con­se­guir los ob­je­ti­vos que deseas es apli­car la fi­lo­so­fía del kaizen a tu vi­da dia­ria. Es­ta ex­pre­sión ja­po­ne­sa (ࢂໂ) sig­ni­fi­ca «me­jo­ra con­ti­nua» o «cam­bio pa­ra me­jor» y se apli­ca en las em­pre­sas más avan­za­das del mun­do. Un pe­que­ño pro­gre­so ca­da día lo­gra me­jo­res re­sul­ta­dos que los pla­nes ma­xi­ma­lis­tas, tam­bién a ni­vel per­so­nal.

El kaizen nos en­se­ña a avan­zar un po­co día a día, con­so­li­dan­do ca­da paso pa­ra lue­go dar el si­guien­te. Pa­ra apli­car los cam­bios que te ins­pi­re es­te li­bro, te pro­pon­go una pe­que­ña prác­ti­ca pre­li­mi­nar en tres pa­sos: 1

Em­pie­za ca­da día con gra­ti­tud. Por go­zar de otro día en tu vi­da, por tu sa­lud, por te­ner la opor­tu­ni­dad de con­ti­nuar. Pien­sa en cual­quier co­sa, aun­que sea pe­que­ña, por la que te sien­tes agra­de­ci­do. Exis­ten mu­chas per­so­nas que no son tan afor­tu­na­das co­mo tú hoy. 2

Ano­ta un pro­pó­si­to dia­rio. ¿Qué pue­des ha­cer hoy pa­ra que tu día val­ga la pe­na? Se­rá más pro­ba­ble que lo con­si­gas si lo es­cri­bes pre­via­men­te. 3

Re­ser­va 3 mi­nu­tos pa­ra ob­ser­var tu res­pi­ra­ción. Sién­ta­te en un lu­gar có­mo­do, o haz­lo de pie si lo pre­fie­res, es­ti­ra la co­lum­na y res­pi­ra. ¿Có­mo te sien­ta es­tar vi­vo hoy?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.