En­tre­vis­ta a Mas­si­mo Vac­chet­ta . . . .

«Mi sue­ño es trans­mi­tir un men­sa­je de amor a la ma­yor can­ti­dad po­si­ble de per­so­nas.»

Integral - - Sumario - POR FRAN­CESC MI­RA­LLES TRANS­CRIP­CIÓN DE ADRIA­NA HER­NÁN­DEZ PLANILLAS

Par­tien­do del te­ma de tu li­bro so­bre Nin­na, el eri­zo de 25 gra­mos, me gus­ta­ría pre­gun­tar­te si des­de pe­que­ño ya te­nías ese amor por los ani­ma­les. ¿Tu­vis­te al­gu­na mas­co­ta de pe­que­ño?

Sí. Des­de pe­que­ño siem­pre me gus­ta­ron mu­cho los ani­ma­les. De he­cho, fue gra­cias a mis abue­los, que te­nían una gran­ja don­de yo me de­di­ca­ba a per­se­guir po­lli­tos. Ahí em­pe­zó to­do y, es­pe­cial­men­te, mi in­cli­na­ción por la veterinaria y mi in­te­rés por los ani­ma­les discapacitados. En la gran­ja ha­bía un po­lli­to ra­quí­ti­co, que mis abue­los que­rían sa­cri­fi­car pa­ra evi­tar­le su­fri­mien­tos. Yo te­nía 6 o 7 años y me de­di­qué un mes a cui­dar­lo has­ta que se re­cu­pe­ró. Tam­bién por aquel en­ton­ces, da­ba de co­mer a las pa­lo­mas des­nu­tri­das que veía al sa­lir de la es­cue­la. Com­pren­dí que ali­men­tar­los era otra for­ma de afec­to ha­cia los ani­ma­les.

Pa­se­mos a la épo­ca en que es­tu­dias­te Veterinaria. An­tes de la aven­tu­ra que cuen­tas en el li­bro, eras es­pe­cia­lis­ta en ga­na­do bo­vino. ¿Qué opi­nas de la vi­da que tie­nen las va­cas, los cer­dos y las ga­lli­nas en las gran­jas? Mu­chos eco­lo­gis­tas afir­man que son es­cla­vos, que su­fren de for­ma cruel.

Efec­ti­va­men­te. Tras es­tu­diar veterinaria, en los pri­me­ros años que tra­ba­jé con va­cas te­nía un pun­to de vis­ta egoís­ta ha­cia los ani­ma­les. Me gus­ta­ban la na­tu­ra­le­za, los ani­ma­les, pe­ro no me da­ba cuen­ta del su­fri­mien­to que ha­bía de­trás. Es­ta­ba acos­tum­bra­do a ver a mi abue­lo ma­tar a los ani­ma­les y aque­llo no me des­per­ta­ba nin­gún sen­ti­mien­to. Su­pon­go que me ha­bía crea­do una es­pe­cie de co­ra­za que me pro­te­gía de ese do­lor y me im­pe­día sen­tir em­pa­tía o com­pa­sión por ellos. Sin em­bar­go, a raíz de mi di­vor­cio, que coin­ci­dió con la lle­ga­da de Nin­na, el eri­zo, mi vi­da y mi for­ma de pen­sar cam­bia­ron ra­di­cal­men­te. Per­ci­bí que mis sen­ti­mien­tos emer­gían. Ade­más, du­ran­te un tiem­po tra­ba­jé en el ma­ta­de­ro y fue una ex­pe­rien­cia te­rri­ble. En­ton­ces en­ten­dí có­mo vi­vían y có­mo eran sa­cri­fi­ca­dos de una for­ma muy cruel: re­ci­bían des­car­gas eléc­tri­cas en un re­ci­pien­te.

¿Fue en ese mo­men­to cuan­do de­jas­te de co­mer car­ne?

Sí. Inevi­ta­ble­men­te, lle­gó un mo­men­to en que no pu­de so­por­tar­lo más. Asu­mí que to­dos los ani­ma­les son se­res con sen­ti­mien­tos, ne­ce­si­da­des y mie­dos, igual que los hu­ma­nos. Me hi­ce ve­gano y no so­lo por te­mas de sa­lud. No co­mer car­ne me hi­zo sen­tir­me me­jor. Ade­más, el ex­ce­so de pro­teí­na ani­mal tam­po­co es sa­lu­da­ble pa­ra los se­res hu­ma­nos, por mu­cho que se ha­ble tan­to de la crian­za eco­ló­gi­ca. In­clu­so ese ca­so, los pien­sos pa­ra ali­men­tar a esos ani­ma­les tam­po­co son sa­nos al 100%. Por en­ci­ma de to­do, creo que de­be­ría­mos sen­tir com­pa­sión y aho­rrar to­do el do­lor po­si­ble a los ani­ma­les, por­que es­tá en nues­tra mano ha­cer­lo. Eco­ló­gi­co o no, los ma­ta­mos fría­men­te pa­ra nues­tro con­su­mo y de­be­ría­mos to­mar cons­cien­cia de es­ta reali­dad.

¿Qué cam­bios fí­si­cos, psi­co­ló­gi­cos y vi­ta­les has no­ta­do des­de que eres ve­ge­ta­riano?

Ha­bi­tual­men­te, creo que la gen­te que co­me car­ne se sien­te su­pe­rior a la gen­te que es ve­ge­ta­ria­na o ve­ga­na. Y no tie­ne nin­gún fun­da­men­to. Fí­si­ca­men­te me sien­to mu­cho me­jor des­de que de­jé la car­ne, ade­más res­pe­tar mu­cho más a los ani­ma­les. De al­gún mo­do, com­pren­dí que la car­ne ali­men­ta­ba la vio­len­cia que ha­bía den­tro de mí. Por eso, des­de que no la co­mo, sien­to que mi agre­si­vi­dad ha dis­mi­nui­do. Ade­más, me he sa­ca­do de en­ci­ma la res­pon­sa­bi­li­dad por la muer­te de otros ani­ma­les so­lo pa­ra ali­men­tar­me de ellos.

Su­pon­go que a eso se su­ma tu ac­tual la­bor con ellos, es­pe­cial­men­te en tu cen­tro.

Sí. Aho­ra me de­di­co a la que es mi mi­sión: cui­dar y sal­var ani­ma­les he­ri­dos, al­go que me da mu­cha fuer­za y la vo­lun­tad de con­ven­cer a más gen­te pa­ra que op­ten por re­du­cir en la me­di­da de lo po­si­ble el con­su­mo de car­ne, o in­clu­so al 100%. Aun­que es una im­pre­sión mía, aún no hay una de­mos­tra­ción cien­tí­fi­ca que lo res­pal­de, pien­so que cuan­do un ani­mal mue­re de for-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.