Ha­bla­mos con uno de los crea­do­res del mo­men­to: Se­bas­tian Herk­ner

HA­CE YA AÑOS QUE EL JO­VEN DI­SE­ÑA­DOR ALE­MÁN DE­JÓ DE SER UNA PRO­ME­SA PA­RA, CONJUGANDO VI­SIÓN Y HON­RA­DEZ, VA­LEN­TÍA Y EM­PU­JE, CON­VER­TIR­SE EN REALI­DAD. HA­BLA­MOS CON UNO DE LOS CREA­DO­RES DEL MO­MEN­TO, AL QUE LAS GRAN­DES MAR­CAS SE RIFAN

Interiores Ideas y Tendencias - - SUMARIO - Rea­li­za­ción An­drés Rubín de Ce­lis

Na­ció a ori­llas del río Tau­ber, en Bad Mer­gent­heim, al sur de Ale­ma­nia, y es­tu­dió Di­se­ño de pro­duc­to en la ve­ci­na Uni­ver­si­dad de Ar­te y Di­se­ño de Of­fen­bach del Meno, don­de ya an­tes de li­cen­ciar­se des­ta­có por su preo­cu­pa­ción por com­pa­ti­bi­li­zar las nue­vas tec­no­lo­gías con la tra­di­ción ar­te­sa­nal y pro­fun­di­zar en los con­tex­tos que ro­dean a to­do pro­duc­to. Des­de que fun­da­ra (en 2006) su es­tu­dio, ha desa­rro­lla­do de­ce­nas de pro­yec­tos de la mano de Clas­siCon, Dedon, Fon­ta­naAr­te, Ro­sent­hal o Very Wood, y las fe­rias de Co­lo­nia y Mi­lán le han con­ver­ti­do, en una dé­ca­da, en uno de los di­se­ña­do­res del mo­men­to. Si tu­vie­ras que de­fi­nir­te, tan­to per­so­nal co­mo pro­fe­sio­nal­men­te, con po­cos ad­je­ti­vos, ¿cuá­les ele­gi­rías? En reali­dad, en mi ca­so no sé si hay di­fe­ren­cia en­tre esos dos ám­bi­tos: el di­se­ño es mi vi­da, a lo que de­di­co la ma­yor par­te de mi tiem­po con pa­sión, cu­rio­si­dad, la men­te va­cía de pre­jui­cios, ho­nes­ti­dad y res­pon­sa­bi­li­dad. ¿Qué te mue­ve al di­se­ñar? Bus­co crear pro­duc­tos que no tie­nen que ver con ten­den­cias pa­sa­je­ras ni es­tra­te­gias de mar­ke­ting, mue­bles y ob­je­tos que obe­de­cen a ver­da­de­ras ne­ce­si­da­des y que la gente que­rrá con­ser­var du­ran­te to­da su vi­da. Pa­ra mí, es un gran ho­nor en­con­trar di­se­ños míos en ca­sas de lo que de­no­mi­na­mos gente co­rrien­te, que los ha es­co­gi­do si­guien­do su pro­pio gus­to y tu­vo que aho­rrar pa­ra po­der com­prar­los. De ahí mi ob­se­sión con que en­ve­jez­can bien, con una be­lla pá­ti­na; y por eso eli­jo ma­te­ria­les de la ma­yor ca­li­dad y téc­ni­cas ar­te­sa­na­les pa­ra rea­li­zar­los ¿Qué de­fi­ne tu tra­ba­jo, ya se tra­te de una butaca, una lám­pa­ra, un jue­go de té, una es­tu­fa o una tien­da? ¿Qué tie­nen to­dos en co­mún? Los tra­ba­jos fir­ma­dos por mi es­tu­dio si­guen cier­to ins­tin­to y una fi­lo­so­fía crea­ti­va co­mu­nes, que apues­tan por ju­gar con ma­te­ria­les, téc­ni­cas y co­lo­res de for­ma tan cons­cien­te co­mo atrac­ti­va. Ade­más, nos gus­ta tra­ba­jar muy de cer­ca con los pro­fe­sio­na­les que ma­te­ria­li­zan las pie­zas úni­cas que dan for­ma al ADN de la com­pa­ñía y ex­pre­san nues­tra pers­pec­ti­va del di­se­ño. Efec­ti­va­men­te, to­dos tus pro­yec­tos, tan­to los pro­duc­tos co­mo los in­te­rio­res, en­fren­tan in­dus­tria y ar­te­sa­nía no de una for­ma vio­len­ta, con­flic­ti­va, sino plan­tean­do un diá­lo­go en­tre am­bas… Me gus­ta es­ta for­ma de tra­ba­jar, sí. Nues­tro ob­je­ti­vo es de­can­tar­nos siem­pre por la me­jor fór­mu­la de pro­duc­ción pa­ra ca­da es­pa­cio u ob­je­to, y has­ta pa­ra ca­da com­po­nen­te de ellos. Pue­de ser ma­de­ra cur­va­da al va­por o me­tal fre­sa­do, por ejem­plo, y ca­da ma­te­rial y aca­ba­do exi­ge una for­ma dis­tin­ta. A ve­ces el aca­ba­do ma­nual es esen­cial, y en otras oca­sio­nes uno bus­ca la per­fec­ción de las má­qui­nas. No­so­tros so­mos siem­pre ho­nes­tos. Tam­bién con los ma­te­ria­les e in­clu­so los co­lo­res: si tra­ba­ja­mos con la­tón, es el me­jor la­tón que en­con­tra­mos y no cual­quier alea­ción me­tá­li­ca pin­ta­da de do­ra­do.

“ES UN GRAN HO­NOR EN­CON­TRAR DI­SE­ÑOS MÍOS EN CA­SAS DE GENTE CO­RRIEN­TE, QUE LOS ESCOGIÓ POR GUS­TO Y TU­VO QUE AHO­RRAR”

A pe­sar de tu ju­ven­tud eres ya muy pro­lí­fi­co, y man­tie­nes que “el va­lor aña­di­do de to­do di­se­ña­dor des­can­sa en su ori­gi­na­li­dad y su de­ter­mi­na­ción en do­tar a sus pro­duc­tos de sig­ni­fi­ca­do”, ¿có­mo se con­si­gue equi­li­brar am­bas co­sas? Des­de mi pun­to de vis­ta, y de par­ti­da, es im­pres­cin­di­ble ser au­tén­ti­co y ho­nes­to. Yo so­lo co­la­bo­ro con per­so­nas –y com­pa­ñías– que me gus­tan real­men­te, ya que a la ho­ra de lan­zar un nue­vo pro­yec­to uno ne­ce­si­ta so­cios que com­par­tan su vi­sión y per­si­gan sus mis­mos ob­je­ti­vos. ¿Cuá­les? Pre­fe­rir siem­pre ir con­tra­co­rrien­te, y no nadar con las ten­den­cias a fa­vor; asu­mir ries­gos, co­mo el de crear co­sas que pue­dan irri­tar a cier­tas per­so­nas. Mis prin­ci­pa­les he­rra­mien­tas crea­ti­vas son es­ta actitud y mi ins­tin­to, que nu­ca desoi­go. Mo­ro­so, Tho­net, Ca­pe­lli­ni, The Rug Com­pany, Pul­po, &Tra­di­tion, etc., ¿cuál es el se­cre­to pa­ra, tra­ba­jan­do pa­ra mar­cas con per­so­na­li­da­des tan re­co­no­ci­bles, de­jar siem­pre tu se­llo per­so­nal? Co­la­bo­res con quien co­la­bo­res, el co­mien­zo es idén­ti­co: el fo­lio en blan­co. An­tes de na­da, uno tie­ne que ha­cer el es­fuer­zo de en­ten­der pro­fun­da­men­te el ca­rác­ter de la com­pa­ñía pa­ra la que tra­ba­ja. No ha­ce fal­ta ser di­rec­tor crea­ti­vo pa­ra ello; in­clu­so pa­ra una co­la­bo­ra­ción pun­tual es ne­ce­sa­rio lle­gar al es­pí­ri­tu. Di­se­ñar pa­ra Mo­ro­so no tie­ne na­da que ver con ha­cer­lo pa­ra &Tra­di­tion, por ejem­plo. Y, en mi opi­nión, el éxi­to de mis pro­duc­tos tie­ne que ver con es­ta for­ma de en­fo­car el asun­to: yo siem­pre tra­to de con­se­guir el me­jor re­sul­ta­do pa­ra mi clien­te, y no re­for­zar mi ego. Y, en el ca­so de Dedon, ¿qué te une a la mar­ca pa­ra ha­ber desa­rro­lla­do tan prós­pe­ra re­la­ción? Lle­va­mos tra­ba­jan­do jun­tos ya más de tres años en una co­la­bo­ra­ción muy in­ten­sa. Una co­la­bo­ra­ción bi­cé­fa­la: por un la­do, he­mos desa­rro­lla­do una co­lec­ción to­tal­men­te in­dus­tria­li­za­da y, por otro, una muy ar­te­sa­nal. Dos re­tos bien dis­tin­tos, que se com­ple­men­tan. Eso, y la li­ber­tad pa­ra ima­gi­nar es­ce­na­rios que lle­van el mue­ble de ex­te­rior fue­ra de sus fron­te­ras ha­bi­tua­les son las prin­ci­pa­les ra­zo­nes. La úl­ti­ma de las dos es la co­lec­ción de lám­pa­ras Loon, que aca­ba de lan­zar­se. ¿En qué con­sis­te? Loon es una ga­ma de lu­ces de ex­te­rior que com­bi­na con to­das las co­lec­cio­nes de Dedon. Con ella he­mos tra­ta­do, en pri­mer lu­gar, de crear la sen­sa­ción de vo­lu­men me­dian­te la luz. Y, gra­cias a la tec­no­lo­gía led de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción, tam­bién he­mos lo­gra­do ha­cer­la re­gu­la­ble pa­ra po­der crear di­fe­ren­tes am­bien­tes lu­mí­ni­cos y li­be­rar­la de los ca­bles. Re­tos, siem­pre re­tos.

“PRE­FIE­RO SIEM­PRE IR CON­TRA­CO­RRIEN­TE, Y NO NADAR CON LAS TEN­DEN­CIAS A FA­VOR; ASU­MIR RIES­GOS”

CHI­CO DE ORO Pe­se a su ju­ven­tud, Herk­ner (Bad Mer­gent­heim, 1981) es uno de los ma­yo­res ta­len­tos del di­se­ño ac­tual.

Gran fa­mi­lia Mbra­ce, su pri­me­ra co­lec­ción de mue­bles de ex­te­rior pa­ra Dedon, cre­ce con nue­vas pie­zas.

Ilu­sión óp­ti­ca Loon bus­ca crear la sen­sa­ción de vo­lu­men ju­gan­do con la luz. De Dedon.

Que­dar­se col­ga­do Por sus lám­pa­ras de te­cho Co­llar (Gu­bi), en cris­tal so­pla­do y alu­mi­nio: amor a pri­me­ra vis­ta.

Bue­na pa­re­ja La for­ma­da por la si­lla Merwyn, edi­ta­da por Witt­mann, y la se­rie de me­sas au­xi­lia­res Sa­lu­te (La Chance).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.