En­can­to re­cu­pe­ra­do gra­cias al ta­len­to de Aias­tu­dio Ar­qui­tec­tos

La ca­sa bar­ce­lo­ne­sa de un co­no­ci­do eba­nis­ta ve reha­bi­li­ta­dos sus es­pa­cios de la mano de Alle­san­dro San­nino y An­na Mez­qui­ta, de Aias­tu­dio Ar­qui­tec­tos, que los re­cu­pe­ra­ron y les die­ron una nue­va for­ma de vi­da

Interiores Ideas y Tendencias - - SUMARIO - Fo­tos Ma­no­lo Ylle­ra Es­ti­lis­mo Pa­tri­cia Ke­tel­sen Tex­to Ele­na da Cos­ta

Alos pro­pie­ta­rios de es­ta vi­vien­da en el Ei­xam­ple bar­ce­lo­nés les enamo­ró la am­pli­tud de los es­pa­cios, la al­tu­ra de los te­chos y las po­si­bi­li­da­des que te­nía gra­cias a su es­truc­tu­ra y bue­na ex­po­si­ción. No les im­por­tó la idea de re­for­mar­la por com­ple­to, ya que ellos, Alle­san­dro San­nino y An­na Mez­qui­ta, son ar­qui­tec­tos –y pro­pie­ta­rios de Aias­tu­dio Ar­qui­tec­tos–. Así que no lo du­da­ron: la com­pra­ron y la so­me­tie­ron a una reha­bi­li­ta­ción que du­ró seis me­ses y con la que ga­na­ron luz y ven­ti­la­ción. Eli­mi­na­ron las lo­se­tas vi­ní­li­cas del sue­lo, que cu­brían un be­llo pa­vi­men­to hi­dráu­li­co mo­der­nis­ta, y re­cu­pe­ra­ron ele­men­tos de­co­ra­ti­vos de ma­de­ra. “Sin du­da, es uno de nues­tros tra­ba­jos más que­ri­dos, pues­to que las con­di­cio­nes ini­cia­les en las que en­con­tra­mos el in­mue­ble fue­ron bas­tan­te pre­ca­rias y el re­sul­ta­do fi­nal fue muy sa­tis­fac­to­rio y con un pre­su­pues­to ajus­ta­do”, co­men­tan los pro­pie­ta­rios y ar­qui­tec­tos.

Con la re­for­ma, bus­ca­ron con­ser­var el es­pí­ri­tu mo­der­nis­ta con el que fue con­ce­bi­da ori­gi­nal­men­te, res­pe­tan­do y va­lo­ran­do la la­bor de ar­te­sa­nos que par­ti­ci­pa­ron en su edi­fi­ca­ción. “Tam­bién, co­mo en to­dos nues­tros tra­ba­jos, la con­si­de­ra­mos co­mo nues­tra es­fe­ra ín­ti­ma, de ahí que

va­lo­res co­mo in­ti­mi­dad, pri­va­ci­dad o con­for­ta­bi­li­dad en­cuen­tran en el di­se­ño de los am­bien­tes pri­va­dos y el uso del mo­bi­lia­rio do­més­ti­co un ejem­plo de nues­tra for­ma de en­ten­der el há­bi­tat”, ase­gu­ran Ales­san­dro y An­na. La es­truc­tu­ra ori­gi­nal de la ca­sa se man­tu­vo ca­si ín­te­gra­men­te, so­lo se sol­ven­ta­ron al­gu­nas pro­ble­má­ti­cas co­mo la fal­ta de luz y ven­ti­la­ción de las es­tan­cias cen­tra­les. En es­te sen­ti­do se rea­li­za­ron aber­tu­ras muy aco­ta­das en al­gu­nas pa­re­des de la sa­la. Otro me­ca­nis­mo pa­ra me­jo­rar la lu­mi­no­si­dad fue el uso sis­te­má­ti­co del co­lor blan­co en to­na­li­da­des dis­tin­tas en te­chos pa­re­des y en ele­men­tos de ma­de­ra. “Uno de los pun­tos de in­ter­ven­ción más com­ple­jos fue la in­te­gra­ción de los ele­men­tos nue­vos y mo­der­nos en al­gu­nas de las es­tan­cias que no se pu­die­ron re­cu­pe­rar por su pre­ca­rio es­ta­do. Pa­ra ello se uti­li­za­ron ma­te­ria­les y ele­men­tos atem­po­ra­les”, ase­gu­ran los ar­qui­tec­tos.

Ac­tual­men­te, Ales­san­dro y An­na vi­ven aquí con sus hi­jos; en un ho­gar con vis­tas y be­llos es­pa­cios ex­te­rio­res don­de ni­ños y ma­yo­res dis­fru­tan de la

fa­mi­lia.• vi­da y los mo­men­tos en

“Con­si­de­ra­mos la ca­sa co­mo una es­fe­ra ín­ti­ma. Va­lo­res co­mo pri­va­ci­dad o con­for­ta­bi­li­dad en­cuen­tran en el di­se­ño de los es­pa­cios un ejem­plo de nues­tra for­ma

de en­ten­der el há­bi­tat”

Alle­san­dro San­nino y An­na Mez­qui­ta,

de Aias­tu­dio Ar­qui­tec­tos

Co­ci­na. Mue­bles de Noi­te Kü­chen. Gre­si­te de la pa­red de Du­ne. Gri­fo Batlo, de Gri­fe­rías Ga­lin­do.

Plan­ta de la vi­vien­da. La ca­sa se or­ga­ni­za en

torno a la luz na­tu­ral pro­ce­den­te del ex­te­rior,

de­jan­do la zo­na de día jun­to a la te­rra­za y la de no­che en el otro ex­tre­mo con gran­des puer­tas de

ac­ce­so al bal­cón.

Ba­ño in­fan­til Bal­do­sas de Fa­bre­sa. Es­pe­jo Hylk­je, de Ikea. La­va­ma­nos de Ga­las­sia. Gri­fe­ría Batlo de Gri­fe­rías Ga­lin­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.