An­tes y des­pués de un ba­ño que ha re­cu­pe­ra­do la luz tras el tra­ba­jo de Iker Ló­pez Con­sue­gra

UN BA­ñO DI­Ná­MI­CO Y FLE­XI­BLE PA­RA UN RE­NO­VA­DO DOR­MI­TO­RIO DIS­TRI­BUI­DO A MO­DO DE SUI­TE. EL SUE­ñO DE UNA PA­RE­JA QUE DESEA­BA UN ES­PA­CIO DE RELAX DE USO PRO­PIO. ES­TE ES UN TRA­BA­JO DEL AR­QUI­TEC­TO IKER Ló­PEZ CON­SUE­GRA

Interiores Ideas y Tendencias - - SUMARIO - Rea­li­za­ción y fo­tos Iker Ló­pez Con­sue­gra

Reha­bi­li­tar un edi­fi­cio de los años se­sen­ta su­po­ne eli­mi­nar pa­si­llos, es­pa­cios com­par­ti­men­ta­dos y te­ner que re­for­zar al­gu­nos ele­men­tos es­truc­tu­ra­les. To­do ello, co­mo en el ca­so de es­ta vi­vien­da, pa­ra lo­grar am­pliar la luz na­tu­ral y di­se­ñar un re­co­rri­do que la ha­ga más ví­vi­da y con­for­ta­ble. Si ade­más uno quie­re apor­tar­le sin­gu­la­ri­dad y una nue­va dis­tri­bu­ción, el tra­ba­jo se ha­ce más la­bo­rio­so. Sin em­bar­go, cuan­do el ar­qui­tec­to Iker Ló­pez Con­sue­gra (con la ayu­da de la cons­truc­to­ra Di­proin) en­fren­tó es­te pro­yec­to, vio cla­ra cuál se­ría la vía a se­guir. Or­ga­ni­zan­do la co­ci­na en un es­pa­cio cen­tral de la vi­vien­da, con­se­gui­ría que la zo­na de no­che que­da­ra agru­pa­da (a ex­cep­ción de un dor­mi­to­rio jun­to al sa­lón, al que ha do­ta­do de un am­plio ar­ma­rio) y la de día en el co­ra­zón de la ca­sa. Es­te mo­vi­mien­to per­mi­tió am­pliar el ba­ño del dor­mi­to­rio en sui­te y di­se­ñar uno nue­vo de cortesía pa­ra los in­vi­ta­dos y el res­to de ha­bi­ta­cio­nes.

El ba­ño que aquí nos ocu­pa es el del dor­mi­to­rio. Pa­ra dar­le una nue­va for­ma, se eli­mi­nó el ar­ma­rio del dor­mi­to­rio y se cam­bió su ac­ce­so. Pa­ra ello, se ins­ta­ló una puer­ta co­rre­de­ra en la co­ci­na, que la se­pa­ra a an­to­jo de dos dor­mi­to­rios, ca­da uno con su puer­ta de en­tra­da. En el ba­ño, se op­tó por una puer­ta co­rre­de­ra, de for­ma que se ga­na­ra su­per­fi­cie pa­ra ins­ta­lar un la­va­ma­nos de dos se­nos y el inodoro. Pa­ra com­ple­tar el es­pa­cio, el ar­qui­tec­to pro­pu­so una có­mo­da du­cha con dos ro­cia­do­res (uno en ca­da ex­tre­mo) y una mam­pa­ra de cris­tal, que per­mi­tie­ra su cie­rre y sin a pe­nas per­fi­le­ría. Por lo que afec­ta a los ma­te­ria­les, Iker Ló­pez eli­gió sue­los hi­dráu­li­cos, vi­drio y azu­le­jos blan­cos. Así, la luz flu­ye en ca­da rin­cón, am­plian­do

es­pa­cio.• vi­sual­men­te el

UN BA­ñO PA­RA DOS, EN SUI­TE Y DE USO DIA­RIO. UN SUE­ñO HE­CHO REALI­DAD QUE SE CON­SI­GUE TRAS

UNA COM­PLE­TA RE­FOR­MA EN LA QUE PRI­MA LA BúS­QUE­DA DE LA PRI­VA­CI­DAD Y UNA CONS­TAN­TE: LAS GA­NAS DE LUZ PA­RA LO­GRAR UN RELAX COM­PLE­TO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.