Mi pa­tio an­da­luz

Un an­ti­guo pa­la­ce­te –re­si­den­cia del poe­ta Ju­lio Au­men­te– se ha trans­for­ma­do gra­cias a la res­tau­ra­ción de Ra­fael de la Hoz Ar­de­rius, pe­ro so­bre to­do, gra­cias al tra­ba­jo lle­va­do a ca­bo por la di­se­ña­do­ra de in­te­rio­res Adriana Ni­co­lau. Un pro­yec­to es­pec­ta­cu­la

Interiores Ideas y Tendencias - - SUMARIO - Fotos y Estilismo Fhe.es Tex­to Lau­ra Fort

La di­se­ña­do­ra de in­te­rio­res Adriana Ni­co­lau po­nen to­do su ta­len­to en un an­ti­guo pa­la­ce­te

Alos pro­pie­ta­rios de es­ta vi­vien­da les enamo­ró su dis­tri­bu­ción, con las ha­bi­ta­cio­nes abo­ca­das al pa­tio cen­tral, y di­vi­di­da en dos plan­tas más una azotea. Les gus­tó su luz, los bal­co­nes y la paz que ema­na­ba. Y no nos ex­tra­ña, es­ta ca­sa es un an­ti­guo pa­la­ce­te ubi­ca­do en el centro his­tó­ri­co de Cór­do­ba. De la se­gre­ga­ción de los enor­mes pa­la­ce­tes, na­ce la ac­tual vi­vien­da, gra­cias a una fan­tás­ti­ca reha­bi­li­ta­ción rea­li­za­da por Ra­fael de la Hoz Ar­de­rius en los años cin­cuen­ta. Aquí vi­vió el poe­ta Ju­lio Au­men­te has­ta su muer­te; de he­cho, aún se con­ser­van la co­ci­na de la épo­ca y al­gu­nos de sus ver­sos en­mar­ca­dos. Se res­tau­ró con mi­mo, apa­re­cien­do an­ti­guos te­chos de 1600 que se con­ser­van en la es­ca­le­ra de ac­ce­so a la pri­me­ra plan­ta, la­dri­llo, vasijas, co­lum­nas de ma­de­ra, etc., y se fue­ron in­cor­po­ran­do ele­men­tos ar­qui­tec­tó­ni­cos que mar­ca­ban con­tras­tes.

La vi­vien­da pa­só por va­rias ma­nos has­ta lle­gar a sus ac­tua­les pro­pie­ta-

“A es­te be­llo pa­la­ce­te hu­bo que dar­le un estilo ac­tual y ecléc­ti­co, en al­gu­nos ca­sos con pie­zas de ar­te trans­gre­so­ras, o in­clu­so imá­ge­nes de san­tos o ta­pi­ces”

Adriana Ni­co­lau,

di­se­ña­do­ra de in­te­rio­res

rios y al pos­te­rior y es­pec­ta­cu­lar tra­ba­jo de in­terio­ris­mo de Adriana Ni­co­lau, res­pon­sa­ble del pro­yec­to. “Cuan­do lle­gué a ella, la dis­tri­bu­ción y la reha­bi­li­ta­ción es­ta­ban ya en mar­cha. Tu­ve que adap­tar­me a unos es­ti­los ar­qui­tec­tó­ni­cos exis­ten­tes, ade­más de ha­cer con­fluir pie­zas que los pro­pie­ta­rios ya ha­bían ad­qui­ri­do pa­ra in­cor­po­rar a su ca­sa”, co­men­ta la in­terio­ris­ta. Se re­or­ga­ni­za­ron es­pa­cios, co­mo la ha­bi­ta­ción con ves­ti­dor y ba­ño abier­to y el sa­lón con tres áreas de­fi­ni­das, en­tre otros. Al tra­tar­se de una re­si­den­cia de pri­mer uso, te­nía que ser có­mo­da y fun­cio­nal, a la par que per­mi­tie­ra al­ber­gar mucha vi­da so­cial pa­ra re­ci­bir a los ami­gos, ha­cer fies­tas o ca­tas de vino. Y es­ta vi­vien­da les dio to­das las opor­tu­ni­da­des pa­ra con­se­guir­lo al ser cir­cu­lar, con pa­tios, azotea… Al mis­mo tiem­po, se han con­se­gui­do es­pa­cios diáfanos sin per­der su in­ti­mi­dad.

“Me en­can­ta el pa­tio con su no­ve­do­sa iluminación, su pie­dra ca­li­za tra­ba­ja­da ar­te­sa­nal­men­te por Es­pa­cios Na­za­ríes, los baños que con­tras­tan con el res­to de la ca­sa, y, en ge­ne­ral, la co­mo­di­dad que des­pier­ta tan­to por su de­co­ra­ción co­mo por el for­ma­to de la vi­vien­da, tí­pi­ca cor­do­be­sa que vive al­re­de­dor de un pa­tio cen­tral”,

Ni­co­lau.• aña­de Adriana

Co­ci­na di­se­ño del Es­tu­dio Adriana Ni­co­lau. Sue­lo de Fran­cis­co Se­ga­rra pa­ra Pe­ron­da. Piña de Co­lin­dan­te.

Ba­ño di­se­ño del Es­tu­dio Adriana Ni­co­lau, con por­ce­la­na sa­ni­ta­ria blan­ca (la­va­ma­nos so­bre­en­ci­me­ra) y gri­fe­rías en co­bre, de MR.

Plan­ta de la vi­vien­da. Es­te an­ti­guo pa­la­ce­te ha vi­vi­do mu­chos cam­bios, pe­ro sin du­da, el más es­pec­ta­cu­lar es el que ha con­se­gui­do re­cu­pe­rar y di­se­ñar es­pa­cios al­re­de­dor del pa­tio cen­tral o con vis­tas al se­cun­da­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.