PA­SEAR EN­TRE PAL­ME­RAS

Es­ta es la ca­sa ta­rra­co­nen­se del fo­tó­gra­do de mo­da Juan Manuel Fe­rra­ter, un pro­yec­to de su her­mano, el ar­qui­tec­to Car­les Fe­rra­ter: tres cons­truc­cio­nes vo­lu­mé­tri­cas ins­pi­ra­das en ‘La fá­bri­ca d’Hor­ta’, que Pi­cas­so pin­tó en 1909

Interiores Ideas y Tendencias - - SUMARIO - Fo­tos Pe­re Pe­ris Tex­to Vic­to­ria Aro­ca

Vi­si­ta­mos la ca­sa del fo­tó­gra­fo Juan Manuel Fe­rra­ter, un pro­yec­to de su her­mano, Car­les Fe­rra­ter

Di­se­ña­da por su her­mano, el ar­qui­tec­to Carlos Fe­rra­ter, la ca­sa se fue con­fi­gu­ran­do len­ta­men­te se­gún un pro­gra­ma bá­si­co: “Le co­men­té a Carlos que que­ría un si­tio pa­ra pin­tar, otro pa­ra dor­mir y otro pa­ra es­tar; y le es­pe­ci­fi­qué la luz que ne­ce­si­ta­ba pa­ra pin­tar”, ex­pli­ca Juan Manuel. Ori­gi­na­ria­men­te, en el te­rreno ha­bía una ba­rra­ca y un pozo, y aun­que era ur­ba­ni­za­ble ha­bía di­fi­cul­ta­des pa­ra con­se­guir la li­cen­cia de obras: “Carlos de­ci­dió di­se­ñar un pro­yec­to con unos pa­la­fi­tos de ma­de­ra, así que via­jé a Bor­neo, vi ma­de­re­ras y me di cuen­ta de que lo que se es­ta­ba ha­cien­do allí era una de­fo­res­ta­ción sal­va­je. Si­mul­tá­nea­men­te, lle­gó la li­cen­cia de obras, pe­ro Carlos no cam­bió el pro­yec­to, sim­ple­men­te lo pa­só a hor­mi­gón”.

Lo pri­me­ro que se hi­zo fue plan­tar las pal­me­ras wa­shing­to­nias y “el te­rreno cam­bió por com­ple­to”, re­cuer­da. Des­pués, se cons­tru­yó una

pla­ta­for­ma de 50 cm de ele­va­ción res­pec­to al te­rreno pan­ta­no­so y, por úl­ti­mo, se dis­pu­sie­ron las tres ca­se­tas crean­do una pla­za con un dis­cur­so in­tere­san­te en­tre vo­lú­me­nes, re­fle­jos de cris­ta­les, di­men­sio­nes, au­sen­cia de án­gu­los rec­tos y dis­tin­tas al­tu­ras de los te­chos. “Mi her­mano, que co­la­bo­ró con Carlos Es­cu­ra, me ha­cía ve­nir a ca­da vi­si­ta de obra; se­ma­na a se­ma­na des­cu­bría có­mo cam­bia­ba la ca­sa en pe­que­ños de­ta­lles. Fue ge­nial ver­la cre­cer sin nin­gu­na pri­sa”, re­me­mo­ra. En el in­te­rior se re­fle­jan los mu­chos via­jes y pa­sio­nes de los pro­pie­ta­rios: “Soy co­lec­cio­nis­ta de ar­te pri­mi­ti­vo, so­bre to­do de Áfri­ca, In­do­ne­sia y Ocea­nía. No con­ci­bo el mue­ble nue­vo, ex­cep­to al­gu­nas pie­zas pun­tua­les de di­se­ño in­dis­cu­ti­ble”. To­do ha si­do se­lec­cio­na­do y com­pra­do pa­ra es­ta ca­sa. “Con­for­me traía­mos co­sas, Carlos les bus­ca­ba la ubi­ca­ción per­fec­ta: los men­hi­res de la Is­la de Flores, los ban­cos, las puer­tas que ac­túan co­mo me­sas, o las dos fi­gu­ras ani­mis­tas re­li­gio­sas, guar­dia­nes de la er­mi­ta del po­bla­do que, en con­tra de lo que se cree, son fi­gu­ras pro­tec­to­ras. A tra­vés de ellas, la gen­te se co­mu­ni­ca con sus an­ces­tros”, nos di­ce. Tras una ca­rre­ra ple­na y cum­plir 50 años en el mun­do de la fo­to­gra­fía de mo­da: “Es un buen mo­men­to pa­ra de­jar la fo­to­gra­fía co­mo ofi­cio y de­di­car­me úni­ca­men­te a pro­yec­tos per­so­na­les”, con­fie­sa. “Tam­bién de­ja­ré de ha­cer gran­des via­jes y, de mo­men­to, me ins­ta­la­ré en es­ta ca­sa. Barcelona, en es­te mo­men­to, no me

con­clu­ye.• se­du­ce”,

la ElE­va­da vo­lu­mE­tría dEl Es­pa­cio pEr­mi­tE quE En El dor­mi­to­rio Es­té tam­bién la bi­blio­tE­ca, quE rE­co­rrE la par­tE al­ta dE la pa­rEd. Juan manuEl Es un lEc­tor vo­raz: “dE los li­bros Es dE don­dE más hE aprEn­di­do”, con­fiE­sa

A un la­do de la sa­la se si­túa la co­ci­na con una gran is­la cen­tral. Di­se­ña­da a me­di­da en ace­ro inoxi­da­ble,la is­la dis­po­ne de to­do lo ne­ce­sa­rio.

FO­TO PA­BLO ROTHS­CHILD

Jun­to al ves­ti­dor, si­tua­do en un rincón del am­plio dor­mi­to­rio, una si­lla y un perchero de pie vin­ta­ge.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.