EDAD DO­RA­DA

La unión hace la fuer­za, y Blan­ca Fa­bré y Ale­jan­dro Fau­quié lo sa­ben. Por eso au­na­ron cri­te­rios pa­ra con­ver­tir el antiguo ‘show­room’ ma­dri­le­ño de un ‘coutu­rier’ en una ca­sa que nos trans­por­ta al Holly­wood más gla­mu­ro­so

Interiores Ideas y Tendencias - - EN MI OPINIÓN - Fotos Sil­vio Po­sa­das Es­ti­lis­mo Eva Bae­na Tex­to An­drés Ru­bín de Ce­lis

Lo que en su día fue­se el show­room de un co­no­ci­do di­se­ña­dor de moda –muy com­par­ti­men­ta­do en dis­tin­tos am­bien­tes pa­ra di­ver­sos usos: zo­na de des­fi­le, ves­ti­do­res, ta­ller, etc.–, en pleno cen­tro de Ma­drid, de­bía con­ver­tir­se en una vi­vien­da tan es­pec­ta­cu­lar co­mo aco­ge­do­ra y funcional. Pa­ra ello, los in­te­rio­ris­tas Blan­ca Fa­bré y Ale­jan­dro Fau­quié, ami­gos de los due­ños, plan­tea­ron, au­nan­do es­fuer­zos –y crean­do, de he­cho, un es­tu­dio con­jun­to: Fa­bré Fau­quié Stu­dio–, una re­for­ma to­tal guia­da por la re­fe­ren­cia de los años do­ra­dos del Holly­wood Re­gency. Su com­par­ti­da con­cep­ción del lu­jo cris­ta­li­zó en el con­cep­to y la eje­cu­ción de ca­da de­ta­lle ar­qui­tec­tó­ni­co y de­co­ra­ti­vo de la mis­ma: ele­gan­tes mol­du­ras en las pa­re­des, gran­des ro­da­piés, es­pec­ta­cu­la­res puer­tas y cris­ta­le­ras –al­gu­na de ellas pa­re­ce sa­ca­da de una película de los años cua­ren­ta–, ex­qui­si­ta ilu­mi­na­ción… Pa­ra ter­mi­nar de con­se­guir el efecto de la ri­que­za ba­rro­ca de la edad de oro de los Do­rothy Dra­per o Billy Hai­nes, pu­sie­ron en es­ce­na muebles de gran­des nom­bres del mid­cen­tury

Co­me­dor. Me­sa y si­llas en la­ca ne­gra ins­pi­ra­das en Hen­ri Sa­muel y ta­pi­za­das con te­la de No­bi­lis, crea­cio­nes de los in­te­rio­ris­tas, al igual que la al­fom­bra.

So­bre la me­sa, ja­rro­nes de Ba­ta­via.

nor­te­ame­ri­cano, co­mo Mi­lo Baugh­man o Tom­mi Par­zin­ger, jun­to a di­se­ños pro­pios he­chos a me­di­da; opu­len­tos tejidos na­tu­ra­les, co­mo se­das, ter­cio­pe­los y li­nos, pre­sen­ta­dos en su­ge­ren­tes jue­gos vi­sua­les; ele­men­tos de­co­ra­ti­vos in­te­li­gen­tes (los es­pe­jos, por ejem­plo, jue­gan un pa­pel destacado); y la co­lec­ción de ar­te de los pro­pie­ta­rios, en una sa­bia com­bi­na­ción que ha he­cho de es­te apar­ta­men­to lo que bien po­dría con­fun­dir­se con un pla­tó ci­ne­ma­to­grá­fi­co

clá­si­co.• del Holly­wood

Los in­te­rio­ris­tas Blan­ca Fa­bré y Ale­jan­dro Fau­quié plan­tea­ron una re­for­ma to­tal guia­da por la re­fe­ren­cia de los años do­ra­dos del Holly­wood Re­gency

Plan­ta de la vi­vien­da En la zo­na de no­che, se ha dis­pues­to un có­mo­do dis­tri­bui­dor que da ac­ce­so a las ha­bi­ta­cio­nes, to­das con ba­ño y ves­ti­dor. Él area de día se or­ga­ni­za en el otro ex­tre­mo de la ca­sa. To­do con am­plios ven­ta­na­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.