Ha­bla­mos con la hi­ja de Char­lot­te Pe­rriand, la di­se­ña­do­ra que creó el con­cep­to de los muebles de la ca­sa mo­der­na

Interiores Ideas y Tendencias - - SUMARIO - Rea­li­za­ción An­na To­màs Mo­reno

EN UN MO­MEN­TO EN EL QUE LA MU­JER PA­RE­CÍA NO TE­NER CA­BI­DA EN EL MUNDO

DEL DI­SE­ÑO, CHAR­LOT­TE PE­RRIAND LO­GRÓ TRA­BA­JAR EN EL ES­TU­DIO DE LE CORBUSIER Y, JUN­TO A ÉL, SEN­TAR LAS BA­SES DEL IN­TE­RIO­RIS­MO CON­TEM­PO­RÁ­NEO.

SU HI­JA, QUE CO­LA­BO­RÓ CON ELLA, NOS RE­VE­LA CÓMO FUE­RON ESOS AÑOS

Char­lot­te Pe­rriand fue to­da una ade­lan­ta­da a su épo­ca. Na­ci­da en el Pa­rís de prin­ci­pios del siglo pa­sa­do, es­ta ar­qui­tec­ta y di­se­ña­do­ra de in­te­rio­res ja­más tu­vo fá­cil mo­ver­se en un ofi­cio ‘re­ser­va­do’ a los hom­bres, aun­que su tra­ba­jo la ava­le co­mo una de las fi­gu­ras cla­ve de la ar­qui­tec­tu­ra in­te­rior mo­der­na. De he­cho, fue su mismo tra­ba­jo, Bar sous le Toit, ex­pues­to en el Sa­lon d’Au­tom­ne en 1927, el que le abrió las puer­tas del es­tu­dio que el pro­pio Le Corbusier le ha­bía ce­rra­do, tiem­po atrás, con un breve y con­tun­den­te “Aquí no bordamos co­ji­nes”.

Jun­to a Le Corbusier y su pri­mo Pie­rre Jean­ne­ret, Pe­rriand desa­rro­lló una pro­lí­fi­ca e icó­ni­ca dé­ca­da crea­ti­va. El al­ma li­bre e in­quie­ta de Pe­rriand la lle­vó a via­jar a des­ti­nos muy di­ver­sos, des­de Bra­sil a Nue­va Gui­nea, Ru­sia y el Con­go, en­tre otros. En 1940 lle­gó a Ja­pón, don­de per­ma­ne­ció un par de años. Allí na­ció su úni­ca hi­ja, Per­net­te Pe­rriand, quien, tras edu­car­se co­mo ar­qui­tec­ta de in­te­rio­res (“aun­que mi sueño de ni­ña siem­pre fue ser bai­la­ri­na”), tra­ba­jó co­mo asis­ten­te de Char­lot­te co­do con co­do jun­to a ella los úl­ti­mos vein­te años de su vi­da. Aho­ra pre­pa­ra una ex­po­si­ción so­bre su ma­dre que ten­drá lugar en Pa­rís el pró­xi­mo año. Nos lo cuen­ta en el show­room de Mí­nim, en Bar­ce­lo­na. ¿Es di­fí­cil ser hi­ja de quien es? Hay quien puede pen­sar que ser hi­ja de una pio­ne­ra y re­fe­ren­te co­mo fue mi ma­dre hace más di­fí­cil el desa­rro­llo de la pro­pia iden­ti­dad, pe­ro lo cier­to es que Char­lot­te fue al­guien de­ma­sia­do in­tere­san­te co­mo pa­ra no que­rer pre­ser­var su le­ga­do. Pa­ra mí no es nin­gún pe­so man­te­ner su obra viva. ¿Cómo era Char­lot­te Pe­rriand? Char­lot­te te­nía un ca­rác­ter y una per­so­na­li­dad muy fuer­tes y tam­bién po­dría decir sin exa­ge­rar ni un ápi­ce que era ex­tre­ma­da­men­te pre­ci­sa en los de­ta­lles, no de­ja­ba que se le es­ca­pa­ra na­da. La na­tu­ra­le­za, por la que sen­tía una gran pa­sión, mez­clar­se con otras cul­tu­ras… de to­do apren­día y por to­do se in­tere­sa­ba. ¿Co­mo ma­dre era igual? Una de las co­sas que so­lía de­cir­me era que la curiosidad era in­dis­pen­sa­ble en la vi­da. Re­mar­ca­ba la im­por­tan­cia de man­te­ner l’oeil en éven­teil (“La mi­ra­da aten­ta”). Ella me en­se­ñó a mi­rar realmente, a ver más allá de lo que la gen­te sue­le ver. ¿Y cómo fue la re­la­ción de Char­lot­te Pe­rriand con Le Corbusier? A Le Corbusier lo ad­mi­ra­ba, pe­ro eso no sig­ni­fi­ca­ba que qui­sie­ra di­se­ñar co­mo él. Pe­se a su in­ne­ga­ble in­fluen­cia en el mo­do que te­nía de con­ce­bir la ar­qui­tec­tu­ra, mi ma­dre te­nía au­to­no­mía su­fi­cien­te. De he­cho fue por eso por lo que al co­no­cer el tra­ba­jo de Char­lot­te, Le Corbusier le ofre­ció en­trar en su ate­lier, pe­se a ha­ber­la re­cha­za­do en el pa­sa­do sin tan si­quie­ra in­tere­sar­se por su va­lía. Al igual que el ar­qui­tec­to fran­cés, re­cha­za­ba el aca­de­mi­cis­mo im­pe­ran­te en la épo­ca. Así es. Mi ma­dre se sen­tía frus­tra­da con los es­tu­dios que re­ci­bió en la Éco­le de l’Union Cen­tral des Arts Dé­co­ra­tifs y en la es­cue­la Grand Chau­miè­re. Pa­ra ella la fun­cio­na­li­dad no es­ta­ba re­ñi­da con el mi­ni­ma­lis­mo, ni tan si­quie­ra con la belleza ar­te­sa­nal, ¡al con­tra­rio! ¿Cuá­les eran en­ton­ces sus fuen­tes de ins­pi­ra­ción? Es muy cu­rio­so. Su ins­pi­ra­ción na­ció com­ple­ta­men­te fue­ra de la es­cue­la, de ele­men­tos tan in­só­li­tos co­mo la ma­qui­na­ria, des­de un va­gón de au­to­bús a una bi­ci­cle­ta. Pen­san­do siem­pre en un di­se­ño más com­pro­me­ti­do. Com­ple­ta­men­te. Es evi­den­te que hi­zo di­se­ños adap­tán­do­se a ca­da clien­te, pe­ro su ca­rác­ter he­te­ro­do­xo y reivin­di­ca­ti­vo la lle­vó a un di­se­ño en aras de los nue­vos tiem­pos y la vo­lun­tad de eli­mi­nar las clases so­cia­les. Es­to no só­lo con­lle­vó que tra­ba­ja­se pa­ra el gobierno del Fren­te Po­pu­lar fran­cés sur­gi­do de las elec­cio­nes de 1936, sino tam­bién que de­ci­die­se via­jar has­ta Ru­sia pa­ra com­pren­der de primera mano el co­mu­nis­mo. Evi­den­te­men­te, re­gre­só muy de­cep­cio­na­da con el re­gi­men de Sta­lin.

“AQUÍ NO BORDAMOS CO­JI­NES”, LE DI­JO LE CORBUSIER AL CO­NO­CER­LA. DES­PUÉS VE­RÍA SU ENOR­ME TA­LEN­TO

¿Has­ta qué pun­to la tra­di­ción orien­tal, es­pe­cial­men­te la ja­po­ne­sa, in­flu­yó en los di­se­ños de Char­lot­te Pe­rriand? A mi ma­dre le in­tere­sa­ban to­das las cul­tu­ras, sin distinción, y no hay du­da de que le fas­ci­nó Ja­pón, así co­mo otras ci­vi­li­za­cio­nes orien­ta­les. Ella ha­bía di­se­ña­do muebles er­go­nó­mi­cos y fun­cio­na­les en los que el cris­tal o el tu­bo de ace­ro ac­tua­ban co­mo pro­ta­go­nis­tas, pe­ro tras sus via­jes y su es­tan­cia for­za­da en Asia otros ma­te­ria­les or­gá­ni­cos (el bam­bú, la ma­de­ra…) tu­vie­ron tam­bién ca­bi­da en sus crea­cio­nes. Y el tra­ba­jo de Pe­rriand se en­ri­que­ció aún más… Sin du­da. To­do de lo que allí se im­preg­nó se ve, por ejem­plo, en su pro­pia re­in­ter­pre­ta­ción de la chai­se lon­gue LC4: su primer di­se­ño te­nía una es­truc­tu­ra de ace­ro y, ya con­ver­ti­da en la Tok­yo chai­se lon­gue, es­ta es­truc­tu­ra la for­man lis­to­nes de bam­bú cur­va­dos. Lo cier­to es que el tra­ba­jo de Char­lot­te no es­tá re­ple­to de in­fluen­cias for­ma­les ja­po­ne­sas, pe­ro al­go de su fi­lo­so­fía zen sí se res­pi­ra en la con­cep­ción del es­pa­cio, al­go cru­cial hoy en día en ciu­da­des con ca­sas y apar­ta­men­tos de es­pa­cio re­du­ci­do. Pa­ra sus di­se­ños pa­re­ce no pa­sar el tiem­po… Son atem­po­ra­les, por­que así los con­ce­bía ella. Mi ma­dre era ar­qui­tec­ta, ade­más de di­se­ña­do­ra, así que su ob­je­ti­vo pri­mor­dial era dar so­lu­ción a ne­ce­si­da­des reales, y es­tas ne­ce­si­da­des no ca­du­can ni en­ve­je­cen. Ca­da mue­ble te­nía su ra­zón de ser en fun­ción del es­pa­cio, por eso eran con­tem­po­rá­neos y lo si­guen sien­do. Ac­tual­men­te Cas­si­na tie­ne en ex­clu­si­va los de­re­chos de producción de sus crea­cio­nes. Pe­se a que hoy en día pue­dan uti­li­zar­se nue­vas tec­no­lo­gías pa­ra su fa­bri­ca­ción, res­pe­tan has­ta el más mí­ni­mo de­ta­lle del di­se­ño ori­gi­nal de mi ma­dre. ¿Es ese amor por la na­tu­ra­le­za la se­mi­lla que da­ría pie al re­sort de al­ta mon­ta­ña de Les Arcs? Mi ma­dre era una enamo­ra­da de la na­tu­ra­le­za en sí mis­ma, y de la mon­ta­ña, en par­ti­cu­lar. Fo­to­gra­fia­ba pie­dras, ár­bo­les… to­do le ser­vía pa­ra ins­pi­rar­se, to­do po­día ser un pun­to de par­ti­da pa­ra uno de sus tra­ba­jos. En es­te ca­so, Char­lot- te se en­con­tró an­te el pro­yec­to más im­por­tan­te, en el que pu­do ma­te­ria­li­zar to­do su co­no­ci­mien­to so­bre ar­qui­tec­tu­ra y na­tu­ra­le­za, y don­de de­bía adap­tar­se y ser­vir­se de las ca­rac­te­rís­ti­cas del lugar, ade­más de dotar a los es­pa­cios de fun­cio­na­li­dad. To­do ello, por su­pues­to, res­pe­tan­do el en­torno na­tu­ral.

Líneas pu­ras El apa­ra­dor Ri­fles­so de­mues­tra la fuer­te apues­ta por los ma­te­ria­les y sus for­mas.

Pa­sión por Viet­nam La fa­mo­sa si­llaIn­do­chi­ne.

Pa­sión co­lo­ris­ta Me­sas pé­ta­lo, per­fec­tas pa­ra apro­ve­char eles­pa­cio.

Si­llón icó­ni­coRea­li­za­do jun­to a Le Corbusier y Jean­ne­ret.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.