Co­mo­di­dad y so­fis­ti­ca­ción en una ca­sa con vis­tas, obra de Da­ria Ce­not­to

La in­terio­ris­ta ru­sa Da­ria Ce­not­to re­ci­bió el en­car­go de crear una se­gun­da vi­vien­da re­la­ja­da y aco­ge­do­ra en la cos­ta ta­rra­co­nen­se, cu­ya al­ma pron­to se adue­ña­ría de la vi­da de sus pro­pie­ta­rios

Interiores Ideas y Tendencias - - SUMARIO - Rea­li­za­ción N. Man­so Tex­to Lo­ren­zo Du­fol

Lev Tols­tói nos ad­vir­tió de que no se vi­ve con el cuer­po sino con el al­ma “si re­cuer­das que tie­nes al­go más fuer­te que cual­quier otra co­sa en el mundo”. A esa mis­ma con­clu­sión lle­ga­rían los due­ños de es­ta gran vi­vien­da uni­fa­mi­liar ro­dea­da de na­tu­ra­le­za y jun­to al mar, asis­ti­dos por su com­pa­trio­ta, la in­terio­ris­ta ru­sa Da­ria Ce­not­to, tras los ca­si dos años que les cos­tó dar for­ma a ese al­go más fuer­te que to­do lo de­más. Y si en un principio com­pra­ron la ca­sa pa­ra dis­fru­tar de sus va­ca­cio­nes en una zo­na del li­to­ral me­di­te­rrá­neo que ya co­no­cían muy bien –tan­to co­mo Da­ria, que ha fir­ma­do va­rios tra­ba­jos en Cam­brils, don­de vi­ve una des­ta­ca­da po­bla­ción ru­sa– y ado­ra­ban, es­ta no es de nin­gún mo­do una se­gun­da re­si­den­cia al uso. Po­co a po­co, la ca­sa ha ido ga­nán­do­les días, y hoy pa­san to­do el tiem­po po­si­ble en ella. Allá por 2014, en una de sus es­tan­cias ve­ra­nie­gas, des­cu­brie­ron una pro­mo­ción in­mo­bi­lia­ria que reunía to­das las ca­rac­te­rís­ti­cas desea­das: am­pli­tud, na­tu­ra­le­za, con­trol so­bre el pro­yec­to… y se de­ci­die­ron de in­me­dia­to. “Se tra­ta de una ca­sa de nue­va cons­truc­ción; una am­plia vi­vien­da en tres plan­tas pro­yec­ta­da pa­ra una gran fa­mi­lia. Ubi­ca­da en la cos­ta de Ta­rra­go­na y con unas ma­ra­vi­llo­sas vis­tas so­bre el Me­di­te­rrá­neo, des­de un principio, la idea fue

“LOS DUE­ÑOS QUE­RÍAN UNA CA­SA MUY MO­DER­NA Y CÓ­MO­DA, PE­RO TAM­BIÉN SO­FIS­TI­CA­DA, INUN­DA­DA DE LUZ Y AI­RE. Y YA QUE EL SA­LÓN Y LAS HA­BI­TA­CIO­NES DA­BAN AL MAR, DE­BÍA CONCEBIRSE EN RE­LA­CIÓN

CON LA NA­TU­RA­LE­ZA QUE LA RO­DEA”

ha­cer dia­lo­gar in­te­rio­res aco­ge­do­res y ele­gan­tes con un me­dio am­bien­te es­pec­ta­cu­lar. Los clien­tes me con­tra­ta­ron ya en la fa­se cons­truc­ti­va, y tam­bién me ocu­pé del in­te­rio­ris­mo”, nos cuen­ta Da­ria, que aña­de: “Los due­ños te­nían cla­rí­si­mo lo que que­rían: una ca­sa muy mo­der­na y có­mo­da, pe­ro tam­bién so­fis­ti­ca­da, inun­da­da de luz y ai­re. Y ya que el sa­lón y to­das y ca­da una de las ha­bi­ta­cio­nes da­ban al mar, tan­to el pro­yec­to ar­qui­tec­tó­ni­co co­mo el de­co­ra­ti­vo de­bían con­ce­bir­la en re­la­ción con la na­tu­ra­le­za que la ro­dea. Así pues, apos­ta­mos por muebles de líneas sua­ves, co­lo­res re­la­ja­dos, es­pa­cios abier­tos y ma­te­ria­les 100% na­tu­ra­les”. Un tra­ba­jo en el que la úni­ca di­fi­cul­tad en el re­cuer­do es que “ha­bía al­gu­nos án­gu­los muy agu­dos en la cons­truc­ción que tu­ve que es­con­der, que dul­ci­fi­car, pa­ra que el es­pa­cio fue­se ama­ble y con­for­ta­ble. To­do lo de­más fue sen­ci­llo. Co­mo la pro­pia ca­sa”.

Ba­ño.Igual que en la co­ci­na, to­dos los ele­men­tos del ba­ño los ha rea­li­za­do la fir­ma San­tos.

Se­gun­do sa­lón. Me­sa de cen­tro, so­fá y si­llo­nes de Ha­mil­ton Con­te con ta­pi­ce­ría de Jab Ans­toetz y Designers Guild,en Use­ra Use­ra, res­pec­ti­va­men­te. Al­fom­bra de La Al­pu­ja­rre­ña.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.