Un antiguo local co­mer­cial es hoy un mag­ní­fi­co ho­gar. Un tra­ba­jo de Fernando Ta­pia y Mó­ni­ca Andina

Los due­ños de la ma­dri­le­ña Es­pa­cio Mí­ni­mo trans­for­ma­ron, de la mano del es­tu­dio Andina&Ta­pia, un antiguo local co­mer­cial en la ca­sa de sus sue­ños, que, co­mo no po­día ser de otra for­ma, se pa­re­ce tan­to a su ga­le­ría co­mo a ellos, y al que el ar­te da to­do su

Interiores Ideas y Tendencias - - SUMARIO - Rea­li­za­ción Pa­lo­ma Pa­che­co Tur­nes Fotos Ama­dor To­ril Tex­to ELe­na da Cos­ta

Los ga­le­ris­tas Pepe Mar­tí­nez Cal­vo y Luis Val­ver­de, pro­pie­ta­rios de Es­pa­cio Mí­ni­mo, en Ma­drid, com­pra­ron un antiguo local co­mer­cial con la idea de cons­truir des­de ce­ro la ca­sa de sus sue­ños (con­tan­do por su­pues­to con su pe­rro, San­cho). El mo­ti­vo prin­ci­pal no era otro que “la sin­gu­la­ri­dad del es­pa­cio, que nos per­mi­tía tras­la­dar a nuestro en­torno pri­va­do nues­tra fa­ce­ta pro­fe­sio­nal, ya que pa­ra nosotros, la ga­le­ría, más que una pro­fe­sión es una for­ma de vi­da”. De se­gui­do le ofre­cie­ron al es­tu­dio bi­cé­fa­lo Andina&Ta­pia, for­ma­do por Fernando Ta­pia y Mó­ni­ca Andina, uno de los ma­yo­res re­tos de su ya lar­ga tra­yec­to­ria: “Cuan­do nos lla­ma­ron –re­cuer­da Fernando–, el es­pa­cio es­ta­ba ab­so­lu­ta­men­te en bru­to, un va­cío en­tre for­ja­dos con sus pi­la­res; no exis­tía na­da. Los clien-

“Los clien­tes nos pi­die­ron una ca­sa con la as­pi­ra­ción de que, den­tro de su am­pli­tud y los es­pa­cios abier­tos que que­rían man­te­ner, fue­ra aco­ge­do­ra”

Fernando Ta­pia y Mó­ni­ca Andina, de Andina & Ta­pia

tes nos pi­die­ron que lo con­vir­tié­se­mos en una ca­sa con la as­pi­ra­ción de que, den­tro de su am­pli­tud y los es­pa­cios abier­tos que que­rían man­te­ner, re­sul­ta­se aco­ge­do­ra”. Par­tían ab­so­lu­ta­men­te de ce­ro, un pun­to tan mo­ti­va­dor co­mo exi­gen­te; se tra­ta­ba, en pa­la­bras de Mó­ni­ca, de “crear un pro­gra­ma de vi­vien­da que, por un la­do, en­ca­ja­se con las ne­ce­si­da­des ha­bi­tua­les de una vi­vien­da y, al mismo tiem­po, se desa­rro­lla­se co­mo una ex­ten­sión de su ga­le­ría, man­te­nien­do mu­chas pa­re­des pa­ra po­der ex­po­ner el ar­te de los pro­pie­ta­rios”.

A la hora de ar­ti­cu­lar la vi­vien­da, “la cla­ve fue crear un pa­tio in­te­rior –que no exis­tía– co­mo eje cen­tral de la mis­ma, plan­tea­do to­do en hie­rro dul­ce, lo que en­la­za­ba con la idea de man­te­ner la es­truc­tu­ra de la cons­truc­ción a la vista (pi­la­res, vi­gas e in­clu­so al­gu­nos for­ja­dos)”. Así, y una vez su­pe­ra­da la fa­se ar­qui­tec­tó­ni­ca, que se pro­lon­gó ocho me­ses de­bi­do a la com­ple­ji­dad de cier­tos as­pec­tos téc­ni­cos, el pro­yec­to de in­te­rio­ris­mo fue mu­cho más sen­ci­llo y rá­pi­do: “Pepe y Luis te­nían ya mu­chas pie­zas, y muy cla­ro el en­fo­que que le que­rían dar. Y, ade­más, es­tá pen­sa­da pa­ra que las obras de ar­te va­yan ro­tan­do, con lo que, sor­pren­den­te­men­te, to­das las pie­zas nue­vas que en­tran se adap­tan muy bien”.

Co­me­dor. En la pa­red, fo­to­gra­fía de Bo­ris Mik­hai­lov; me­sa y si­llas vintage pro­pie­dad de los due­ños, al igual que la al­fom­bra me­xi­ca­na, com­pra­da en un via­je a Oa­xa­ca.

Rin­cón del sa­lón.Pa­re­ja de bu­ta­cas Er­col, lám­pa­ra Fa­se, kí­lim Dia­monds Kha­ki&Blue, de Nu­ria Mo­ra pa­ra Dac Rugs, en BSB, y es­cul­tu­ra de Liu Kun.

LOS GA­LE­RIS­TAS DE ES­PA­CIO Mí­NI­MO CON EL EQUI­PO DE ANDINA & TA­PIA.

Plan­ta de la vi­vien­da La ca­sa, un antiguo local co­mer­cial, fue re­dis­tri­bui­da so­breun gran pa­tio, au­tén­ti­co eje cen­tral de la vi­vien­da, que noso­lo amplía la sen­sa­ción de lu­mi­no­si­dad en la par­te pos­te­rior, sino que or­de­na to­das lases­tan­cias a su al­re­de­dor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.