Inversión

Fondos con salud de hierro frente al Covid-19

Los productos inversos, de volatilida­d o los que juegan contra el mercado suben hasta un 40 por ciento en 2020

- María Gómez Silva

Pocos productos se han salvado de los números rojos desde que el coronaviru­s hizo su aparición y se convirtió en el gran cisne negro de 2020. Sin embargo, algunos fondos diseñados para mantenerse a flote en momentos de tempestad han demostrado estar cumpliendo con su cometido. Básicament­e, se trata de carteras que juegan contra el mercado, de inversos y de fondos de volatilida­d.

El más destacado de ellos es el Quadriga Ígneo, un producto español que puede presumir de haberse colocado en la cima de la rentabilid­ad a nivel global el pasado mes de febrero (cuando se revalorizó un 10 por ciento en medio de un mar de pérdidas), aunque su escalada total en lo que va de año (y de epidemia) se eleva hasta nada menos que el 44 por ciento.

La clave de su éxito es una estrategia diseñada para brillar en momentos de desplome de los mercados y para preservar capital cuando las bolsas suben.

En concreto, más de la mitad del portafolio (en torno al 75 por ciento) está compuesto por posiciones largas en activos muy conservado­res, como el oro y la deuda americana (nada demasiado extraordin­ario). Pero la parte diferencia­l es el otro 25 por ciento de la cartera, integrado por opciones de venta sobre activos de riesgo (como la bolsa) y de opciones de compra sobre activos refugio (como el oro).

«La gente comete un error muy básico cuando construye una cartera de inversión. Y es que piensa que invertir es ganar dinero, meter goles. Esa mentalidad de delantero tiene un problema y es que, en el fútbol y en las inversione­s, lo importante es no perder. Preservar tu capital. La gente estaba jugando con 10-11 delanteros cuando un equipo integrado solo por ‘Messis’ sería bastante mediocre. Por eso, nosotros estamos diseñados para proteger el capital en todo momento pero entendiend­o que, cuando venga una crisis, nuestro mandato es ganar mucho dinero. Y esa mentalidad hace que la cartera sea PXFKR PiV HÀFLHQWHª H[SOL ca Diego Parrilla, gestor del producto.

Un producto español subió al podio de la rentabilid­ad a nivel global en el mes de febrero

Los inversos constituye­n réplicas invertidas del comportami­ento de un índice en concreto

Una réplica inversa

Otra tipología de fondos que ha funcionado extraordin­ariamente bien son los fondos inversos. Como su propio nombre indica, se trata de productos que ofertan una réplica inversa de un determinad­o índice. En ese sentido, como todas las bolsas se han desplomado, sus fotocopias invertidas han arrojado ganancias igual de abultadas. Un ejemplo de esto es el Bankinter Eurostoxx Inverso, el segundo fondo que mejor se ha comportado en lo que va de año y que, a fecha del

pasado lunes, se anotaba una revaloriza­ción del 41 por ciento.

Este tipo de estrategia­s se utilizan como amortiguad­or, para complement­ar las posiciones largas en bolsa (con el objetivo de reducir el riesgo de la cartera) y también para especular en momentos de bajadas.

Si bien, como producto diferencia­l no tienen mucha miga, según los gestores. «Los fondos inversos no tienen ningún mérito. Porque, si pones la mitad en el Ibex y la mitad en el anti-Ibex, no ganas nada. Es mérito del inversor el decidir cuánGR HQWUDU \ FXiQGR VDOLUª opina Parrilla.

Un tercer grupo de fondos que ganan con la pandemia son los de volatilida­d (muy numerosos entre los productos que más rentabilid­ad acumulan en este 2020). Se trata de fondos que hacen apuestas por este fenómeno, en un momento en el que se ha disparado de IRUPD VLJQLÀFDWL­YD

El VIX en máximos

En concreto, los indicadore­s de volatilida­d han tocado máximos (el VIX S&P 500 ha llegado a situarse en 85,5 el 18 de marzo pasado, por encima de los niveles alcanzados en la crisis financiera de 2008; y el VIX Eurostoxx 50 se ha colocado en 95,1), favorecien­do las estrategia­s que apuestan SRU ODV HOHYDGDV ÁXFWXDFLR nes de las bolsas.

Ejemplos de este tipo de fondos son el Amundi Volatility World o el LGT Alpha Generix Long Volatility, de la casa irlandesa LGT Capital Partners. Ambos suben más del 30 por ciento.

Por último, destaca asimismo el comportami­ento de las estrategia­s de deuda DPHULFDQD EHQHÀFLDGD­V SRU la revaloriza­ción del dólar en este tiempo, que ha actuado como activo refugio (el euro-dólar ha pasado de rozar el 1,15 hasta situarse en el entorno del 1,06). En esta situación se encontrarí­a, por ejemplo, el Nordea Long Duration US Bond Fund.

Sin embargo, dado que comportami­entos pasados no presuponen pautas futuras, muchos inversores se preguntará­n si, más allá de su brillante comportami­ento durante la crisis del Covid-19, este tipo de productos van a seguir marcando la diferencia en los meses venideros.

En ese sentido, ni los fondos que apuestan contra el mercado ni las réplicas inversas atraen a José María Luna, de Luna Sevilla Asesores, aunque reconoce que ambas categorías «podrían seguir funcionand­o si la situación de inestabili­dad en ORV PHUFDGRV SHUVLVWHª FRVD que no se puede descartar si tenemos en cuenta que el pico de contagios aún no se ha alcanzado en buena parte de Europa y, desde luego, en Estados Unidos, primera economía mundial).

Lo mismo opina Isabel Sánchez Burgos, analista de

EN PORCENTAJE, FUENTE: MORNINGSTA­R.

Las carteras de deuda americana se han beneficiad­o de la revaloriza­ción del dólar como activo refugio

$UTXLD 3URÀP %DQFD 3ULYD da: «Los de volatilida­d y los que juegan contra el mercado (inversos o de posiciones cortas) no son adecuados para todo tipo de perfiles por el elevado riesgo implícito. Los fondos que juegan contra el mercado pueden ver limitada su rentabilid­ad por la decisión de algunos mercados de prohibir las posiciones cortas. Por lo que se UHÀHUH D ORV GH YRODWLOLGD­G es cierto que pueden servir de protección, pero sólo deberían ser utilizados por inversores que realicen una gestión muy activa, en momentos puntuales y teniendo en cuenta que sufrirán una vez el mercado se dé la YXHOWDª

Considerac­ión distinta le merecen a Luna los fondos de deuda americana, una tipología que sí tendría en cartera (no como posición principal pero sí para servir de cobertura ante posibles caídas que, como decimos, no son descartabl­es en el escenario actual).

«El hecho de que los bancos centrales vuelvan a comSUDU UHQWD ÀMD SDUD VRVWHQHU los mercados introduce un elemento de sostén del precio de la deuda. Hay que recordar que, antes de que el coronaviru­s irrumpiera en los mercados, se alertaba del precio de algunos actiYRV GH UHQWD ÀMDª DxDGH 9LF toria Torre, de Singular Bank.

Además, Torre también incluiría en cartera algunos fondos de activos de riesgo con la esperanza de una eventual recuperaci­ón.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain