Inversión

3M. La úni­ca com­pa­ñía que vio ve­nir la cri­sis

- Bryan Gru­le­yand / Rick Clough / Ri­ley Grif­fin con fo­tos de Ja­mie Chung Bloom­berg Bu­si­ness­week

An­drew Reh­der, ge­ren­te de la fá­bri­ca de mas­ca­ri­llas res­pi­ra­to­rias de 3M en Aber­deen, Da­ko­ta del Sur, re­ci­bió una lla­ma­da de las ofi­ci­nas cen­tra­les el pa­sa­do mar­tes 21 de enero. Se reunió con unos 20 ge­ren­tes y su­per­vi­so­res en una sa­la de con­fe­ren­cias, don­de se sen­ta­ron des­preo­cu­pa­dos a me­nos de un me­tro de dis­tan­cia los unos de los otros. Reh­der les in­for­mó de que un nue­vo vi­rus se es­ta­ba ex­pan­dien­do con ra­pi­dez por Chi­na y que 3M es­pe­ra­ba que la de­man­da de equi­pos de pro­tec­ción se dis­pa­ra­se.

La pro­duc­ción de mas­ca­ri­llas de res­pi­ra­ción ya se ha­bía in­cre­men­ta­do de ma­ne­ra sig­ni­fi­ca­ti­va en la fá­bri­ca de Aber­deen co­mo res­pues­ta a la de­man­da de las pri­me­ras pa­tru­llas de ex­tin­ción de los in­cen­dios in­con­tro­la­dos de Aus­tra­lia y de la erup­ción de un vol­cán en Fi­li­pi­nas. Reh­der co­mu­ni­có a sus tra­ba­ja­do­res que, a par­tir de aho­ra, Aber­deen co­men­za­ría la fa­se de «ca­pa­ci­dad ex­tra­or­di­na­ria». Se ac­ti­va­ría la ma­qui­na­ria pa­ra­da ins­ta­la­da pre­ci­sa­men­te para es­te fin y gran par­te de los

650 tra­ba­ja­do­res de la plan­ta co­men­za­rían a ha­cer ho­ras ex­tras de in­me­dia­to. «Sa­bía­mos que no se tra­ta­ba de una si­tua­ción pun­tual que fue­se a du­rar tan so­lo dos se­ma­nas, te­nía­mos la cer­te­za de que se alar­ga­ría», de­cla­ra Reh­der. «Pe­ro no te­nía ni idea».

Ha lle­ga­do el mo­men­to clave para 3M, el mo­men­to para el que el gi­gan­te ma­nu­fac­tu­re­ro de Min­ne­so­ta, con 118 años de his­to­ria, crea­dor de los Post-its, la cin­ta ad­he­si­va Scotch, las pan­ta­llas tác­ti­les y un sin­fín de pro­duc­tos, se lle­va pre­pa­ran­do des­de ha­ce ca­si dos dé­ca­das. Tras la epidemia de SARS de 2002-03, en 3M se die­ron cuen­ta de que no dis­po­nían de los equi­pos ne­ce­sa­rios para ha­cer fren­te a pi­cos de de­man­da ines­pe­ra­dos en ca­so de cri­sis, lo que de­no­mi­nan «fac­tor X» y, en con­se­cuen­cia, de­ci­die­ron ge­ne­rar ca­pa­ci­dad de res­pues­ta en sus fá­bri­cas de mas­ca­ri­llas de to­do el mun­do.

Con el pa­so de los años y con la apa­ri­ción de fac­to­res X co­mo el pá­ni­co cau­sa­do por el

3M se en­fren­ta a la cri­sis para la que se ha es­ta­do pre­pa­ran­do

ébo­la y el vi­rus de la gri­pe A (H1N1), que ori­gi­na­ron pi­cos re­pen­ti­nos de de­man­da, la com­pa­ñía ha ido pu­lien­do sus pro­ce­sos de res­pues­ta an­te emer­gen­cias. Cuan­do la de­man­da de mas­ca­ri­llas para ha­cer fren­te al co­ro­na­vi­rus au­men­tó a ni­vel mun­dial, en 3M es­ta­ban pre­pa­ra­dos.

Lu­cha por con­se­guir respirador­es

En to­do el mun­do es­ta­mos asis­tien­do a lu­chas por con­se­guir respirador­es, kits de prue­ba de Covid-19, le­jía y pa­pel hi­gié­ni­co. Sin em­bar­go, prác­ti­ca­men­te no hay nin­gún pro­duc­to que sea tan es­ca­so y vital para ha­cer fren­te a es­ta emer­gen­cia sa­ni­ta­ria co­mo las mas­ca­ri­llas N95 que fa­bri­can 3M, Ho­ney­well, Me­di­com y al­gu­nas em­pre­sas más. Sin mas­ca­ri­llas, au­men­tan los ries­gos de con­ta­gio de mé­di­cos, en­fer­me­ros y otros pro­fe­sio­na­les sa­ni­ta­rios.

En Chi­na, don­de se ori­gi­nó el co­ro­na­vi­rus, se re­gis­tra la mi­tad de la pro­duc­ción mun­dial de mas­ca­ri­llas. A me­di­da que el bro­te se ex­pan­día, el Go­bierno chino fre­nó las ex­por­ta­cio­nes de mas­ca­ri­llas y so­li­ci­tó a to­dos los fa­bri­can­tes del país, 3M in­clui­do, que in­cre­men­ta­sen su pro­duc­ción. La es­ca­sez co­men­zó a ex­pan­dir­se a me­di­da que iban apa­re­cien­do ca­sos de Covid-19 en Asia, Eu­ro­pa y los Es­ta­dos Uni­dos, por lo que los pro­fe­sio­na­les sa­ni­ta­rios se ven obli­ga­dos a re­uti­li­zar mas­ca­ri­llas usa­das y con­fec­cio­nar su­ce­dá­neos de mas­ca­ri­llas con ma­te­rial de ma­nua­li­da­des. En los Es­ta­dos Uni­dos, los es­ta­dos pu­jan en­tre sí por mas­ca­ri­llas con pre­cios 10 ve­ces su­pe­rio­res a los ha­bi­tua­les, que ron­dan los 60-80 cen­ta­vos la uni­dad.

3M no pue­de ser la so­lu­ción de ma­ne­ra in­di­vi­dual, pe­ro pro­me­te ju­gar un pa­pel de­ter­mi­nan­te. En dos me­ses, la com­pa­ñía ha du­pli­ca­do su pro­duc­ción mun­dial de mas­ca­ri­llas N95 has­ta cer­ca de 100 mi­llo­nes men­sua­les y se plan­tea in­ver­tir en nue­vos equi­pos para in­cre­men­tar la pro­duc­ción anual de mas­ca­ri­llas has­ta los 2.000 mi­llo­nes en 12 me­ses. El pa­sa­do 22 de mar­zo, el di­rec­tor eje­cu­ti­vo, Mi­ke Ro­man, de­cla­ró en las no­ti­cias que 3M ha­bía en­via­do 500.000 mas

ca­ri­llas a Seattle y Nue­va York y que tam­bién ha­bía in­cre­men­ta­do la pro­duc­ción de hi­gie­ni­zan­tes de ma­nos y de­sin­fec­tan­tes. Dos días des­pués, Ro­man re­ve­ló que 3M tra­ba­ja­ría jun­to con Ford Mo­tor para pro­du­cir equi­pos de res­pi­ra­ción a ba­te­ría para pu­ri­fi­car el ai­re, dis­po­si­ti­vos que se co­lo­can en la cin­tu­ra para in­tro­du­cir ai­re en cas­cos y pan­ta­llas. Ho­ney­well tam­bién ha in­cre­men­ta­do su pro­duc­ción de N95 y ha anun­cia­do la con­tra­ta­ción de, al me­nos, me­dio cen­te­nar de tra­ba­ja­do­res para am­pliar su ca­pa­ci­dad en una fá­bri­ca en Rho­de Is­land.

Aun­que se han va­cia­do las em­pre­sas de to­do el mun­do, más de la mi­tad de los 96.000 tra­ba­ja­do­res de 3M con­ti­núan yen­do a tra­ba­jar a las fá­bri­cas y al­ma­ce­nes. «Es­tá sien­do in­creí­ble», afir­ma Reh­der, que acu­de a la plan­ta de Aber­deen los sie­te días de la se­ma­na, en la que se ha co­lo­ca­do cin­ta ama­ri­lla en el sue­lo para evi­tar que los tra­ba­ja­do­res so­bre­pa­sen la ba­rre­ra de con­ta­gio ima­gi­na­ria de 1 me­tro. «La gen­te se sien­te muy or­gu­llo­sa de tra­ba­jar en una em­pre­sa que fa­bri­ca equi­pos de res­pi­ra­ción, en es­pe­cial en un mo­men­to co­mo es­te».

Pli­nio el Vie­jo es­cri­bió en la an­ti­gua Ro­ma acer­ca de los mi­ne­ros de azu­fre que uti­li­za­ban ve­ji­gas de ani­ma­les a mo­do de pri­me­ras mas­ca­ri­llas y, si­glos más tar­de, Leo­nar­do

da Vin­ci ideó una más­ca­ra que los sol­da­dos po­dían uti­li­zar para pro­te­ger­se con­tra el pol­vo ve­ne­no­so que arro­ja­ban a sus enemi­gos. A lo lar­go de los años, las más­ca­ras han evo­lu­cio­na­do para pro­te­ger con­tra el hu­mo, la con­ta­mi­na­ción, el pol­vo del car­bón o las fi­bras de amian­to. Du­ran­te la pan­de­mia de gri­pe de 1918, los re­gu­la­do­res sa­ni­ta­rios de San Fran­cis­co re­co­men­da­ron a la po­bla­ción usar mas­ca­ri­llas en lu­ga­res pú­bli­cos. La mas­ca­ri­lla N95 re­ci­be ese nom­bre pues­to que, si se uti­li­za de ma­ne­ra ade­cua­da, blo­quea, al me­nos, el 95 por cien­to de las par­tí­cu­las pre­sen­tes en el ai­re, de for­ma que evi­ta que en­tren en la bo­ca y na­riz del usua­rio, al mis­mo tiem­po que per­mi­te la res­pi­ra­ción a tra­vés de su es­truc­tu­ra de po­ros mi­cros­có­pi­cos. Es­te di­se­ño pro­te­ge al usua­rio de los pe­li­gros sa­ni­ta­rios o de otro ti­po; las mas­ca­ri­llas qui­rúr­gi­cas, más en­de­bles y suel­tas, tie­nen por ob­je­to evi­tar que el usua­rio in­fec­te a ter­ce­ros a tra­vés del mo­co, san­gre o sa­li­va ex­pul­sa­da.

Apa­re­ce el co­ro­na­vi­rus

Los fa­bri­can­tes de equi­pos de res­pi­ra­ción de Chi­na ha­bían ce­rra­do, en gran me­di­da, con mo­ti­vo de la ce­le­bra­ción del Año Nue­vo chino cuan­do el co­ro­na­vi­rus co­men­zó a apa­re­cer en los ti­tu­la­res, lo que hi­zo que el su­mi

nis­tro de mas­ca­ri­llas se re­du­je­ra jus­to cuan­do la de­man­da es­ta­ba a punto de dis­pa­rar­se.

El equi­po de ca­de­na de su­mi­nis­tro de 3M pron­to se dio cuen­ta de es­ta si­tua­ción. «Rea­li­za­mos un se­gui­mien­to cons­tan­te de nues­tra de­man­da», de­cla­ra Charles Avery, di­rec­tor de la ca­de­na de va­lor glo­bal del de­par­ta­men­to de se­gu­ri­dad del per­so­nal de 3M. «Sa­bía­mos que po­día­mos es­tar an­te un fac­tor X». McCu­llough, que lle­va tra­ba­jan­do en pro­tec­ción res­pi­ra­to­ria gran par­te de los 23 años que lle­va en 3M, co­men­zó a preo­cu­par­se cuan­do vio que en Sin­ga­pur y otros paí­ses adop­ta­ban me­di­das de pre­cau­ción in­clu­so an­tes de te­ner ca­sos nu­me­ro­sos. «Empezamos a dar­nos cuen­ta de la ra­pi­dez del con­ta­gio», afir­ma.

3M con­ta­ba con otra ventaja: a di­fe­ren­cia de un gran nú­me­ro de em­pre­sas, que han tras­la­da­do su pro­duc­ción a paí­ses de ba­jo cos­te, 3M ob­tie­ne los ma­te­ria­les de sus mas­ca­ri­llas de pun­tos cer­ca­nos a sus plan­tas de mon­ta­je y abas­te­ce a clien­tes en un ra­dio cer­cano. «Fa­bri­ca­mos mas­ca­ri­llas en Chi­na para el mer­ca­do chino, y fa­bri­ca­mos mas­ca­ri­llas en Co­rea para un seg­men­to po­co su­pe­rior al mer­ca­do co­reano», afir­ma Ro­man. Des­de to­das las fá­bri­cas se pue­den en­viar mas­ca­ri­llas a cual­quier par­te del mun­do, lo que re­sul­ta de gran im­por­tan­cia en una pan­de­mia, pe­ro en el día a día, no de­pen­den de ven­de­do­res de otras ubi­ca­cio­nes ni de aran­ce­les o cu­pos de ex­por­ta­ción.

En Es­ta­dos Uni­dos, la plan­ta de Aber­deen, una ciu­dad de 28.000 ha­bi­tan­tes, se cons­tru­yó en 1974. Es­ta fá­bri­ca y su her­ma­na en Omaha (Ne­bras­ka), son res­pon­sa­bles de la fa­bri­ca­ción de 400 mi­llo­nes de mas­ca­ri­llas de múl­ti­ples ti­pos to­dos los años. El

«Bá­si­ca­men­te, es­tá­ba­mos en el punto en el que ne­ce­si­tá­ba­mos po­ner en mar­cha to­da la má­qui­na­ria. Su­ce­dió ca­si ins­tan­tá­nea­men­te»

año que vie­ne pro­du­ci­rán mu­chas más.

Cuan­do Reh­der re­ci­bió aque­lla lla­ma­da de sus su­pe­rio­res el pa­sa­do mes de enero, afir­ma que «bá­si­ca­men­te, nos en­con­trá­ba­mos en un punto en el que te­nía­mos que po­ner en mar­cha to­da la ma­qui­na­ria. Su­ce­dió prác­ti­ca­men­te de for­ma ins­tan­tá­nea. Así es co­mo fun­cio­na es­ta fá­bri­ca». La fá­bri­ca en­se­gui­da or­ga­ni­zó una bol­sa de tra­ba­jo a ni­vel ex­terno y on­li­ne. Los tra­ba­ja­do­res con­tra­ta­dos de­bían com­ple­tar un pro­ce­so de for­ma­ción y so­me­ter­se a un re­co­no­ci­mien­to mé­di­co an­tes de em­pe­zar a tra­ba­jar. La plan­ti­lla ac­tual as­cien­de a más de 700 per­so­nas.

Reh­der tam­bién ha lle­va­do nue­vos equi­pos para cons­truir lí­neas de mon­ta­je adi­cio­na­les. Los com­po­nen­tes de las mas­ca­ri­llas se con­si­guen fá­cil­men­te, da­do que la gran ma­yo­ría de ellos, in­clu­so los fil­tros, se fa­bri­can den­tro de la pro­pia em­pre­sa. Las lí­neas de mon­ta­je de co­pas, fil­tros, clips y es­pu­ma na­sa­les dis­po­nen de ro­bots y otros sis­te­mas de au­to­ma­ti­za­ción, mien­tras que los hu­ma­nos sue­len de­di­car­se al em­pa­que­ta­do u otras ta­reas que per­mi­ten man­te­ner la dis­tan­cia so­cial de ma­ne­ra más sen­ci­lla. Se­gún Reh­der, has­ta aho­ra no ha en­fer­ma­do nin­gún tra­ba­ja­dor. En casa, su mu­jer ha si­do pa­cien­te, aun­que bro­mea: «Cuan­do nos sen­ta­mos para ver una pe­lí­cu­la y, en­tre me­dias, re­ci­bo unas seis lla­ma­das, no me li­bro de al­gu­na que otra mi­ra­di­ta».

Los Rolls-Roy­ce de las mas­ca­ri­llas

Ta­mer Ab­dou­ni es un con­sul­tor afin­ca­do en Bei­rut que fa­ci­li­ta el co­mer­cio de mas­ca­ri­llas de 3M, en­tre otros pro­duc­tos. Sue­le com­prar­las por 1,25 dó­la­res la uni­dad y

las re­ven­de por diez cen­ta­vos más; sin em­bar­go, en las úl­ti­mas se­ma­nas, el me­jor pre­cio de com­pra que ha en­con­tra­do es de 7,25 dó­la­res. In­clu­so si es­tu­vie­se dis­pues­to a com­prar a ese pre­cio, afir­ma, ven­der mas­ca­ri­llas a pre­cios que mul­ti­pli­can su va­lor nor­mal du­ran­te una pan­de­mia afec­ta­ría a su repu­tación.

«3M fa­bri­ca los Rolls-Roy­ce de las mas­ca­ri­llas», afir­ma Ab­dou­ni. «La gen­te es­tá ha­cien­do aco­pio de mas­ca­ri­llas y es­pe­ran a que se in­cre­men­te su va­lor para ven­der­las. No sé dón­de ha que­da­do la éti­ca. Es­ta­mos en una gue­rra del co­ro­na­vi­rus y yo no quie­ro te­ner na­da que ver».

En Es­ta­dos Uni­dos se han in­cre­men­ta­do tam­bién los pre­cios de los equi­pos de pro­tec­ción per­so­nal, dan­do lu­gar a un mer­ca­do fu­nes­to. No es­tá cla­ro si al­gu­nos dis­tri­bui­do­res se es­tán guar­dan­do las mas­ca­ri­llas a me­di­da que au­men­ta la de­man­da, pe­ro los es­ta­dos re­cla­man a gritos to­das las mas­ca­ri­llas que pue­dan con­se­guir y se ven obli­ga­dos a com­pe­tir en­tre sí para ob­te­ner­las. El go­ber­na­dor de Nue­va York, An­drew Cuo­mo, de­cla­ró el pa­sa­do 23 de mar­zo que las mas­ca­ri­llas que sue­le com­prar el es­ta­do han pa­sa­do de cos­tar 85 cen­ta­vos a 7 dó­la­res.

Des­de 3M afir­man que no han in­cre­men­ta­do el pre­cio de sus mas­ca­ri­llas, pe­ro que no pue­den con­tro­lar lo que su­ce­de una vez que ven­den sus pro­duc­tos a los dis­tri­bui­do­res. El 24 de mar­zo, Ro­man es­cri­bió al fis­cal ge­ne­ral de Es­ta­dos Uni­dos, Wi­lliam Barr, para ofre­cer la ayu­da de 3M para erra­di­car la fal­si­fi­ca­ción de dis­po­si­ti­vos mé­di­cos y la es­pe­cu­la­ción de los pre­cios.

Las ven­tas se du­pli­ca­rán

En un en­torno de de­man­da en al­za, las ven­tas de mas­ca­ri­llas de 3M po­drían lle­gar a du­pli­car­se es­te año, al­can­zan­do los 600 mi­llo­nes, se­gún Ni­cho­las Hey­mann, ana­lis­ta de Wi­lliam Blair & Co. A pe­sar de sus in­gre­sos anua­les de 32.000 mi­llo­nes, a la com­pa­ñía no le vie­ne na­da mal es­te au­men­to de la de­man­da. 3M ha frus­tra­do a Wall Street en el úl­ti­mo año con la re­duc­ción de sus pre­vi­sio­nes de be­ne­fi­cios, las fuer­tes caí­das en los mer­ca­dos clave y los mi­les de des­pi­dos. El bro­te de co­ro­na­vi­rus si­gue su­po­nien­do una ame­na­za para la ca­de­na de su­mi­nis­tro y para la eco­no­mía en ge­ne­ral y, en úl­ti­ma ins­tan­cia, podría «ha­cer más di­fí­cil para 3M aten­der la de­man­da de sus clien­tes», re­co­no­ció la com­pa­ñía el pa­sa­do 25 de mar­zo. Asi­mis­mo, se en­fren­ta a po­si­bles deu­das de has­ta 10.000 mi­llo­nes de dó­la­res, se­gún las es­ti­ma­cio­nes de ana­lis­tas, por su uso de sus­tan­cias per­fluo­roal­qui­la­das (PFAS) en el pa­sa­do, un gru­po de pro­duc­tos quí­mi­cos que se aso­cia con el cáncer. Las ac­cio­nes de 3M se des­plo­ma­ron el año pa­sa­do, in­clu­so en un en­torno de mer­ca­do en al­za.

En Aber­deen, Reh­der tie­ne asun­tos más ur­gen­tes de los que preo­cu­par­se. «Creo que, a me­di­da que he­mos ido vien­do có­mo iba cam­bian­do la si­tua­ción a ni­vel mun­dial, ha au­men­ta­do nues­tra res­pon­sa­bi­li­dad de ca­ra a ga­ran­ti­zar que ca­da día y ca­da mi­nu­to fa­bri­que­mos el má­xi­mo vo­lu­men de mas­ca­ri­llas po­si­ble».

 ??  ??
 ??  ??
 ??  ?? Fá­bri­ca de 3M en Aber­deen
Fá­bri­ca de 3M en Aber­deen

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain