Inversión

Los mer­ca­dos poscoronav­irus

Es un buen mo­men­to para em­pe­zar a mi­rar ac­cio­nes que pre­sen­ta­rán bue­nas pers­pec­ti­vas una vez ter­mi­ne la pan­de­mia Las em­pre­sas de ca­li­dad, tec­no­lo­gía, salud y con­su­mo son las fa­vo­ri­tas, en con­tra­po­si­ción con los va­lo­res re­la­cio­na­dos con el tu­ris­mo y la ban

- Business · Investing · China · ASML Holding · Taiwan Semiconductor · Microsoft · Nvidia · Facebook · Sanofi-aventis · GlaxoSmithKline · Royal Philips Electronics · Adidas · Unilever NV · Nestle · Martin Garrix · Dassault Aviation · Visa International Service Association · Splunk · Novartis

Los sec­to­res más pro­me­te­do­res cuen­tan con po­ca re­pre­sen­ta­ción en el IBEX 35. No obs­tan­te, hay un se­lec­to gru­po que se pue­de ir mi­ran­do por­que la pan­de­mia ha me­jo­ra­do sus pers­pec­ti­vas (co­mo en el ca­so de Gri­fols) o por tra­tar­se de com­pa­ñías de ca­li­dad que han re­ci­bi­do un cas­ti­go ex­ce­si­vo (co­mo ha su­ce­di­do en In­di­tex o Fe­rro­vial).

Hay una car­ta que los di­rec­ti­vos de Capital Group —una de las tres ges­to­ras de fon­dos de pen­sio­nes más gran­des del mun­do— sue­len ha­cer cir­cu­lar en­tre los miem­bros del equi­po de in­ver­sión cuan­do las co­sas se ponen tan feas co­mo en las úl­ti­mas se­ma­nas. La es­cri­bió el ex­pre­si­den­te de la fir­ma, Jim Fu­ller­ton, du­ran­te el mer­ca­do ba­jis­ta de 1974 y vol­vió a ser des­em­pol­va­da en 1987, en 2008 y en es­te acia­go 2020.

En ella, el di­rec­ti­vo re­cuer­da el desáni­mo que rei­na­ba en­tre los in­ver­so­res en 1942, du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. Uno de los pá­rra­fos di­ce así: «Una razón im­por­tan­te por la que en es­te mo­men­to hay un gra­do tan ex­tre­mo de ten­den­cia ba­jis­ta, pe­si­mis­mo, con­fu­sión des­con­cer­tan­te y au­tén­ti­co te­rror en las men­tes de los agen­tes de bol­sa y los in­ver­so­res es que la ma­yo­ría de las per­so­nas no cuen­tan con na­da pa­re­ci­do en su pro­pia ex­pe­rien­cia con lo que pue­dan iden­ti­fi­car­se. Por lo tan­to, el men­sa­je que quie­ro man­dar­les es: ¡Áni­mo! Ya he­mos pa­sa­do por es­to an­tes. En el pa­sa­do, los mer­ca­dos ba­jis­tas tam­bién du­ra­ron tan­to. En el pa­sa­do, los fon­dos de in­ver­sión bien ges­tio­na­dos tam­bién ca­ye­ron lo mis­mo. Y los ac­cio­nis­tas de esos fon­dos y no­so­tros, la in­dus­tria, so­bre­vi­vi­mos y pros­pe­ra­mos».

Un pen­sa­mien­to que com­par­te Luca La­za­rin­ni, de Me­dio­la­num: «La úni­ca pre­vi­sión se­gu­ra es que el mun­do si­gue ade­lan­te. En un sector, en un país, pue­de ha­ber re­ce­sio­nes, pe­ro la eco­no­mía glo­bal en su con­jun­to si­gue ade­lan­te. Y no lo di­go yo, lo di­cen la his­to­ria y las cri­sis que he­mos su­pe­ra­do. Y es­ta vez no va a ser di­fe­ren­te. Sí es dis­tin­ta la tra­ma de la pe­lí­cu­la pe­ro el fi­nal se­rá igual».

Con esa cer­te­za en men­te y tras se­ma­nas de hui­da de los ac­ti­vos de ries­go, con­vie­ne

co­men­zar a re­cons­truir la car­te­ra (o lo que que­da de ella) con vis­tas a la era poscoronav­irus. En ese sen­ti­do, pa­re­ce ló­gi­co que los in­ver­so­res con un per­fil de ries­go ade­cua­do es­tén po­si­cio­na­dos en ren­ta va­ria­ble pues, co­mo apun­ta La­za­rin­ni, «si uno ha per­di­do un 10 o un 20 por cien­to y lue­go con­so­li­da las pér­di­das y se que­da en li­qui­dez, va a ne­ce­si­tar un par de ge­ne­ra­cio­nes para re­cu­pe­rar el di­ne­ro a la ren­ta­bi­li­dad ac­tual de los de­pó­si­tos».

Si bien, una ri­gu­ro­sa se­lec­ción es, en es­tos mo­men­tos, más im­por­tan­te que nun­ca si te­ne­mos en cuen­ta que hay «cier­tas cla­ses de ac­ti­vos, sec­to­res y em­pre­sas que pa­re­cen es­pe­cial­men­te vul­ne­ra­bles a los efec­tos del bro­te, ya sea por los al­tos ni­ve­les de en­deu­da­mien­to, por la ex­po­si­ción al sector de los via­jes o por la in­te­rrup­ción de las ca­de­nas de su­mi­nis­tro», tal y co­mo ad­vier­te un in­for­me de Aber­deen Stan­dard In­vest­ments. Así pues, en­tre las com­pa­ñías que ha­bría que evi­tar des­ta­can las re­la­cio­na­das con los via­jes y el tu­ris­mo. Di­rec­ta­men­te afec­ta­das por las li­mi­ta­cio­nes al mo­vi­mien­to de per­so­nas, al­gu­nas re­que­ri­rán de in­yec­cio­nes de di­ne­ro pú­bli­co y la ma­yo­ría tar­da­rá en re­cu­pe­rar­se más que el

res­to. «To­do el sector va a es­tar muy pre­sio­na­do du­ran­te mu­cho tiem­po. Igual que en 2010 se pro­du­je­ron las ayu­das al sector fi­nan­cie­ro, es­ta cri­sis va a afec­tar mu­cho más a ho­te­les, ae­ro­lí­neas, etc.», ex­pli­ca Ja­vier Ga­lán, ges­tor de Ren­ta 4.

Los pro­ble­mas de la ban­ca

Más allá de es­tos va­lo­res, otra área que con­vie­ne po­ner en cuarentena es la ban­ca, en pri­me­ra lí­nea de fue­go an­te cual­quier cri­sis eco­nó­mi­ca, pres­ta­ta­ria del sector del tu­ris­mo y víc­ti­ma di­rec­ta de las ba­ja­das de ti­pos de in­te­rés im­pul­sa­das por los ban­cos cen­tra­les para re­lan­zar la ac­ti­vi­dad.

Por úl­ti­mo, aun­que no exis­te con­sen­so to­tal, al­gu­nos es­pe­cia­lis­tas lla­man a re­du­cir la ex­po­si­ción a va­lo­res re­fu­gio del ti­po de las ‘uti­li­ties’, por ser las que me­nos re­co­rri­do po­drían te­ner an­te una even­tual re­cu­pe­ra­ción del mer­ca­do.

En el la­do con­tra­rio, al­gu­nos sec­to­res es­tán mos­tran­do ma­yor re­sis­ten­cia a la pan­de­mia. Son la tec­no­lo­gía, la salud y el con­su­mo, áreas que los pro­fe­sio­na­les creen que van a se­guir fun­cio­nan­do bien en el fu­tu­ro.

«El bro­te de SARS en 2003 su­pu­so un im­pul­so im­por­tan­te para la adop­ción de las com­pras on­li­ne y para el au­ge de Ali­ba­ba en Chi­na. El co­ro­na­vi­rus tie­ne el po­ten­cial de ge­ne­rar un cam­bio más drás­ti­co en nues­tro uso de la tec­no­lo­gía», di­ce en ese sen­ti­do un re­cien­te in­for­me de Can­driam. En con­cre­to, la ges­to­ra eu­ro­pea ve va­lor en las com­pa­ñías de se­mi­con­duc­to­res ASML y TSMC; las desa­rro­lla­do­ras de soft­wa­re Mi­cro­soft y Das­sault Sys­tè­mes; en Vi­sa; en Qual­comm y Si­li­con Labs, den­tro del seg­men­to de la co­nec­ti­vi­dad; en Nvi­dia, en el ám­bi­to de la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial; en Splunk, den­tro del big da­ta, y en la red so­cial Fa­ce­book. «Es­ta cri­sis ha de­mos­tra­do lo ne­ce­sa­ria que es la tec­no­lo­gía. El im­pul­so del teletrabaj­o es­tá aquí para que­dar­se», apun­ta Jaume Puig, de GVC Gaes­co.

El sector sa­ni­ta­rio

Por lo que res­pec­ta a la salud, se tra­ta de un sector que, no so­lo ha re­sis­ti­do bien a la en­fer­me­dad, sino que se es­tá be­ne­fi­cian­do de ella. «Yo ha­blo con mu­chas em­pre­sas y, en las úl­ti­mas dos se­ma­nas, son las úni­cas que nos han di­cho que no es­tán vien­do nin­gún im­pac­to en su cuen­ta de re­sul­ta­dos. Ofre­cen re­sis­ten­cia y atrac­ti­vo», apun­ta Ga­lán. Él ha apro­ve­cha­do los re­tro­ce­sos bur­sá­ti­les para for­ta­le­cer su po­si­ción en far­mas clá­si­cas co­mo No­var­tis, Ro­che, Sanofi o Gla­xoS­mit­hK­li­ne; pe­ro tam­bién apuesta por com­pa­ñías de tec­no­lo­gía mé­di­ca co­mo Phi­lips o Sie­mens Healt­hi­neers, una mul­ti­na­cio­nal (es­ta úl­ti­ma) que se re­pi­te en bo­ca de otros ges­to­res.

Asi­mis­mo, mu­chas ca­sas es­tán apro­ve­chan­do las fuer­tes caí­das in­dis­cri­mi­na­das para ha­cer­se con va­lo­res de ca­li­dad que, ha­bi­tual­men­te, sue­len co­ti­zar a pre­cios prohi­bi­ti­vos, tal y co­mo ex­pli­ca Amit Lod­ha, ges­tor de fon­dos de Fi­de­lity: «Aun­que el cor­to pla­zo podría ser in­cier­to, un in­ver­sor que pien­se a tres-cinco años vis­ta podría plan­tear­se com­prar ne­go­cios cí­cli­cos de al­ta ca­li­dad con co­ti­za­cio­nes hun­di­das».

En ese sen­ti­do, gus­tan es­pe­cial­men­te las re­fe­ren­cias vin­cu­la­das con el con­su­mo. «Las gran­des mar­cas ti­po Da­no­ne, Adi­das, Unilever y Nestlé son muy sa­nea­das y van a se­guir ven­dien­do», apun­ta en es­te sen­ti­do Nicolás Ló­pez, de MG Va­lo­res.

 ??  ??
 ??  ??
 ??  ?? La epidemia se es­tá ce­ban­do con Es­ta­dos Uni­dos, país con más con­ta­gios con­fir­ma­dos del mun­do.
La epidemia se es­tá ce­ban­do con Es­ta­dos Uni­dos, país con más con­ta­gios con­fir­ma­dos del mun­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain