Inversión

Las di­vi­sas se mue­ven sin una di­rec­ción cla­ra

- Raúl Po­za Mar­tín Business · Foreign Exchange Market · Currencies · Finance · Financial Markets · Federal Reserve System · United States of America · Jerome Powell · Jerome Flynn · Michelangelo · Spain · Italy · United Kingdom · Como · Instagram · Mexico · Saudi Arabia · Moscow · Sixto Diaz Rodriguez

El co­ro­na­vi­rus dis­tor­sio­na el mer­ca­do de di­vi­sas y la gue­rra se desata en­tre ellas afec­ta­das por las po­lí­ti­cas mo­ne­ta­rias y las ma­te­rias pri­mas

El dó­lar es el más be­ne­fi­cia­do has­ta aho­ra, pe­ro la co­yun­tu­ra es muy cam­bian­te y las op­cio­nes de in­ver­sión muy va­ria­das se­gún avan­za el Covid-19

La co­ti­za­ción de las di­vi­sas a raíz de la pro­pa­ga­ción glo­bal del Covid-19 se ve afec­ta­da por las po­lí­ti­cas mo­ne­ta­rias de los ban­cos cen­tra­les, las me­di­das fis­ca­les de los go­bier­nos, la caí­da de los pre­cios de las ma­te­rias pri­mas y la ac­ti­va­ción de al­gu­nas mo­ne­das co­mo ac­ti­vo re­fu­gio. Es­te am­plio aba­ni­co pro­vo­ca una al­ta vo­la­ti­li­dad en es­te mer­ca­do y lo ins­ta­la en una si­tua­ción de cons­tan­tes cam­bios sin una di­vi­sa co­mo cla­ro re­fe­ren­te.

El dó­lar pa­re­cía ha­ber ga­na­do la par­ti­da co­mo di­vi­sa más fuer­te an­te el co­ro­na­vi­rus. El bi­lle­te ver­de, co­mo co­mún­men­te se co­no­ce a la mo­ne­da es­ta­dou­ni­den­se, lle­gó a mar­car má­xi­mos fren­te a 15 de sus prin­ci­pa­les pa­res. El mo­ti­vo de es­tos re­gis­tros fue la ac­ti­va­ción del dó­lar co­mo re­fu­gio an­te la pan­de­mia en de­tri­men­to de otros clá­si­cos co­mo el oro. Los in­ver­so­res ven­die­ron ma­si­va­men­te sus po­si­cio­nes en el me­tal ama­ri­llo y se pro­du­jo un gran flu­jo de ese capital des­in­ver­ti­do ha­cia el dó­lar, ade­más de cu­brir las pér­di­das en bol­sa con li­qui­dez en las car­te­ras. Por otro la­do, el de­rrum­be de pre­cios en las ma­te­rias pri­mas, con el cru­do co­mo pro­ta­go­nis­ta, tam­bién for­ta­le­ció al dó­lar con­tra las di­vi­sas de paí­ses cu­yas mo­ne­das es­tán li­ga­das a al­gu­na ma­te­ria pri­ma. El es­ce­na­rio es­ta­ba cla­ro has­ta que la Re­ser­va Fe­de­ral de los Es­ta­dos Uni­dos (Fed) inun­dó el mer­ca­do de bi­lle­tes ver­des con la com­pra ili­mi­ta­da de bo­nos. A la Fed la si­guió el Se­na­do con el pa­que­te fis­cal de ayu­das por va­lor de 2,2 bi­llo­nes de dó­la­res. Es­tos mo­vi­mien­tos fre­na­ron el ‘rally’ de es­ta di­vi­sa y die­ron la opor­tu­ni­dad a las da­ña­das por el dó­lar para re­cu­pe­rar el te­rreno per­di­do: el eu­ro, la li­bra, las emer­gen­tes… ade­más de

Las di­vi­sas, en si­tua­cio­nes de má­xi­ma in­cer­ti­dum­bre, pue­den ju­gar el pa­pel de ac­ti­vos re­fu­gio

al oro. Pe­ro es­tas mo­ne­das no ter­mi­nan de arran­car con una cla­ra ten­den­cia al­cis­ta pues­to que tam­bién se ven im­pac­ta­das por los re­cor­tes de los ti­pos de in­te­rés de sus ban­cos cen­tra­les o la re­la­ja­ción fis­cal y ayu­das di­rec­tas de los go­bier­nos para fre­nar, en la me­di­da de lo po­si­ble, el im­pac­to eco­nó­mi­co de la pan­de­mia.

An­te la in­cer­ti­dum­bre cre­cien­te y la fal­ta de li­qui­dez, la Fed de­ci­dió ac­tuar para fre­nar los des­ajus­tes. Así, el or­ga­nis­mo pre­si­di­do por Je­ro­me Po­well po­si­bi­li­ta fa­ci­li­da­des de emi­sión para que las au­to­ri­da­des mo­ne­ta­rias de 14 paí­ses acu­dan al mer­ca­do de re­com­pra de con­tra­tos de li­qui­dez a cor­to pla­zo a tra­vés de lí­neas de ‘swaps’ para «pre­ve­nir el co­lap­so de los mer­ca­dos por es­ca­sez de re­cur­sos lí­qui­dos de fi­nan­cia­ción a cor­to pla­zo por los mo­vi­mien­tos de pá­ni­co», ex­pli­can des­de Mo­nex Eu­ro­pe.

Pe­se a las me­di­das «no hay una di­rec­ción muy cla­ra en el mer­ca­do de di­vi­sas» afir­ma el ex­per­to fi­nan­cie­ro en la ma­te­ria Mi­guel Án­gel Ro­dri­guez. Es­te ex­per­to, que apre­cia có­mo se de­bi­li­ta el dó­lar con­for­me se ex­pan­de el Covid-19 en los Es­ta­dos Uni­dos, apun­ta que el yen es el más be­ne­fi­cia­do por la caí­da de la ren­ta­bi­li­dad del bono es­ta­dou­ni­den­se a diez años. Ro­drí­guez se­ña­la que es­te par es­tá es­tre­cha­men­te li­ga­do al ren­di­mien­to del bono es­ta­dou­ni­den­se «pues­to que los fon­dos de pen­sio­nes ja­po­ne­ses in­vier­ten en bo­nos de los Es­ta­dos Uni­dos y aho­ra se sa­len por las ba­jas ren­ta­bi­li­da­des y el yen ac­túa co­mo re­fu­gio». Para Ro­drí­guez, el yen se ve­rá más fa­vo­re­ci­do cuan­do co­mien­cen a apa­re­cer ma­los da­tos ma­cro­eco­nó­mi­cos de EE.UU. de­ri­va­dos del co­ro­na­vi­rus, «por lo que podría se­guir ca­yen­do de una for­ma es­truc­tu­ral el dó­lar/yen».

El yen ja­po­nés y el fran­co sui­zo se ac­ti­van co­mo re­fu­gio e in­clu­so pue­den ga­nar la par­ti­da al dó­lar en es­ta par­ce­la

La es­ta­bi­li­dad del eu­ro

A es­te ex­per­to le sor­pren­de la «es­ta­bi­li­dad» que mues­tra el eu­ro pe­se al Covid-19 en paí­ses co­mo Es­pa­ña o Ita­lia y la di­vi­sión en­tre los paí­ses del nor­te y del sur de la zo­na eu­ro por no sa­car los co­ro­na­bo­nos ade­lan­te. Con­tra el dó­lar, por ejem­plo, tam­po­co cae

«por la pro­pia de­bi­li­dad que mues­tra ac­tual­men­te es­ta mo­ne­da». El eu­ro «sí podría su­frir» con­tra la li­bra si no se aprue­ban los co­ro­na­bo­nos, aun­que el au­men­to de ca­sos de Covid-19 en el Reino Uni­do «tam­po­co fa­vo­re­ce a la li­bra», ex­po­ne Ro­drí­guez. En cam­bio, la li­bra con­tra el dó­lar ha re­gis­tra­do caí­das de ca­la­do, co­lo­cán­do­se el ca­ble, nom­bre co­lo­quial por el que se co­no­ce a la li­bra, en su peor ni­vel des­de ha­ce 35 años, en las 1,15 uni­da­des de dó­lar. Es­te re­tro­ce­so fue muy su­pe­rior al del Bre­xit y eso que los ni­ve­les de ju­nio de 2016 «se con­si­de­ra­ron di­fí­ci­les de vol­ver a al­can­zar en una ge­ne­ra­ción», co­men­tan des­de la fin­tech es­pe­cia­li­za­da en la transac­ción de di­vi­sas Ebury. En es­ta fir­ma atri­bu­yen el al­can­ce de la caí­da a la li­qui­da­ción de po­si­cio­nes lar­gas so­bre la li­bra y al au­men­to de la pri­ma de ries­go co­mo con­se­cuen­cia del Bre­xit y del gran dé­fi­cit ex­terno del país.

El yen ja­po­nés o el fran­co sui­zo dis­fru­ta­ron de subidas co­mo el dó­lar al ac­tuar tam­bién co­mo ac­ti­vo re­fu­gio y son las otras dos di­vi­sas que me­jor se han por­ta­do en el pa­sa­do más re­cien­te, pe­ro no por ello es­tán ca­ren­tes de ries­go. Co­mo apun­ta el ana­lis­ta de IG Markets, Die­go Mo­rín, «lo peor» de es­te ti­po de di­vi­sas es que sus ban­cos cen­tra­les es­ta­ble­cen mu­chas me­di­das para in­ter­ve­nir­las de­bi­do a que, con unos ti­pos de in­te­rés tan ba­jos, «no les in­tere­sa» que el mer­ca­do se inun­de de com­pras de ye­nes ja­po­ne­ses o fran­cos suizos.

El pa­pel de las ma­te­rias pri­mas

Las di­vi­sas que más fuer­tes han si­do his­tó­ri­ca­men­te tam­bién se com­por­tan aho­ra co­mo ac­ti­vo re­fu­gio por los im­por­tan­tes re­tro­ce­sos de las ma­te­rias pri­mas que im­pac­tan so­bre las di­vi­sas que es­tán vin­cu­la­das a ellas.

Es­to ex­pli­ca que el dó­lar ter­mi­na­se mar­zo co­mo la mo­ne­da más re­va­lo­ri­za­da: un 10 por cien­to con­tra la co­ro­na no­rue­ga, de­pen­dien­te del pe­tró­leo; un 7 con­tra el real bra­si­le­ño, an­cla­do a la agri­cul­tu­ra; un 3,4 por cien­to con­tra la li­bra, muy re­la­cio­na­da con la mi­ne­ría de dia­man­tes, y un 1 por cien­to con­tra el eu­ro. Le si­guie­ron de cer­ca el yen y el fran­co sui­zo. Lo que in­di­can es­tas ba­ja­das men­sua­les te­nien­do en cuen­ta el mar­co ac­tual es que, acla­ra el ana­lis­ta de XTB, Da­río Gar­cía, «si no hay nue­vas me­di­das

eco­nó­mi­cas des­de los Es­ta­dos Uni­dos, el dó­lar, el fran­co sui­zo y el yen ja­po­nés ac­tua­rán de re­fu­gio con­tra mo­ne­das afec­ta­das por la caí­da de las ma­te­rias pri­mas».

En el ca­so de los paí­ses emer­gen­tes, co­mo Mé­xi­co y su pe­so que se hun­dió a mí­ni­mos his­tó­ri­cos por el de­rrum­be del cru­do y la gue­rra de pre­cios en­tre Ara­bia Sau­dí y Mos­cú, emi­ten bo­nos en dó­la­res y tie­nen que acu­dir al mer­ca­do a com­prar­los «y es­to podría ayu­dar al dó­lar en de­tri­men­to de esas mo­ne­das na­cio­na­les y aña­de vo­la­ti­li­dad al mer­ca­do», ex­pli­ca Mi­guel Án­gel Ro­drí­guez que aña­de, res­pec­to a las di­vi­sas emer­gen­tes, que el par dó­lar/yuan chino se man­tie­ne es­ta­ble, «por lo que in­vi­ta la calma si se man­tie­ne la si­tua­ción».

Des­de Ebury creen que la di­rec­ción y la mag­ni­tud de los mo­vi­mien­tos en las mo­ne­das emer­gen­tes «se­rán en gran me­di­da idio­sin­crá­si­cos y de­pen­de­rán en bue­na par­te de los fun­da­men­tos ma­cro­eco­nó­mi­cos de ca­da país y otros fac­to­res co­mo el po­si­cio­na­mien­to en el mer­ca­do y la li­qui­dez». Para Ebury, aque­llas con unas ba­ses «más só­li­das» -gran­des re­ser­vas de di­vi­sas, ba­ja deu­da ex­ter­na y su­pe­rá­vit o pe­que­ños dé­fi­cits en la cuen­ta co­rrien­te- es­tán «me­jor pre­pa­ra­das para ca­pear cual­quier po­si­ble ven­ta adi­cio­nal de ac­ti­vos de ries­go a la que el Covid-19 pue­da in­du­cir». Lo que es ca­si se­gu­ro, afir­man, «es que la gran vo­la­ti­li­dad del mer­ca­do con­ti­nua­rá a ni­ve­les muy al­tos».

 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain