Inversión

Com­prar y ven­der ac­ti­vos des­de el sa­lón de casa

- Bea­triz Tri­per Business · Finance · Spain · European Union · Michelangelo · KPMG Corporate Finance · Israel · Madrid · EAE Business School · Repsol · Marc Martínez

El exa­men sor­pre­sa de di­gi­ta­li­za­ción pro­vo­ca­do por el Covid-19 ha obli­ga­do a que ges­to­res de ac­ti­vos, ase­so­res fi­nan­cie­ros y bro­kers ha­yan cam­bia­do sus des­pa­chos por el cuar­to de es­tar o el sa­lón. Se tra­ba­ja más ho­ras pe­ro se con­ci­lia me­jor y el wifi do­més­ti­co pro­pi­na al­gún que otro sus­to. Pe­ro, ¿hay fi­su­ras en la se­gu­ri­dad de las ope­ra­cio­nes?

Ca­si de gol­pe y sin pre­vio avi­so, los edi­fi­cios de cris­tal y ras­ca­cie­los de las gran­des ur­bes han que­da­do de­sier­tos. Las ex­pla­na­das de cen­tros em­pre­sa­ria­les, que ha­ce ape­nas un mes eran un her­vi­de­ro de pro­fe­sio­na­les pe­ga­dos a un te­lé­fono mó­vil mien­tras co­mían un sand­wich o to­ma­ban un ca­fé en va­so de car­tón, a día de hoy só­lo acu­mu­lan si­len­cio.

La cri­sis del co­ro­na­vi­rus ha pro­vo­ca­do una dis­rup­ción en el mer­ca­do la­bo­ral. Ges­to­res de ac­ti­vos, ase­so­res fi­nan­cie­ros o pro­fe­sio­na­les ban­ca­rios han cam­bia­do el blan­co e im­po­lu­to de su es­pa­cio en el open of­fi­ce por la me­sa de ma­de­ra de co­lor wen­gué del sa­lón. En al­gu­nos ca­sos, la co­ci­na sir­ve de cen­tro de ope­ra­cio­nes. «Es otro rit­mo de tra­ba­jo. Las ho­ras pro­duc­ti­vas au­men­tan pe­ro la pro­duc­ti­vi­dad por ho­ra es me­nor», ex­pli­ca Bor­ja Ri­be­ra, pro­fe­sor de Bol­sa en el EAE Bu­si­ness School y ase­sor fi­nan­cie­ro en GVC Gaes­co.

La si­tua­ción de ex­cep­cio­na­li­dad por la que atra­vie­sa el mun­do ha da­do un em­pu­jón de­fi­ni­ti­vo a una nue­va for­ma tra­ba­jar que, pe­se a la ca­da vez ma­yor di­gi­ta­li­za­ción de la eco­no­mía, en Es­pa­ña ape­nas te­nía re­co­rri­do. Aun­que el teletrabaj­o es­tá re­gu­la­do en el ar­tícu­lo 13 del Es­ta­tu­to de los tra­ba­ja­do­res, se­gún Eu­ros­tat, só­lo en 4,3 por cien­to de los tra­ba­ja­do­res em­plea­rían es­ta fór­mu­la -en­tre los más ba­jos de la Unión Eu­ro­pea, don­de la media es del 5,2 por cien­to-.

Sin em­bar­go, el con­fi­na­mien­to obli­ga­do ha dis­pa­ra­do es­te da­to por en­ci­ma del 90 por cien­to en ape­nas quin­ce días. Es­pe­cial­men­te en ac­ti­vi­da­des que se desa­rro­llan en sec­to­res pro­fe­sio­na­les no in­dus­tria­les, co­mo pue­de ser el fi­nan­cie­ro o la for­ma­ción. «La cri­sis del co­ro­na­vi­rus ha di­na­mi­ta­do es­te es­ce­na­rio: ape­nas se ha­bla de cam­bio cli­má­ti­co y el teletrabaj­o ha pa­sa­do de ser una re­co­men­da­ción a una im­po­si­ción», cons­ta­ta Ja­vier Esteban, con­sul­tor in­de­pen­dien­te es­pe­cia­li­za­do en ten­den­cias de mer­ca­do la­bo­ral y di­gi­ta­li­za­ción.

Obli­ga­ción mo­ral y ne­ce­sa­ria que ha he­cho que los rou­ters y wifi do­més­ti­cos es­tén fun­cio­nan­do a un ren­di­mien­to del 100 por cien­to ca­si las 24 ho­ras del día y que ha si­do más sen­ci­lla para sec­to­res co­mo el fi­nan­cie­ro, en­tre otras co­sas por los pla­nes de con­tin­gen­cia exi­gi­dos por los or­ga­nis­mos su­per­vi­so­res. «Des­de nues­tros por­tá­ti­les nos co­nec­ta­mos a una VPN (Red Pri­va­da Vir­tual, por sus si­glas en in­glés), lo que me per­mi­te ac­ce­der a to­do lo que ten­go con­fi­gu­ra­do en mi or­de­na­dor y eje­cu­tar ór­de­nes de com­pra o ven­ta de ac­ti­vos», ex­pli­ca Ri­be­ra.

Es­ce­na­rio que coin­ci­de con el que ex­pli­ca Mi­guel Jau­re­gui­zar, di­rec­tor de desa­rro­llo di­gi­tal de Ren­ta 4. «En nues­tro ca­so es­ta­mos su­peran­do con no­ta el exa­men sor­pre­sa de di­gi­ta­li­za­ción. To­da la ope­ra­ti­va es­tá fun­cio­nan­do ex­tre­ma­da­men­te bien y la adap­ta­ción ha si­do muy ágil. En tres días he­mos con­se­gui­do fun­cio­nar al 100 por cien­to».

Ci­ber­se­gu­ri­dad

Aun­que la cua­si nor­ma­li­dad im­pe­ra en el día a día, ¿qué ocu­rre con la se­gu­ri­dad de las ope­ra­cio­nes? ¿Es la mis­ma que la de los cuar­tos de ser­vi­do­res de los cen­tros de tra­ba­jo? «Las fun­cio­nes ad­mi­nis­tra­ti­vas y fi­nan­cie­ras y la pro­tec­ción de da­tos son el punto dé­bil del tra­ba­jo en los en­tor­nos di­gi­ta­les», afir­ma Esteban.

Es en es­to úl­ti­mo don­de po­ne el acen­to Mi­guel Án­gel Ber­nal, eco­no­mis­ta y pro­fe­sor de la Fun­da­ción de Es­tu­dios Fi­nan­cie­ros. «Las fi­su­ras se en­cuen­tran en el rou­ter de casa», ase­gu­ra. «Los ries­gos no es­tán en las ope­ra­cio­nes en sí, sino en el ro­bo de da­tos. No ol­vi­de­mos que és­tos son el pe­tró­leo del si­glo XXI y los hac­kers apro­ve­chan cual­quier de­bi­li­dad para ha­cer­se con ellos. A día de hoy, nin­gún ope­ra­dor ga­ran­ti­za una se­gu­ri­dad al 100 por cien­to en los equi­pos do­més­ti­cos».

Pre­ci­sa­men­te al hi­lo del in­cre­men­to del 70 por cien­to de ci­be­ra­ta­ques que han sur­gi­do apro­ve­chan­do el Covid-19, des­de el área de se­gu­ri­dad de KPMG ex­pli­can que «es esen­cial» que las em­pre­sas -es­pe­cial­men­te las que ope­ran den­tro del sector fi­nan­cie­roha­gan «es­pe­cial hin­ca­pié» en dos ma­te­rias,

«la ci­ber­se­gu­ri­dad y de­tec­ción de frau­des» que pue­den ver­se afec­ta­dos a con­se­cuen­cia del «teletrabaj­o ma­si­vo, la fal­ta de re­cur­sos dis­po­ni­bles e in­clu­so la inope­ra­ti­vi­dad de los sis­te­mas de con­trol in­terno (au­to­má­ti­cos o ma­nua­les)». A es­te res­pec­to, Marc Mar­tí­nez, el so­cio res­pon­sa­ble de Ci­ber­se­gu­ri­dad de la con­sul­to­ra en Es­pa­ña, se­ña­la en un co­mu­ni­ca­do que «el ‘rand­so­me­wa­re’ continúa sien­do una de las prin­ci­pa­les ame­na­zas a las que se en­fren­tan las or­ga­ni­za­cio­nes. La si­tua­ción ac­tual les ha obli­ga­do a ins­ta­lar o in­cre­men­tar sus ca­pa­ci­da­des de co­ne­xión re­mo­ta por VPN para sus tra­ba­ja­do­res, lo que es­tá sien­do apro­ve­cha­do por ci­ber­cri­mi­na­les para rea­li­zar ata­ques di­rec­ta­men­te con­tra es­te ti­po de dis­po­si­ti­vos des­de In­ter­net».

Sin em­bar­go, Jau­re­gui­zar, ex­pli­ca que en el ca­so de Ren­ta 4 los ni­ve­les de pro­tec­ción an­te los ci­be­ra­ta­ques, «se man­tie­nen exac­ta­men­te igual. No ha cam­bia­do na­da. En es­to ha in­flui­do que nues­tro ni­vel de di­gi­ta­li­za­ción era ya su­pe­rior al 90 por cien­to. Mu­chos de nues­tros clien­tes ya ope­ra­ban a dis­tan­cia. Ade­más des­de la en­tra­da en vi­gor de la au­ten­ti­ca­ción re­for­za­da con la nor­ma­ti­va PS2 la se­gu­ri­dad es mu­cho más ele­va­da».

La con­fian­za de los in­ver­so­res

Aun­que na­die pue­de ase­gu­rar el ries­go ce­ro, Ber­nal lan­za un men­sa­je de tran­qui­li­dad. El eco­no­mis­ta re­cuer­da que los or­ga­nis­mos su­per­vi­so­res, co­mo el Ban­co de Es­pa­ña o la Co­mi­sión Na­cio­nal del Mer­ca­do de Va­lo­res (CNMV) «ve­lan por la se­gu­ri­dad de las ope­ra­cio­nes de com­pra y ven­ta de ac­ti­vos» y dis­po­nen de me­ca­nis­mos que ga­ran­ti­zan que el ries­go ope­ra­cio­nal sea prác­ti­ca­men­te nu­lo.

De he­cho, el eco­no­mis­ta ase­gu­ra que en el mo­men­to ac­tual los in­ver­so­res «es­tán más preo­cu­pa­dos por la vo­la­ti­li­dad que por co­sas ac­ce­so­rias. Por tan­to, las po­si­bles fi­su­ras que se pue­dan pro­du­cir en ma­te­ria de ci­ber­se­gu­ri­dad no es­tán afec­tan­do a las decisiones de com­pra o ven­ta de ac­ti­vos».

Por otra par­te, y prue­ba del in­te­rés que es­tá des­per­tan­do es­te mer­ca­do, es el cre­ci­mien­to de las in­ver­sio­nes. A la es­pe­ra de co­no­cer los da­tos co­rres­pon­dien­tes a 2019, se­gún un in­for­me de Stra­te­gic Cy­ber Ven­tu­res, los fon­dos de capital ries­go in­vir­tie­ron 5.300 mi­llo­nes de dó­la­res en em­pre­sas de ci­ber­se­gu­ri­dad (un 20 por cien­to más que el ejer­ci­cio pre­ce­den­te) y to­do apun­ta que es­te año se su­pe­rará con cre­ces es­ta can­ti­dad. En Es­pa­ña uno de los ejem­plos re­cien­tes es la en­tra­da de Rep­sol Cor­po­ra­te Ven­tu­ring en Car­du­men Capital, es­pe­cia­li­za­do en in­ver­tir en star­tups tec­no­ló­gi­cas de Is­rael y que cen­tra su in­ver­sión en di­gi­ta­li­za­ción, ci­ber­se­gu­ri­dad y fia­bi­li­dad de ope­ra­cio­nes a tra­vés de in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial, en­tre otras tec­no­lo­gías.

En­sa­yo ge­ne­ral

Si de al­go es­tá sir­vien­do la cri­sis sa­ni­ta­ria que se vi­ve a ni­vel glo­bal es de en­sa­yo ge­ne­ral para lo que se­rá el mer­ca­do la­bo­ral fi­nan­cie­ro y ban­ca­rio del fu­tu­ro. Muy re­ve­la­dor es el in­for­me de San­tan­der Cor­po­ra­te & In­vest­ment Ban­king que ad­vier­te de un po­ten­cial cie­rre de su­cur­sa­les ban­ca­rias de un 50 por cien­to en Es­pa­ña para los pró­xi­mos años. Es de­cir, de las po­co más de 24.000 cen­sa­das el pa­sa­do año que­da­rían ape­nas unas 12.000. El do­cu­men­to se ela­bo­ró me­ses an­tes de que es­ta­lla­se la cri­sis del Covid-19 que, para los ana­lis­tas, se­rá el

Una vez se blin­de la se­gu­ri­dad el sector fi­nan­cie­ro aca­ba­rá te­le­tra­ba­jan­do

es­pal­da­ra­zo de­fi­ni­ti­vo ha­cia el tra­ba­jo en re­mo­to den­tro del sector.

«Es­ta­mos en un es­ta­do de shock que en un pri­mer mo­men­to pue­de ge­ne­rar cier­to re­cha­zo tan­to para los pro­pios pro­fe­sio­na­les co­mo para los in­ver­so­res, pe­ro si lo pen­sa­mos fría­men­te la ma­yor par­te de los clien­tes ope­ran ya vía web», de­ta­lla el ase­sor fi­nan­cie­ro de GVC Gaes­co. Ten­den­cia que se­rá ca­da vez ma­yor to­da vez se in­cor­po­ren las ge­ne­ra­cio­nes mi­le­nial y cen­te­nial al mer­ca­do.

An­tes de eso, lo que es una reali­dad es que des­de que es­ta­lla­se la cri­sis sa­ni­ta­ria los ca­na­les te­le­má­ti­cos y te­le­fó­ni­cos de los ope­ra­do­res del sector fi­nan­cie­ro se es­tán re­for­zan­do. «La de­man­da ha au­to­li­mi­ta­do las ope­ra­cio­nes pre­sen­cia­les y se es­tá acos­tum­bran­do a ope­rar vía in­ter­net. Es­ta­mos atra­ve­san­do una gran puer­ta que si se cru­za con éxi­to se­rá de­fi­ni­ti­va», se­ña­la Ber­nal, quien ase­gu­ra que «en el mo­men­to en el que la se­gu­ri­dad es­tá blin­da­da» el fu­tu­ro del sector fi­nan­cie­ro es­tá «in­du­da­ble­men­te» en el teletrabaj­o.

Jau­re­gui­zar se su­ma a es­ta opi­nión y con­si­de­ra que tras es­ta ex­pe­rien­cia los ni­ve­les de teletrabaj­o en el sector fi­nan­cie­ro «au­men­ta­rán es­pec­ta­cu­lar­men­te», lo cual «en nin­gún ca­so re­dun­da­rá en una caí­da de la pro­duc­ti­vi­dad. To­do lo con­tra­rio, me­jo­ra­rá en vir­tud de las ma­yo­res fa­ci­li­da­des para con­ci­liar».

Aún así, Ri­be­ra tie­ne cla­ro que «no to­do se­rá di­gi­tal. Aun­que pre­va­lez­ca el teletrabaj­o los clien­tes siem­pre van a que­rer ver una ca­ra».

El so­bre­es­fuer­zo de con­cen­trar­se y des­co­nec­tar

El pa­sa­do 13 de mar­zo el sector fi­nan­cie­ro re­du­jo los ser­vi­cios pre­sen­cia­les al mí­ni­mo in­dis­pen­sa­ble des­de el mo­men­to en el que es­ta­lló la cri­sis. En GVC Gaes­co, de las 200 per­so­nas que acu­den dia­ria­men­te a sus ofi­ci­nas aho­ra ape­nas lo ha­cen seis. Otro ejem­plo es el de la Bol­sa de Ma­drid, que el pa­sa­do 20 de mar­zo ce­rra­ba a cal y can­to sus puer­tas, li­mi­tan­do el ac­ce­so a «em­plea­dos crí­ti­cos», es de­cir, los que ga­ran­ti­zan la con­ti­nui­dad de las ope­ra­cio­nes bur­sá­ti­les.

En­tre las di­fe­ren­cias que des­ta­can las fuen­tes con­sul­ta­das, la «fal­ta de con­cen­tra­ción» es una de ellas. To­dos coin­ci­den en que aun­que el teletrabaj­o fa­vo­re­ce la con­ci­lia­ción, la reali­dad es que te­ner a los ni­ños, la mas­co­ta e in­clu­so la la­va­do­ra o la ne­ve­ra cer­ca «dis­traen». No obs­tan­te, «to­dos nos va­mos dis­ci­pli­nan­do se­gún pa­san los días», afir­ma Ri­be­ra.

A ello se aña­de el reto de la des­co­ne­xión, que se ha di­si­pa­do. «Aun­que de ma­ne­ra di­fe­ren­te, es­ta­mos más pen­dien­tes del or­de­na­dor, de las in­for­ma­cio­nes que lle­gan a to­das ho­ras. Aten­de­mos ope­ra­cio­nes fue­ra de los ho­ra­rios ha­bi­tua­les. En un fu­tu­ro in­me­dia­to es ne­ce­sa­rio re­gu­lar es­tos as­pec­tos y crear una nue­va con­cien­cia, tan­to en­tre los clien­tes co­mo en­tre los pro­pios tra­ba­ja­do­res», de­ta­lla Ri­be­ra.

El di­rec­tor de desa­rro­llo di­gi­tal de Ren­ta 4, por su par­te, se­ña­la que «el ni­vel de con­cen­tra­ción es más exi­gen­te por­que he­mos pa­sa­do del pre­sen­cia­lis­mo a la te­le­vi­da, pe­ro el gra­do de com­pro­mi­so es­tá sien­do es­pec­ta­cu­lar». Ade­más, «so­mos muy cui­da­do­sos con los ho­ra­rios de tra­ba­jo».

El rou­ter do­més­ti­co es el punto dé­bil para el tra­ba­jo en re­mo­to

 ??  ??
 ??  ?? Bor­ja Ri­be­ra, pro­fe­sor de Bol­sa en el EAE Bu­si­ness School y ase­sor fi­nan­cie­ro en GVC Gaes­co, ope­ra des­de el sa­lón de su casa
Bor­ja Ri­be­ra, pro­fe­sor de Bol­sa en el EAE Bu­si­ness School y ase­sor fi­nan­cie­ro en GVC Gaes­co, ope­ra des­de el sa­lón de su casa
 ??  ?? Mi­guel Jau­re­gui­zar, di­rec­tor de desa­rro­llo di­gi­tal de Ren­ta 4.
Mi­guel Jau­re­gui­zar, di­rec­tor de desa­rro­llo di­gi­tal de Ren­ta 4.
 ??  ?? El eco­no­mis­ta y pro­fe­sor Mi­guel Án­gel Ber­nal.
El eco­no­mis­ta y pro­fe­sor Mi­guel Án­gel Ber­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain