Inversión

Deu­da de al­ta ca­li­dad para un nue­vo mun­do

En un es­ce­na­rio don­de el vi­rus sea his­to­ria, los ex­per­tos tie­nen cla­ro que hay que dar prio­ri­dad al ‘in­vest­ment gra­de’ o deu­da de al­ta ca­li­dad La deu­da pú­bli­ca y los fon­dos de ren­tas son otras al­ter­na­ti­vas in­tere­san­tes. El ‘high yield’ exi­ge ser más se­lec

- Jo­sé Jiménez Business · Finance · Investing · Iberia Group · European Central Bank · Nordea Bank · American Airlines

Pre­pa­rar las car­te­ras para apro­ve­char las opor­tu­ni­da­des exi­ge ser ex­tre­ma­da­men­te mi­nu­cio­sos.

Los mer­ca­dos de ren­ta fi­ja tam­po­co se li­bra­ron de la fuer­te vo­la­ti­li­dad y las caí­das pro­vo­ca­das por la ex­pan­sión glo­bal del co­ro­na­vi­rus. Los in­ver­so­res no en­con­tra­ron re­fu­gio en la se­gu­ri­dad tra­di­cio­nal de los bo­nos, lo que coin­ci­dió con una alar­man­te es­ca­sez de li­qui­dez. Pe­ro la ac­ción de­ci­di­da de go­bier­nos y ban­cos cen­tra­les ha cal­ma­do la tor­men­ta. Y la ren­ta fi­ja ha en­tra­do en una fa­se de re­la­ti­va es­ta­bi­li­dad. Por eso, es­te es el mo­men­to de mi­rar un po­co más allá del rui­do a cor­to pla­zo pro­vo­ca­do por la pan­de­mia y co­men­zar a re­cons­truir las car­te­ras pen­san­do en un mun­do sin co­ro­na­vi­rus. Es evidente que la con­tun­den­te res­pues­ta mo­ne­ta­ria y fis­cal a la pan­de­mia ha con­tri­bui­do a ele­var el ape­ti­to por el ries­go. Pe­ro para la ren­ta fi­ja es­to su­po­ne un pro­ble­ma aña­di­do. «El ni­vel de deu­da mun­dial se dis­pa­ra­rá a ni­ve­les des­co­no­ci­dos, lo que va a pro­vo­car un ajus­te al al­za de los ti­pos de in­te­rés y ello im­pli­ca caí­das en los pre­cios de los bo­nos», di­ce Víc­tor Al­var­gón­zá­lez, so­cio fun­da­dor de Nex­tep Fi­nan­ce. Tam­bién hay que te­ner en cuen­ta que se ha in­cre­men­ta­do el ries­go de cré­di­to, es de­cir, la po­si­bi­li­dad de que mu­chas com­pa­ñías que emi­ten bo­nos en­tren en quie­bra. Am­bas cir­cuns­tan­cias exi­gen ser ex­tre­ma­da­men­te mi­nu­cio­sos en la cons­truc­ción de las car­te­ras para apro­ve­char las opor­tu­ni­da­des y las ba­jas va­lo­ra­cio­nes en un pró­xi­mo es­ce­na­rio li­bre de co­ro­na­vi­rus.

Los ex­per­tos tie­nen cla­ro que la pri­me­ra pre­mi­sa pa­sa por bus­car la ca­li­dad. «Hay que ir to­man­do po­si­cio­nes en aque­llas com­pa­ñías que sean ‘in­vest­ment gra­de’ o con ca­li­fi­ca­ción de gra­do de in­ver­sión», siem­pre

has­ta ‘BBB’, di­ce Ál­va­ro An­tón, res­pon­sa­ble para Ibe­ria de Aber­deen Stan­dard In­vest­ment. Y es que por de­ba­jo de es­te es­ca­lón se ve­rá mu­cha vo­la­ti­li­dad. En opi­nión de es­te ex­per­to, «en es­tas em­pre­sas va­mos a te­ner unas ren­ta­bi­li­da­des atrac­ti­vas, de apro­xi­ma­da­men­te del 3 por cien­to». Cé­sar Ozae­ta, ges­tor de Aban­te, re­co­no­ce que es­ta tam­bién es su apuesta, ya que el gra­do de in­ver­sión «es la deu­da que es­tá com­pran­do el Ban­co Cen­tral Europeo de com­pa­ñías gran­des, de ca­li­dad y bien ges­tio­na­das». Y las com­pras se­gui­rán al me­nos has­ta fi­nal de año. In­clu­so la Fed anun­ció que com­pra­rá por pri­me­ra vez en su his­to­ria bo­nos cor­po­ra­ti­vos de gra­do de in­ver­sión, has­ta 300.000 mi­llo­nes de dó­la­res. No obs­tan­te, en la deu­da de al­ta ca­li­dad, el ven­ci­mien­to es un ele­men­to im­por­tan­te. Así, Al­var­gon­zá­lez apuesta por la ren­ta fi­ja de cor­to pla­zo y me­dio pla­zo «por­que en la me­di­da en que pue­dan su­bir los ti­pos de in­te­rés, es­ta deu­da se re­nue­va a un cu­pón ma­yor».

En las em­pre­sas de al­ta ca­li­dad ha­brá ren­ta­bi­li­da­des atrac­ti­vas, de has­ta el 3 por cien­to

La deu­da pú­bli­ca es la que más par­ti­do pue­de sa­car a las me­di­das de los ban­cos cen­tra­les

Per­fi­les más to­le­ran­tes

Para per­fi­les más to­le­ran­tes al ries­go, no hay que per­der de vis­ta los bo­nos de al­ta ren­ta­bi­li­dad, ‘high yield’, y la deu­da su­bor­di­na­da fi­nan­cie­ra. Su caí­da ha si­do muy fuer­te pe­ro pro­ba­ble­men­te ha­yan des­con­ta­do un es­ce­na­rio de­ma­sia­do ma­lo. Cé­sar Ozae­ta re­cuer­da que hay que ex­tre­mar la vi­gi­lan­cia, pues pro­ba­ble­men­te ha­brá quie­bras de em­pre­sas y más vo­la­ti­li­dad, «pe­ro pen­san­do en el lar­go pla­zo, com­prar es­tos ac­ti­vos aho­ra im­pli­ca mu­cho va­lor», apun­ta. Otra al­ter­na­ti­va que po­ne so­bre la me­sa Ál­va­ro An­tón son los fon­dos de ren­tas: «Nos gus­tan por­que ge­ne­ran en­tre el 3 y el 4 por cien­to de ren­ta­bi­li­dad y cree­mos que to­do lo que sea com­ple­men­tar la ren­ta men­sual es una al­ter­na­ti­va muy bue­na».

A es­te aba­ni­co de op­cio­nes, Mar Ba­rre­ro, di­rec­to­ra de aná­li­sis de Ar­quia Pro­fim, aña­de la deu­da pú­bli­ca «que pue­de ayu­dar a dar cier­ta es­ta­bi­li­dad a las car­te­ras», jun­to con la ren­ta fi­ja de ca­li­dad. Es­ta deu­da «es la que más se pue­de be­ne­fi­ciar de las po­lí­ti­cas mo­ne­ta­rias ul­tra aco­mo­da­ti­cias adop­ta­das por los prin­ci­pa­les ban­cos cen­tra­les del mun­do, pe­ro muy es­pe­cial­men­te por la Fed y el BCE», apun­ta. En deu­da, Al­fon­so Es­cá­ra­te, ges­tor de Phy­li­ra, aco­ta más y apuesta por los bo­nos ita­lia­nos y es­pa­ño­les, «los úni­cos que da­rían ren­ta­bi­li­dad po­si­ti­va». Y co­mo úl­ti­ma al­ter­na­ti­va, Luis Gar­cía Lan­ga, ges­tor de Si­di­clear Si­cav, pro­po­ne los bo­nos li­ga­dos a la in­fla­ción, pues «si las po­lí­ti­cas agre­si­vas fun­cio­nan, podría ha­ber un so­bre­ca­len­ta­mien­to de la eco­no­mía», re­fle­xio­na.

Para los in­ver­so­res que op­ten por fon­dos de ren­ta fi­ja, Ba­rre­ro men­cio­na el Nor­dea Fle­xi­ble Fi­xed In­co­me, con una car­te­ra de ca­li­dad media-al­ta de no­ta ‘AA’. Ade­más, Ozae­ta apuesta por el Floss­bach Bond Op­por­tu­ni­ties, po­si­cio­na­do en ‘in­vest­ment gra­de’ pe­ro con la po­si­bi­li­dad de ex­po­ner­se más al ‘high yield’.

 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain