Inversión

En Es­pa­ña exis­ten nue­ve mi­llo­nes de pen­sio­nis­tas que co­bran una pen­sión media de ju­bi­la­ción de 1.157 eu­ros

- Est­her Gar­cía Ló­pez Savings · Personal Finance · Business · Spain · William Welch · Bruce Willis · Greece · Sweden · Europe · Towers Watson

se es­ti­man en 15.000 mi­llo­nes de eu­ros de­bi­do a la sus­pen­sión de con­tra­tos, des­pi­dos y ce­se de ac­ti­vi­dad de los au­tó­no­mos, mien­tras que sus in­gre­sos se pue­den re­du­cir en más de 2.000 mi­llo­nes. A es­to hay que aña­dir las ju­bi­la­cio­nes or­di­na­rias y an­ti­ci­pa­das que se pro­duz­can. «To­do ello pue­de dar la puntilla a un sis­te­ma de pen­sio­nes que arras­tra un des­equi­li­brio cró­ni­co», se­ña­la Jesús Pé­rez, pro­fe­sor del IEB, y que aco­ge a nue­ve mi­llo­nes de pen­sio­nis­tas que co­bran una pen­sión media de ju­bi­la­ción de 1.157 eu­ros.

¿Qué pa­sa­rá con los ju­bi­la­dos?

Es­ta mer­ma de re­cur­sos de la Se­gu­ri­dad So­cial afec­ta­rá di­rec­ta­men­te a las per­so­nas que se ju­bi­len a cor­to y me­dio pla­zo. «Para quie­nes es­tán muy pró­xi­mos a la edad de re­ti­ro no se es­pe­ran gran­des cam­bios, pe­ro, tal y co­mo su­ce­dió en 2011, para los tra­ba­ja­do­res con eda­des in­fe­rio­res a los 60 años es pre­vi­si­ble que se en­du­rez­can las con­di­cio­nes para el ac­ce­so a la ju­bi­la­ción en as­pec­tos co­mo el re­ti­ro an­ti­ci­pa­do, el nú­me­ro de años exi­gi­dos para co­brar el cien por cien de la pen­sión y el por­cen­ta­je apli­ca­ble en fun­ción de los años co­ti­za­dos», ase­gu­ra el pro­fe­sor de la Udi­ma.

El pro­ble­ma que sí se les plan­tea a los tra­ba­ja­do­res que es­tán cer­ca de ju­bi­lar­se es la po­si­bi­li­dad de que la cri­sis les ha­ga per­der su tra­ba­jo con la con­si­guien­te ba­ja­da de in­gre­sos. Ade­más, aque­llos afor­tu­na­dos que tie­nen di­ne­ro in­ver­ti­do en bol­sa y que ne­ce­si­ten li­qui­dez po­drían des­ha­cer po­si­cio­nes, pe­ro lo ha­rían en el peor mo­men­to, asu­mien­do una drás­ti­ca ba­ja­da de la ren­ta­bi­li­dad de sus ac­cio­nes pro­vo­ca­da por el des­plo­me de los mer­ca­dos en el úl­ti­mo mes.

«El co­ro­na­vi­rus tam­bién ha infectado a las bol­sas que ba­ten ré­cords a la ba­ja. Cual­quier cri­sis an­te­rior que­da su­pe­ra­da por los efec­tos que es­ta ha te­ni­do en los mer­ca­dos fi­nan­cie

ros, por lo que un tra­ba­ja­dor que es­té a punto de re­ti­rar­se y ne­ce­si­te li­qui­dez se ve­rá obli­ga­do a asu­mir pér­di­das im­por­tan­tes en su in­ver­sión. Si pue­de es­pe­rar a ven­der sus ac­cio­nes, de­be­ría ha­cer­lo», apun­ta Ro­ber­to Pe­rei­ra.

Otra op­ción que ten­drían aque­llos que sean par­tí­ci­pes de un plan de pen­sio­nes y que se vean afec­ta­dos por un ERTE es res­ca­tar­lo. Es­ta me­di­da, ade­lan­ta­da por IN­VER­SIÓN, fue anun­cia­da el mar­tes por el Con­se­jo de Mi­nis­tros y pre­ten­de otor­gar li­qui­dez a los más per­ju­di­ca­dos eco­nó­mi­ca­men­te por la pan­de­mia.

Con ella el Eje­cu­ti­vo ‘ma­ta dos pá­ja­ros de un ti­ro’: ade­lan­ta en cinco años la po­si­bi­li­dad de re­cu­pe­rar las apor­ta­cio­nes y los ren­di­mien­tos ge­ne­ra­dos por los pla­nes de pen­sio­nes con al me­nos diez años de an­ti­güe­dad, pre­vis­ta para 2025, y ga­na una ba­ta­lla en su lu­cha con­tra es­te pro­duc­to de aho­rro que no le gus­ta y al que pre­vé re­du­cir sus in­cen­ti­vos fis­ca­les.

Pe­ro, aun­que es­ta me­di­da ha si­do aplau­di­da por la ma­yo­ría de los ex­per­tos, por­que sir­ve para so­lu­cio­nar la ur­gen­cia de mu­chas fa­mi­lias, de ca­ra a la ju­bi­la­ción es evidente que ten­drá un im­pac­to. Al­guno ha­blan de pan para hoy y ham­bre para ma­ña­na ya que los afec­ta­dos por un ERTE con­ta­rán con me­nos capital cuan­do se ju­bi­len. Ade­más, «los pla­nes de pen­sio­nes son fi­nan­cie­ra­men­te efi­cien­tes en el lar­go pla­zo», ase­gu­ra Gre­go­rio Gil de Ro­zas, di­rec­tor del área de Re­ti­re­ment de Wi­llis To­wers Wat­son en Es­pa­ña.

¿De dón­de sal­drá el di­ne­ro para las pen­sio­nes?

Es­ta es la gran pre­gun­ta que se ha­cen pen­sio­nis­ta y tra­ba­ja­do­res. A cor­to pla­zo, y para sa­lir del pa­so, ten­drán que pro­du­cir­se nue­vos prés­ta­mos de la Ad­mi­nis­tra­ción Ge­ne­ral del Es­ta­do a la Se­gu­ri­dad So­cial a tra­vés de los Pre­su­pues­to Ge­ne­ra­les del Es­ta­do para do­tar­la de su­fi­cien­te li­qui­dez y poder ha­cer fren­te a las obli­ga­cio­nes con­traí­das.

Tam­bién po­drán adop­tar­se me­di­das co­mo ex­cluir de la ca­ja de la Se­gu­ri­dad So­cial aque­llas pres­ta­cio­nes que tie­nen una ca­rác­ter más so­cial y me­nos la­bo­ral, co­mo las de viu­de­dad u or­fan­dad. Aun así, «no se­rá su­fi­cien­te, por lo que de­be­rán plan­tear­se otras me­di­das para ob­te­ner in­gre­sos ex­tra­or­di­na­rios co­mo los im­pues­tos fi­na­lis­tas», pre­vé Gon­za­lo Nú­ñez.

Una me­di­da que podría pa­liar en par­te el pro­ble­ma se­ría ba­jar las pen­sio­nes, pe­ro la

DA­TOS EN EU­ROS. FUEN­TE: MI­NIS­TE­RIO DE IN­CLU­SIÓN, SE­GU­RI­DAD SO­CIAL Y MI­GRA­CIO­NES.

El pa­go de las pen­sio­nes con­tri­bu­ti­vas en mar­zo al­can­zó una ci­fra ré­cord de 9.877 mi­llo­nes

des­car­tan los ex­per­tos. «La re­duc­ción di­rec­ta de la pen­sión a quie­nes la es­tán per­ci­bien­do no pa­re­ce po­si­ble, no so­lo por mo­ti­vos de ga­ran­tía ju­rí­di­ca y con­fian­za en las ins­ti­tu­cio­nes sino por­que ten­dría tal cos­te po­lí­ti­co que, aun­que fue­ra pre­ci­so adop­tar­la, nin­gún Go­bierno se arries­ga­ría a ha­cer­lo», ase­gu­ra Nú­ñez. No obs­tan­te, no se­ría el pri­mer Go­bierno que lo hi­cie­ra. Muy pró­xi­mo te­ne­mos el ca­so de Gre­cia que du­ran­te la cri­sis fi­nan­cie­ra las re­du­jo en­tre un 15 y un 40 por cien­to.

Otra op­ción se­ría in­cluir­las en los Pre­su­pues­tos Ge­ne­ra­les del Es­ta­do, que aún no se han apro­ba­do para es­te año, pe­ro, se­gún Gon­za­lo Nú­ñez, no «su­po­ne ventaja al­gu­na a la vis­ta de nues­tra ex­pe­rien­cia acu­mu­la­da».

Emi­tir más deu­da pú­bli­ca es otra op­ción que tie­ne el Go­bierno, se­gún Jesús Pé­rez, pe­ro «in­ci­di­ría ne­ga­ti­va­men­te en la ac­tual de­bi­li­dad del equi­li­brio eco­nó­mi­co que su­fre Es­pa­ña».

Por ello, se­gún los ex­per­tos, si hay que sa­near y res­ca­tar el Sis­te­ma de Se­gu­ri­dad So­cial -de he­cho, ya se ha­ce pun­tual­men­te me­dian­te los prés­ta­mos que re­ci­be- de­be­ría ha­cer­se me­dian­te un cam­bio de mo­de­lo que ga­ran­ti­ce su sos­te­ni­bi­li­dad fu­tu­ra, con me­dias que va­yan des­de el in­cre­men­to de las apor­ta­cio­nes de las em­pre­sas y los tra­ba­ja­do­res has­ta la apli­ca­ción de un mo­de­lo co­mo el de cuen­tas no­cio­na­les im­plan­ta­do en Sue­cia y en otros paí­ses de Eu­ro­pa. Ase­gu­ran que así «sí se lo­gra­ría la su­per­vi­ven­cia del sis­te­ma».

 ?? Fo­to: EFE ?? El mo­vi­mien­to de pen­sio­nis­tas de Biz­kaia re­cla­man­do unas pen­sio­nes pú­bli­cas «dig­nas».
Fo­to: EFE El mo­vi­mien­to de pen­sio­nis­tas de Biz­kaia re­cla­man­do unas pen­sio­nes pú­bli­cas «dig­nas».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain