Inversión

El New Deal co­mo ins­pi­ra­ción para su­pe­rar el co­ro­na­vi­rus

- Car­los La­reau Finance · Politics · Business · Mark Twain · Franklin D. Roosevelt · Franklin · United States of America · White House · Germany · Germany national football team · Adolf Hitler · Spain · Francisco Franco · Hungary · Federal Reserve System · John Maynard Keynes · Federal Deposit Insurance · Social Security Administration · Romania · Ronald Reagan · Donald Trump · Smoot, Wyoming · Hawley, MA · Herbert Hoover · Glass

No se sa­be has­ta dón­de lle­ga­rá el des­tro­zo hu­mano, so­cial y eco­nó­mi­co desata­do por el co­ro­na­vi­rus. Pe­ro, con se­gu­ri­dad, se­rán im­pres­cin­di­bles nue­vas es­tra­te­gias para ata­jar la en­fer­me­dad y pa­liar sus con­se­cuen­cias. Las res­pues­tas re­si­den en la in­ves­ti­ga­ción mé­di­ca y la in­no­va­ción para do­ble­gar el vi­rus. Y en las cien­cias so­cia­les, par­ti­cu­lar­men­te la eco­no­mía y la po­lí­ti­ca, para adop­tar decisiones va­lien­tes que ayu­den a re­cu­pe­rar el em­pleo y la ac­ti­vi­dad pro­duc­ti­va.

La se­ve­ri­dad de la pan­de­mia no tie­ne pa­ra­le­los en la his­to­ria. A me­di­da que avan­za, se acen­túa la pa­rá­li­sis de to­do el pla­ne­ta. Es una mez­cla en­dia­bla­da de la de ‘gri­pe es­pa­ño­la’ de 1918, que de­jó 60 mi­llo­nes de muer­tos, y del ‘crash’ de oc­tu­bre de 1929, des­en­ca­de­nan­te de la Gran De­pre­sión. «La his­to­ria no se re­pi­te, pe­ro ri­ma», di­jo Mark Twain. El pa­sa­do pue­de ofre­cer ejem­plos. ¿Qué fun­cio­nó en­ton­ces y qué con­vie­ne evi­tar?

En las úl­ti­mas se­ma­nas se ha evo­ca­do con fre­cuen­cia la fi­gu­ra de Fran­klin De­lano Roo­se­velt (FDR), pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos en­tre 1933 y 1945. Se le atri­bu­ye el mé­ri­to de ha­ber sa­ca­do a su país de la Gran De­pre­sión y con­tri­buir de­ci­si­va­men­te a la de­rro­ta de las po­ten­cias del Eje du­ran­te la II Gue­rra Mun­dial. Jun­to a las me­di­das to­ma­das a lo lar­go de su man­da­to, FDR su­po ins­pi­rar con­fian­za a la ciu­da­da­nía. La com­bi­na­ción de li­de­raz­go, em­pa­tía con la po­bla­ción -las ‘char­las jun­to a la chi­me­nea’ ra­dia­das a to­do el país- y la apli­ca­ción de ideas in­no­va­do­ras a una es­ca­la has­ta en­ton­ces des­co­no­ci­da fue­ron de­ci­si­vas en aque­lla co­yun­tu­ra his­tó­ri­ca. El New Deal, con sus acier­tos y erro­res, pue­de ser­vir de ins­pi­ra­ción para su­pe­rar el enor­me gol­pe que ha re­ci­bi­do nues­tro mo­do de vi­da.

La an­te­rior im­plo­sión glo­bal

La Gran De­pre­sión se pro­lon­gó du­ran­te to­da una dé­ca­da. En los 18 me­ses pos­te­rio­res al ‘Mar­tes Ne­gro’ de 1929, el PIB mun­dial ca­yó un 15 por cien­to. Roo­se­velt lle­gó a la Casa Blan­ca en mar­zo de 1933 en alas de una abul­ta­da vic­to­ria elec­to­ral. La an­te­rior ad­mi­nis­tra­ción re­pu­bli­ca­na ha­bía fra­ca­sa­do en mi­ti­gar la si­tua­ción. El de­rrum­be de la bol­sa y el co­lap­so fi­nan­cie­ro con­si­guien­te hun­die­ron la eco­no­mía. Cuan­do FDR ju­ró su car­go, el des­em­pleo en EE.UU. ron­da­ba el 25 por cien­to, sin nin­gu­na pro­tec­ción so­cial, y la pro­duc­ción to­tal del país se ha­bía des­plo­ma­do un 50 por cien­to.

El im­pac­to de esa ca­tás­tro­fe se ex­ten­dió por el mun­do y se ce­bó en Ale­ma­nia, de­bi­li­ta­da por las reparacion­es pu­ni­ti­vas im­pues­tas por el Tra­ta­do de Ver­sa­lles. El re­torno al pro­tec­cio­nis­mo -la ley Smoot-Haw­ley, im­pul­sa­da por Her­bert Hoo­ver, pre­de­ce­sor de Roo­se­velt, en 1932- li­qui­dó las ex­por­ta­cio­nes ger­ma­nas y su ac­ce­so a di­vi­sas. En­tre 1929 y 1933 el des­em­pleo se tri­pli­có has­ta los seis mi­llo­nes de pa­ra­dos. El pa­ro, la po­bre­za y el caos po­lí­ti­co alla­na­ron el ca­mino has­ta la can­ci­lle­ría de Adolf Hitler en enero de 1933. Un año des­pués se pro­cla­mó Füh­rer y lan­zó al país al mi­li­ta­ris­mo. El res­to de la his­to­ria es co­no­ci­da. La II Gue­rra Mun­dial aca­bó con 85 mi­llo­nes de muer­tos, en­tre tro­pas, po­bla­ción ci­vil en los paí­ses be­li­ge­ran­tes y vic­ti­mas de ham­bru­nas y epi­de­mias.

Las gran­des cri­sis glo­ba­les siem­pre tie­nen efec­tos que ex­ce­den del ám­bi­to de la eco­no­mía. El mun­do en­te­ro cam­bió ra­di­cal­men­te en­tre 1929 y 1945. Al­gu­nos cam­bios fue­ron po­si­ti­vos: los avan­ces de la cien­cia y la tec­no­lo­gía; la ex­ten­sión (en Oc­ci­den­te) de lo pú­bli­co para pro­por­cio­nar ac­ce­so a la edu­ca­ción, a la salud y a la pro­tec­ción so­cial; el mul­ti­la­te­ra­lis­mo y las re­la­cio­nes in­ter­na­cio­na­les ba­sa­das en re­glas fa­ci­li­ta­ron un lar­go pe­rio­do de pro­gre­so. Pe­ro, al tiem­po, di­vi­die­ron el mun­do en blo­ques y pro­lon­ga­ron du­ran­te 45 años la exis­ten­cia de re­gí­me­nes to­ta­li­ta­rios co­mo el so­vié­ti­co y la Es­pa­ña de Fran­co.

Las me­di­das a las que obli­ga­rá el Covid-19 pre­sen­tan di­le­mas en­tre salud y

Es­ta­mos an­te una mez­cla en­dia­bla­da de la ‘gri­pe es­pa­ño­la’ de 1918 y del ‘crash’ de oc­tu­bre de 1929

pros­pe­ri­dad; en­tre li­ber­tad y se­gu­ri­dad. Co­mien­za un pe­rio­do des­co­no­ci­do de es­trés fi­nan­cie­ro y fis­cal, un reali­nea­mien­to de los equi­li­brios geo­es­tra­té­gi­cos y un cues­tio­na­mien­to le­tal a los va­lo­res de­mo-li­be­ra­les a fa­vor del po­pu­lis­mo au­to­ri­ta­rio. La pan­de­mia se co­bró su pri­me­ra de­mo­cra­cia en Hun­gría cuan­do su par­la­men­to en­tre­gó un poder ili­mi­ta­do al ‘ili­be­ral’ Vic­tor Or­ban.

Las lec­cio­nes de New Deal

Al lle­gar a la Casa Blan­ca, FDR im­pul­só un am­bi­cio­so pro­gra­ma de in­ter­ven­ción. En su pri­mer dis­cur­so a la na­ción pro­nun­ció una frase his­tó­ri­ca que in­fun­dió es­pe­ran­za a la ciu­da­da­nía: «So­lo de­be­mos te­mer al mie­do mis­mo». El nue­vo pre­si­den­te no du­dó en apro­ve­char su enor­me po­pu­la­ri­dad para apli­car so­lu­cio­nes ra­di­ca­les. En los pri­me­ros 100 días de su man­da­to se aprobaron 13 le­yes y de­cre­tos pre­si­den­cia­les de im­por­tan­cia capital. Co­men­zó por ce­rrar los ban­cos du­ran­te una se­ma­na y abrir des­pués so­lo los sol­ven­tes, ase­gu­ran­do la ga­ran­tía fe­de­ral de los de­pó­si­tos. El di­ne­ro re­gre­só rá­pi­da­men­te al sis­te­ma.

Po­co des­pués, pu­so el dó­lar en ‘free-float’ y per­mi­tió que la Re­ser­va Fe­de­ral in­yec­ta­ra gran­des su­mas a la eco­no­mía. El ín­di­ce in­dus­trial nor­te­ame­ri­cano to­ca­ba mí­ni­mos his­tó­ri­cos en mar­zo de 1933; en ju­lio ha­bía cre­ci­do un 57 por cien­to gra­cias a la re­cu­pe­ra­ción de la con­fian­za y a una po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria y fis­cal ex­pan­si­va. El Go­bierno fi­jó cuo­tas para ata­jar la so­bre­pro­duc­ción agrí­co­la que ha­bía de­pri­mi­do los pre­cios y lle­va­do la rui­na a las zo­nas ru­ra­les. Aña­dió una ba­te­ría de ini­cia­ti­vas para mo­der­ni­zar los mé­to­dos

Las gran­des cri­sis glo­ba­les siem­pre tie­nen efec­tos que ex­ce­den el ám­bi­to de la eco­no­mía

de cul­ti­vo y ayu­dó a los agri­cul­to­res más ame­na­za­dos a afron­tar deu­das e hi­po­te­cas. El con­jun­to de las me­di­das mo­ne­ta­rias, fis­ca­les y de con­trol gu­ber­na­men­tal ayu­da­ron a que la pro­duc­ción au­men­ta­ra un 25 por cien­to en los tres años si­guien­tes.

La ad­mi­nis­tra­ción creó tam­bién or­ga­nis­mos y pro­gra­mas des­ti­na­dos a ge­ne­rar em­pleo en pro­yec­tos pú­bli­cos (in­fra­es­truc­tu­ras, cons­truc­ción de co­le­gios y hos­pi­ta­les, con­ser­va­ción de es­pa­cios na­tu­ra­les). Roo­se­velt era con­ser­va­dor en ma­te­ria fis­cal. Sin em­bar­go, per­mi­tió que se es­ta­ble­cie­ra un sis­te­ma dual -un pre­su­pues­to or­di­na­rio y otro de emer­gen­cia­me­dian­te el que au­men­tó el gas­to pú­bli­co sin re­pa­rar en el dé­fi­cit. Los ar­qui­tec­tos in­te­lec­tua­les del New Deal siem­pre ne­ga­ron

ins­pi­rar­se en John May­nard Key­nes, pe­ro gran par­te de sus po­lí­ti­cas fue­ron key­ne­sia­nas. No to­do fun­cio­nó. De he­cho, el em­pleo no se re­cu­pe­ró has­ta que la II Gue­rra Mun­dial ge­ne­ró una in­men­sa in­dus­tria mi­li­tar y una in­sa­cia­ble de­man­da de mano de obra, en­tre ella a mi­llo­nes de mu­je­res.

A lo lar­go de los si­guien­tes años, el New Deal dio ori­gen a ins­ti­tu­cio­nes que per­vi­ven has­ta nues­tros días: el or­ga­nis­mo de ga­ran­tía de de­pó­si­tos (FDIC); la Ad­mi­nis­tra­ción de la Se­gu­ri­dad So­cial, que ins­ti­tu­yó pen­sio­nes y un se­gu­ro de des­em­pleo; la re­gu­la­ción y su­per­vi­sión de los mer­ca­dos (SEC); una ley la­bo­ral pac­ta­da con las em­pre­sas que fo­men­tó la afi­lia­ción sin­di­cal, y la Ley Glass-Stea­gal (GSA), que obli­gó a se­pa­rar la ban­ca co­mer­cial de

la de in­ver­sión. La su­pre­sión de es­ta le­gis­la­ción en 1999 fue una de las cau­sas que pre­ci­pi­ta­ron en co­lap­so del sis­te­ma fi­nan­cie­ro en 2008.

El New Deal ins­pi­ró el concepto de es­ta­do del bie­nes­tar. Im­plan­tó una su­ce­sión de re­for­mas de cor­te so­cial e im­pul­só la ne­go­cia­ción co­lec­ti­va. Pa­ra­le­la­men­te, apo­yó de­ci­di­da­men­te a las em­pre­sas y el desa­rro­llo pro­duc­ti­vo. Tuvo su cos­te. En 1940, Es­ta­dos Uni­dos ha­bía re­cor­ta­do su ejér­ci­to has­ta un ta­ma­ño si­mi­lar al de la Ru­ma­nía de la épo­ca. Al fi­nal de la II Gue­rra Mun­dial, 16 mi­llo­nes de nor­te­ame­ri­ca­nos ha­bían ves­ti­do un uni­for­me. Las ayu­das a los sol­da­dos que re­gre­sa­ban del fren­te, el ’GI Bill’ de 1944, fa­ci­li­tó hi­po­te­cas, sub­si­dios y cré­di­tos para em­pren­der ne­go­cios y ex­plo­ta­cio­nes agrí­co­las. La ley con­tri­bu­yó a pro­lon­gar el boom eco­nó­mi­co de la gue­rra y evi­tar una nue­va ola de pa­ro y des­con­ten­to so­cial. El ac­ce­so a la edu­ca­ción, es­pe­cial­men­te de la su­pe­rior, ali­men­ta­ron el desa­rro­llo cien­tí­fi­co y tec­no­ló­gi­co que die­ron a Es­ta­dos Uni­dos una ventaja com­pe­ti­ti­va has­ta prác­ti­ca­men­te nues­tros días.

Au­sen­cia de li­de­raz­gos

Las fór­mu­las del New Deal son di­fí­cil­men­te re­pe­ti­bles en nues­tros días. Pe­ro sí lo son al­gu­na de sus pre­mi­sas bá­si­cas: po­lí­ti­cas ex­pan­si­vas, es­tí­mu­los fis­ca­les, in­ver­sión en cien­cia y tec­no­lo­gía, co­la­bo­ra­ción pú­bli­co-pri­va­da, pro­tec­ción so­cial, re­gu­la­ción de los mer­ca­dos, pro­mo­ción del li­bre co­mer­cio mun­dial y ro­bus­te­ci­mien­to de la go­ber­nan­za y de los pi­la­res fun­da­men­ta­les del es­ta­do.

Pe­ro el au­ge del neo­li­be­ra­lis­mo des­de Ro­nald Rea­gan y del na­cio­na­lis­mo eco­nó­mi­co ac­tual han de­gra­da­do la ca­pa­ci­dad del Go­bierno fe­de­ral, co­mo prue­ba su caó­ti­ca ges­tión de la cri­sis sa­ni­ta­ria.

El reto que plan­tea la pan­de­mia es el ma­yor, más pro­fun­do y más uni­ver­sal des­de las dé­ca­das cen­tra­les del si­glo pa­sa­do. Las so­lu­cio­nes para vol­ver a la salud y re­cu­pe­rar la pros­pe­ri­dad exi­gi­rán un es­fuer­zo y una es­ca­la si­mi­lar a las de aque­llos años. El pro­ble­ma es que ya no exis­ten li­de­raz­gos co­mo los de los gi­gan­tes de en­ton­ces. Do­nald Trump es el an­ti­cris­to de Roo­se­velt.

Las fór­mu­las del New Deal son di­fí­cil­men­te re­pe­ti­bles en nues­tros días. Pe­ro sí lo son al­gu­nas de sus pre­mi­sas

 ??  ??
 ?? Fo­to: EFE ?? A me­di­da que avan­za la pan­de­mia se acen­túa la pa­rá­li­sis de to­do el pla­ne­ta.
Fo­to: EFE A me­di­da que avan­za la pan­de­mia se acen­túa la pa­rá­li­sis de to­do el pla­ne­ta.
 ?? Fo­to: EFE ?? Con­trol po­li­cial de vehícu­los du­ran­te el es­ta­do de alar­ma.
Fo­to: EFE Con­trol po­li­cial de vehícu­los du­ran­te el es­ta­do de alar­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain