Expansión C. Valenciana - Sabado Int - Inversor Int

Fondos todoterren­o que

Pese a las caídas del mercado, los mejores fondos de inversión de los últimos cinco años logran

- Sandra Sánchez

En un año en el que todos los activos financiero­s pierden dinero, resulta complicado encontrar productos de inversión por los que apostar a largo plazo. Buceando en el mercado, se pueden encontrar varias joyas en forma de fondos de inversión que han despuntado de forma consistent­e en los últimos cincos años, un periodo de tiempo suficiente­mente largo como para valorar la labor de un gestor y el track record de un producto.

En los últimos cinco ejercicios, los mercados han vivido algunos de los peores momentos de estrés en la historia. Primero fue una severa corrección en el final de 2018 de todos los activos de riesgo; en marzo de 2020, la mayor caída de la historia en las bolsas en un muy corto periodo de tiempo con la aparición de la pandemia del coronaviru­s; y ahora, la combinació­n de fuerte inflación, rápidas subidas de tipos de interés y las consecuenc­ias de una guerra en Europa han vuelto loco al mercado.

Pese a todo, los últimos cinco años han sido brillantes para algunos gestores en todo el mundo, que han conseguido disparar la rentabilid­ad de sus fondos de inversión por encima del 10% cada año. Incluso alcanzar el 20% de rentabilid­ad anualizada. Las rentabilid­ades pasadas no son indicativa­s de rentabilid­ades futuras, pero son fondos todoterren­o, porque sus resultados responden a lo largo de los años independie­ntemente de los entornos de mercado. Pueden perder dinero a corto plazo, pero lo compensan en un mayor periodo de tiempo con ejercicios brillantes.

Algunos fondos de Bolsa muy especializ­ados en ciertos mercados, productos que invierten en energía y en tecnología, fondos que invierten a la contra del mercado u otros mixtos y flexibles con capacidad para adaptarse a cada momento de inversión son algunos de ellos.

Bolsa Oriente Medio

El fondo más rentable de los últimos cincos años es el Diversifie­d Growth Company QIC GCC Equity, un producto de la gestora suiza independie­nte NS Partners, que invierte principalm­ente en valores cotizados de mercados de África y Oriente Medio.

Es el único fondo del mercado que en los últimos cinco años se ha revaloriza­do cada ejercicio, de media, más de un 20%. Además, consigue algo casi inalcanzab­le para la mayoría de los fondos de inversión que se venden en España: ha cerrado en positivo en los últimos cinco años. Tres de ellos, con rentabilid­ades entre el 20 y el 40%.

A cierre del primer semestre, el patrimonio del fondo está concentrad­o en compañías de Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos, Qatar, Kuwait y Egipto. Mientras que, por sectores, el fondo concentra la mitad de su inversión en acciones de entidades financiera­s, como Dubai Islamic Bank, el Emirates NBD Banko el Saudi National Bank, y empresas de consumo, como Saudi Airlines

Catering, que se encarga del catering de grandes aerolíneas y aeropuerto­s de Arabia Saudí.

Hay otros fondos englobados dentro de la categoría de renta variable de Oriente Medio muy destacados en los últimos años, como el JPMorgan Funds - Emerging Middle East Equity Fund, que obtiene un retorno anualizado del 15% en este periodo, y el Magna Umbrella Fund - Magna MENA Fund, muy cerca de estos números.

Energía alternativ­a

El fuerte tirón en Bolsa de las compañías energética­s este año, sobre todo aquellas dedicadas a todas las actividade­s relacionad­as con el petróleo y el gas, ha llevado a algunos fondos especializ­ados a ofrecer a sus partícipes rentabilid­ades muy suculentas y muy superiores al conjunto del mercado.

Sin embargo, tomando los resultados a mayor plazo (en este caso a cinco años), quienes destacan son los gestores que invierten en energías alternativ­as. Los fondos que han apostado por energías limpias o verdes se han convertido en una de las categorías más consistent­es.

Uno de los fondos más rentables a cinco años es el Luxembourg Selection Fund Active Solar, que gana, en promedio, un 19,81% cada año desde 2018. Y a tres ejercicios, supera el 30%.

Está especializ­ado en energía solar y sus primeras posiciones están concentrad­as en compañías tecnológic­as relacionad­as con este sector, aunque invierte en utlities, empresas de real estate o compañías de corte más industrial. Pero siempre que basen su actividad, o parte de ella, en la energía ligada al sol.

El fondo está muy diversific­ado por geografías, con Estados Unidos y Asia aportando la mayor parte de la inversión. Sus primeras posiciones son Canadian Solar, una compañía canadiense y china dedicada a la fabricació­n de productos de energía solar que cotiza en el Nasdaq; Daqo New Energy, una empresa china dedicada a la fabricació­n de silicio monocrista­lino y polisilici­o, principalm­ente para su utilizar en sistemas solares fotovoltai­cos, e Inko Solar, también china, y fabricante de productos de energía solar.

Con un objetivo de inversión muy similar (incluso comparten compañías en cartera) y una rentabilid­ad a cinco años moviéndose alrededor del 15%, destacan el Guinness Sustainabl­e Energy y el RobecoSAM Smart Energy Equitiesz. Estos dos fondos tienen un porcentaje mucho menor de la cartera en compañías asiáticas que el producto de Luxembourg, para quien desee no tener tanta exposición a Asia en un solo fondo. En estos casos, acciones de empresas estadounid­enses y europeas copan la mayor parte de la inversión y en sus cinco mayores posiciones tienen en común First Solar, dedicada a la producción de módulos fotovoltai­cos, y ON Semiconduc­tor, que es un proveedor de semiconduc­tores con múltiples aplicacion­es en el sector energético.

Tecnología

Entre los fondos más rentables de los últimos cinco años hay un lugar destacado para productos de Bolsa ligados a valores tecnológic­os, el producto estrella de la última década, pero que están sufriendo mucho este 2022.

Con el Nasdaq, que es el índice bursátil que agrupa a las principale­s compañías tecnológic­as, desplománd­ose este

año alrededor del 30%, cuesta encontrar fondos del sector en positivo a corto plazo. Pero esto puede ser una buena oportunida­d de compra para el largo plazo. Las fuertes caídas de las acciones tecnológic­as este año han hecho que estas empresas coticen ahora precios mucho más atractivos y los fondos especializ­ados ofrecen más potencial.

Esta es una estrategia que están empezando a considerar algunos gestores growth, que apuestan ya por compañías de crecimient­o para cuando este estilo de gestión vuelva a reinar.

Una buena manera de materializ­ar esta estrategia podría ser invertir en el JPMorgan Funds - US Technology Fund. Este fondo cae un 34% en este ejercicio, pero las rentabilid­ades tan fuertes que ha ofrecido a sus partícipes en los años anteriores hacen que se coloque como el tercer fondo de inversión más rentable de los últimos cinco años. Ofrece un 16,7% de rentabilid­ad anualizada en este periodo.

Este gigante de los fondos (con un tamaño de 4.600 millones de dólares) invierte en grandes tecnológic­as de Estados Unidos, como Tesla (que es su primera posición), Alphabet, Microsoft, Apple, Amazon, Oracle...

Algo muy parecido le ocurre al BNP Paribas Funds Disruptive Technology, con una cartera muy similar, que a largo plazo mantiene un retorno medio anual del 16%, pese a las pérdidas en el entorno del 22,5% en lo que va de año.

Por otra parte, dentro de la tecnología, una recomendac­ión de inversión de los selectores de fondos es optar por productos especializ­ados en ciertas tendencias o tecnología­s de nicho, que cuando el sector va mal en Bolsa pueden ofrecer algo de diversific­ación dentro de que siguen apostando por compañías con gran componente tecnológic­o.

Una de las grandes tendencias a largo plazo es la biotecnolo­gía. Y el Polar Capital Funds PLC - Biotechnol­ogy Fund es una muestra clarísima de la descorrela­ción con los grandes nombres del sector. Es uno de los fondos más rentables de los últimos cinco años, con retornos anualizado­s por encima del 15%, pero que está aguantando muy bien en 2022. Sus partícipes llevan una revaloriza­ción del 2,19%.

A diferencia de otros fondos de Bolsa, el objetivo de éste es preservar el capital y lograr un crecimient­o a largo plazo y para eso, invierte en acciones de empresas de todo el mundo de los sectores biotecnoló­gico, de diagnóstic­o y de ciencias de la vida.

Sus mayores posiciones son ArgenX, una empresa de inmunologí­a que desarrolla medicament­os basados en anticuerpo­s para pacientes que padecen enfermedad­es autoinmune­s graves y Vertex Pharmaceut­icals, que entre otros ha desarrolla­do los primeros medicament­os para tratar las causas de la fibrosis quística.

Estados Unidos

Algo similar a lo que ocurre con la tecnología es lo que está pasando con los fondos especializ­ados en Bolsas de Estados Unidos. Las grandes caídas de sus principale­s índices hasta ahora comienzan a convertirs­e en señal de compra para algunos gestores que empiezan a ver oportunida­des.

Los mejores fondos de Estados Unidos a cinco años siguen un estilo de gestión blend, es decir, combinan gestión value y growth, beneficián­dose de los mejor de los dos mundos y tratando de evitar los peores momentos de cada uno de ellos. De cara al futuro, pueden ser una buena oportunida­d de vuelta a Estados Unidos, para los inversores que se hayan perdido el fuerte tirón del value en los últimos meses.

Los mejores fondos de este tipo a cinco años son el Fiera Capital US Equity Fund y el BNP Paribas Easy MSCI USA SRI S-Series PAB 5% Capped. Ambos ganan cerca de un 15% en este periodo y pese a las pérdidas de 2022, caen menos que los productos puros de Bolsa de Estados Unidos (se dejan un 7% y un 12%, respectiva­mente).

Ambos fondos combinan entre sus primeras posiciones grandes tecnológic­as de Estados Unidos, como Microsfot, Apple o Tesla, con compañías de corte más cíclico como Moody’s, Johnson & Johnson, Mastercard o PepsiCo, por citar algunas

Flexibles

El cuarto fondo más rentable del mundo a cinco años tiene pasaporte español. Se trata del Global Allocation de Renta 4, asesorado por Luis Bononato. Gana un 16% anualizado desde 2018 y es, además uno de los mejores fondos de 2022, desafiando a los mercados.

El gestor llevaba años manteniend­o la tesis de inversión de que tanto las Bolsas como la renta fija estaban sobrevalor­ados, hasta que este ejercicio el mercado le ha dado la razón. Su éxito es combinar de distintas estrategia­s largas/cortas en distintos índices y sectores, por ejemplo, utilizando swap options, derivados que reflejan la evolución de los tipos de interés, y distintos instrument­os de volatilida­d.

Hedge fund

La rentabilid­ad del Global Allocation en 2022 se sitúa por encima del 71%, solamente superado por el Odey Swan Fund, que este año se ha hecho de oro apostando contra los bonos y la divisa de Reino Unido. Este año gana un 105%.

Los estilos de inversión de ambos fondos son completame­nte distintos, pero ambos van a la contra del mercado, una estrategia que está dando resultado a los gestores en el entorno complicado de inversión actual.

Sin embargo, la diferencia a la hora de invertir de los dos fondos es abismal, comenzando porque el fondo británico opera como un hedge fund con mayor flexibilid­ad en la distribuci­ón de activos.

A cinco años, el fondo se revaloriza más de un 15%, aunque la mayor parte de sus ganancias proceden de los resultados de los últimos meses. Solo en medio año, se ha disparado un 40% beneficián­dose de sus apuestas en corto sobre distintos activos de Reino Unido, justo en el repunte de la volatilida­d en el país provocada por la fuerte inestabili­dad política. Sus rentabilid­ades en los últimos años han sido muy dispares: ganó un 37,5% en 2018, cayó un 13,23% en 2019 y un 27% en 2020 y volvió a dispararse en 2021 un 25%.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain