Expansión C. Valenciana - Sabado Int - Inversor Int

¿Añadir algo de brillo a la cartera?

-

Expansión

A primera vista, el oro no ha perdido nada de su encanto. La mejor forma de incluirlo es a través de fondos que invierten en lingotes. Los productos que invierten en minas o producción de oro están sometidos a otras circustanc­ias del mercado y no siempre reflejan la evolución del metal precioso.

Las joyas de oro también son tan populares como siempre: la demanda está creciendo a pesar de las tribulacio­nes del Covid y la economía mundial. Statista, un proveedor de datos, pronostica nuevos aumentos. El precio del oro alcanzó un máximo histórico de 2.074,88 dólares la onza en agosto de 2020, impulsado por la preocupaci­ón de que los paquetes de emergencia de los gobiernos contra el Covid socavaran la estabilida­d financiera y aumentaran la inflación.

Desde entonces, ha habido que afrontar la inflación loss trastornos geopolític­os, encabezado­s por la guerra en Ucrania, las tensiones entre Estados Unidos y China, las preocupaci­ones sobre Taiwán y una gran cantidad de comportami­entos amenazante­s en el Medio Oriente. Todo esto podría haber disparado el precio de los lingotes si hubiera demostrado ser correcta la teoría de que la incertidum­bre económica y política es buena para el oro . Pero la realidad ha demostrado que no ha sido así.

La razón es clara: la rápida sucesión de subidas de tipos de interés por parte de los bancos centrales y la fortaleza del dólar han restado brillo al oro. Pero los vientos cambiarán ligerament­e en el nuevo año. Si las expectativ­as inflacioni­stas de EEUU alcanzan su punto máximo, también lo harán los tipos y, con tasas decrecient­es, un activo que no genera ingresos como el oro se vuelve un poco más atractivo, según publica Financial Times.

Algunos expertos esperan que el precio del oro se mantenga “básicament­e bien respaldado” hasta 2026.

JPMorgan es un poco más optimista y pronostica un aumento a fines de 2023 a medida que las tasas de la Fed superen su nivel máximo, los rendimient­os de los bonos comiencen a caer y el dólar pierda impulso. Pero un precio previsto cercano a 1.820 dólares la onza sigue siendo modesto.

Pero al menos el oro ha superado un desafío este año, o quizás un reto fantasma. Los fanáticos de las criptomone­das que estaban ocupados defendiend­o el argumento de que las monedas digitales eran la nueva cobertura de crisis, al menos hasta ahora, han demostrado estar equivocado­s. Con la negociació­n del bitcoin perdiendo dos tercios de su valor desde máximos de noviembre de 2021, está claro que, sea lo que sea una moneda digital, no es una cobertura diversific­adora contra las acciones. El oro, en comparació­n, subió alrededor de un 10 por ciento durante el período de caída del bitcoin, y un 375 por ciento en 20 años. Pero ha estado sometido a una enorme volatilida­d, con ganancias netas cercanas a cero.

Por supuesto, el pasado no es una guía para el futuro, como dicen las advertenci­as. El oro probableme­nte tenga un lugar en una cartera muy bien diversific­ada.

El oro ha subido un 375% durante 20 años, pero ha estado sometido a una enorme volatilida­d

La mejor forma de incluirlo es a través de fondos que invierten en lingotes y no los que invierten en minas

 ?? ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain