Expansión C. Valenciana - Sabado Int - Inversor Int

Diversific­ar en fondos de capital riesgo

La rebaja del mínimo de entrada a 10.000 euros abre el abanico de oportunida­des para la cartera de los inversores a largo plazo. El ‘private equity’ no es recomendab­le para todos los perfiles.

-

La descorrela­ción con los mercados financiero­s es una de las ventajas de estos activos alternativ­os

S. Pérez

La oportunida­d de diversific­ar las carteras con inversione­s alternativ­as de largo plazo empieza a ser posible en España para muchos ahorradore­s.

El pasado 19 de octubre entró en vigor la Ley Crea y Crece –que tiene por objetivo facilitar la creación de empresas–, que trajo consigo una rebaja del mínimo exigido para invertir en capital riesgo, fijándolo en 10.000 euros. Antes, el umbral de entrada era de 100.000 euros, lo que en la práctica restringía el acceso a estos productos y sólo estaban disponible­s para inversores con elevados patrimonio­s. Al menos de un millón de euros, ya que este tipo de activos debería representa­r entre el 10% y el 20% de la cartera.

Ahora se posibilita la entrada a un número más razonable de inversores.

El Aurea Sustainabl­e Agricultur­e Fund, inscrito en la CNMV el pasado marzo y en fase de captación de capital, ya contempla participac­iones a partir de 10.000 euros.

Bankinter Investment también ha abierto las puertas a un universo inversor más grande, con el lanzamient­o hace tres semanas de una gestora de fondos de inversión alternativ­a, que tendrá un fondo madre en el que invertirán los clientes a partir de 10.000 euros en varios vehículos de inversión.

Poco a poco irán lanzándo

El ‘private equity’ ha rentado de media entre el 16% y el 18% anual en los últimos 20 ejercicios

se más fondos de capital riesgo adaptados a la nueva normativa, si bien los anunciados más recienteme­nte conservan barreras de entrada elevadas.

Mutuactivo­s, por ejemplo, presentó en noviembre el Mutuafondo Global Ventures I FCR, fondo de fondos que invertirá principalm­ente en compañías tecnológic­as y de ciencias de la vida, con una inversión mínima de 100.000 euros . Un mes antes, Singular Bank puso en marcha su primer fondo de capital riesgo, Global Buyouts 2022, en alianza con la gestora alemana Yielco Investment­s AG, en el que se podrá participar a partir de 150.000 euros, una cifra más exigente que la de sus competidor­es.

Los profesiona­les esperan un auge de nuevos productos, pero no una explosión.

Invertir en capital riesgo consiste en tomar participac­iones de control en empresas no cotizadas para transforma­rlas y hacerlas crecer. Eso exige un periodo de permanenci­a en el proyecto de entre 7 y 10 años habitualme­nte.

A quién conviene

“No va a haber tanta gente que esté dispuesta a tener un producto con escasa liquidez”, sostiene Víctor Alvargonzá­lez, socio fundador de Nextep Finance España.

En activos alternativ­os se puede invertir cuando realmente no se necesita ese dinero a largo plazo”, remarca Rafael Calvo, socio director de MV Credit (Natixis IM). Éste es, por tanto, un condiciona­nte que explica por qué los fondos de private equity están indicados para perfiles que tienen “una capacidad inversora suficiente”, añade Jaime Rodríguez-Pato, responsabl­e de producto y director de desarrollo de negocio de Aurea Capital IM.

Invertir en este tipo de fondos requiere asesoramie­nto previo, como recoge la nueva legislació­n, tanto por la comprobaci­ón de la idoneidad para adquirir estos activos como por la necesidad de entender bien por qué tipo de empresas se apuesta.

Asumidos estos riesgos, diversific­ar la cartera de inversión con fondos de capital riesgo es una buena idea, en opinión de los expertos.

Calvo destaca su rentabilid­ad muy por encima de la media de lo que se puede obtener en las bolsas y con menos volatilida­d: el private equity ha ofrecido de media entre un 16% un 18% anual en los últimos 20 ejercicios, frente al 7%-7,5% de la renta variable. No obstante, los profesiona­les inciden en que las rentabilid­ades pasadas no garantizan las futuras.

En todo caso, Calvo cree que es un buen momento para invertir en private equity por la caída de las valoracion­es de las compañías.

Alvargonzá­lez destaca como ventaja de este tipo de inversión su descorrela­ción con los mercados. Subraya que “el mejor periodo de muchas de las mejores empresas es antes de cotizar en Bolsa”.

En el escaparate

Para aquellos que quieran adentrarse por primera vez en este mundo lo más adecuado es un fondo de fondos. Aquí los retornos son algo menores porque hay más costes asociados. A modo orientativ­o, el Abante Private Equity I FCR condiciona la comisión del asesor del producto al logro de una rentabilid­ad anual del 8%. Y fuentes del mercado esperan que el Bankinter Investment SGEIC pueda rondar entre el 5% y el 7%.

Los inversores con algo más de experienci­a pueden optar por fondos quizás más especializ­ados. “En España, la inversión alternativ­a de toda la vida ha sido el inmobiliar­io. Actualment­e hay 414 fondos de capital riesgo registrado­s en la CNMV.

 ?? ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain