Una Igle­sia sin fronteras que se sien­te ma­dre de to­dos

En la au­dien­cia ge­ne­ral Fran­cis­co tra­za el retrato de una Igle­sia que mi­ra a los ex­lui­dos y a los des­car­ta­dos de la so­cie­dad

La Razón (Madrid) - L Osservatore - - INSTRUMENT­UM LABORIS -

Que­ri­dos hermanos y her­ma­nas, ¡bue­nos días! En los He­chos de los Após­to­les, la pre­di­ca­ción del Evan­ge­lio no se ba­sa só­lo en palabras, sino tam­bién en ac­cio­nes con­cre­tas que dan tes­ti­mo­nio de la ver­dad del anun­cio. Son «pro­di­gios y se­ña­les» (He­chos 2, 43) que su­ce­den por obra de los Após­to­les, con­fir­man­do su pa­la­bra y mos­tran­do que ac­túan en nom­bre de Cris­to. Así su­ce­de que los Após­to­les in­ter­ce­den y Cris­to obra, ac­tuan­do «jun­to con ellos» y con­fir­man­do la Pa­la­bra con los sig­nos que la acom­pa­ñan (Mar­cos 16, 20). Tan­tas se­ña­les, tan­tos mi­la­gros que los Após­to­les hi­cie­ron fue­ron pre­ci­sa­men­te una ma­ni­fes­ta­ción de la di­vi­ni­dad de Je­sús. Hoy nos en­con­tra­mos an­te el pri­mer re­la­to de sa­na­ción, an­te un milagro, que es el pri­mer re­la­to de sa­na­ción en el Li­bro de los He­chos. Tie­ne un cla­ro pro­pó­si­to mi­sio­ne­ro, que apun­ta a des­per­tar la fe. Pe­dro y Juan van a re­zar al Tem­plo, cen­tro de la ex­pe­rien­cia de fe de Is­rael, al que los pri­me­ros cris­tia­nos es­tán to­da­vía muy ape­ga­dos. Los pri­me­ros cris­tia­nos re­za­ban en el Tem­plo de Je­ru­sa­lén.

Lu­cas re­gis­tra la ho­ra: es la ho­ra no­ve­na, es de­cir, las tres de la tar­de, cuan­do el sa­cri­fi­cio fue ofre­ci­do en ho­lo­caus­to co­mo signo de la co­mu­nión del pue­blo con su Dios; y tam­bién la ho­ra en que Cris­to mu­rió ofre­cién­do­se «una vez pa­ra siem­pre». (He­breos 9, 12; 10, 10). Y en la puer­ta del Tem­plo lla­ma­do «Her­mo­sa» —la Puer­ta Her­mo­sa— ven a un men­di­go, un pa­ra­lí­ti­co de na­ci­mien­to. ¿Por qué es­ta­ba ese hom­bre en la puer­ta? Por­que la ley mo­sai­ca (cf. Le­ví­ti­co 21, 18) im­pe­día ofre­cer sa­cri­fi­cios a los que te­nían im­pe­di­men­tos fí­si­cos, con­si­de­ra­dos la con­se­cuen­cia de cier­ta cul­pa­bi­li­dad. Re­cor­de­mos que an­te un hom­bre ciego de na­ci­mien­to, la gen­te le pre­gun­ta­ba a Je­sús: «¿Quién ha pe­ca­do, él o sus pa­dres, pa­ra que ha­ya na­ci­do ciego? (Juan 9, 2). De acuer­do con esa men­ta­li­dad, siem­pre hay una cul­pa en el ori­gen de una mal­for­ma­ción. Y lue­go se les negó el ac­ce­so al Tem­plo. El li­sia­do, pa­ra­dig­ma de los mu­chos ex­clui­dos y des­car­ta­dos de la so­cie­dad, es­tá ahí pa­ra pe­dir li­mos­na co­mo to­dos los días. No po­día en­trar, pero es­ta­ba en la puer­ta. Cuan­do al­go ines­pe­ra­do su­ce­de: Pe­dro y Juan lle­gan y se des­en­ca­de­na un jue­go de mi­ra­das. El li­sia­do mi­ra a los dos pa­ra pe­dir li­mos­na, los após­to­les en cam­bio lo mi­ran fi­ja­men­te, in­vi­tán­do­lo a mi­rar­los de una ma­ne­ra di­fe­ren­te, pa­ra re­ci­bir otro re­ga­lo. El li­sia­do los mi­ra y Pe­dro le di­ce: «No ten­go pla­ta ni oro; pero lo que ten­go te doy. En nom­bre de Je­su­cris­to, el Na­zo­reo, ponte a andar» (He­chos 3, 6). Los após­to­les es­ta­ble­cie­ron una re­la­ción, por­que así es co­mo Dios ama ma­ni­fes­tar­se, en la re­la­ción, siem­pre en el diá­lo­go, siem­pre en las apa­ri­cio­nes, siem­pre con la ins­pi­ra­ción del co­ra­zón: son las re­la­cio­nes de Dios con nosotros; a tra­vés de un en­cuen­tro real en­tre las per­so­nas que só­lo pue­de su­ce­der en el amor.

El tem­plo, ade­más de ser un cen­tro re­li­gio­so, era un lu­gar de in­ter­cam­bios eco­nó­mi­cos y fi­nan­cie­ros: los pro­fe­tas e in­clu­so Je­sús mis­mo ha­bían arre­me­ti­do re­pe­ti­da­men­te contra es­ta re­duc­ción (cf. Lu­cas 19, 45-46). Pero cuán­tas ve­ces pien­so en es­to cuan­do veo una pa­rro­quia don­de uno pien­sa que el di­ne­ro es más im­por­tan­te que los sa­cra­men­tos. ¡Por fa­vor! Igle­sia po­bre: pi­dá­mos­lo al Se­ñor. Ese men­di­go, en­con­tran­do a los Após­to­les, no en­cuen­tra di­ne­ro sino el Nom­bre que salva al hom­bre: Je­su­cris­to el Na­za­reno. Pe­dro in­vo­ca el nom­bre de Je­sús, or­de­na al pa­ra­lí­ti­co que se pon­ga en la po­si­ción de los vi­vos: de pie, y to­ca a es­te en­fer­mo, es de­cir, lo to­ma de la mano y lo le­van­ta, ges­to en el que San Juan Cri­sós­to­mo ve «una ima­gen de la re­su­rrec­ción» (Ho­mi­lías so­bre los He­chos de los Após­to­les, 8). Y aquí apa­re­ce el retrato de la Igle­sia, que ve a quien es­tá en di­fi­cul­tad, no cierra los ojos, sa­be mi­rar a la hu­ma­ni­dad a la ca­ra pa­ra crear re­la­cio­nes sig­ni­fi­ca­ti­vas, puen­tes de amis­tad y so­li­da­ri­dad en lu­gar de ba­rre­ras. Apa­re­ce el ros­tro de «una Igle­sia sin fronteras que se sien­te ma­dre de to­dos». (Evan­ge­lii gau­dium, 210), que sa­be to­mar de la mano y acom­pa­ñar pa­ra le­van­tar, no pa­ra con­de­nar. Je­sús siem­pre tien­de la mano, siem­pre tra­ta de le­van­tar, de ha­cer sa­nar, de ha­cer fe­li­ces, de ha­cer­los en­con­trar a Dios.

Es el «ar­te del acom­pa­ña­mien­to» que se ca­rac­te­ri­za por la de­li­ca­de­za con la que uno se acer­ca a la «tie­rra sa­gra­da del otro», dan­do a nues­tro ca­mi­nar «el rit­mo sa­na­dor de pro­ji­mi­dad, con una mi­ra­da res­pe­tuo­sa y lle­na de com­pa­sión pero que al mis­mo tiem­po sa­ne, li­be­re y alien­te a ma­du­rar en la vi­da cris­tia­na (ibíd., 169). Y es­to es lo que es­tos dos após­to­les ha­cen con el li­sia­do: lo mi­ran, di­cen «mí­ra­nos», se acer­can a él, lo le­van­tan y lo cu­ran. Lo mis­mo ha­ce Je­sús con to­dos nosotros. Pen­se­mos en es­to cuan­do es­ta­mos en ma­los mo­men­tos, en mo­men­tos de pe­ca­do, en mo­men­tos de tris­te­za. Ahí es­tá Je­sús que nos di­ce: «Mi­rad­me: ¡es­toy aquí! To­me­mos la mano de Je­sús y de­jé­mo­nos le­van­tar.Pe­dro y Juan nos en­se­ñan a no con­fiar en los me­dios, que tam­bién son úti­les, sino en la ver­da­de­ra ri­que­za que es la re­la­ción con el Re­su­ci­ta­do. En efec­to, so­mos —co­mo di­ría san Pa­blo— «co­mo po­bres, aun­que en­ri­que­ce­mos a mu­chos; co­mo quie­nes na­da tie­nen, aun­que to­do lo po­see­mos» (2 Co­rin­tios 6, 10).

To­do nues­tro es el Evan­ge­lio, que ma­ni­fies­ta el po­der del nom­bre de Je­sús que ha­ce ma­ra­vi­llas. ¿Y qué te­ne­mos ca­da uno de nosotros? ¿Cuál es nues­tra ri­que­za, cuál es nues­tro te­so­ro? ¿Qué po­de­mos ha­cer pa­ra en­ri­que­cer a los de­más? Pi­da­mos al Pa­dre el don de un re­cuer­do agra­de­ci­do al re­cor­dar los be­ne­fi­cios de su amor en nues­tras vi­das, pa­ra dar a to­dos el tes­ti­mo­nio de ala­ban­za y gra­ti­tud. No ol­vi­de­mos: la mano siem­pre ex­ten­di­da pa­ra ayu­dar al otro a le­van­tar­se; es la mano de Je­sús la que a tra­vés de nues­tra mano ayu­da a otros a le­van­tar­se.

Al fi­nal de la au­dien­cia ge­ne­ral, al sa­lu­dar a los gru­pos de fie­les pre­sen­tes en la Sa­la Pa­blo VI, el Papa re­cor­dó la fiesta li­túr­gi­ca (vier­nes 9 de agos­to) de San­ta Te­re­sa Be­ne­dic­ta de la Cruz (Edith Stein), in­vi­tan­do a to­dos a mi­rar las «op­cio­nes va­lien­tes» de la pa­tro­na de Eu­ro­pa, «ex­pre­sa­das en una au­tén­ti­ca con­ver­sión a Cris­to, así co­mo en el don de su vi­da contra to­da for­ma de in­to­le­ran­cia y per­ver­sión ideo­ló­gi­ca».

Sa­lu­do cor­dial­men­te a los pe­re­gri­nos de len­gua es­pa­ño­la pro­ve­nien­tes de España y La­ti­noa­mé­ri­ca. En par­ti­cu­lar sa­lu­do a la Her­man­dad Nues­tro Pa­dre Je­sús Hos­pi­ta­la­rio, de Ciem­po­zue­los, acom­pa­ña­dos de su obis­po Mons. Gi­nés Gar­cía Bel­trán.

Pi­da­mos al Se­ñor que nun­ca ol­vi­de­mos que la ver­da­de­ra ri­que­za de nues­tra vi­da es­tá en su amor in­fi­ni­to, y que nos es­for­ce­mos en com­par­tir­lo tam­bién con los de­más. Que Dios los ben­di­ga.

En la primera au­dien­cia ge­ne­ral des­pués del pe­río­do de des­can­so es­ti­val, el miér­co­les 7 de agos­to en la sa­la Pa­blo VI, el Papa re­to­mó su ca­te­que­sis so­bre los He­chos de los Após­to­les, de­te­nién­do­se en el pri­mer re­la­to de sa­na­ción del li­bro del Nue­vo Tes­ta­men­to (He­chos 3, 6). La fe en el «Nom­bre que salva al hom­bre: Je­su­cris­to el Na­za­reno» —di­jo— ex­pre­sa el «retrato de la Igle­sia» que «ve al que es­tá en di­fi­cul­tad, no cierra los ojos» y «sa­be to­mar de la mano y acom­pa­ñar pa­ra ali­viar».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.