La gue­rra y el te­rro­ris­mo son la gran de­rro­ta hu­ma­na

La Razón (Madrid) - L Osservatore - - L’OSSERVATOR­E ROMANO -

LaLa gue­rra y el te­rro­ris­mo son «la gran de­rro­ta hu­ma­na». Lo re­cor­dó el Pa­pa Fran­cis­co al tér­mino del Án­ge­lus del 11 de agos­to, en la pla­za de San Pe­dro, lan­zan­do un lla­ma­mien­to por la tu­te­la de la vi­da y de la dig­ni­dad de las víc­ti­mas de los con­flic­tos ar­ma­dos, con oca­sión del 70º aniver­sa­rio de la Con­ven­ción de Gi­ne­bra. En pre­ce­den­cia, co­men­tan­do el pa­sa­je evan­gé­li­co (Lu­cas 12, 32-48), el Pon­tí­fi­ce ha­bló de la im­por­tan­cia de la «vi­gi­lan­cia», in­vi­tan­do a los fie­les a «vi­vir y ac­tuar en es­ta tie­rra te­nien­do nos­tal­gia del cie­lo».

Co­men­zó di­cien­do que «Je­sús in­vi­ta a sus dis­cí­pu­los a la con­ti­nua vi­gi­lan­cia», pa­ra «aco­ger el pa­so de Dios en la pro­pia vi­da». Ha­bló de la ac­ti­tud del pe­re­grino, «pre­pa­ra­do pa­ra po­ner­se en mar­cha», ade­más de «es­tar abier­tos con sen­ci­llez y con­fian­za al pa­so de Dios en nues­tra vi­da, a la vo­lun­tad de Dios, que nos guía ha­cia la me­ta su­ce­si­va». «El Se­ñor», aña­dió, «ca­mi­na con no­so­tros y tan­tas ve­ces nos acom­pa­ña por la mano, pa­ra guiar­nos, pa­ra que no nos equi­vo­ca­mos en es­te ca­mino tan di­fí­cil».

Des­pués de «ce­ñir­se los ves­ti­dos» la se­gu­na ac­ti­tud es «man­te­ner en­cen­di­das las lám­pa­ras», pa­ra «es­tar en gra­do de arries­gar an­te la os­cu­ri­dad de la no­che». Por ello, co­men­ta el Pon­tí­fi­ce, «he­mos si­do en­via­dos, es de­cir, a vi­vir una fe au­tén­ti­ca y ma­du­ra, ca­paz de ilu­mi­nar las mu­chas “no­ches” de la vi­da». Y pa­ra ello, el Pa­pa in­sis­tió que hay que lle­var «siem­pre un pe­que­ño Evan­ge­lio en el bol­si­llo, en la mo­chi­la, pa­ra leer­lo». Co­men­tó tam­bién que «la fe au­tén­ti­ca abre el co­ra­zón al pró­ji­mo y em­pu­ja ha­cia la co­mu­nión con­cre­ta con los her­ma­nos, so­bre to­do con aque­llos que viven en la ne­ce­si­dad», de ahí se de­ri­va, si­guió Fran­cis­co, el otro as­pec­to de la vi­gi­lan­cia: «es­tar lis­tos pa­ra el en­cuen­tro úl­ti­mo y de­fi­ni­ti­vo con el Se­ñor». Es por eso que he­mos si­do lla­ma­dos a «ha­cer fruc­ti­fi­car to­dos los ta­len­tos que te­ne­mos, sin ol­vi­dar ja­más que «no te­ne­mos aquí la ciu­dad es­ta­ble, pe­ro es­ta­mos en bus­ca de esa fu­tu­ra» (He­breos 13,14). Ca­da ins­tan­te, fi­na­li­zó el Pon­tí­fi­ce, «se vuel­ve pre­cio­so, por lo que es ne­ce­sa­rio vi­vir y ac­tuar en es­ta tie­rra te­nien­do la nos­tal­gia del cie­lo: los pies so­bre la tie­rra, caminar so­bre la tie­rra, tra­ba­jar so­bre la tie­rra, ha­cer el bien so­bre la tie­rra, y el co­ra­zón nos­tál­gi­co del cie­lo». «La Vir­gen Ma­ría», con­clu­yó Fran­cis­co, «con su ma­ter­na in­ter­ce­sión, sos­ten­ga es­te nues­tro com­pro­mi­so»

Al fi­nal de la ora­ción ma­ria­na, hi­zo un lla­ma­mien­to por las víc­ti­mas de los con­flic­tos, re­cor­dan­do el 70º aniver­sa­rio de la Con­ven­ción de Gi­ne­bra, «im­por­tan­tes ins­tru­men­tos ju­rí­di­cos in­ter­na­cio­na­les que im­po­nen lí­mi­tes al uso de la fuer­za y se di­ri­gen a la pro­tec­cion de ci­vi­les y pri­sio­ne­ros en tiem­po de gue­rra», y deseó que es­ta fies­ta «pue­da ha­cer a los Es­ta­dos siem­pre más cons­cien­tes de la ne­ce­si­dad im­pres­cin­di­ble de tu­te­lar la vi­da y la dig­ni­dad de las víc­ti­mas de los con­flic­tos ar­ma­dos». To­dos, con­clu­yó el Pon­tí­fi­ce «es­tán obli­ga­dos a ob­ser­var los lí­mi­tes im­pues­tos por el de­re­cho in­ter­na­cio­nal hu­ma­ni­ta­rio, pro­te­gien­do a las po­bla­cio­nes iner­mes y las es­truc­tu­ras ci­vi­les, es­pe­ciel­men­te hos­pi­ta­les, es­cue­las, lu­ga­res de cul­to, cam­pos de re­fu­gia­dos», pues no hay que ol­vi­dar que «la gue­rra y el te­rro­ris­mo son siem­pre una gran pér­di­da pa­ra to­da la hu­ma­ni­dad. Son la gran de­rro­ta hu­ma­na».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.