La ca­ri­dad abier­ta a to­dos su­pera to­da di­vi­sión y par­ti­cu­la­ris­mo

La ora­ción ma­ria­na del do­min­go 18 de agos­to

La Razón (Madrid) - L Osservatore - - L’OSSERVATOR­E ROMANO -

El tes­ti­mo­nio del Evan­ge­lio su­pera «to­da di­vi­sión en­tre in­di­vi­duos, ca­te­go­rías so­cia­les, pue­blos y na­cio­nes» y «man­tie­ne la ca­ri­dad abier­ta a to­dos». Lo di­jo el Pon­tí­fi­ce en el Án­ge­lus que re­zó el do­min­go 18 de agos­to con los fie­les en la pla­za de San Pe­dro.

Que­ri­dos her­ma­nos y her­ma­nas, bue­nos días

EnEn la pá­gi­na evan­gé­li­ca de hoy (cf. Lu­cas 12,49-53) Je­sús ad­vier­te a sus dis­cí­pu­los que ha lle­ga­do el mo­men­to de la de­ci­sión. Su ve­ni­da al mun­do, en efec­to, coin­ci­de con el tiem­po de las elec­cio­nes de­ci­si­vas: no se pue­de pos­po­ner la op­ción por el Evan­ge­lio. Y pa­ra ha­cer com­pren­der me­jor es­te su lla­ma­do, se sir­ve de la ima­gen del fue­go que Él mis­mo vino a traer a la tie­rra. Di­ce así: «He ve­ni­do a arro­jar un fue­go so­bre la tie­rra y ¡cuánto desea­ría que ya es­tu­vie­ra en­cen­di­do!» (v. 49). Es­tas pa­la­bras tie­nen el ob­je­ti­vo de ayu­dar a los dis­cí­pu­los a aban­do­nar to­da ac­ti­tud de pe­re­za, de apa­tía, de in­di­fe­ren­cia y de ce­rra­zón pa­ra aco­ger el fue­go de Dios; ese amor que, co­mo re­cuer­da san Pa­blo, «ha si­do de­rra­ma­do en nues­tros co­ra­zo­nes por el Es­pí­ri­tu San­to» (Ro­ma­nos 5,5). Por­que es el Es­pí­ri­tu San­to quien nos ha­ce amar a Dios y nos ha­ce amar al pró­ji­mo; es el Es­pí­ri­tu San­to el que to­dos te­ne­mos den­tro. Je­sús re­ve­la a sus ami­gos, y tam­bién a no­so­tros, su más ar­dien­te de­seo: traer a la tie­rra el fue­go del amor del Pa­dre, que en­cien­de la vi­da y me­dian­te el cual el hom­bre es sal­va­do. Je­sús nos lla­ma a di­fun­dir en el mun­do es­te fue­go, gra­cias al cual se­re­mos re­co­no­ci­dos co­mo sus ver­da­de­ros dis­cí­pu­los. El fue­go del amor, en­cen­di­do por Cris­to en el mun­do por me­dio del Es­pí­ri­tu San­to, es un fue­go sin lí­mi­tes, es un fue­go uni­ver­sal. Es­to se vio des­de los pri­me­ros tiem­pos del Cris­tia­nis­mo: el tes­ti­mo­nio del Evan­ge­lio se pro­pa­gó co­mo un in­cen­dio be­né­fi­co su­peran­do to­da di­vi­sión en­tre in­di­vi­duos, ca­te­go­rías so­cia­les, pue­blos y na­cio­nes. El tes­ti­mo­nio del Evan­ge­lio que­ma, que­ma to­da for­ma de par­ti­cu­la­ris­mo y man­tie­ne la ca­ri­dad abier­ta a to­dos, con la pre­fe­ren­cia ha­cia los más po­bres y los ex­clui­dos. La ad­he­sión al fue­go del amor que Je­sús tra­jo so­bre la tie­rra en­vuel­ve nues­tra en­te­ra exis­ten­cia y pi­de la ado­ra­ción a Dios y tam­bién una dis­po­ni­bi­li­dad pa­ra ser­vir al pró­ji­mo. Ado­ra­ción a Dios y dis­po­ni­bi­li­dad pa­ra ser­vir al pró­ji­mo. La pri­me­ra, ado­rar a Dios, quie­re de­cir tam­bién apren­der la

ora­ción de la ado­ra­ción, que ge­ne­ral­men­te ol­vi­da­mos. Es por ello que in­vi­to a to­dos a des­cu­brir la be­lle­za de la ora­ción de la ado­ra­ción y de ejer­ci­tar­la a me­nu­do. Y des­pués la se­gun­da, la dis­po­ni­bi­li­dad pa­ra ser­vir al pró­ji­mo: pien­so con ad­mi­ra­ción en tan­tas co­mu­ni­da­des y gru­pos de jó­ve­nes que, tam­bién du­ran­te el ve­rano, se de­di­can a es­te ser­vi­cio en fa­vor de los en­fer­mos, po­bres, per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad. Pa­ra vi­vir se­gún el es­pí­ri­tu del Evan­ge­lio es ne­ce­sa­rio que, an­te las siem­pre nue­vas ne­ce­si­da­des que se per­fi­lan en el mun­do, exis­tan dis­cí­pu­los de Cris­to que se­pan res­pon­der con nue­vas ini­cia­ti­vas de ca­ri­dad. Es así, con la ado­ra­ción a Dios y el ser­vi­cio al pró­ji­mo —am­bas jun­tas, ado­rar a Dios y ser­vir al pró­ji­mo— co­mo el Evan­ge­lio se ma­ni­fies­ta, real­men­te, co­mo el fue­go que sal­va, que cam­bia el mun­do a par­tir del cam­bio del co­ra­zón de ca­da uno.

En es­ta pers­pec­ti­va, se en­tien­de tam­bién la otra afir­ma­ción de Je­sús que nos lle­va al pa­sa­je de hoy, que a pri­me­ra vis­ta pue­de des­con­cer­tar: «¿Creeis que es­toy aquí pa­ra dar paz a la tie­rra? No, os lo ase­gu­ro, sino di­vi­sión» (Lu­cas 12,51). Él vino pa­ra “se­pa­rar con el fue­go”. ¿Se­pa­rar qué? El bien del mal, lo jus­to de lo in­jus­to. En es­te sen­ti­do vino a “di­vi­dir”, a po­ner en “cri­sis” —pe­ro en mo­do sa­lu­da­ble— la vi­da de sus dis­cí­pu­los, des­tru­yen­do las fá­ci­les ilu­sio­nes de cuan­tos creen po­der con­ju­gar la vi­da cris­tia­na y la mun­da­ni­dad, la vi­da cris­tia­na y las com­po­nen­das de to­do ti­po, las prác­ti­cas re­li­gio­sas y las ac­ti­tu­des con­tra el pró­ji­mo. Con­ju­gar, al­gu­nos pien­san, la ver­da­de­ra re­li­gio­si­dad con las prác­ti­cas su­pers­ti­cio­sas: cuántos así lla­ma­dos cris­tia­nos van con el adi­vino o la adi­vi­na pa­ra ha­cer­se leer la mano. Y es­ta es su­pers­ti­ción, no es de Dios. Se tra­ta de no vi­vir de ma­ne­ra hi­pó­cri­ta, sino de es­tar dis­pues­tas a pa­gar el pre­cio de la elec­cio­nes cohe­ren­tes —es­ta es la ac­ti­tud que ca­da uno de no­so­tros de­be­ría bus­car en la vi­da: cohe­ren­cia— pa­gar el pre­cio de ser cohe­ren­tes con el Evan­ge­lio. Cohe­ren­cia con el Evan­ge­lio. Por­que es bueno de­cir­se cris­tia­nos, pe­ro es ne­ce­sa­rio so­bre to­do ser cris­tia­nos en las si­tua­cio­nes con­cre­tas, tes­ti­mo­nian­do el Evan­ge­lio que es esen­cial­men­te amor a Dios y a los her­ma­nos.

Ma­ría San­tí­si­ma nos ayu­de a de­jar­nos pu­ri­fi­car el co­ra­zón con el fue­go traí­do por Je­sús, pa­ra pro­pa­gar­lo con nues­tra vi­da, me­dian­te elec­cio­nes de­ci­di­das y va­lien­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.