Au­to­ma­ti­za­da la ges­tión de los me­di­ca­men­tos en el Va­ti­cano

La Razón (Madrid) - L Osservatore - - L’OSSERVATOR­E ROMANO - NICOLA GORI

LaLa Far­ma­cia va­ti­ca­na adop­ta un ro­bot que cam­bia­rá ra­di­cal­men­te el mo­do de tra­ba­jar tan­to en la ven­ta de los pro­duc­tos, co­mo en el al­ma­cén. Des­de ha­ce al­gu­nos días, en efec­to, se ha pues­to en mar­cha un sis­te­ma au­to­ma­ti­za­do BD ROWA que re­vo­lu­cio­na­rá com­ple­ta­men­te el sis­te­ma en el pun­to de ven­ta.

La elec­ción del di­rec­tor Fray Bi­nish Tho­mas Mu­lac­kal, de los Fa­te­be­ne­fra­te­lli, es de esas que im­pri­men un cam­bio irre­ver­si­ble. Con la adop­ción de las so­lu­cio­nes de au­to­ma­ti­za­ción y di­gi­ta­li­za­ción la ges­tión del al­ma­cén se ha­ce más ágil y rá­pi­da. Cuan­do to­do es­ta­rá lis­to, no ha­brá más ne­ce­si­dad de rea­li­zar el in­ven­ta­rio de fin de año. El al­ma­cén con­ser­va más de 40.000, ven­di­dos a los ca­si 2.000 clien­tes que ca­da día vi­si­tan los lo­ca­les del edi­fi­cio del Bel­ve­de­re. Nú­me­ros que no son po­cos si se con­si­de­ra que los co­la­bo­ra­do­res de­di­ca­dos a las ven­tas, en la lo­gís­ti­ca y en la ad­mi­nis­tra­ción son co­mo 60, a quie­nes se les su­man al­gu­nos re­li­gio­sos de la Or­den hos­pi­ta­la­ria de san Juan de Dios.

Por lo de­más, una far­ma­cia his­tó­ri­ca co­mo la va­ti­ca­na, que na­ció ha­ce 145 años, te­nía la ne­ce­si­dad de abra­zar la in­no­va­ción tec­no­ló­gi­ca pa­ra es­tar al pa­so de los tiem­pos y en­trar así en sin­to­nía con una nue­va ti­po­lo­gía de clien­te­la, con exi­gen­cias y ne­ce­si­da­des di­ver­sas con res­pec­to al pa­sa­do.

De aquí la elec­ción de Fray Bi­nish de op­tar por el ro­bot, esen­cial­men­te cons­ti­tui­do por ci­lin­dros trans­por­ta­do­res, bra­zos y com­par­ti­men­tos, que ac­tuan­do en sin­cro­nía, per­mi­te au­to­ma­ti­zar uno de los

pro­ce­sos prin­ci­pa­les de la far­ma­cia, co­mo el al­ma­ce­na­mien­to de los me­di­ca­men­tos en el al­ma­cén pa­ra aho­rrar es­pa­cio, y así, uti­li­zar me­jor las áreas ex­po­si­ti­vas y agi­li­zar el pro­ce­so de la rea­li­za­ción del pe­di­do.

Fun­da­men­tal­men­te, ex­pli­ca Fray Bi­nish, la pri­me­ra ven­ta­ja que se de­ri­va de la adop­ción del nue­vo sis­te­ma ato­ma­ti­za­do es la sim­pli­fi­ca­ción en la ges­tión de exis­ten­cias de al­ma­cén. Otro ele­men­to fun­da­men­tal es la eli­mi­na­ción de po­si­bles erro­res de ven­ta en los fár­ma­cos con fe­cha de ca­du­ci­dad cer­ca­na, gra­cias a un ma­yor con­trol en las fe­chas que lle­va a una sen­si­ble dis­mi­nu­ción de los pro­duc­tos ya ca­du­ca­dos. Otra ven­ta­ja es la li­be­ra­ción de mu­cho es­pa­cio que pu­de uti­li­zar­se pa­ra una me­jor área ex­po­si­ti­va ex­po­si­ti­va o pa­ra nue­vos ser­vi­cios. Es­to es de vi­tal im­por­tan­cia, por­que au­men­tar la su­per­fi­cie ex­po­si­ti­va sig­ni­fi­ca in­cre­men­tar las ven­tas.

El ro­bot per­mi­te tam­bién re­vi­sar la dis­po­si­ción pa­ra co­lo­car los mos­tra­do­res, que no es­ta­rán ya vin­cu­la­dos a su cer­ca­nía o no de los ca­jo­nes que con­tie­nen los me­di­ca­men­tos. Otro fac­tor in­du­da­ble­men­te po­si­ti­vo es la po­si­bi­li­dad de con­tro­lar y ma­xi­mi­zar la fac­tu­ra­ción por me­tro cua­dra­do del stock, au­men­tan­do el ín­di­ce de ro­ta­ción de las mer­can­cías y es­ta­ble­cien­do los cos­tes de ges­tión.

En la óp­ti­ca de la pres­ta­ción de un ser­vi­cio más pre­ci­so y con­for­me con las ex­pec­ta­ti­vas del clien­te, con el ro­bot se evi­ta mo­ver al em­plea­do que atien­de ha­cia el lu­gar don­de es­tán los ca­jo­nes. De es­te mo­do, los far­ma­céu­ti­cos ten­drán más tiem­po pa­ra de­di­car al vi­si­ta­dor y ofre­cer con­se­jo y ase­so­ra­mien­to. De he­cho, la ve­lo­ci­dad del ro­bot re­du­ce los tiem­pos de es­pe­ra en el mos­tra­dor en un 30%, por­que el far­ma­ceu­ta no tie­ne que ir a bus­car el me­di­ca­men­to. Ade­más, el ro­bot en la far­ma­cia re­du­ce al mí­ni­mo cual­quier error al ofre­cer los fár­ma­cos.

Le he­mos pe­di­do al di­rec­tor qué su­ce­de en el ca­so que no fun­cio­ne o de un even­tual des­per­fec­to en el sis­te­ma. En la im­pro­ba­ble even­tua­li­dad en el que se ve­ri­fi­que una fa­lla, es su res­pues­ta, la ma­yor par­te de los pro­ble­mas se pue­de re­sol­ver en cua­tro ho­ras. Ade­más, los ro­bots son má­qui­nas ges­tio­na­das por pro­gra­mas de compu­tado­ra, que pue­den blo­quear­se im­pro­vi­sa­men­te. Pa­ra evi­tar eso es ne­ce­sa­rio pro­ce­der al ins­tan­te a la ac­tua­li­za­ción del soft­wa­re cons­tan­te y co­rrec­ta­men­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.