No hay que des­car­tar a los en­fer­mos sino cu­rar­los y apo­yar­los

Ca­te­que­sis so­bre los He­chos de los Após­to­les

La Razón (Madrid) - L Osservatore - - L’OSSERVATOR­E ROMANO -

A los en­fer­mos «no hay que des­car­tar­los; al con­tra­rio, hay que cu­rar­los, cui­dar­los: son ob­je­to de la preo­cu­pa­ción cris­tia­na». Lo re­afir­mó el Pa­pa en la au­dien­cia ge­ne­ral del miér­co­les 28 de agos­to, en la pla­za de San Pe­dro, con­ti­nuan­do el ci­clo de ca­te­que­sis de­di­ca­das a los He­chos de los Após­to­les.

Que­ri­dos her­ma­nos y her­ma­nas, ¡bue­nos días!

LaLa co­mu­ni­dad ecle­sial des­cri­ta en el li­bro de los He­chos de los Após­to­les vi­ve de las mu­chas ri­que­zas que el Se­ñor po­ne a su dis­po­si­ción —¡el Se­ñor es ge­ne­ro­so!—, ex­pe­ri­men­ta un cre­ci­mien­to numérico y un gran fer­men­to, a pe­sar de los ata­ques ex­ter­nos. Pa­ra mos­trar­nos es­ta vi­ta­li­dad, Lu­cas, en el li­bro de los He­chos de los Após­to­les, se­ña­la tam­bién lu­ga­res sig­ni­fi­ca­ti­vos, co­mo el pór­ti­co de Sa­lo­món (cf. He­chos 5, 12), lu­gar de en­cuen­tro de los cre­yen­tes. El pór­ti­co (stoà) es una ga­le­ría abier­ta que sir­ve co­mo re­fu­gio, pe­ro tam­bién co­mo lu­gar de en­cuen­tro y tes­ti­mo­nio. Lu­cas, en efec­to, in­sis­te en los sig­nos y pro­di­gios que acom­pa­ñan a la pa­la­bra de los Após­to­les y en el cui­da­do es­pe­cial de los en­fer­mos a los que se de­di­can.

En el ca­pí­tu­lo 5 de los He­chos la Igle­sia na­cien­te se mues­tra co­mo un «hos­pi­tal de cam­pa­ña» que aco­ge a los más dé­bi­les, es de­cir, a los en­fer­mos. Su su­fri­mien­to atrae a los Após­to­les, que no po­seen «ni pla­ta ni oro» (He­chos 3, 6) —co­mo di­ce Pe­dro al li­sia­do—, sino que son fuer­tes en el nom­bre de Je­sús. A sus ojos, co­mo a los ojos de los cris­tia­nos de to­das las épo­cas, los en­fer­mos son des­ti­na­ta­rios pri­vi­le­gia­dos del feliz anun­cio del Reino, son her­ma­nos en los que Cris­to es­tá pre­sen­te de mo­do es­pe­cial, pa­ra que to­dos no­so­tros los bus­que­mos y los en­con­tre­mos (cf. Ma­teo

25, 36.40). Los en­fer­mos son pri­vi­le­gia­dos pa­ra la Igle­sia, pa­ra el co­ra­zón sa­cer­do­tal, pa­ra to­dos los fie­les. No hay que des­car­tar­los, al con­tra­rio, hay que cu­rar­los, cui­dar­los: son el ob­je­to de la preo­cu­pa­ción cris­tia­na.

En­tre los após­to­les sur­ge Pe­dro, que tie­ne pre­emi­nen­cia en el gru­po apos­tó­li­co por el pri­ma­do (cf.

Ma­teo 16, 18) y la mi­sión re­ci­bi­da del Re­su­ci­ta­do (cf. Juan 21, 15-17). Es él quien da luz ver­de a la pre­di­ca­ción del ke­rig­ma el día de Pen­te­cos­tés (cf. He­chos 2, 14-41) y quien en el Con­ci­lio de Je­ru­sa­lén desem­pe­ña­rá un pa­pel prin­ci­pal (cf. He­chos 15 y Gá­la­tas 2, 1-10).

Pe­dro se acer­có a las ca­mi­llas y pa­só en­tre los en­fer­mos, co­mo lo ha­bía he­cho Je­sús, asu­mien­do en­fer­me­da­des y do­len­cias (cf. Ma­teo 8, 17; Isaias 53, 4). Y Pe­dro, el pes­ca­dor de Ga­li­lea, pa­sa, pe­ro de­ja que otro se ma­ni­fies­te: ¡que sea el Cris­to vi­vo y obre­ro! El tes­ti­go, en efec­to, es el que ma­ni­fies­ta a Cris­to, tan­to de pa­la­bra co­mo en pre­sen­cia del cuer­po, lo que le per­mi­te relacionar­se y ser una ex­ten­sión del Ver­bo he­cho car­ne en la his­to­ria.

Pe­dro es el que ha­ce las obras del Maestro (cf.

Juan 14, 12): mi­rán­do­lo con fe, se ve a Cris­to mis­mo. Lleno del Es­pí­ri­tu de su Se­ñor, Pe­dro pa­sa y, sin que él ha­ga na­da, su som­bra se con­vier­te en «ca­ri­cia», se vuel­ve sa­na­do­ra, co­mu­ni­ca­ción de sa­lud, en efu­sión de la ter­nu­ra del Re­su­ci­ta­do que se in­cli­na so­bre los en­fer­mos y res­tau­ra la vi­da, la sal­va­ción y la dig­ni­dad. De es­te mo­do, Dios ma­ni­fies­ta su cer­ca­nía y ha­ce de las he­ri­das de sus hi­jos «el lu­gar teo­ló­gi­co de su ter­nu­ra» (Me­di­ta­ción ma­tu­ti­na, San­ta Mar­ta, 14.12.2017). En las he­ri­das de los en­fer­mos, en las en­fer­me­da­des que son im­pe­di­men­tos pa­ra avan­zar en la vi­da, es­tá siem­pre la pre­sen­cia de Je­sús, las he­ri­das de Je­sús. Ahí es­tá Je­sús que nos lla­ma a ca­da uno de no­so­tros a cui­dar­los, a apo­yar­los, a sa­nar­los.

La ac­ción sa­na­do­ra de Pe­dro des­per­tó el odio y la en­vi­dia de los sa­du­ceos, que en­car­ce­la­ron a los após­to­les y, con­mo­cio­na­dos por su mis­te­rio­sa li­be­ra­ción, les prohi­bie­ron en­se­ñar. Es­ta gen­te vio los mi­la­gros que los após­to­les hi­cie­ron no por ar­te de ma­gia, sino en el nom­bre de Je­sús; pe­ro no qui­sie­ron acep­tar­lo y los me­tie­ron en la cár­cel, los gol­pea­ron. En­ton­ces fue­ron mi­la­gro­sa­men­te li­be­ra­dos, pe­ro los co­ra­zo­nes de los sa­du­ceos eran tan du­ros que no que­rían creer lo que veían. Pe­dro res­pon­dió ofre­cien­do una cla­ve de la vi­da cris­tia­na: «Hay que obe­de­cer a Dios an­tes que a los hom­bres» (He­chos 5, 29), por­que ellos —los sa­du­ceos— di­cen: «No de­béis se­guir ade­lan­te con es­tas co­sas, no de­béis sa­nar» —«Yo obe­dez­co a Dios de­lan­te de los hom­bres»: es la gran res­pues­ta cris­tia­na. Es­to sig­ni­fi­ca es­cu­char a Dios sin re­ser­vas, sin de­mo­ra, sin cálcu­los; ad­he­rir­nos a Él pa­ra ser ca­pa­ces de una alian­za con Él y con aque­llos con quie­nes nos en­con­tra­mos en nues­tro ca­mino.

Pi­da­mos tam­bién al Es­pí­ri­tu San­to la fuer­za pa­ra no asus­tar­nos fren­te a los que nos man­dan ca­llar, ca­lum­niar­nos e in­clu­so es­tar aten­tos a nues­tras vi­das. Pi­dá­mos­le que nos for­ta­lez­ca in­te­rior­men­te pa­ra es­tar se­gu­ros de la pre­sen­cia amo­ro­sa y con­so­la­do­ra del Se­ñor a nues­tro la­do.

Un lla­ma­mien­to a re­zar por la paz, «pa­ra que no se re­pi­tan más los trá­gi­cos su­ce­sos pro­vo­ca­dos por el odio, que traen so­lo des­truc­ción, su­fri­mien­tos y muer­te», fue lan­za­do por el Pa­pa al fi­na­li­zar la au­dien­cia ge­ne­ral. Sa­lu­dan­do a los fie­les po­la­cos, el Pon­tí­fi­ce re­cor­dó el oc­to­gé­si­mo aniver­sa­rio del ini­cio de la se­gun­da guerra mun­dial.

Sa­lu­do cor­dial­men­te a los pe­re­gri­nos de len­gua es­pa­ño­la ve­ni­dos de Es­pa­ña y La­ti­noa­mé­ri­ca. Pi­da­mos de for­ma cons­tan­te la fuer­za del Es­pí­ri­tu San­to pa­ra lle­var a to­dos la pre­sen­cia amo­ro­sa y con­so­la­do­ra del Se­ñor que ca­mi­na a nues­tro la­do. Que el Se­ñor los ben­di­ga.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.