Tes­ti­go de es­pe­ran­za

EN­TRE­VIS­TA AL CAR­DE­NAL PAROLIN

La Razón (Madrid) - L Osservatore - - PORTADA -

Gran­des ex­pec­ta­ti­vas pa­ra el pró­xi­mo Via­je Apos­tó­li­co del Pa­pa: del 4 al 10 de sep­tiem­bre vi­si­ta­rá Mo­zam­bi­que, Ma­da­gas­car y la Re­pú­bli­ca de Mau­ri­cio. Al­gu­nos se­ña­lan que el Pa­pa re­gre­sa a un con­ti­nen­te a me­nu­do he­ri­do, pe­ro ca­paz de cons­truir un pre­sen­te y un fu­tu­ro de es­pe­ran­za. El Se­cre­ta­rio de Es­ta­do va­ti­cano, Car­de­nal Pie­tro Parolin, en una en­tre­vis­ta con­ce­di­da a Mas­si­mi­li­ano Me­ni­chet­ti pa­ra Va­ti­can News reite­ra el fuer­te im­pul­so de paz y diá­lo­go que ani­ma es­te ca­mino.

Su Emi­nen­cia, ¿cuá­les son los te­mas cen­tra­les de es­te via­je?

La ima­gen que te­ne­mos de Áfri­ca, que nor­mal­men­te se di­fun­de, es la de un con­ti­nen­te lleno de pro­ble­mas: con­flic­tos, epi­de­mias... Creo que Áfri­ca es an­te to­do una tie­rra ri­ca en hu­ma­ni­dad, una tie­rra ri­ca en va­lo­res, una tie­rra ri­ca en fe y me pa­re­ce que el Pa­pa va pre­ci­sa­men­te con es­tos sen­ti­mien­tos. Yo di­ría que los pun­tos prio­ri­ta­rios de es­te via­je son fun­da­men­tal­men­te tres. El pri­me­ro es la in­sis­ten­cia en el te­ma de la paz, lue­go cier­ta­men­te el te­ma del cui­da­do de la Crea­ción, en lí­nea con la Lau­da­to si’, lue­go la cul­tu­ra del en­cuen­tro y to­do es­to en una di­men­sión de es­pe­ran­za. Así que el Pa­pa que­rrá se­ña­lar y pro­mo­ver to­dos esos sig­nos de es­pe­ran­za que hay, to­dos esos es­fuer­zos que se es­tán haciendo pa­ra la re­so­lu­ción de tan­tos con­flic­tos, pa­ra el de­sa­rro­llo sos­te­ni­ble, pa­ra el res­pe­to y cui­da­do de la Crea­ción.

Uti­li­zan­do una ex­pre­sión del Pa­pa Pa­blo VI, po­dría­mos de­cir que Áfri­ca es co­mo un la­bo­ra­to­rio de de­sa­rro­llo in­te­gral. Des­ta­ca­ría pre­ci­sa­men­te es­ta di­men­sión de es­pe­ran­za y de mi­ra­da ha­cia el fu­tu­ro, par­tien­do de los mu­chos sig­nos po­si­ti­vos que exis­ten en el con­ti­nen­te.

En Mo­zam­bi­que, des­pués de dé­ca­das de con­flic­tos in­ter­nos, no obs­tan­te el fi­nal de la gue­rra ci­vil, se fir­mó un acuer­do de paz en­tre el go­bierno y los ex re­bel­des Re­na­mo, hoy el prin­ci­pal par­ti­do de la opo­si­ción. ¿Es­ta vi­si­ta tam­bién trae la fuer­za de un nue­vo fu­tu­ro?

Así lo es­pe­ra­mos, por­que real­men­te re­cien­te­men­te se ha abier­to una nue­va pá­gi­na en la his­to­ria de Mo­zam­bi­que. Una his­to­ria que ha si­do muy com­ple­ja, muy tur­bu­len­ta. Pen­se­mos pri­me­ro en la gue­rra de in­de­pen­den­cia, in­me­dia­ta­men­te des­pués en la gue­rra ci­vil que es­ta­lló en­tre las dos fuer­zas prin­ci­pa­les, Fre­li­mo y Re­na­mo, una fa­se que ter­mi­nó en 1992 con los acuer­dos de Ro­ma. Lue­go la ines­ta­bi­li­dad con­ti­nuó, el con­flic­to con­ti­nuó. Re­cien­te­men­te, gra­cias a la bue­na vo­lun­tad de las par­tes, se al­can­zó un nue­vo acuer­do de paz. Evi­den­te­men­te, en to­do es­to, la Igle­sia ha su­fri­do mu­cho. Aho­ra ha ha­bi­do pro­gre­sos, de­sa­rro­llo, re­co­no­ci­mien­to del pa­pel de la Igle­sia, de la li­ber­tad re­li­gio­sa y de es­te de­seo de paz que se ha ma­ni­fes­ta­do, in­clu­so re­cien­te­men­te. Creo que el Pa­pa va pre­ci­sa­men­te a sub­ra­yar la im­por­tan­cia del diá­lo­go en ge­ne­ral, pe­ro so­bre to­do en re­fe­ren­cia a es­ta si­tua­ción en el país.

La im­por­tan­cia del diá­lo­go, re­nun­ciar de una vez por to­das a la ló­gi­ca de las ar­mas, a la ló­gi­ca de la vio­len­cia co­mo mé­to­do de re­so­lu­ción y so­lu­ción de con­flic­tos, de las di­fe­ren­cias que exis­ten en­tre unos y otros y, en cam­bio, in­vo­car se­ria­men­te el ca­mino de la es­cu­cha mu­tua, el ca­mino de la co­la­bo­ra­ción, el ca­mino de la coope­ra­ción pa­ra un de­sa­rro­llo in­te­gral de la po­bla­ción. Creo que es­to es pre­ci­sa­men­te lo im­por­tan­te, cam­biar la ló­gi­ca, tan­to en Mo­zam­bi­que co­mo en mu­chas otras par­tes del mun­do don­de es­ta­mos pre­sen­cian­do con­flic­tos. Es­to es lo que nos pi­de el Pa­pa: una nue­va men­ta­li­dad, un acer­ca­mien­to nue­vo a es­tas si­tua­cio­nes.

Una Igle­sia po­bre pa­ra los po­bres es lo que el Pa­pa Fran­cis­co en­con­tra­rá en Ma­da­gas­car. Los ca­tó­li­cos son apro­xi­ma­da­men­te un ter­cio de la po­bla­ción. La de­fo­res­ta­ción y la se­quía mar­can es­te país, que lu­cha des­de ha­ce tiem­po tam­bién con cri­sis po­lí­ti­cas no mar­gi­na­les. ¿Qué sig­ni­fi­ca la vi­si­ta del Pa­pa en es­te con­tex­to?

Re­cuer­do Ma­da­gas­car con mu­cho ca­ri­ño por­que tu­ve la opor­tu­ni­dad de vi­si­tar­lo ha­ce al­gu­nos años y me di cuen­ta de que era un país en ple­na efer­ves­cen­cia, un país jo­ven que se en­fren­ta a tan­tos desafíos. El pri­mer desafío es pre­ci­sa­men­te el de la ju­ven­tud, por­que es un país que de­be ofre­cer po­si­bi­li­da­des de opor­tu­ni­da­des, cre­ci­mien­to y fu­tu­ro a mu­chos jó­ve­nes. Lue­go, la po­bre­za: es ne­ce­sa­rio su­pe­rar la gran bre­cha en­tre los po­cos ri­cos y la gran ma­yo­ría de la po­bla­ción que se en­cuen­tra en una si­tua­ción de ne­ce­si­dad. Creo que la vi­si­ta del Pa­pa dará un im­pul­so a es­te es­fuer­zo pa­ra en­con­trar los me­dios de ofre­cer a to­dos, pe­ro so­bre to­do a los mu­chos jó­ve­nes, es­ta po­si­bi­li­dad de de­sa­rro­llo y de fu­tu­ro.

La Igle­sia es tam­bién po­bre, pe­ro al mis­mo tiem­po se es­fuer­za por ser una pre­sen­cia sig­ni­fi­ca­ti­va, es­pe­cial­men­te a tra­vés de sus ins­ti­tu­cio­nes de ayu­da, de sus ins­ti­tu­cio­nes edu­ca­ti­vas: ser un signo de es­pe­ran­za pa­ra es­ta po­bla­ción. Así que tam­bién aquí el Pa­pa va a con­so­li­dar y for­ta­le­cer es­te com­pro­mi­so y es­te es­fuer­zo por par­te de la Igle­sia.

El 9 de sep­tiem­bre el Pa­pa es­ta­rá en la Re­pú­bli­ca de Mau­ri­cio, una en­cru­ci­ja­da his­tó­ri­ca de pue­blos. La mi­tad de la po­bla­ción es de fe hin­dú, lue­go ca­tó­li­ca y me­nos de una quin­ta par­te es de fe is­lá­mi­ca. ¿Cuál es el co­ra­zón de es­ta vi­si­ta?

Yo di­ría que es pre­ci­sa­men­te esa ter­ce­ra di­men­sión que he men­cio­na­do an­tes, la cul­tu­ra del en­cuen­tro, que na­tu­ral­men­te se apli­ca a to­dos los paí­ses y a to­das las na­cio­nes que vi­si­ta­rá el Pa­pa. En­cuen­tro en Mo­zam­bi­que en­tre fuer­zas po­lí­ti­cas ad­ver­sas, en­cuen­tro pre­ci­sa­men­te pa­ra la com­po­si­ción de la is­la: una com­po­si­ción mul­ti­ét­ni­ca, mul­ti­rre­li­gio­sa y mul­ti­cul­tu­ral. Es­te as­pec­to del en­cuen­tro en­tre las di­fe­ren­cias se ha­ce par­ti­cu­lar­men­te evi­den­te —un pun­to que el Pa­pa sin du­da sub­ra­ya­rá— su­peran­do to­das las for­mas de dis­cri­mi­na­ción: por ejem­plo, el as­pec­to de la di­men­sión de la acep­ta­ción de la aper­tu­ra a los mi­gran­tes que a me­nu­do lle­gan en bus­ca de una me­jor ca­li­dad de vi­da. Y lue­go es­te diá­lo­go tam­bién en­tre las dis­tin­tas re­li­gio­nes, un diá­lo­go que de­be ser­vir pa­ra co­la­bo­rar en la re­so­lu­ción de los pro­ble­mas de la so­cie­dad y del mun­do en ge­ne­ral.

Por lo tan­to, se­rán seis días in­ten­sos. Una pre­gun­ta de ri­gor: ¿cuál es su de­seo per­so­nal pa­ra es­te via­je?

Es­toy con­ten­to con es­te via­je, es­toy con­ten­to de acom­pa­ñar al San­to Pa­dre a Áfri­ca. Áfri­ca fue mi pri­me­ra ex­pe­rien­cia, aun­que fue Áfri­ca Oc­ci­den­tal y no Áfri­ca Orien­tal, pe­ro par­te de mi co­ra­zón per­ma­ne­ció uni­do a ese con­ti­nen­te, así que voy de buen gra­do. Di­ría dos co­sas que son las lí­neas fun­da­men­ta­les de cual­quier en­fo­que de Áfri­ca. La pri­me­ra es que los afri­ca­nos de­ben ser cons­cien­tes de su res­pon­sa­bi­li­dad en la bús­que­da de so­lu­cio­nes a los pro­ble­mas afri­ca­nos den­tro de sus so­cie­da­des, den­tro de sus Es­ta­dos. Por lo tan­to, una re­no­va­da con­cien­cia de que el des­tino de Áfri­ca, su fu­tu­ro, es­tá en ma­nos de los afri­ca­nos: una asun­ción de res­pon­sa­bi­li­dad en es­te sen­ti­do pa­ra lu­char con­tra to­dos aque­llos fe­nó­me­nos que im­pi­den el de­sa­rro­llo y la paz. La otra es­pe­ran­za es la de la aten­ción de la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal. Áfri­ca ne­ce­si­ta que ha­ya ami­gos de Áfri­ca, no per­so­nas in­tere­sa­das que la mi­ren con ojos in­tere­sa­dos, sino per­so­nas que real­men­te traten de ayu­dar a es­te con­ti­nen­te a po­ner en prác­ti­ca to­dos sus re­cur­sos, to­das sus fuer­zas pa­ra pro­gre­sar, pa­ra avan­zar.

La be­lle­za se­rá en­ton­ces la del en­cuen­tro con las co­mu­ni­da­des cris­tia­nas, con los ca­tó­li­cos, pa­ra vi­vir es­ta ex­pe­rien­cia de ale­gría y vi­ta­li­dad, es­ta ex­pe­rien­cia de gran co­mu­nión con las co­mu­ni­da­des ca­tó­li­cas que ca­rac­te­ri­za a las co­mu­ni­da­des de Áfri­ca. Ese tam­bién se­rá un mo­men­to muy her­mo­so. Y ayu­dar a es­ta Igle­sia a cre­cer y a po­ner­se ca­da vez más al ser­vi­cio del Evan­ge­lio y de la so­cie­dad en la que se in­ser­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.