Cuando el can­san­cio es el signo de la san­ti­dad

A los obis­pos, al cle­ro y a los re­li­gio­sos

La Razón (Madrid) - L Osservatore - - L’OSSERVATOR­E ROMANO -

La tar­de del jue­ves, 5 de sep­tiem­bre, el Pa­pa re­ci­bió en la nun­cia­tu­ra apos­tó­li­ca de Mapu­to a una re­pre­sen­ta­ción de la co­mu­ni­dad de la ciu­dad de Xai-Xai, y des­pués se tras­la­dó en au­to­mó­vil a la ca­te­dral de la In­ma­cu­la­da Cop­cep­ción pa­ra en­con­trar a los obis­pos, sa­cer­do­tes, con­sa­gra­dos y ca­te­quis­tas de Mo­zam­bi­que, a quie­nes di­ri­gió el dis­cur­so que pu­bli­ca­mos a con­ti­nua­ción.des­pués de es­te en­cuen­tro, el Pon­tí­fi­ce lle­vó a ca­bo una vi­si­ta pri­va­da a la Ca­sa Ma­teo 25, que asis­te a ni­ños de la ca­lle.

Que­ri­dos her­ma­nos Car­de­na­les, her­ma­nos obis­pos,

Que­ri­dos sa­cer­do­tes, re­li­gio­sas, re­li­gio­sos y se­mi­na­ris­tas,

Que­ri­dos ca­te­quis­tas y ani­ma­do­res de co­mu­ni­da­des cris­tia­nas, Que­ri­dos her­ma­nos y her­ma­nas, ¡bue­nas tar­des!

Agra­dez­coA­gra­dez­co el sa­lu­do de bien­ve­ni­da de Mons. Hi­lá­rio en nom­bre de to­dos vo­so­tros. Con afec­to y gran re­co­no­ci­mien­to, os sa­lu­do a to­dos. Sé que ha­béis he­cho un gran es­fuer­zo pa­ra es­tar aquí. Jun­tos, que­re­mos re­no­var la res­pues­ta al lla­ma­do que una vez hi­zo ar­der nues­tros co­ra­zo­nes y que la San­ta Ma­dre Igle­sia nos ayu­dó a dis­cer­nir y con­fir­mar con la mi­sión. Gra­cias por vues­tros tes­ti­mo­nios, que ha­blan de las ho­ras di­fí­ci­les y los desafíos se­rios que vi­vís, re­co­no­cien­do límites y de­bi­li­da­des; pe­ro tam­bién ad­mi­rán­doos de la mi­se­ri­cor­dia de Dios. Me ale­gró es­cu­char de la bo­ca de una ca­te­quis­ta de­cir: “So­mos una Igle­sia in­ser­ta­da en un pue­blo he­roi­co”. ¡Gra­cias! Un pue­blo que sa­be de su­fri­mien­tos pe­ro man­tie­ne vi­va la es­pe­ran­za. Con ese sano or­gu­llo por vues­tro pue­blo, que in­vi­ta a re­no­var la fe y la es­pe­ran­za, que­re­mos re­no­var nues­tro “sí” hoy. ¡Qué fe­liz es la San­ta Ma­dre Igle­sia al es­cu­cha­va­len­tía

ma­ni­fes­tar el amor del Se­ñor y la mi­sión que os ha da­do! ¡Qué con­ten­ta es­tá de ver vues­tro de­seo de vol­ver siem­pre al «amor pri­me­ro» (Ap 2, 4)! Pi­do al Es­pí­ri­tu San­to que os dé siem­pre la lu­ci­dez de lla­mar a la reali­dad con su nom­bre, la

de pe­dir per­dón y la ca­pa­ci­dad de apren­der a es­cu­char lo que Él quie­re de­cir­nos.

Que­ri­dos her­ma­nos y her­ma­nas, nos gus­te o no, es­ta­mos lla­ma­dos a en­fren­tar la reali­dad tal co­mo es. Los tiem­pos cam­bian y de­be­mos re­co­no­cer que a me­nu­do no sa­be­mos có­mo in­ser­tar­nos en los nue­vos tiem­pos, en los nue­vos es­ce­na­rios; po­de­mos so­ñar con las “ce­bo­llas de Egip­to” (cf. Nm 11,5), ol­vi­dan­do que la Tie­rra Pro­me­ti­da es­tá ade­lan­te y no atrás, y en ese la­men­to por los tiem­pos pa­sa­dos, nos va­mos pe­tri­fi­can­do, nos va­mos “mo­mi­fi­can­do”. No es al­go bueno. Un obis­po, un sa­cer­do­te, una re­li­gio­sa, un ca­te­quis­ta mo­mi­fi­ca­do. No, no es­tá bien. En lu­gar de pro­fe­sar una Bue­na Nue­va, lo que anun­cia­mos es al­go gris que no atrae ni en­cien­de el co­ra­zón de na­die. Es­ta es la ten­ta­ción. Nos en­con­tra­mos en es­ta ca­te­dral, de­di­ca­da a la In­ma­cu­la­da Con­cep­ción de la Vir­gen Ma­ría, pa­ra com­par­tir co­mo fa­mi­lia lo que nos pa­sa. Co­mo fa­mi­lia que na­ció en ese “sí” que Ma­ría le di­jo al án­gel. Ella, ni por un mo­men­to mi­ró ha­cia atrás. Es el evan­ge­lis­ta Lu­cas quien nos na­rra es­tos acon­te­ci­mien­tos del ini­cio del mis­te­rio de la Encarnació­n. Qui­zás en su mo­do de ha­cer­lo en­con­tre­mos res­pues­tas a las pre­gun­tas que ha­béis he­cho hoy —obis­pos, sa­cer­do­tes, re­li­gio­sas, ca­te­quis­tas… ¡Los se­mi­na­ris­tas no han he­cho! [ríen]— y des­cu­bra­mos tam­bién el es­tí­mu­lo ne­ce­sa­rio pa­ra res­pon­der con la mis­ma ge­ne­ro­si­dad y pre­mu­ra de Ma­ría.

San Lu­cas va pre­sen­tan­do en pa­ra­le­lo los acon­te­ci­mien­tos vin­cu­la­dos a san Juan Bau­tis­ta y a Je­su­cris­to; quie­re que en el con­tras­te des­cu­bra­mos aque­llo que se va apa­gan­do del mo­do de ser de Dios y de nues­tro re­la­cio­nar­nos con Él en el An­ti­guo Tes­ta­men­to, y el nue­vo mo­do que nos trae el Hi­jo de Dios he­cho hom­bre. Un mo­do, en el An­ti­guo Tes­ta­men­to, que se ex­tin­gue, y otro nue­vo que Je­sús trae. Es evi­den­te que en am­bas anun­cia­cio­nes —la de Juan Bau­tis­ta y la de Je­sús— hay un án­gel. Pe­ro, en una, la apa­ri­ción se da en Ju­dea, en la ciu­dad más im­por­tan­te: Je­ru­sa­lén; y no en cual­quier lu­gar, sino en el tem­plo y, den­tro de él, en el San­to de los San­tos; el án­gel se di­ri­ge a un va­rón, y sa­cer­do­te. Por el con­tra­rio, el anun­cio de la Encarnació­n es en Ga­li­lea, la más ale­ja­da y con­flic­ti­va de las re­gio­nes, en una pe­que­ña al­dea, Na­za­ret, en una ca­sa y no en una si­na­go­ga o lu­gar re­li­gio­so, y se ha­ce a una lai­ca, una mu­jer —no a un sa­cer­do­te, no a un hom­bre—. El con­tras­te es gran­de. ¿Qué ha cam­bia­do? To­do. To­do ha cam­bia­do. Y, en ese cam­bio, es­tá nues­tra iden­ti­dad más pro­fun­da.

Vo­so­tros pre­gun­ta­bais qué ha­cer con la crisis de iden­ti­dad sa­cer­do­tal, có­mo lu­char con­tra ella. A pro­pó­si­to, lo que voy a de­cir re­la­ti­vo a los sa­cer­do­tes es al­go que to­dos —obis­pos, ca­te­quis­tas, con­sa­gra­dos, se­mi­na­ris­tas— es­ta­mos lla­ma­dos a cul­ti­var y desa­rro­llar. Ha­bla­ré pa­ra to­dos.

Fren­te a la crisis de iden­ti­dad sa­cer­do­tal, qui­zás te­ne­mos que sa­lir de los lu­ga­res im­por­tan­tes, so­lem­nes; te­ne­mos que vol­ver a los lu­ga­res don­ros

de Je­sús cuando va aten­dien­do a su pue­blo fiel: “To­mad y co­med, to­mad y be­bed...”. Y así nues­tra vi­da sa­cer­do­tal se va en­tre­gan­do en el ser­vi­cio, en la cer­ca­nía al pue­blo fiel de Dios... que siem­pre, siem­pre can­sa» (ibíd.). Her­ma­nos y her­ma­nas: La cer­ca­nía can­sa, can­sa siem­pre. La cer­ca­nía al San­to Pue­blo de Dios. La cer­ca­nía can­sa. Es her­mo­so en­con­trar un sa­cer­do­te, una her­ma­na, un ca­te­quis­ta…, ago­ta­dos por la cer­ca­nía. Re­no­var el lla­ma­do mu­chas ve­ces pa­sa por re­vi­sar si nues­tros can­san­cios y afa­nes tie­nen que ver con cier­ta “mun­da­ni­dad es­pi­ri­tual”, «por la fas­ci­na­ción de mil pro­pues­tas de con­su­mo que no nos po­de­mos qui­tar de en­ci­ma pa­ra ca­mi­nar, li­bres, por los sen­de­ros que nos lle­van al amor de nues­tros her­ma­nos, a los re­ba­ños del Se­ñor, a las ove­ji­tas que es­pe­ran la voz de sus pas­to­res» (Ho­mi­lía en la Mi­sa Cris­mal, 24 marzo 2016). Re­no­var la lla­ma­da, nues­tra lla­ma­da, pa­sa por ele­gir, de­cir sí y can­sar­nos por aque­llo que es fe­cun­do a los ojos de Dios, que ha­ce pre­sen­te, en­car­na, a su Hi­jo Je­sús. Quie­ra Dios que en es­te sano can­san­cio en­con­tre­mos la fuen­te de nues­tra iden­ti­dad y fe­li­ci­dad. La cer­ca­nía can­sa, y es­te can­san­cio es san­ti­dad.

Que nues­tros jó­ve­nes des­cu­bran eso en no­so­tros, que nos de­ja­mos “to­mar y co­mer”, y que sea eso lo que los lle­va a pre­gun­tar­se por el se­gui­mien­to de Je­sús, que des­lum­bra­dos por la ale­gría de una en­tre­ga co­ti­dia­na no im­pues­ta sino ma­du­ra­da y ele­gi­da en el si­len­cio y la ora­ción, ellos quie­ran dar su “sí”. Tú, que te lo pre­gun­tas o ya es­tás en ca­mino de una con­sa­gra­ción de­fi­ni­ti­va, has des­cu­bier­to «que la an­sie­dad y la ve­lo­ci­dad de tan­tos es­tí­mu­los que nos bom­bar­dean ha­cen que no que­de lu­gar pa­ra ese si­len­cio in­te­rior don­de se per­ci­be la mi­ra­da de Je­sús y se es­cu­cha su lla­ma­do. Mien­tras tan­to, te lle­ga­rán mu­chas pro­pues­tas ma­qui­lla­das, que pa­re­cen be­llas e in­ten­sas, aun­que con el tiem­po so­la­men­te te de­ja­rán va­cío, can­sa­do y so­lo. No de­jes que eso te ocu­rra, por­que el tor­be­llino de es­te mun­do te lle­va a una ca­rre­ra sin sen­ti­do, sin orien­ta­ción, sin ob­je­ti­vos cla­ros, y así se ma­lo­gra­rán mu­chos de tus es­fuer­zos. Más bien bus­ca esos es­pa­cios de cal­ma y de si­len­cio que te per­mi­tan re­fle­xio­nar, orar, mi­rar me­jor el mun­do que te ro­dea, y en­ton­ces sí, con Je­sús, po­drás re­co­no­cer cuál es tu vo­ca­ción en es­ta tie­rra» (Ex­hort. ap. Christus vi­vit, 277).

Es­te jue­go de con­tras­tes que plan­tea el evan­ge­lis­ta Lu­cas —la encarnació­n en Na­za­ret y la anun­cia­ción a Za­ca­rías en el Tem­plo—, cul­mi­na en el en­cuen­tro de las dos mu­je­res: Isa­bel y Ma­ría. La Vir­gen vi­si­ta a su pri­ma ma­yor y to­do es fies­ta, bai­le y ala­ban­za. Hay una par­te de Is­rael que ha en­ten­di­do el cam­bio pro­fun­do, ver­ti­gi­no­so del pro­yec­to de Dios: por eso acep­ta ser vi­si­ta­da, por eso el ni­ño sal­ta en el vientre. En una so­cie­dad pa­triar­cal, por un ins­tan­te, el mun­do de los hom­bres se re­ti­ra, en­mu­de­ce co­mo Za­ca­rías. Hoy tam­bién nos ha ha­bla­do una ca­te­quis­ta, una re­li­gio­sa, una mu­jer mo­zam­bi­que­ña que nos ha re­cor­da­do que na­da les ha­rá per­der su en­tu­sias­mo por evan­ge­li­zar, por cum­plir con su com­pro­mi­so bau­tis­mal. Vues­tra vo­ca­ción es evan­ge­li­zar; la vo­ca­ción de la Igle­sia es evan­ge­li­zar; la iden­ti­dad de la Igle­sia es evan­ge­li­zar. No ha­cer pro­se­li­tis­mo. El pro­se­li­tis­mo no es evan­ge­li­za­ción. El pro­se­li­tis­mo no es cris­tiano. Nues­tra vo­ca­ción es evan­ge­li­zar. La iden­ti­dad de la Igle­sia es evan­ge­li­zar. Y en es­ta her­ma­na nues­tra es­tán to­dos los que sa­len al en­cuen­tro de sus her­ma­nos: los que vi­si­tan co­mo Ma­ría, los que al de­jar­se vi­si­tar acep­tan gus­to­sos que el otro los trans­for­me al re­ga­lar­le su cul­tu­ra, sus mo­dos de vi­vir la fe y de ex­pre­sar­la.

La in­quie­tud que ex­pre­sas nos de­ve­la que la in­cul­tu­ra­ción siem­pre se­rá un desafío, co­mo es­te “via­je” en­tre es­tas dos mu­je­res que que­da­rán mu­tua­men­te trans­for­ma­das por el en­cuen­tro y el ser­vi­cio. «Las Igle­sias par­ti­cu­la­res de­ben fo­men­tar ac­ti­va­men­te for­mas, al me­nos in­ci­pien­tes, de in­cul­tu­ra­ción. Lo que de­be pro­cu­rar­se, en de­fi­ni­ti­va, es que la pre­di­ca­ción del Evangelio, ex­pre­sa­da con ca­te­go­rías pro­pias de la cul­tu­ra don­de es anun­cia­do, pro­vo­que una nue­va sín­te­sis con esa cul­tu­ra. Aun­que es­tos pro­ce­sos son siem­pre len­tos, a ve­ces el mie­do nos pa­ra­li­za de­ma­sia­do» (Ex­hort. ap. Evan­ge­lii gau­dium, 129). El mie­do pa­ra­li­za.

La “dis­tan­cia” en­tre Na­za­ret y Je­ru­sa­lén se acor­ta, se ha­ce inexis­ten­te por ese “sí” de Ma­ría. Por­que las dis­tan­cias, los re­gio­na­lis­mos y par­ti­cu­la­ris­mos, el es­tar cons­tan­te­men­te cons­tru­yen­do mu­ros aten­tan con­tra la di­ná­mi­ca de la encarnació­n, que ha de­rri­ba­do el mu­ro que nos se­pa­ra­ba (cf. Ef 2,14). Vo­so­tros que ha­béis si­do tes­ti­gos —al me­nos los ma­yo­res— de di­vi­sio­nes y ren­co­res que ter­mi­na­ron en gue­rras, te­néis que es­tar siem­pre dis­pues­tos a “vi­si­ta­ros”, a acor­tar las dis­tan­cias. La Igle­sia de Mo­zam­bi­que es­tá in­vi­ta­da a ser la Igle­sia de la Vi­si­ta­ción. No pue­de ser par­te del pro­ble­ma de las com­pe­ten­cias, me­nos­pre­cios y di­vi­sio­nes de unos con otros, sino puer­ta de so­lu­ción, es­pa­cio don­de sea po­si­ble el res­pe­to, el in­ter­cam­bio y el diá­lo­go. La pre­gun­ta for­mu­la­da so­bre qué ha­cer an­te un ma­tri­mo­nio in­ter­re­li­gio­so nos desafía en es­ta ten­den­cia asen­ta­da que te­ne­mos a la frag­men­ta­ción, a se­pa­rar en vez de unir. Co­mo tam­bién lo es el víncu­lo en­tre na­cio­na­li­da­des, en­tre ra­zas, en­tre los del nor­te y los del sur, en­tre co­mu­ni­da­des, sa­cer­do­tes y obis­pos. Es el desafío por­que, has­ta desa­rro­llar «una cul­tu­ra del en­cuen­tro en una plu­ri­for­me ar­mo­nía», se re­quie­re «un pro­ce­so cons­tan­te en el cual ca­da nue­va ge­ne­ra­ción se ve in­vo­lu­cra­da. Es un tra­ba­jo len­to, es un tra­ba­jo ar­duo que exi­ge que­rer in­te­grar­se y apren­der a ha­cer­lo». Es el re­qui­si­to ne­ce­sa­rio pa­ra la «cons­truc­ción de un pue­blo en paz, jus­ti­cia y fra­ter­ni­dad», pa­ra «el de­sa­rro­llo de la con­vi­ven­cia so­cial y la cons­truc­ción de un pue­blo don­de las di­fe­ren­cias se ar­mo­ni­cen en un pro­yec­to co­mún» (ibíd., 220-221). Así co­mo Ma­ría fue a la ca­sa de Isa­bel, co­mo Igle­sia te­ne­mos que apren­der el ca­mino fren­te a nue­vas pro­ble­má­ti­cas, bus­can­do no que­dar pa­ra­li­za­dos por una ló­gi­ca que en­fren­ta, di­vi­de, con­de­na. Po­neos en ca­mino y bus­cad una res­pues­ta a es­tos desafíos pi­dien­do la asis­ten­cia se­gu­ra del Es­pí­ri­tu San­to. Él es el Maes­tro pa­ra mos­trar los nue­vos ca­mi­nos a tran­si­tar.

Rea­vi­ve­mos en­ton­ces nues­tro lla­ma­do vo­ca­cio­nal, ha­gá­mos­lo ba­jo es­te mag­ní­fi­co tem­plo de­di­ca­do a Ma­ría, y que nues­tro “sí” com­pro­me­ti­do pro­cla­me las gran­de­zas del Se­ñor, ale­gre el es­pí­ri­tu de nues­tro pue­blo en Dios, nues­tro Sal­va­dor (cf. Lc 1,46-47). Y lle­ne de es­pe­ran­za, paz y re­con­ci­lia­ción a vues­tro país, a nues­tro que­ri­do Mo­zam­bi­que.

Os pi­do que, por fa­vor, re­céis y ha­gáis re­zar por mí.

Que el Se­ñor os ben­di­ga y la Vir­gen San­ta os cui­de.

Gra­cias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.