La de­fo­res­ta­ción es una ame­na­za pa­ra la bio­di­ver­si­dad

Lla­ma­mien­to con­tra la co­rrup­ción y a fa­vor de la pro­tec­ción de la crea­ción

La Razón (Madrid) - L Osservatore - - L’OSSERVATOR­E ROMANO -

Ha­bien­do lle­ga­do a Ma­da­gas­car en la tar­de del vier­nes 6 de sep­tiem­bre, el Pa­pa reali­zó una vi­si­ta de cor­te­sía al Pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca, An­drey Ra­joe­li­na, en el palacio Ia­vo­loha en la ma­ña­na del sá­ba­do 7. Lue­go, en el cer­cano Ce­re­mony buil­ding, en pre­sen­cia del pro­pio Je­fe de Es­ta­do, se ce­le­bró una reunión con las autoridade­s, los miem­bros del cuer­po di­plo­má­ti­co acre­di­ta­do y re­pre­sen­tan­tes de la so­cie­dad ci­vil. Fi­nal­men­te, el Pon­tí­fi­ce plan­tó jun­to con el pre­si­den­te un bao­bab en el ex­te­rior de la sa­la don­de tu­vo lu­gar el en­cuen­tro. Pu­bli­ca­mos el tex­to del pri­mer dis­cur­so pro­nun­cia­do por Fran­cis­co en sue­lo mal­ga­che.

Se­ñor Pre­si­den­te, Se­ñor Pri­mer Mi­nis­tro, Miem­bros del Go­bierno y del Cuer­po Di­plo­má­ti­co, Dis­tin­gui­das Autoridade­s, Re­pre­sen­tan­tes de di­ver­sas con­fe­sio­nes re­li­gio­sas y de la so­cie­dad ci­vil,

Se­ño­ras y se­ño­res:

Sa­lu­doSa­lu­do cor­dial­men­te al Pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca de Ma­da­gas­car y le agra­dez­co su amable in­vi­ta­ción a vi­si­tar es­te país, así co­mo las pa­la­bras de bien­ve­ni­da que me ha di­ri­gi­do. Us­ted, se­ñor Pre­si­den­te, ha ha­bla­do con pa­sión, ha ha­bla­do con amor por su pue­blo. Le agra­dez­co su tes­ti­mo­nio pa­trió­ti­co. Tam­bién sa­lu­do al Pri­mer Mi­nis­tro, a los miem­bros del Go­bierno, del Cuer­po Di­plo­má­ti­co y de la so­cie­dad ci­vil. Ex­tien­do un sa­lu­do fra­ter­nal a los obis­pos, a los miem­bros de la Igle­sia Ca­tó­li­ca, a los re­pre­sen­tan­tes de otras con­fe­sio­nes cris­tia­nas y di­fe­ren­tes re­li­gio­nes. Doy las gra­cias a to­das las per­so­nas e ins­ti­tu­cio­nes que han he­cho po­si­ble es­te via­je, es­pe­cial­men­te al Pue­blo mal­ga­che que nos re­ci­be con gran hos­pi­ta­li­dad.

En el preám­bu­lo de la Cons­ti­tu­ción de la Re­pú­bli­ca, us­te­des han que­ri­do se­llar uno de los va­lo­res fun­da­men­ta­les de la cul­tu­ra mal­ga­che: el fiha­va­na­na, que evo­ca el es­pí­ri­tu de com­par­tir, de ayu­da mu­tua y de so­li­da­ri­dad. En él es­tá in­clui­da tam­bién la im­por­tan­cia del pa­ren­tes­co, la amis­tad, y la bue­na vo­lun­tad en­tre los hom­bres y con la na­tu­ra­le­za. De es­te mo­do se po­ne de ma­ni­fies­to el “al­ma” de vues­tro pue­blo y esas no­tas par­ti­cu­la­res que lo dis­tin­guen, lo cons­ti­tu­yen y le per­mi­ten re­sis­tir con va­len­tía y ab­ne­ga­ción las múl­ti­ples con­tra­rie­da­des y di­fi­cul­ta­des a las que se ha de en­fren­tar a dia­rio. Si te­ne­mos que re­co­no­cer, va­lo­rar y agra­de­cer es­ta tie­rra ben­de­ci­da por su be­lle­za e in­con­ta­ble ri­que­za na­tu­ral, no es co­sa me­nor ha­cer­lo tam­bién por esa “al­ma” que les brin­da la fuer­za pa­ra per­ma­ne­cer com­pro­me­ti­dos con la ai­na (es de­cir con la vi­da) co­mo bien lo re­cor­dó el Rev. Pa­dre An­to­nio de Pa­dua Raha­ja­ri­zafy, S.J.

Des­de la re­cu­pe­ra­ción de la in­de­pen­den­cia, vues­tra na­ción as­pi­ra a la es­ta­bi­li­dad y a la paz, im­ple­men­tan­do una po­si­ti­va al­ter­nan­cia de­mo­crá­ti­ca que de­mues­tra el res­pe­to por la com­ple­men­ta­rie­dad de es­ti­los y pro­yec­tos. Lo cual de­ja de ma­ni­fies­to que «la po­lí­ti­ca es un vehícu­lo fun­da­men­tal pa­ra edi­fi­car la ciu­da­da­nía y la ac­ti­vi­dad del hom­bre» (Men­sa­je pa­ra la 52 Jor­na­da Mun­dial de la Paz, 1 enero 2019), cuando la vi­ven co­mo ser­vi­cio a la co­mu­ni­dad hu­ma­na. Es claro, por tan­to, que la fun­ción y la res­pon­sa­bi­li­dad po­lí­ti­ca son un desafío con­ti­nuo pa­ra quie­nes tie­nen la mi­sión de ser­vir y pro­te­ger a sus con­ciu­da­da­nos, es­pe­cial­men­te a los más vul­ne­ra­bles, y fo­men­tar las con­di­cio­nes pa­ra un de­sa­rro­llo digno y jus­to in­vo­lu­cran­do a to­dos los ac­to­res de la so­cie­dad ci­vil. Pues­to que, co­mo bien re­cor­da­ba san Pa­blo VI, el de­sa­rro­llo de una na­ción «no se re­du­ce al sim­ple cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co. Pa­ra ser au­tén­ti­co de­be ser in­te­gral, es de­cir, pro­mo­ver a to­dos los hom­bres y a to­do el hom­bre» (Car­ta enc. Po­pu­lo­rum Pro­gres­sio, 14).

A es­te res­pec­to, los alien­to a lu­char con fuer­za y de­ter­mi­na­ción con­tra to­das las for­mas en­dé­mi­cas de co­rrup­ción y es­pe­cu­la­ción que au­men­tan la dis­pa­ri­dad so­cial, y a en­fren­tar las si­tua­cio­nes de gran pre­ca­rie­dad y ex­clu­sión que pro­du­cen siem­pre con­di­cio­nes de po­bre­za in­hu­ma­na. De ahí la ne­ce­si­dad de es­ta­ble­cer to­das las me­dia­cio­nes es­truc­tu­ra­les que ga­ran­ti­cen una me­jor dis­tri­bu­ción de los in­gre­sos y una pro­mo­ción in­te­gral de to­dos los ha­bi­tan­tes es­pe­cial­men­te de los más po­bres. Esa pro­mo­ción no se pue­de li­mi­tar so­lo a la ayu­da asis­ten­cial sino al re­co­no­ci­mien­to en cuan­to su­je­tos de de­re­cho lla­ma­dos a la ple­na par­ti­ci­pa­ción en la cons­truc­ción de su fu­tu­ro (cf. Ex­hort. ap. Evan­ge­lii gau­dium, 204-205).

Ade­más, he­mos apren­di­do que no se pue­de ha­blar de de­sa­rro­llo in­te­gral sin pres­tar­le aten­ción y cui­da­do a nues­tra ca­sa co­mún. No se tra­ta so­la­men­te de en­con­trar los me­dios pa­ra pre­ser­var los re­cur­sos na­tu­ra­les sino de «bus­car so­lu­cio­nes in­te­gra­les que con­si­de­ren las in­ter­ac­cio­nes de los sis­te­mas na­tu­ra­les en­tre sí y con los sis­te­mas so­cia­les, por­que no hay dos crisis se­pa­ra­das, una am­bien­tal y otra so­cial, sino una so­la y com­ple­ja crisis so­cio-am­bien­tal» (Car­ta enc.

Lau­da­to si’, 139).

Vues­tra her­mo­sa is­la de Ma­da­gas­car es ri­ca en bio­di­ver­si­dad ve­ge­tal y ani­mal, y se­me­jan­te ri­que­za se en­cuen­tra par­ti­cu­lar­men­te en pe­li­gro por la de­fo­res­ta­ción ex­ce­si­va en be­ne­fi­cio de unos po­cos; su de­gra­da­ción com­pro­me­te el fu­tu­ro del país y el de nues­tra ca­sa co­mún. Co­mo us­te­des sa­ben, las úl­ti­mas sel­vas es­tán ame­na­za­das por los in­cen­dios fo­res­ta­les, la ca­za fur­ti­va, la ta­la de­sen­fre­na­da de ár­bo­les de ma­de­ras pre­cio­sas. La bio­di­ver­si­dad ve­ge­tal y ani­mal, es­tá en pe­li­gro por el con­tra­ban­do y las ex­por­ta­cio­nes ile­ga­les. Es cier­to tam­bién que, pa­ra las po­bla­cio­nes afec­ta­das, mu­chas de es­tas ac­ti­vi­da­des que da­ñan el me­dioam­bien­te son las que pro­vi­so­ria­men­te aseguran su su­per­vi­ven­cia. Es im­por­tan­te en­ton­ces crear em­pleos y ac­ti­vi­da­des ge­ne­ra­do­ras de in­gre­sos, que pre­ser­ven el me­dio am­bien­te y ayu­den a las per­so­nas a sa­lir de la po­bre­za. En otras pa­la­bras, no pue­de ha­ber un plan­tea­mien­to eco­ló­gi­co real y un tra­ba­jo con­cre­to de sal­va­guar­dar el me­dio am­bien­te sin la in­te­gra­ción de una jus­ti­cia so­cial que otor­gue el de­re­cho al des­tino co­mún de los bie­nes de la tie­rra pa­ra las ge­ne­ra­cio­nes ac­tua­les, así co­mo las fu­tu­ras.

En es­te ca­mino to­dos de­be­mos com­pro­me­ter­nos, tam­bién la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal. Mu­chos de sus miem­bros es­tán pre­sen­tes hoy aquí. Hay que re­co­no­cer la ayu­da que es­tas or­ga­ni­za­cio­nes in­ter­na­cio­na­les han brin­da­do pa­ra el de­sa­rro­llo del país y que ha­ce vi­si­ble la aper­tu­ra de Ma­da­gas­car al mun­do. El ries­go se­rá que esa aper­tu­ra se trans­for­me en una su­pues­ta “cul­tu­ra uni­ver­sal” que me­nos­pre­cie, me­nos­ca­be y su­pri­ma el pa­tri­mo­nio cul­tu­ral de ca­da pue­blo. La glo­ba­li­za­ción eco­nó­mi­ca, cu­yos límites son ca­da vez más ob­vios, no de­be­ría ge­ne­rar una ho­mo­ge­nei­za­ción cul­tu­ral. Si to­ma­mos par­te de un pro­ce­so don­de res­pe­te­mos las prio­ri­da­des y for­mas de vi­da au­tóc­to­nas y don­de se cum­plan las ex­pec­ta­ti­vas de los ciu­da­da­nos, lo­gra­re­mos que la ayu­da pro­por­cio­na­da por la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal no sea la úni­ca ga­ran­tía del de­sa­rro­llo del país; se­rá el pro­pio pue­blo quién se ha­rá car­go gra­dual­men­te de sí mis­mo, con­vir­tién­do­se en ar­te­sano de su des­tino.

Por eso de­be­mos pres­tar es­pe­cial aten­ción y res­pe­to a la so­cie­dad ci­vil lo­cal, al pue­blo lo­cal. Al apo­yar sus ini­cia­ti­vas y sus ac­cio­nes, se es­cu­cha­rá más la voz de los que no tie­nen voz así co­mo las di­ver­sas ar­mo­nías, in­clu­so con­tra­dic­to­rias, de una co­mu­ni­dad na­cio­nal que siem­pre bus­ca su uni­dad. Los in­vi­to a so­ñar en es­te ca­mino don­de na­die que­de al mar­gen, o va­ya so­lo o se pier­da.

Co­mo Igle­sia que­re­mos imi­tar la ac­ti­tud de diá­lo­go de vues­tra con­ciu­da­da­na, la bea­ta Vic­to­ria Ra­soa­ma­na­ri­vo, que Juan Pa­blo II bea­ti­fi­có du­ran­te su vi­si­ta, trein­ta años atrás. Su tes­ti­mo­nio de amor a su tie­rra y tra­di­cio­nes, el ser­vi­cio a los más po­bres co­mo signo de su fe en Je­su­cris­to, nos mues­tra el ca­mino que tam­bién es­ta­mos lla­ma­dos a re­co­rrer.

Se­ñor Pre­si­den­te, se­ño­ras y se­ño­res: De­seo reite­rar la vo­lun­tad y dis­po­ni­bi­li­dad de la Igle­sia ca­tó­li­ca en Ma­da­gas­car pa­ra con­tri­buir, en un diá­lo­go per­ma­nen­te con los cristianos de otras con­fe­sio­nes, con los miem­bros de las di­fe­ren­tes re­li­gio­nes y con to­dos los pro­ta­go­nis­tas de la so­cie­dad ci­vil, al ad­ve­ni­mien­to de una ver­da­de­ra fra­ter­ni­dad que siem­pre va­lo­re el fiha­va­na­na, pro­mo­vien­do el pleno de­sa­rro­llo hu­mano pa­ra que na­die que­de ex­clui­do.

Con es­ta es­pe­ran­za, le pi­do a Dios que ben­di­ga a Ma­da­gas­car y a los que aquí vi­ven, que man­ten­ga vues­tra her­mo­sa is­la en paz y aco­ge­do­ra, y que la ha­ga prós­pe­ra y fe­liz. Gra­cias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.