Esa jo­ven mon­ja que acom­pa­ña al Pa­pa

En el dis­cur­so a las mon­jas con­tem­pla­ti­vas

La Razón (Madrid) - L Osservatore - - L’OSSERVATOR­E ROMANO -

Des­de el palacio pre­si­den­cial, el Pon­tí­fi­ce se di­ri­gió a me­dia ma­ña­na del sá­ba­do 7 de sep­tiem­bre al mo­nas­te­rio de las Car­me­li­tas Des­cal­zas de An­ta­na­na­ri­vo pa­ra el re­zo de la ho­ra me­dia con la co­mu­ni­dad de las tre­ce mon­jas de clau­su­ra, a las que se unie­ron un cen­te­nar de mon­jas con­tem­pla­ti­vas de to­do Ma­da­gas­car pa­ra la oca­sión den­tro de la ca­pi­lla. El Pa­pa les en­tre­gó el dis­cur­so que ha­bía pre­pa­ra­do. Pu­bli­ca­mos a con­ti­nua­ción la re­fle­xión que im­pro­vi­só.

OsOs da­rán por es­cri­to lo que he pre­pa­ra­do, así lo po­déis leer y me­di­tar­lo tran­qui­las. Aho­ra yo qui­sie­ra de­ci­ros al­go des­de el co­ra­zón. La lec­tu­ra del pri­mer li­bro de los Re­yes (2,2b-3), di­ri­gi­da a Jo­sué, co­men­za­ba con una lla­ma­da al va­lor: «¡Áni­mo sé un hom­bre!». Áni­mo, y pa­ra se­guir al Se­ñor es ne­ce­sa­rio el va­lor, siem­pre, un po­co de áni­mo. Es ver­dad que el tra­ba­jo más pe­sa­do lo ha­ce él, pe­ro se ne­ce­si­ta áni­mo pa­ra de­jar­le ha­cer. Y me vie­ne a la men­te una ima­gen, que me ha ayu­da­do mu­cho en mi vi­da de sa­cer­do­te y de obis­po. Una no­che tar­de, dos re­li­gio­sas, una muy jo­ven y una an­cia­na iban des­de el co­ro, don­de ha­bían re­za­do vís­pe­ras, al re­fec­to­rio. A la an­cia­na le cos­ta­ba ca­mi­nar, es­ta­ba ca­si pa­ra­lí­ti­ca, y la jo­ven in­ten­ta­ba ayu­dar­la, pe­ro la an­cia­na se po­nía ner­vio­sa, de­cía: “No me to­ques. No ha­gas eso que me cai­go”. Y, Dios sa­be, pe­ro pa­re­ce que la en­fer­me­dad ha­bía vuel­to a la an­cia­na un po­co neu­ró­ti­ca. Pe­ro la jo­ven siem­pre con la son­ri­sa la acom­pa­ña­ba. Al fi­nal, lle­ga­ron al re­fec­to­rio, la jo­ven in­ten­ta­ba ayu­dar­la a sen­tar­se, y la an­cia­na: “No, no, me ha­ces da­ño, me due­le aquí…”, pe­ro al fi­nal se sen­ta­ba. Una jo­ven, an­te es­ta si­tua­ción, se­gu­ra­men­te hu­bie­se es­ta­do ten­ta­da de man­dar­la a pa­seo. Pe­ro aque­lla jo­ven son­reía, co­gía el pan, lo pre­pa­ra­ba y se lo da­ba. Es­ta no es una fá­bu­la, es una his­to­ria au­tén­ti­ca: la an­cia­na se lla­ma­ba sor San Pe­dro, y la jo­ven sor Te­re­sa del Ni­ño Je­sús.

Es­ta es una his­to­ria au­tén­ti­ca, que re­fle­ja una pe­que­ña par­te de la vi­da co­mu­ni­ta­ria, que ha­ce ver el es­pí­ri­tu con el que se pue­de vi­vir una vi­da co­mu­ni­ta­ria. La ca­ri­dad en las pe­que­ñas y en las gran­des co­sas. Aque­lla jo­ven ha­bría po­di­do pen­sar: “Sí, pe­ro ma­ña­na iré a la prio­ra y le di­ré que en­víe a una más fuer­te a ayu­dar a es­ta an­cia­na, por­que yo no soy ca­paz”. No pen­só así. Cre­yó en la obe­dien­cia: “La obe­dien­cia me ha da­do es­ta ta­rea y la cum­pli­ré”. Con la fuer­za de la obe­dien­cia ha­cía con ca­ri­dad ex­qui­si­ta es­te tra­ba­jo. Sé que to­das vo­so­tras, mon­jas de clau­su­ra, ha­béis ve­ni­do pa­ra es­tar cer­ca del Se­ñor, pa­ra bus­car el ca­mino de la per­fec­ción; pe­ro el ca­mino de la per­fec­ción se en­cuen­tra en es­tos pe­que­ños pa­sos en el ca­mino de la obe­dien­cia. Pe­que­ños pa­sos de ca­ri­dad y de amor. Pe­que­ños pa­sos que pa­re­cen na­da, pe­ro son pe­que­ños pa­sos que atraen, que “ha­cen es­cla­vo” a Dios, pe­que­ños hi­los que “apre­san” a Dios. Es­to pen­sa­ba la jo­ven: a los hi­los con los que apre­sa­ba a Dios, a las cuer­das, cuer­das de amor, que son los pe­que­ños ac­tos de ca­ri­dad, pe­que­ños, pe­que­ñí­si­mos, por­que nues­tra pe­que­ña al­ma no pue­de ha­cer gran­des co­sas.

Sé va­lien­te. El va­lor de dar pe­que­ños pa­sos, el va­lor de creer que, a tra­vés de la pe­que­ñez, Dios es fe­liz, y con­su­ma la sal­va­ción del mun­do. “No pe­ro yo pien­so que de­be cam­biar la vi­da re­li­gio­sa, de­be ser más per­fec­ta, más cer­ca­na a Dios, y por es­to yo quie­ro ser prio­ra, ca­pi­tu­lar, pa­ra cam­biar las co­sas… No di­go que al­gu­na de vo­so­tras pien­se es­to… Pe­ro el dia­blo se in­si­núa en es­tos pen­sa­mien­tos. Si tú quie­res cam­biar no so­lo el mo­nas­te­rio, no so­lo la vi­da

re­li­gio­sa —cam­biar y sal­var con Je­sús—, sal­var el mun­do co­men­zan­do con es­tos pe­que­ños ac­tos de amor, de re­nun­cia a sí mis­mo, que apri­sio­nan a Dios y lo traen en­tre no­so­tros.

Vol­va­mos a la his­to­ria de la jo­ven y de la an­cia­na. Una de es­tas tar­des, an­tes de ce­nar, mien­tras iban del co­ro al re­fec­to­rio —sa­lían diez mi­nu­tos an­tes del co­ro pa­ra ir al re­fec­to­rio, pa­so a pa­so— Te­re­sa sin­tió una mú­si­ca, de fue­ra… Era una mú­si­ca de fies­ta, de bai­le… Y pen­só en una fies­ta en la que las jó­ve­nes y los jó­ve­nes bai­la­ban, ho­nes­ta­men­te, una her­mo­sa fies­ta de fa­mi­lia… tal vez un ma­tri­mo­nio, un cum­plea­ños… Pen­só en la mú­si­ca, en to­do aque­llo… Y sin­tió al­go den­tro, tal vez ha sen­ti­do: “Se­ría her­mo­so es­tar allí”, no sé… Y en­se­gui­da, de­ci­di­da, di­jo al Se­ñor que nun­ca, nun­ca ha­bría cam­bia­do por esa fies­ta mun­da­na uno so­lo de sus ges­tos con la her­ma­na an­cia­na. Es­tos la ha­cían más fe­liz que to­dos los bai­les del mun­do.

Se­gu­ra­men­te, a vo­so­tras, la mun­da­ni­dad os lle­ga­rá de mu­chas for­mas es­con­di­das. Sa­bed dis­cer­nir, con la prio­ra, con la co­mu­ni­dad en ca­pí­tu­lo, dis­cer­nir las vo­ces de la mun­da­ni­dad, por­que no en­tren en la clau­su­ra. La mun­da­ni­dad no es una mon­ja de clau­su­ra, más aun, es una ca­bra que va por su ca­mino, lle­va fue­ra de la clau­su­ra… Cuando te vie­nen pen­sa­mien­tos de mun­da­ni­dad, cie­rra la puer­ta y pien­sa a los pe­que­ños ac­tos de amor, es­tos sal­van el mun­do. Te­re­sa pre­fi­rió cus­to­diar la an­cia­na y se­guir ade­lan­te.

Es­to que os di­ré aho­ra, lo di­ré no pa­ra asus­ta­ros, sino que es una reali­dad, lo ha di­cho Je­sús, y me per­mi­to de de­cir­lo tam­bién yo. Ca­da una de vo­so­tras, pa­ra en­trar en el con­ven­to, ha de­bi­do lu­char, ha he­cho tan­tas co­sas bue­nas y ha ven­ci­do, ha ven­ci­do: ha ven­ci­do el es­pí­ri­tu mun­dano, ha ven­ci­do el pe­ca­do, ha ven­ci­do al dia­blo. Tal vez, el día en que tú has en­tra­do en el con­ven­to, el dia­blo se ha que­da­do en la puer­ta, tris­te: “He per­di­do un al­ma”, y se ha ido. Pe­ro des­pués ha ido a pe­dir con­se­jo a otro dia­blo más as­tu­to, un dia­blo vie­jo, que se­gu­ra­men­te le ha di­cho: “Ten pa­cien­cia, es­pe­ra”. Es un mo­do ha­bi­tual de ac­tuar del de­mo­nio. Je­sús lo di­ce. Cuando el de­mo­nio de­ja li­bre un al­ma, se va; des­pués, pa­sa­do un po­co de tiem­po, tie­ne ga­nas de vol­ver, y ve aquel al­ma tan her­mo­sa, tan bien dis­pues­ta, tan be­lla, y quie­re en­trar. ¿Y qué di­ce Je­sús? Que el dia­blo va y bus­ca otros sie­te peo­res que él y vuel­ve con los sie­te, y quie­ren en­trar en esa ca­sa dis­pues­ta. Pe­ro no pue­den en­trar ha­cien­do rui­do, co­mo si fue­sen la­dro­nes, de­ben en­trar edu­ca­da­men­te. Y así los dia­blos “edu­ca­dos” lla­man a la puer­ta: “Qui­sie­ra en­trar…, bus­co es­ta ayu­da, o es­to otro, o lo de más allá”. Y les de­jan en­trar. Son dia­blos edu­ca­dos, en­tran en ca­sa, cam­bian la dis­po­si­ción y des­pués, di­ce Je­sús, el fi­nal de ese hom­bre o de esa mu­jer es peor que el ini­cio. ¿Pe­ro no te has da­do cuen­ta que ese era un es­pí­ri­tu ma­ligno? “No, era edu­ca­do, muy bueno”. Y aho­ra, no, yo me voy a ca­sa por­que no pue­do to­le­rar es­to…”. Es de­ma­sia­do tar­de ya, tú lo has de­ja­do en­trar de­ma­sia­do den­tro de tu co­ra­zón. ¿No te has da­do cuen­ta, no has ha­bla­do con la prio­ra, no has ha­bla­do con el ca­pí­tu­lo, con al­gu­na de las her­ma­nas de la co­mu­ni­dad? El ten­ta­dor no quie­re ser des­cu­bier­to, por eso se dis­fra­za de per­so­na no­ble, edu­ca­da, a ve­ces de pa­dre es­pi­ri­tual, a ve­ces… Por fa­vor, her­ma­na, cuando tu sien­tes al­go ex­tra­ño, ha­bla en­se­gui­da. Ha­bla en­se­gui­da. Ma­ni­fiés­ta­lo. Si Eva hu­bie­se ha­bla­do a tiem­po, si hu­bie­se ido al Se­ñor pa­ra de­cir­le: “Es­ta ser­pien­te me di­ce es­tas co­sas, ¿tú que crees?”. Si hu­bie­se ha­bla­do a tiem­po. Pe­ro Eva no ha­bló, y vino el desas­tre. Es­te con­se­jo os doy: ha­blar en­se­gui­da, ha­blar a tiem­po, cuando hay al­go que os qui­ta la tran­qui­li­dad; no di­go la paz, sino to­da­vía an­tes la tran­qui­li­dad, des­pués la paz. Es­to es ayu­da, es­ta es la de­fen­sa que te­néis en la co­mu­ni­dad: una ayu­da a la otra pa­ra ha­cer un fren­te co­mún, pa­ra de­fen­der la san­ti­dad, pa­ra de­fen­der la glo­ria de Dios, pa­ra de­fen­der el amor, pa­ra de­fen­der el mo­nas­te­rio. “Pe­ro no­so­tras nos de­fen­de­mos bien de la mun­da­ni­dad es­pi­ri­tual, nos de­fen­de­mos bien del dia­blo por­que te­ne­mos do­ble re­ja, y en me­dio tam­bién una cor­ti­na”. La do­ble re­ja y la cor­ti­na no son su­fi­cien­tes. Po­dríais te­ner cien cor­ti­nas. Es ne­ce­sa­ria la ca­ri­dad, la ora­ción. La ca­ri­dad de pe­dir con­se­jo a tiem­po, de es­cu­char a las her­ma­nas, de es­cu­char a la prio­ra. Y la ora­ción con el Se­ñor, la ora­ción: “Se­ñor, es ver­dad que es­to que sien­to, es­to que me di­ce la ser­pien­te, ¿es ver­dad?”. Aque­lla jo­ven Te­re­sa, ape­nas sen­tía al­go den­tro, lo ha­bla­ba con la prio­ra…, que no la que­ría, no la ama­ba la prio­ra. “Pe­ro co­mo pue­do ir a ha­blar con la prio­ra si ca­da vez que me ve me en­se­ña los dien­tes”. Sí, pe­ro es la prio­ra, es Je­sús. “Pe­ro, pa­dre, la prio­ra no es bue­na, es ma­la”. De­ja que lo di­ga el Se­ñor, pa­ra ti es Je­sús la prio­ra. “Pe­ro la prio­ra es un po­co an­cia­na, no le fun­cio­nan bien las co­sas…”. De­ja que lo de­ci­da el ca­pí­tu­lo; tú, si quie­res de­cir es­to, lo di­ces en el ca­pí­tu­lo, pe­ro tú ve a la prio­ra, por­que es Je­sús. Siem­pre la tras­pa­ren­cia del co­ra­zón. Siem­pre ha­blan­do se ven­ce.

Y es­ta Te­re­sa, que sa­bía que era an­ti­pá­ti­ca a la prio­ra, iba con ella. Es ver­dad, es ne­ce­sa­rio re­co­no­cer que no to­das las prio­ras son el pre­mio No­bel de la sim­pa­tía. Pe­ro son Je­sús. El ca­mino de la obe­dien­cia es el que te su­je­ta al amor, nos su­je­ta al amor.

Des­pués, Te­re­sa se en­fer­mó. Se en­fer­mó y, po­co a po­co, le pa­re­cía ha­ber per­di­do la fe. Es­ta po­bre­ci­ta, que en su vi­da ha­bía sa­bi­do es­pan­tar los dia­blos “edu­ca­dos”, a la ho­ra de la muer­te no sa­bía có­mo ac­tuar con el de­mo­nio que la ron­da­ba. De­cía: “Lo veo: gi­ra, gi­ra…”. Es la os­cu­ri­dad de los úl­ti­mos días, de los úl­ti­mos me­ses de la vi­da. Pa­ra la ten­ta­ción, la lu­cha es­pi­ri­tual, el ejer­ci­cio de la ca­ri­dad no se ju­bi­la, has­ta el fi­nal tú de­bes lu­char. Has­ta el fi­nal. Ella pen­sa­ba ha­ber per­di­do la fe. Y lla­ma­ba a las her­ma­nas pa­ra que echa­ran agua san­ta en su ca­ma, pa­ra que lle­va­ran las ve­las ben­de­ci­das… La lu­cha del mo­nas­te­rio es has­ta el fi­nal. Pe­ro es her­mo­sa, por­que en esa lu­cha —cruel pe­ro be­lla—, cuando es au­tén­ti­ca, no se pier­de la paz.

Es­te Pa­pa —di­réis— es un po­co “fol­cló­ri­co”, por­que en vez de ha­blar­nos de co­sas teo­ló­gi­cas, nos ha ha­bla­do co­mo a las ni­ñas. Oja­lá fue­sen to­das ni­ñas en el es­pí­ri­tu, oja­lá. Con esa di­men­sión de in­fan­cia que el Se­ñor tan­to ama.

Qui­sie­ra ter­mi­nar la his­to­ria de Te­re­sa con la an­cia­na. Te­re­sa, aho­ra, acom­pa­ña a un an­ciano. Y quie­ro dar tes­ti­mo­nio de es­to, quie­ro dar tes­ti­mo­nio por­que ella me ha acom­pa­ña­do, en ca­da pa­so me acom­pa­ña. Me ha en­se­ña­do a dar pa­sos. A ve­ces soy un po­co neu­ró­ti­co y la echo fue­ra, co­mo Ma­dre San Pe­dro. A ve­ces la es­cu­cho; a ve­ces los do­lo­res no me de­jan es­cu­char­la bien… Pe­ro es una ami­ga fiel. Por eso no he que­ri­do ha­bla­ros de teo­rías, he que­ri­do ha­bla­ros de mi ex­pe­rien­cia con una San­ta, y de de­ci­ros lo que es ca­paz de ha­cer una san­ta y cuál es el ca­mino pa­ra ser san­tos. Áni­mo, ade­lan­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.