De la ex­clu­sión a la co­mu­nión

La Razón (Madrid) - L Osservatore - - L’OSSERVATOR­E ROMANO -

LaLa “Ciu­dad de la amis­tad” fue fun­da­da en 1989 por el pa­dre Pe­dro Ope­ka en las pro­xi­mi­da­des del vertedero de An­ta­na­na­ri­vo. «Era un lu­gar de ex­clu­sión, de su­fri­mien­to, de vio­len­cia y de muer­te», ex­pli­có el mi­sio­ne­ro ar­gen­tino al Pa­pa, y hoy aquí «la Di­vi­na Pro­vi­den­cia ha crea­do un oa­sis de es­pe­ran­za en el que los ni­ños han re­cu­pe­ra­do su dig­ni­dad, los jó­ve­nes han vuel­to a la es­cue­la, los pa­dres han co­men­za­do a tra­ba­jar pa­ra brin­dar un fu­tu­ro a sus hi­jos». Un lu­gar de ex­clu­sión que se ha con­ver­ti­do en un lu­gar de co­mu­nión «de her­ma­nos y her­ma­nas y de to­dos aque­llos que, de di­fe­ren­tes con­ti­nen­tes y paí­ses, vie­nen y par­ti­ci­pan en la Eu­ca­ris­tía do­mi­ni­cal».

Trein­ta años de lu­cha fir­me con­tra la po­bre­za «que ma­ta el al­ma» y con­tra la «in­jus­ti­cia in­fli­gi­da a los ni­ños, mu­je­res y an­cia­nos aban­do­na­dos». Es­ta po­bre­za, ex­pli­có el pa­dre Pe­dro, «la he­mos erra­di­ca­do me­dian­te la fe, el tra­ba­jo, la es­cue­la, el res­pe­to mu­tuo y la dis­ci­pli­na. Aquí tra­ba­ja to­do el mun­do». So­bre­to­do, aña­dió, «he­mos de­mos­tra­do en Aka­ma­soa que la po­bre­za no es una fa­ta­li­dad, sino que surgió de la fal­ta

de sen­si­bi­li­dad so­cial de los lí­de­res po­lí­ti­cos, que se ha­bían ol­vi­da­do de la gen­te y le ha­bían da­do la es­pal­da». La res­pues­ta fue sen­ci­lla: «Con to­da hu­mil­dad he­mos con­fia­do en que los po­bres pue­den le­van­tar­se y es­ta con­fian­za nos ha lle­va­do al ca­mino de una li­be­ra­ción co­mu­ni­ta­ria que per­du­ra has­ta hoy».

Y pa­ra re­ci­bir al Pa­pa Fran­cis­co tam­bién es­ta­ba Fa­no­me­zan­ja­nahary Tsia­dino F. Rat­siory, un ni­ño de 13 años que lle­gó a Aka­ma­soa ha­ce sie­te jun­to con su ma­dre, su her­ma­na y su her­mano: «Me re­ci­bie­ron —ex­pli­có— en es­te cen­tro de An­dra­la­ni­tra y nues­tra vi­da cambió y hoy es­toy fe­liz de po­der es­tu­diar y re­zar».

El chi­co ex­pre­só al Pon­tí­fi­ce to­da la ale­gría por su vi­si­ta que, di­jo, «nos ani­ma a com­pro­me­ter­nos ca­da día». Y, mi­ran­do ha­cia el fu­tu­ro, Tsia­dino, en nom­bre de to­dos los jó­ve­nes de Aka­ma­soa, ase­gu­ró al Pa­pa que ha­rán to­do lo po­si­ble pa­ra lle­var a la prác­ti­ca «sus men­sa­jes de amor y afec­to» y, so­bre­to­do, pa­ra man­te­ner­se «fir­mes en la fe» a pe­sar de las ten­ta­cio­nes de una vi­da fá­cil.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.