Los re­cha­za­dos de la tie­rra son los fa­vo­ri­tos de Dios

Dis­cur­so al cle­ro y a los re­li­gio­sos de Ma­da­gas­car

La Razón (Madrid) - L Osservatore - - L’OSSERVATOR­E ROMANO -

La in­ten­sa jor­na­da del do­min­go 8 de sep­tiem­bre ter­mi­nó pa­ra el Pa­pa Fran­cis­co con una ci­ta re­ser­va­da pa­ra el cle­ro, los re­li­gio­sos y los se­mi­na­ris­tas de Ma­da­gas­car. Una lar­ga fi­la de per­so­nas aguar­da­ba el pa­so del pa­pa­mó­vil en el itinerario que trans­cu­rre des­de la can­te­ra de Maha­ta­za­na has­ta el co­le­gio Saint Mi­chel, an­tes de que el Pon­tí­fi­ce cu­brie­ra el úl­ti­mo tra­mo en co­che. Cuando lle­gó al cam­po de de­por­tes del cen­tro for­ma­ti­vo fun­da­do por la Com­pa­ñía de Je­sús en An­ta­na­na­ri­vo, el Pa­pa pro­nun­ció el dis­cur­so que pu­bli­ca­mos en es­ta pá­gi­na; lue­go se reunió en pri­va­do con los je­sui­tas pre­sen­tes en la ca­pi­lla cer­ca­na.

Que­ri­dos her­ma­nos y her­ma­nas: ¡Pen­sa­ba que cuando me traían es­ta me­sa era pa­ra co­mer, en cam­bio, es pa­ra ha­blar! Agra­dez­co vues­tra cá­li­da bien­ve­ni­da. Quie­ro que mis pri­me­ras pa­la­bras es­tén di­ri­gi­das es­pe­cial­men­te a to­dos los sa­cer­do­tes, con­sa­gra­das y con­sa­gra­dos que no pu­die­ron via­jar por un pro­ble­ma de sa­lud, el pe­so de los años o al­gu­na com­pli­ca­ción. Una ora­ción to­dos jun­tos por ellos, en si­len­cio. [Re­zan en si­len­cio]

Al ter­mi­nar mi vi­si­ta a Ma­da­gas­car aquí con vo­so­tros, al ver vues­tra ale­gría, pe­ro tam­bién re­cor­dan­do to­do lo que he vi­vi­do en es­te tan po­co tiem­po en vues­tra is­la, me bro­tan del co­ra­zón aque­llas pa­la­bras de Je­sús en el Evangelio de Lu­cas cuando, es­tre­me­ci­do de gozo, di­jo: «Te doy gra­cias, Pa­dre, Se­ñor del cie­lo y de la tie­rra, por­que has es­con­di­do es­tas co­sas a los sa­bios y en­ten­di­dos, y las has re­ve­la­do a los pe­que­ños» (10,21). Y es­te gozo es con­fir­ma­do por vues­tros tes­ti­mo­nios por­que, aun aque­llo que vo­so­tros ex­pre­sáis co­mo pro­ble­má­ti­cas, son sig­nos de una Igle­sia vi­va, una Igle­sia pu­jan­te, en bús­que­da de ser ca­da día pre­sen­cia del Se­ñor. Una Igle­sia, co­mo ha di­cho Sor Su­zan­ne, que bus­ca ca­da día es­tar más cer­ca­na del pue­blo. ¡No os can­séis del pue­blo, siem­pre ca­mi­nar con el pue­blo de Dios!

Es­ta reali­dad es una in­vi­ta­ción a la me­mo­ria agra­de­ci­da de to­dos aque­llos que no tu­vie­ron mie­do y su­pie­ron apos­tar por Je­su­cris­to y su Reino; y vo­so­tros hoy sois par­te de su he­re­dad. An­tes que vo­so­tros es­tán las rai­ces: las rai­ces de la evan­ge­li­za­ción, aquí. Vo­so­tros sois la he­re­dad. Y tam­bién vo­so­tos de­ja­réis una he­re­dad a los otros. Pien­so en los la­za­ris­tas, los je­sui­tas, las her­ma­nas de San Jo­sé de Cluny, los her­ma­nos de las es­cue­las cris­tia­nas, los mi­sio­ne­ros de La Sa­let­te y to­dos los de­más pio­ne­ros, obis­pos, sa­cer­do­tes y con­sa­gra­dos. Pe­ro tam­bién de tan­tos lai­cos que, en los mo­men­tos di­fí­ci­les de per­se­cu­sión, cuando mu­chos mi­sio­ne­ros y con­sa­gra­dos tu­vie­ron que par­tir, fue­ron quie­nes man­tu­vie­ron vi­va la lla­ma de la fe en es­tas tie­rras. Es­to nos in­vi­ta a re­cor­dar nues­tro bau­tis­mo, co­mo el pri­mer y gran sa­cra­men­to por el que fui­mos se­lla­dos co­mo hi­jos de Dios. To­do el res­to es ex­pre­sión y ma­ni­fes­ta­ción de ese amor ini­cial que siem­pre es­ta­mos in­vi­ta­dos a re­no­var. La fra­se del Evangelio a la que me re­fe­rí es par­te de la ala­ban­za del Se­ñor al re­ci­bir a los se­ten­ta y dos dis­cí­pu­los cuando vol­vían de la mi­sión. Ellos, co­mo vo­so­tros, acep­ta­ron el desafío de ser una Igle­sia “en sa­li­da”, y traen las al­for­jas lle­nas pa­ra com­par­tir to­do lo que han vis­to y oí­do. Vo­so­tros os ha­béis atre­vi­do a sa­lir ,y acep­tás­teis el desafío de lle­var la luz del Evangelio a los dis­tin­tos rin­co­nes de es­ta is­la.

Sé que mu­chos de vo­so­tros vi­vís si­tua­cio­nes di­fí­ci­les, don­de fal­tan los ser­vi­cios esen­cia­les —agua, elec­tri­ci­dad, ca­rre­te­ras, me­dios de co­mu­ni­ca­ción— o la fal­ta de re­cur­sos eco­nó­mi­cos pa­ra lle­var ade­lan­te la vi­da y la ac­ti­vi­dad pas­to­ral. Mu­chos de vo­so­tros sen­tís so­bre vues­tros hom­bros, por no de­cir so­bre vues­tra sa­lud, el pe­so del tra­ba­jo após­to­li­co. Pe­ro vo­so­tros ha­béis ele­gi­do per­ma­ne­cer y es­tar al la­do de vues­tro pue­blo, cer­ca­nos a vues­tro pue­blo, con vues­tro pue­blo. Gra­cias por es­to. Mu­chas gra­cias por vues­tro tes­ti­mo­nio de es­tar al la­do de la gen­te, gra­cias por que­rer que­da­ros ahí y no ha­cer de la vo­ca­ción un “pa­sa­je a una me­jor vi­da”. Gra­cias por es­to. Y que­da­ros ahí con esa con­cien­cia, co­mo de­cía la her­ma­na, Sor Su­zan­ne: “a pe­sar de nues­tras mi­se­rias y de­bi­li­da­des, nos com­pro­me­te­mos con to­do nues­tro ser a la gran mi­sión de la evan­ge­li­za­ción”. La per­so­na con­sa­gra­da —en el am­plio sen­ti­do de la pa­la­bra— es la mu­jer, el hom­bre que apren­die­ron y quie­ren que­dar­se, en el co­ra­zón de su Se­ñor y en el co­ra­zón de su pue­blo. Es­ta es la cla­ve: Per­ma­ne­cer en el co­ra­zón del Se­ñor y en el co­ra­zón del Pue­blo. Al re­ci­bir y es­cu­char a sus dis­cí­pu­los vol­ver lle­nos de gozo, lo pri­me­ro que Je­sús ha­ce es ala­bar y ben­de­cir a su Pa­dre; y es­to nos mues­tra una par­te fun­da­men­tal de nues­tra vo­ca­ción. So­mos hom­bres y mu­je­res de ala­ban­za. La per­so­na con­sa­gra­da es ca­paz de re­co­no­cer y se­ña­lar la pre­sen­cia de Dios allí don­de se en­cuen­tre. Es más, quie­re vi­vir en su pre­sen­cia, que apren­dió a sa­bo­rear, gus­tar y com­par­tir.

En la ala­ban­za en­con­tra­mos nues­tra per­te­nen­cia e iden­ti­dad más her­mo­sa por­que li­bra al dis­cí­pu­lo de los “ha­bria­queís­mos” —aque­lla an­sia que es una car­co­ma, una car­co­ma que co­rroe— y le de­vuel­ve el gus­to por la mi­sión y por es­tar con su pue­blo; le ayu­da a ajus­tar los “cri­te­rios” con los que se mi­de a sí mis­mo, mi­de a los otros y a to­da la ac­ti­vi­dad mi­sio­ne­ra, pa­ra que no ten­gan al­gu­nas ve­ces po­co sa­bor a Evangelio.

Mu­chas ve­ces po­de­mos caer en la ten­ta­ción de pa­sar ho­ras ha­blan­do de los “éxi­tos” o “fra­ca­sos”, de la “uti­li­dad” de nues­tras ac­cio­nes, o la “in­fluen­cia” que po­da­mos te­ner, en la so­cie­dad, o en cual­quier ám­bi­to. Dis­cu­sio­nes que ter­mi­nan ocu­pan­do el pri­mer pues­to y el cen­tro de to­da nues­tra aten­ción. Es­to que nos con­du­ce —no po­cas ve­ces— a so­ñar con pla­nes apos­tó­li­cos ex­pan­sio­nis­tas, me­ticu­losos y bien di­bu­ja­dos, pe­ro pro­pios de ge­ne­ra­les de­rro­ta­dos que ter­mi­nan por ne­gar nues­tra his­to­ria —al igual que la de vues­tro pue­blo— que es glo­rio­sa por ser his­to­ria de sa­cri­fi­cios, de es­pe­ran­za, de lu­cha co­ti­dia­na, de vi­da des­hi­la­cha­da en el ser­vi­cio y la cons­tan­cia en el tra­ba­jo que can­sa (cf. Ex­hort. ap. Evan­ge­lii gau­dium, 96).

Al ala­bar apren­de­mos la sen­si­bi­li­dad pa­ra no “des­orien­tar­nos” y ha­cer de los me­dios nues­tros fi­nes, de lo su­per­fluo lo im­por­tan­te; apren­de­mos la li­ber­tad pa­ra po­ner en mar­cha pro­ce­sos más que que­rer ocu­par es­pa­cios (cf. ibíd., 223); la gra­tui­dad de fo­men­tar to­do lo que ha­ga cre­cer, ma­du­rar y fruc­ti­fi­car al Pue­blo de Dios an­tes que or­gu­lle­cer­nos por cier­to fá­cil, rá­pi­do pe­ro efí­me­ro “ré­di­to” pas­to­ral. En cier­ta me­di­da, gran par­te de nues­tra vi­da, de nues­tra ale­gría y fe­cun­di­dad mi­sio­ne­ra se jue­ga en es­ta in­vi­ta­ción de Je­sús a la ala­ban­za. Co­mo bien le gus­ta­ba se­ña­lar a ese hom­bre sa­bio y san­to, co­mo ha si­do Ro­mano Guar­di­ni: «El que ado­ra a Dios en sus sen­ti­mien­tos más

hon­dos y tam­bién, cuando tie­ne tiem­po, real­men­te, con ac­tos vivos, se en­cuen­tra co­bi­ja­do en la ver­dad. Pue­de equi­vo­car­se en mu­chas co­sas; pue­de que­dar abru­ma­do y des­con­cer­ta­do por el pe­so de sus ac­cio­nes; pe­ro, en úl­ti­mo tér­mino, las di­rec­cio­nes y los ór­de­nes de su exis­ten­cia es­tán se­gu­ros» (Pe­que­ña Su­ma Teo­ló­gi­ca, Ma­drid 1963, 29), en la ala­ban­za, en la ado­ra­ción.

Los se­ten­ta y dos eran cons­cien­tes de que el éxi­to de la mi­sión de­pen­dió de ha­cer­la “en nom­bre del Se­ñor Je­sús”. Eso los ma­ra­vi­lla­ba. No fue por sus vir­tu­des, nom­bres o tí­tu­los, no lle­va­ban bo­le­tas de pro­pa­gan­da con sus ros­tros; no era su fa­ma o pro­yec­to lo que cau­ti­va­ba y sal­va­ba a la gen­te.

La ale­gría de los dis­cí­pu­los na­cía de la cer­te­za de ha­cer las co­sas en nom­bre del Se­ñor, de vi­vir su pro­yec­to, de com­par­tir su vi­da; y es­ta les ha­bía enamo­ra­do tan­to que les lle­vó tam­bién a com­par­tir­la con los de­más. Y re­sul­ta in­tere­san­te cons­ta­tar que Je­sús re­su­me la ac­tua­ción de sus dis­cí­pu­los ha­blan­do de la vic­to­ria so­bre el po­der de Sa­ta­nás, un po­der que des­de no­so­tros so­los ja­más po­dre­mos ven­cer, pe­ro sí en el nom­bre de Je­sús. Ca­da uno de no­so­tros pue­de dar tes­ti­mo­nio de esas ba­ta­llas, y tam­bién de al­gu­nas de­rro­tas. Cuando vo­so­tros men­cio­náis la in­fi­ni­dad de cam­pos don­de rea­li­záis vues­tra ac­ción evan­ge­li­za­do­ra, es­táis li­bran­do esa lu­cha en nom­bre de Je­sús. En su nom­bre, vo­so­tros ven­céis el mal, cuando en­se­ñáis a ala­bar al Pa­dre de los cie­los y cuando en­se­ñáis con sen­ci­llez el Evangelio y el ca­te­cis­mo. Cuando vi­si­táis y asis­tís a un en­fer­mo o brin­dáis el consuelo de la re­con­ci­lia­ción. En su nom­bre, vo­so­tros ven­céis al dar de co­mer a un ni­ño, al sal­var una ma­dre de la de­ses­pe­ra­ción de es­tar so­la pa­ra to­do, al pro­cu­rar­le un tra­ba­jo a un pa­dre de fa­mi­lia. Es un com­ba­te, un com­ba­te ga­na­dor el que se lu­cha con­tra la ig­no­ran­cia brin­dan­do brin­dan­do edu­ca­ción; tam­bién es lle­var la pre­sen­cia de Dios cuando al­guien ayu­da a que se res­pe­te, en su or­den y per­fec­ción pro­pios, to­das las cria­tu­ras evi­tan­do su uso o ex­plo­ta­ción; y tam­bién los sig­nos de su vic­to­ria cuando plan­táis un ár­bol, o ha­céis lle­gar el agua potable a una fa­mi­lia. ¡Qué signo del mal de­rro­ta­do es cuando vo­so­tros os de­di­cáis a que mi­les de per­so­nas re­cu­pe­ren la sa­lud!

¡Se­guid dan­do es­tas ba­ta­llas, pe­ro siem­pre en la ora­ción y en la ala­ban­za, en la ala­ban­za a Dios!

La lu­cha tam­bién la vi­vi­mos en no­so­tros mis­mos. Dios des­ba­ra­ta la in­fluen­cia del mal es­pí­ri­tu, ese que tan­tas ve­ces nos trans­mi­te «una preo­cu­pa­ción exa­cer­ba­da por los es­pa­cios per­so­na­les de au­to­no­mía y de dis­ten­sión y que pue­de lle­var­nos a vi­vir las ta­reas co­mo un me­ro apén­di­ce de la vi­da. A ve­ces su­ce­de que la vi­da es­pi­ri­tual se con­fun­de con al­gu­nos mo­men­tos re­li­gio­sos que brin­dan cier­to ali­vio pe­ro que no ali­men­tan el en­cuen­tro con los de­más, el com­pro­mi­so en el mun­do, la pa­sión evan­ge­li­za­do­ra» (Ex­hort. ap. Evan­ge­lii gau­dium, 78). Así, más que hom­bres y mu­je­res de ala­ban­za, po­de­mos trans­for­mar­nos en “pro­fe­sio­na­les de los sa­gra­do”. Al con­tra­rio, de­rro­te­mos al mal es­pí­ri­tu en su pro­pio te­rreno; allí don­de nos in­vi­te a afe­rrar­nos a se­gu­ri­da­des eco­nó­mi­cas, es­pa­cios de po­der y de glo­ria hu­ma­na, res­pon­da­mos con la dis­po­ni­bi­li­dad y la po­bre­za evan­gé­li­ca que nos lle­va a dar la vi­da por la mi­sión (cf. ibíd., 76). ¡Por fa­vor, no nos de­je­mos ro­bar la ale­gría mi­sio­ne­ra!

Que­ri­dos her­ma­nos y her­ma­nas: Je­sús ala­ba al Pa­dre por­que ha re­ve­la­do es­tas co­sas a los “pe­que­ños”. So­mos pe­que­ños por­que nues­tra ale­gría, nues­tra di­cha, es pre­ci­sa­men­te es­ta re­ve­la­ción que Él nos ha da­do; el sen­ci­llo “ve y es­cu­cha” lo que ni sa­bios, ni pro­fe­tas, ni re­yes pue­den ver y es­cu­char: es de­cir, la pre­sen­cia de Dios en en los pa­cien­tes y afli­gi­dos, en los que tie­nen ham­bre y sed de jus­ti­cia, en los mi­se­ri­cor­dio­sos (cf. Mt 5,312; Lc 6,20-23). Di­cho­sos vo­so­tros, di­cho­sa Igle­sia de los po­bres y pa­ra los po­bres, por­que vi­ve im­preg­na­da del per­fu­me de su Se­ñor, vi­ve ale­gre anun­cian­do la Bue­na No­ti­cia a los des­car­ta­dos de la tie­rra, a aque­llos que son los fa­vo­ri­tos de Dios.

Trans­mi­tid­le a vues­tras co­mu­ni­da­des mi ca­ri­ño y cer­ca­nía, mi ora­ción y ben­di­ción. En es­ta ben­di­ción que os da­ré en nom­bre del Se­ñor os in­vi­to a que pen­séis en vues­tras co­mu­ni­da­des, en vues­tros lu­ga­res de mi­sión, pa­ra que el Se­ñor si­ga di­cien­do bien a to­das esas per­so­nas, allí don­de se en­cuen­tren. Que vo­so­tros po­dáis se­guir sien­do signo de su pre­sen­cia vi­va en me­dio nues­tro.

Y, por fa­vor, no os ol­vi­déis de re­zar y ha­cer re­zar por mí. An­tes de ter­mi­nar, qui­sie­ra cum­plir un de­ber de jus­ti­cia y agra­de­ci­mien­to. Es­te es el úl­ti­mo dis­cur­so de los nue­ve que han si­do tra­du­ci­dos por el pa­dre Mar­cel. Le ha­ré pa­sar un po­co de ver­güen­za pa­ra que él pue­da tra­du­cir tam­bién es­to.

Qui­sie­ra agra­de­cer al tra­duc­tor, pa­dre Mar­cel, [se di­ri­ge a él] por es­te tra­ba­jo que tú has rea­li­za­do, te doy las gra­cias por la pre­ci­sión y tam­bién por la li­ber­tad de dar sen­ti­do a la tra­duc­ción.

Te lo agra­dez­co mu­cho y que el Se­ñor te ben­di­ga.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.