La pre­ca­rie­dad y el des­em­pleo son una ame­na­za

Mi­sa en la ca­pi­tal de Mau­ri­cio

La Razón (Madrid) - L Osservatore - - L’OSSERVATOR­E ROMANO -

En la ma­ña­na del lu­nes 9 de sep­tiem­bre, Fran­cis­co se di­ri­gió en un co­che del ae­ro­puer­to de la ca­pi­tal de Mau­ri­cio al mo­nu­men­to de Ma­ría Rei­na de la Paz pa­ra ce­le­brar la mi­sa en me­mo­ria del bea­to Jac­que­sDé­si­ré La­val. Aco­gi­do por una fa­mi­lia an­te la ca­te­dral de Port Louis, el Pon­tí­fi­ce subió al pa­pa­mó­vil pa­ra re­co­rrer los úl­ti­mos ki­ló­me­tros del tra­yec­to y sa­lu­dar a los fie­les reuni­dos en el par­que de la zo­na, lue­go pre­si­dió la eu­ca­ris­tía con la si­guien­te ho­mi­lía.

Aquí,Aquí, an­te es­te al­tar de­di­ca­do a Ma­ría, Rei­na de la Paz; en es­te mon­te des­de el que se ve la ciu­dad y más allá el mar, nos en­con­tra­mos pa­ra par­ti­ci­par de esa mul­ti­tud de ros­tros que han ve­ni­do de Mau­ri­cio y de las de­más is­las de es­ta re­gión del Océano Ín­di­co pa­ra es­cu­char a Je­sús que anun­cia las bie­na­ven­tu­ran­zas. La mis­ma Pa­la­bra de Vi­da que, co­mo ha­ce dos mil años, tie­ne la mis­ma fuer­za, el mis­mo fue­go que en­cien­de has­ta los co­ra­zo­nes más fríos. Jun­tos po­de­mos de­cir al Se­ñor: cree­mos en ti y, con la luz de la fe y el pal­pi­tar del co­ra­zón, sa­be­mos que es ver­dad la pro­fe­cía de Isaías: anun­cias la paz y la sal­va­ción, traes bue­nas no­ti­cias, rei­na nues­tro Dios. Las bie­na­ven­tu­ran­zas «son el car­net de iden­ti­dad del cris­tiano. Si al­guno de no­so­tros se plan­tea la pre­gun­ta: “¿Có­mo se ha­ce pa­ra ser un buen cris­tiano?”, la res­pues­ta es sen­ci­lla: es ne­ce­sa­rio ha­cer, ca­da uno a su mo­do, lo que pi­de Je­sús en las bie­na­ven­tu­ran­zas. En ellas se di­bu­ja el ros­tro del Maes­tro, que es­ta­mos lla­ma­dos a trans­pa­ren­tar en lo co­ti­diano de nues­tras vi­das» (Ex­hort. ap. Gau­de­te et ex­sul­ta­te, 63), tal co­mo hi­zo el lla­ma­do “após­tol de la uni­dad mau­ri­cia­na”, el bea­to Jac­que­sDé­si­ré La­val, tan ve­ne­ra­do en es­tas tie­rras. El amor a Cris­to y a los po­bres mar­có su vi­da de tal ma­ne­ra que lo pro­te­gió de la ilu­sión de rea­li­zar una evan­ge­li­za­ción “le­ja­na y asép­ti­ca”. Sa­bía que evan­ge­li­zar su­po­nía ha­cer­se to­do pa­ra to­dos (cf. 1 Co 9, 19-22): apren­dió el idio­ma de los es­cla­vos re­cien­te­men­te li­be­ra­dos y les anun­ció de ma­ne­ra sim­ple la Bue­na Nue­va

la sal­va­ción. Su­po con­vo­car a los fie­les y los for­mó pa­ra em­pren­der la mi­sión y crear pe­que­ñas co­mu­ni­da­des cris­tia­nas en ba­rrios, ciu­da­des y al­deas ve­ci­nas, mu­chas de es­tas pe­que­ñas co­mu­ni­da­des han si­do el ini­cio de las ac­tua­les pa­rro­quias. Fue so­lí­ci­to en brin­dar con­fian­za a los más po­bres y des­car­ta­dos pa­ra que fue­sen ellos los pri­me­ros en or­ga­ni­zar­se y en­con­trar res­pues­tas a sus su­fri­mien­tos.

A tra­vés de su im­pul­so mi­sio­ne­ro y su amor, el pa­dre La­val dio a la Igle­sia mau­ri­cia­na una nue­va ju­ven­tud, un nue­vo alien­to, que hoy es­ta­mos in­vi­ta­dos a con­ti­nuar en el con­tex­to ac­tual.

Y es­te im­pul­so mi­sio­ne­ro hay que cui­dar­lo por­que pue­de dar­se que, co­mo Igle­sia de Cris­to, cai­ga­mos en la ten­ta­ción de per­der el en­tu­sias­mo evan­ge­li­za­dor re­fu­gián­do­nos en se­gu­ri­da­des mun­da­nas que, po­co a po­co, no só­lo con­di­cio­nan la mi­sión, sino que la vuel­ven pe­sa­da e in­ca­paz de con­vo­car (cf. Ex­hort. ap. Evan­ge­lii gau­dium, 26). El im­pul­so mi­sio­ne­ro tie­ne ros­tro jo­ven y re­ju­ve­ne­ce­dor. Son pre­ci­sa­men­te los jó­ve­nes quie­nes, con su vi­ta­li­dad y en­tre­ga, pue­den apor­tar­le la be­lle­za y fres­cu­ra pro­pia de la ju­ven­tud cuando desafían a la co­mu­ni­dad cris­tia­na a re­no­var­nos y nos in­vi­tan a par­tir ha­cia nue­vos ho­ri­zon­tes (cf. Ex­hort. ap. Christus vi­vit, 37). Pe­ro es­to no siem­pre es fá­cil, por­que exi­ge que apren­da­mos a re­co­no­cer­les y otor­gar­les un lu­gar en el seno de nues­tra co­mu­ni­dad y de nues­tra so­cie­dad.

Pe­ro qué du­ro es cons­ta­tar que, a pe­sar del cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co que tu­vo vues­tro país en las úl­ti­mas dé­ca­das, son los jó­ve­nes los que más su­fren, ellos son quie­nes más pa­de­cen la de­socu­pa­ción que pro­vo­ca no só­lo un fu­tu­ro in­cier­to, sino que ade­más les qui­ta la po­si­bi­li­dad de sen­tir­se ac­to­res pri­vi­le­gia­dos de la pro­pia his­to­ria co­mún. Un fu­tu­ro in­cier­to que los em­pu­ja fue­ra del ca­mino y los obli­ga a es­cri­bir su vi­da mu­chas ve­ces al mar­gen, de­ján­do­los vul­ne­ra­bles y ca­si sin pun­tos de re­fe­ren­cia an­te las nue­vas for­mas de es­cla­vi­tud de es­te si­glo XXI. ¡Ellos, nues­tros jó­ve­nes, son la pri­me­ra mi­sión! A ellos de­be­mos in­vi­tar a en­con­trar su fe­li­ci­dad en Je­sús; pe­ro no de for­ma asép­ti­ca o le­ja­na, sino apren­dien­do a dar­les un lu­gar, co­no­cien­do “su len­gua­je”, es­cu­chan­do sus his­to­rias, vi­vien­do a su la­do, ha­cién­do­les sen­tir que son bie­na­ven­tu­ra­dos de Dios. ¡No nos de­je­mos ro­bar el ros­tro jo­ven de la Igle­sia y de la so­cie­dad; no de­je­mos que sean los mer­ca­de­res de la muer­te quie­nes ro­ben las pri­mi­cias de es­ta tie­rra!

A nues­tros jó­ve­nes y a cuan­tos co­mo ellos sien­ten que no tie­nen voz por­que es­tán su­mer­gi­dos en la pre­ca­rie­dad, el pa­dre La­val los in­vi­ta­ría a de­jar re­so­nar el anun­cio de Isaías: «¡Pro­rrum­pan en gri­tos de ale­gría, rui­nas de Je­ru­sa­lén, por­que el Se­ñor con­sue­la a su Pue­blo, él re­di­me a Je­ru­sa­lén!» (52,9). Aun cuando lo que nos ro­dee pue­da pa­re­cer que no tie­ne so­lu­ción, la es­pe­ran­za en Je­sús nos pi­de re­cu­pe­rar la cer­te­za del triun­fo de Dios no só­lo más allá de la his­to­ria, sino tam­bién en la tra­ma ocul­ta de las pe­que­ñas his­to­rias que se van en­tre­la­zan­do y que nos tie­nen co­mo pro­ta­go­nis­tas de la vic­to­ria de Aquel que nos ha re­ga­la­do el Reino.

Pa­ra vi­vir el Evangelio, no se pue­de es­pe­rar que to­do a nues­tro al­re­de­dor sea fa­vo­ra­ble, por­que mu­chas ve­ces las am­bi­cio­nes del po­der y los in­tere­ses mun­da­nos jue­gan en con­tra nues­tra. San Juan Pa­blo II de­cía que «es­tá alie­na­da una so­cie­dad que, en sus for­mas de or­ga­ni­za­ción so­cial, de pro­duc­ción y con­su­mo, ha­ce más di­fí­cil la rea­li­za­ción de es­ta do­na­ción [de sí] y la for­ma­ción de esa so­li­da­ri­dad in­ter­hu­ma­na» (Enc. Cen­te­si­mus an­nus, 41c). En una so­cie­dad así, se vuel­ve di­fí­cil vi­vir las bie­na­ven­tu­ran­zas; pue­de lle­gar in­clu­so a ser al­go mal vis­to, sos­pe­cha­do, ri­di­cu­li­za­do (cf. Ex­hort. ap. Gau­de­te et ex­sul­ta­te, 91). Es cier­to, pe­ro no po­de­mos de­jar que nos ga­ne el des­alien­to.

Al pie de es­te mon­te, que hoy qui­sie­ra que fue­ra el mon­te de las Bie­na­ven­tu­ran­zas, tam­bién no­so­tros te­ne­mos que re­cu­pe­rar es­ta in­vi­ta­ción a ser fe­li­ces. Só­lo los cristianos ale­gres des­pier­tan el de­seo de se­guir ese ca­mino; «la pa­la­bra “fe­liz” o “bie­na­ven­tu­ra­do” pa­sa a ser si­nó­ni­mo de “san­to”, por­que ex­pre­sa que la per­so­na que es fiel a Dios y vi­ve su Pa­la­bra al­de

can­za, en la en­tre­ga de sí, la ver­da­de­ra di­cha» (ibíd., 64).

Cuando es­cu­cha­mos el ame­na­zan­te pro­nós­ti­co “ca­da vez so­mos me­nos”, en pri­mer lu­gar, de­be­ría­mos preo­cu­par­nos no por la dis­mi­nu­ción de tal o cual mo­do de con­sa­gra­ción en la Igle­sia, sino por las ca­ren­cias de hom­bres y mu­je­res que quie­ren vi­vir la fe­li­ci­dad ha­cien­do ca­mi­nos de san­ti­dad, hom­bres y mu­je­res que de­jen ar­der su co­ra­zón con el anun­cio más her­mo­so y li­be­ra­dor. «Si al­go de­be in­quie­tar­nos san­ta­men­te y preo­cu­par nues­tra con cien­cia, es que tan­tos her­ma­nos nues­tros vi­van sin la fuer­za, sin la luz y el consuelo de la amis­tad con Je­su­cris­to, vi­ven sin una co­mu­ni­dad de fe que los con­ten­ga, sin un ho­ri­zon­te de sen­ti­do y de vi­da» (Ex­hort. ap. Evan­ge­lii gau­dium, 49).

Cuando un jo­ven ve un pro­yec­to de vi­da cris­tia­na rea­li­za­do con ale­gría, eso lo en­tu­sias­ma y alien­ta, y sien­te ese de­seo que pue­de ex­pre­sar así: “Yo quie­ro su­bir a ese mon­te de las bie­na­ven­tu­ran­zas, yo quie­ro en­con­trar­me con la mi­ra­da de Je­sús y que Él me di­ga cuál es mi ca­mino de fe­li­ci­dad”.

Pi­da­mos, que­ri­dos her­ma­nos y her­ma­nas, por nues­tras co­mu­ni­da­des, pa­ra que, dan­do tes­ti­mo­nio de la ale­gría de la vi­da cris­tia­na, vean flo­re­cer la vo­ca­ción a la san­ti­dad en las múl­ti­ples for­mas de vi­da que el Es­pí­ri­tu nos pro­po­ne. Im­plo­ré­mos­lo pa­ra es­ta dió­ce­sis, co­mo tam­bién pa­ra aque­llas otras que hoy han he­cho el es­fuer­zo de ve­nir aquí. El pa­dre La­val, el bea­to cu­yas re­li­quias ve­ne­ra­mos, vi­vió tam­bién mo­men­tos de de­cep­ción y di­fi­cul­tad con la co­mu­ni­dad cris­tia­na, pe­ro fi­nal­men­te el Se­ñor ven­ció en su co­ra­zón. Tu­vo con­fian­za en la fuer­za del Se­ñor. De­je­mos que to­que el co­ra­zón de mu­chos hom­bres y mu­je­res de es­ta tie­rra, de­je­mos que to­que tam­bién nues­tro co­ra­zón pa­ra que su no­ve­dad re­nue­ve nues­tra vi­da y la de nues­tra co­mu­ni­dad (cf. ibíd., 11). Y no nos ol­vi­de­mos que quien con­vo­ca con fuer­za, quien cons­tru­ye la Igle­sia, es el Es­pí­ri­tu San­to, con su fuer­za. Él es el pro­ta­go­nis­ta de la mi­sión, Él es el pro­ta­go­nis­ta de la Igle­sia.

La ima­gen de Ma­ría, la Ma­dre que nos pro­te­ge y acom­pa­ña, nos re­cuer­da que fue lla­ma­da la “bie­na­ven­tu­ra­da”. A ella que vi­vió el do­lor co­mo una es­pa­da que le atra­vie­sa el co­ra­zón, a ella que cru­zó el peor um­bral del do­lor que es ver mo­rir a su hi­jo, pi­dá­mos­le el don de la aper­tu­ra al Es­pí­ri­tu San­to, de la ale­gría per­se­ve­ran­te, esa que no se ami­la­na, ni se re­plie­ga, la que siem­pre vuel­ve a ex­pe­ri­men­tar y afir­mar: “El To­do­po­de­ro­so ha­ce gran­des obras, su nom­bre es san­to”.

Al fi­na­li­zar la mi­sa, an­tes de la ben­di­ción fi­nal, el Pa­pa pro­nun­ció las si­guien­tes pa­la­bras de agra­de­ci­mien­to.

An­tes de con­cluir es­ta ce­le­bra­ción, de­seo di­ri­gir a to­dos vo­so­tros un cor­dial sa­lu­do y mi más sincero agra­de­ci­mien­to. Gra­cias an­te to­do al car­de­nal Piat, por sus pa­la­bras y por to­do el tra­ba­jo de pre­pa­ra­ción pa­ra es­ta vi­si­ta; gra­cias a Mons. Aubry, al coor­di­na­dor, al tra­duc­tor y a to­dos los de­más co­la­bo­ra­do­res, y a to­do el pue­blo de Dios de es­ta Igle­sia.

Ex­pre­so mi pro­fun­da gra­ti­tud al Pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca, al Pri­mer Mi­nis­tro y a las de­más Autoridade­s del País, con quie­nes me re­uni­ré es­ta tar­de, por la cá­li­da aco­gi­da y por el ge­ne­ro­so es­fuer­zo rea­li­za­do.

Y mi agra­de­ci­mien­to se ex­tien­de ca­ri­ño­sa­men­te a los sa­cer­do­tes, a los diá­co­nos, a los con­sa­gra­dos, y a los nu­me­ro­sos vo­lun­ta­rios. Sa­lu­do a los en­car­ce­la­dos que han se­gui­do el pro­yec­to “Alp­ha” en la pri­sión y que me han es­cri­to; los sa­lu­do y les doy mi ben­di­ción.

Al ter­mi­nar, un sa­lu­do lleno de gra­ti­tud a to­do el pue­blo de Dios que es­tá aquí pre­sen­te, de mo­do par­ti­cu­lar a los fie­les de Sey­che­lles, Reunión, Co­mo­ras, Cha­gos, Aga­le­ga, Ro­dri­gues y Mau­ri­cio. Os ase­gu­ro mi ora­ción y mi cer­ca­nía.

Que el Se­ñor si­ga dan­do a to­dos sa­bi­du­ría y va­len­tía pa­ra cum­plir las le­gí­ti­mas as­pi­ra­cio­nes. Y, por fa­vor, se­guid re­zan­do por mí. Gra­cias a to­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.