Ale­gría, es­pe­ran­za y res­pon­sa­bi­li­dad

La Razón (Madrid) - L Osservatore - - L’OS­SER­VA­TO­RE RO­MANO -

el en­cuen­tro con los ocho mil ni­ños de Aka­ma­soa, en el lu­gar don­de an­tes ha­bía un enor­me vertedero y don­de aho­ra hay pe­que­ñas pe­ro dig­nas ca­sas de la­dri­llo, es­cue­las, lu­ga­res de re­creo. La obra ini­cia­da ha­ce unos trein­ta años por el Pa­dre Pe­dro Ope­ka es uno de los mu­chos te­so­ros es­con­di­dos de la Igle­sia Ca­tó­li­ca en el mun­do. Una obra que en­car­na la es­pe­ran­za cris­tia­na. Gra­cias a la de­di­ca­ción de es­te mi­sio­ne­ro, mi­les de fa­mi­lias han re­cu­pe­ra­do su tra­ba­jo y dig­ni­dad, y mi­les de ni­ños tie­nen un te­cho so­bre sus ca­be­zas, co­mi­da y opor­tu­ni­da­des pa­ra asis­tir a la es­cue­la. La aco­gi­da rui­do­sa y fes­ti­va que los ni­ños de Aka­ma­soa de­di­ca­ron al Pa­pa es ali­men­to pa­ra el al­ma. ¡Cuán­tos pa­dre Pe­dro hay en Áfri­ca, Asia, Amé­ri­ca La­ti­na, pe­ro tam­bién en los su­bur­bios más pro­ble­má­ti­cos de Oc­ci­den­te! Con­tem­plan­do los ros­tros de esos ni­ños, fe­li­ces de ha­ber aco­gi­do en su ca­sa a ese abue­lo ves­ti­do de blan­co que vino de Roma, se en­cuen­tra la esen­cia más pro­fun­da de la Igle­sia y de su mi­sión: evan­ge­li­zar y pro­mo­ver al ser hu­mano. Evan­ge­li­zar, op­tan­do por es­tar cer­ca de los más dé­bi­les y de los más aban­do­na­dos. Evan­ge­li­zar tes­ti­mo­nian­do «la pre­sen­cia de un Dios que ha de­ci­di­do vi­vir y per­ma­ne­cer siem­pre en me­dio de su pue­blo», co­mo di­jo Fran­cis­co en Aka­ma­soa. Va­rias ve­ces en es­tos días ha ins­ta­do el Pa­pa a los sa­cer­do­tes, re­li­gio­sos y re­li­gio­sas a reavi­var el fue­go del au­tén­ti­co es­pí­ri­tu mi­sio­ne­ro que no pue­de pres­cin­dir de la cer­ca­nía a los que su­fren.

Fran­cis­co tam­bién nos in­vi­tó a no con­si­de­rar la con­di­ción de los po­bres co­mo una fa­ta­li­dad: «No os rin­dáis nun­ca an­te los efec­tos ne­ga­ti­vos de la po­bre­za, no ce­dáis a las ten­ta­cio­nes de la vi­da fá­cil o de caer so­bre vo­so­tros mis­mos». Y así, el otro hi­lo ro­jo que unió las ci­tas del via­je fue una lla­ma­da a la res­pon­sa­bi­li­dad de los go­bier­nos, las autoridade­s po­lí­ti­cas y la so­cie­dad ci­vil, pa­ra que se pue­dan em­pren­der nue­vos ca­mi­nos en la sen­da ha­cia el de­sa­rro­llo. Ca­mi­nos in­no­va­do­res ca­pa­ces de cues­tio­nar el ac­tual mo­de­lo eco­nó­mi­co-fi­nan­cie­ro, ha­cien­do pro­ta­go­nis­tas a las per­so­nas en la cons­truc­ción de un fu­tu­ro más jus­to, más so­li­da­rio, más res­pe­tuo­so de la dig­ni­dad de la vi­da, de las cul­tu­ras y tra­di­cio­nes, más res­pe­tuo­so de la crea­ción que se nos ha da­do, pa­ra que po­da­mos trans­mi­tir­la a nues­tros hi­jos sin ex­po­liar­la. Es­tos men­sa­jes, aun­que pro­nun­cia­dos en Áfri­ca y pa­ra Áfri­ca, van tam­bién di­ri­gi­dos a to­dos no­so­tros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.