Paz sin fron­te­ras

Men­sa­je del Pa­pa Fran­cis­co con oca­sión de la aper­tu­ra del XXXIII En­cuen­tro In­ter­na­cio­nal de Ora­ción por la Paz

La Razón (Madrid) - L Osservatore - - L’OSSERVATOR­E ROMANO -

Pu­bli­ca­mos a con­ti­nua­ción el Men­sa­je que el San­to Pa­dre Fran­cis­co en­vía a Su Emi­nen­cia el Card. Car­los Oso­ro Sie­rra, Ar­zo­bis­po de Ma­drid, y a los par­ti­ci­pan­tes en el XXXIII En­cuen­tro In­ter­na­cio­nal de Ora­ción por la Paz en el Es­pí­ri­tu de Asís, pro­mo­vi­do por la Co­mu­ni­dad de San Egi­dio en co­la­bo­ra­ción con la Ar­chi­dió­ce­sis de Ma­drid, que se ce­le­bra en Ma­drid, del 15 al 17 de sep­tiem­bre, so­bre el te­ma “Paz sin fron­te­ras”.

A Su Emi­nen­cia Car­de­nal

Car­los OSO­RO SIE­RRA

Ar­zo­bis­po de Ma­drid y a los par­ti­ci­pan­tes en el En­cuen­tro de Ora­ción por la Paz

“Paz sin fron­te­ras”

Ma­drid, 15-17 de sep­tiem­bre de 2019

Sa­lu­doSa­lu­do con ale­gría y re­co­no­ci­mien­to al Car­de­nal Car­los Oso­ro Sie­rra, Ar­zo­bis­po de Ma­drid y a to­dos vo­so­tros, re­pre­sen­tan­tes de las Igle­sias y las co­mu­ni­da­des cris­tia­nas y de las Re­li­gio­nes mun­dia­les reuni­das en Ma­drid pa­ra el XXXIII En­cuen­tro de Ora­ción por la Paz, or­ga­ni­za­do con­jun­ta­men­te por la Co­mu­ni­dad de San Egi­dio y la Ar­chi­dió­ce­sis de Ma­drid. Es mo­ti­vo de ale­gría ver que es­ta pe­re­gri­na­ción de paz que co­men­zó des­pués de la Jor­na­da Mun­dial de Ora­ción por la Paz, con­vo­ca­da en Asís en oc­tu­bre de 1986 por san Juan Pa­blo II, nun­ca se ha in­te­rrum­pi­do sino que con­ti­núa y cre­ce en nú­me­ro de par­ti­ci­pan­tes y en fru­tos de bien. Es una pe­re­gri­na­ción que ha re­co­rri­do pue­blos y ciu­da­des pa­ra dar tes­ti­mo­nio en to­das par­tes de la fuer­za de ese es­pí­ri­tu de Asís” que es ora­ción a Dios y pro­mo­ción de la paz en­tre los pue­blos.

Es­te año su iti­ne­ra­rio lle­ga a Ma­drid, pa­ra re­fle­xio­nar so­bre el te­ma «Paz sin fron­te­ras». La men­te vue­la al pa­sa­do, cuan­do ha­ce trein­ta años, en el co­ra­zón de Eu­ro­pa, ca­yó el Mu­ro de Ber­lín y se pu­so fin a esa la­ce­ran­te di­vi­sión del con­ti­nen­te que cau­só tan­to su­fri­mien­to. Des­de Ber­lín a to­da Eu­ro­pa del Es­te se en­cen­die­ron ese día nue­vas es­pe­ran­zas de paz, que se ex­ten­die­ron por to­do el mun­do. Fue la ora­ción por la paz de tan­tos hi­jos e hi­jas de Dios la que con­tri­bu­yó a ace­le­rar esa caí­da. Ade­más, la his­to­ria bí­bli­ca de Je­ri­có nos re­cuer­da que los mu­ros caen cuan­do son “ase­dia­dos” con la ora­ción y no con las ar­mas, con los an­he­los de paz y no de con­quis­ta, cuan­do so­ña­mos con un fu­tu­ro bueno pa­ra to­dos. Por eso es ne­ce­sa­rio re­zar siem­pre y dia­lo­gar en la pers­pec­ti­va de la paz: ¡los fru­tos ven­drán! No ten­ga­mos mie­do, por­que el Se­ñor es­cu­cha la ora­ción de su pue­blo fiel.

Por des­gra­cia, en es­tas dos pri­me­ras dé­ca­das del si­glo XXI he­mos pre­sen­cia­do, con gran tris­te­za, el des­per­di­cio de ese don de Dios que es la paz, di­la­pi­da­do con nue­vas gue­rras y la cons­truc­ción de nue­vos mu­ros y ba­rre­ras. Des­pués de to­do, sa­be­mos bien que la paz ha de au­men­tar sin ce­sar de ge­ne­ra­ción en ge­ne­ra­ción, con el diá­lo­go, el en­cuen­tro y la ne­go­cia­ción. Si se bus­ca el bien de los pue­blos y del mun­do, es in­sen­sa­to ce­rrar es­pa­cios, se­pa­rar a los pue­blos, o más aún, en­fren­tar a unos con otros, ne­gar hos­pi­ta­li­dad a quien lo ne­ce­si­ta. De es­ta ma­ne­ra, el mun­do se “rom­pe”, uti­li­zan­do la mis­ma vio­len­cia con la que se arrui­na el me­dio am­bien­te y se da­ña la ca­sa co­mún, y pi­de en cam­bio amor, cui­da­do, res­pe­to, igual que la hu­ma­ni­dad in­vo­ca la paz y la fra­ter­ni­dad. La ca­sa co­mún no so­por­ta mu­ros que se­pa­ren y en­fren­ten a los que vi­ven allí. En cam­bio, ne­ce­si­ta puer­tas abier­tas que ayu­den a co­mu­ni­car­se, a en­con­trar­se, a coope­rar pa­ra vi­vir jun­tos en paz, res­pe­tan­do la di­ver­si­dad y re­for­zan­do los víncu­los de res­pon­sa­bi­li­dad. La paz es co­mo una ca­sa con mu­chas es­tan­cias en la que to­dos es­ta­mos lla­ma­dos a ha­bi­tar. La paz no tie­ne fron­te­ras. Siem­pre, sin ex­cep­ción. Tal era el de­seo de san Juan XXIII cuan­do, en un mo­men­to di­fí­cil, qui­so di­ri­gir su pa­la­bra a to­dos los cre­yen­tes y hom­bres de bue­na vo­lun­tad in­vo­can­do la “paz en to­das las tie­rras”.

Dis­tin­gui­dos re­pre­sen­tan­tes de las Igle­sias y Co­mu­ni­da­des cris­tia­nas, y de las gran­des Re­li­gio­nes del mun­do, con es­te sa­lu­do mío quie­ro de­ci­ros que es­toy a vues­tro la­do en es­tos días y que con vo­so­tros pi­do la paz al Úni­co que nos la pue­de dar. En la tra­di­ción de es­tos En­cuen­tros In­ter­na­cio­na­les de Ora­ción por la Paz —co­mo el de Asís en 2016, en el que tam­bién yo par­ti­ci­pé—, la ora­ción que su­be has­ta Dios ocu­pa el lu­gar más im­por­tan­te y de­ci­si­vo. Nos une a to­dos en un sen­ti­mien­to co­mún, sin nin­gu­na con­fu­sión. ¡Cer­ca­nos, pe­ro no con­fun­di­dos! Por­que el an­he­lo de paz es co­mún, en la va­rie­dad de ex­pe­rien­cias y tra­di­cio­nes re­li­gio­sas.

Co­mo cre­yen­tes so­mos cons­cien­tes de que la ora­ción es la raíz de la paz. Quien la prac­ti­ca es ami­go de Dios, co­mo lo fue Abraham, mo­de­lo de hom­bre de fe y es­pe­ran­za. La ora­ción por la paz, en es­te tiem­po mar­ca­do por tan­tos con­flic­tos y vio­len­cia, nos une aún más a to­dos, más allá de las di­fe­ren­cias, en el com­pro­mi­so co­mún por un mun­do más fra­terno. Sa­be­mos bien que la fra­ter­ni­dad en­tre los cre­yen­tes, ade­más de ser una ba­rre­ra pa­ra las ene­mis­ta­des y las gue­rras, es fer­men­to de fra­ter­ni­dad en­tre los pue­blos. En es­te sen­ti­do, fir­mé en fe­bre­ro del año pa­sa­do, en Abu Dha­bi, jun­to con el Gran Imán de Al-Az­har, el “D ocu­men­to so­bre la Fra­ter­ni­dad Hu­ma­na por la paz mun­dial y la con­vi­ven­cia co­mún”: un pa­so im­por­tan­te en el ca­mino ha­cia la paz mun­dial. Jun­tos di­ji­mos que «las re­li­gio­nes no in­ci­tan nun­ca a la gue­rra y no ins­tan a sen­ti­mien­tos de odio, hos­ti­li­dad, ex­tre­mis­mo, ni invitan a la vio­len­cia o al de­rra­ma­mien­to de san­gre». De­seo tam­bién con­fiar los pro­pó­si­tos de ese Do­cu­men­to a to­dos vo­so­tros que par­ti­ci­páis en es­te En­cuen­tro de Ora­ción por la Paz. El es­pí­ri­tu de Asís, 800 años des­pués del en­cuen­tro de san Fran­cis­co con el Sul­tán, tam­bién ins­pi­ró el tra­ba­jo que nos lle­vó al ac­to de Abu Dha­bi.

Es­ta­mos vi­vien­do un mo­men­to di­fí­cil pa­ra el mun­do. To­dos de­be­mos unir­nos —di­ría que con un mis­mo co­ra­zón y una mis­ma voz—, pa­ra gri­tar que la paz no tie­ne fron­te­ras. Un gri­to que sur­ge de nues­tro co­ra­zón. Es de allí, en efec­to, des­de los co­ra­zo­nes, de don­de de­be­mos erra­di­car las fron­te­ras que di­vi­den y en­fren­tan; y es en los co­ra­zo­nes don­de se de­ben sem­brar sen­ti­mien­tos de paz y fra­ter­ni­dad.

Dis­tin­gui­dos re­pre­sen­tan­tes de las Igle­sias y Co­mu­ni­da­des cris­tia­nas y de las gran­des Re­li­gio­nes del mun­do, hom­bres y mu­je­res de bue­na vo­lun­tad que par­ti­ci­páis en es­te En­cuen­tro, la gran ta­rea de la paz tam­bién ha si­do pues­ta en nues­tras ma­nos. Que el Dios de la paz nos dé abun­dan­cia de sa­bi­du­ría, au­da­cia, ge­ne­ro­si­dad y per­se­ve­ran­cia.

Va­ti­cano, 13 de sep­tiem­bre de 2019 FRAN­CIS­CO

Vi­si­ta al Sa­gra­rio de las Fo­sas adrean­ti­nas 02-11-2017

El Pa­pa Fran­cis­co en Asís: Ora­ción por la paz 20-09-2016

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.