Nun­ca se­pa­rar­se de las raí­ces pa­ra ser mo­der­nos

El Pon­tí­fi­ce a los Agus­ti­nos des­cal­zos

La Razón (Madrid) - L Osservatore - - L’OSSERVATOR­E ROMANO -

«Pa­ra«Pa­ra ser mo­der­nos, al­guno cree que es ne­ce­sa­rio se-pa­rar­se se-pa­rar­se de las raí­ces. Y es­ta es la rui­na, por­que las raí­ces, la tra­di­ción, son la ga­ran­tía del fu­tu­ro». Lo di­jo el Pa­pa en el dis­cur­so di­ri­gi­do a los par­ti­ci-pan­tes par­ti­ci-pan­tes del ca­pí­tu­lo ge­ne­ral de los agus­ti­nos des­cal­zos, re­ci­bi­dos la ma­ña­na del jue­ves 12 de sep­tiem­bre en la Sa­la Cle­men­ti­na. Y agre­gó: «No es un mu­seo, es la ver­da­de­ra tra­di­ción, y las raí­ces son la tra­di­ción que da la sa­via pa­ra que crez­ca el ár­bol, que flo-rez­ca, flo-rez­ca, que de fru­tos. Nun­ca os se­pa­réis de las raí­ces pa­ra ser mo-der­nos, mo-der­nos, es un sui­ci­dio».

El Pon­tí­fi­ce tam­bién sub­ra­yó que «la ora­ción y la pe­ni­ten­cia no de­jan de ser las pie­dras an­gu­la­res so­bre las que se asien­ta el tes­ti-mo­nio tes­ti-mo­nio cris­tiano, un tes­ti­mo­nio que en al­gu­nos con­tex­tos va com-ple­ta­men­te com-ple­ta­men­te en con­tra de la co­rrien­te, pe­ro que, acom­pa­ña­do de la hu­mil­dad y de la ca­ri­dad, sa­be ha­blar al co­ra­zón de tan­tos hom-bres hom-bres y mu­je­res, in­clu­so en nues­tro tiem­po».

Fran­cis­co se­ña­ló que la ca­li­fi­ca­ción de “des­cal­zos” ex­pre­sa «la ne­ce­si­dad de po­bre­za, de des­pren­di­mien­to, de con­fian­za en la Di-vi­na Di-vi­na Pro­vi­den­cia». Y aña­dió: «Hay un himno li­túr­gi­co, que se usa en la fies­ta de San Juan Bau­tis­ta y di­ce que la gen­te iba “con el al­ma des­cal­za” a ser bau­ti­za­da: des­cal­za no só­lo por­que no lle­va cal­zas. El al­ma des­cal­za, es­te es el ca­ris­ma».

El Pa­pa ha­bló de for­ma es­pon­tá­nea y se re­fi­rió a la hu­mil­dad, «al­go que no se pue­de to­car con la mano: se tie­ne o no se tie­ne, es un don». Y re­cor­dó una anéc­do­ta: «Re­cuer­do un re­li­gio­so muy va­ni­do­so, muy va­ni­do­so —es­to es his­tó­ri­co— to­da­vía vi­vo. Sus su-pe­rio­res su-pe­rio­res siem­pre le de­cían: “De­be ser más hu­mil­de, más hu­mil-de...”. hu­mil-de...”. Y al fi­nal di­jo: “Ha­ré trein­ta días de ejer­ci­cios pa­ra que el Se­ñor me con­ce­da la gra­cia de la hu­mil­dad”. Y cuan­do re­gre­só, di­jo: “Gra­cias a Dios. Era muy va­ni­do­so, mu­cho, pe­ro des­pués de los ejer­ci­cios he ven­ci­do to­das mis pa­sio­nes”. Ha­bía en­con­tra­do la hu­mil­dad. La hu­mil­dad vie­ne por sí mis­ma. Gra­cias a Dios, pe­ro vie­ne, no se pue­de me­dir».

El Pa­pa tam­bién re­cor­dó a San Agus­tín co­mo «una de esas fi-gu­ras fi-gu­ras que ha­cen sen­tir la fas­ci­na­ción de Dios, que lle­van a Je­su-cris­to», Je­su-cris­to», y lo de­fi­nió co­mo «un gigante del pen­sa­mien­to cris­tiano» que ade­más re­ci­bió de Dios la «vo­ca­ción y la mi­sión de la fra­ter-ni­dad». fra­ter-ni­dad». Y sub­ra­yó: «No se ce­rró en el ho­ri­zon­te, aun­que vas­to, de su men­te, sino que per­ma­ne­ció abier­to al pue­blo de Dios y a los her­ma­nos y her­ma­nas que com­par­tían con él la vi­da co­mu­ni­ta­ria. Co­mo sa­cer­do­te y obis­po vi­vió co­mo un mon­je, a pe­sar de sus com­pro­mi­sos pas­to­ra­les, y a su muer­te de­jó mu­chos mo­nas­te­rios mas­cu­li­nos y fe­me­ni­nos».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.