La es­pe­ran­za no se en­cie­rra en una cel­da

El Pa­pa ha­bla del de­re­cho a vol­ver a em­pe­zar an­te la Ad­mi­nis­tra­ción pe­nin­ten­cia­ria ita­lia­na

La Razón (Madrid) - L Osservatore - - L’OSSERVATOR­E ROMANO -

«Si se en­cie­rra la es­pe­ran­za, no hay fu­tu­ro pa­ra la so­cie­dad», re­sal­tó el Pa­pa Fran­cis­co en la au­dien­cia an­te los miem­bros de la Ad­mi­nis­tra­ción penitencia­ria ita­lia­na que tu­vo lu­gar el me­dio­día del sá­ba­do 14 de sep­tiem­bre en la pla­za de San Pe­dro.

Que­ri­dos her­ma­nos y her­ma­nas, ¡bue­nos días! Os doy la bien­ve­ni­da y agra­dez­co al Je­fe del De­par­ta­men­to de Ad­mi­nis­tra­ción penitencia­ria sus pa­la­bras.

Os qui­sie­ra di­ri­gir tres simples pa­la­bras por mi par­te. En pri­mer lu­gar, quie­ro dar las gra­cias a la Po­li­cía penitencia­ria y al per­so­nal ad­mi­nis­tra­ti­vo. Gra­cias por­que vues­tro tra­ba­jo es in­vi­si­ble, a me­nu­do di­fí­cil e in­sa­tis­fac­to­rio, pe­ro esen­cial. Gra­cias por to­das las ve­ces que vi­vís vues­tro ser­vi­cio no só­lo co­mo una vi­gi­lan­cia ne­ce­sa­ria, sino co­mo un apo­yo a los que son dé­bi­les. Sé que no es fá­cil, pe­ro cuan­do, ade­más de ser guar­dia­nes de la se­gu­ri­dad, sois una pre­sen­cia cer­ca­na pa­ra los que han caí­do en las re­des del mal, os con­ver­tís en cons­truc­to­res del fu­tu­ro: sen­táis las ba­ses pa­ra una co­exis­ten­cia más res­pe­tuo­sa y, por tan­to, pa­ra una so­cie­dad más se­gu­ra. Gra­cias por­que, al ha­cer­lo, os es­táis con­vir­tien­do día tras día en te­je­do­res de jus­ti­cia y es­pe­ran­za.

Hay un pa­sa­je en el Nue­vo Tes­ta­men­to, di­ri­gi­do a to­dos los cris­tia­nos, que creo que es par­ti­cu­lar­men­te ade­cua­do pa­ra vo­so­tros: «Acor­daos de los pre­sos, co­mo si es­tu­vié­rais con ellos en­car­ce­la­dos» (Epís­to­la a los He­breos 13,3). Vo­so­tros os en­con­tráis en es­ta si­tua­ción, al cru­zar el umbral de tan­tos lu­ga­res de do­lor ca­da día, al pa­sar tan­to tiem­po en­tre pa­be­llo­nes, mien­tras es­táis com­pro­me­ti­dos a ga­ran­ti­zar la se­gu­ri­dad sin fal­tar nun­ca al res­pe­to por el ser hu­mano. Por fa­vor, no ol­vi­déis el bien que po­déis ha­cer to­dos los días. Vues­tro com­por­ta­mien­to, vues­tras ac­ti­tu­des, vues­tras mi­ra­das son va­lio­sas. Sois per­so­nas que, an­te una hu­ma­ni­dad he­ri­da y a me­nu­do de­vas­ta­da, re­co­no­céis, en nom­bre del Es­ta­do y de la so­cie­dad, su dig­ni­dad irre­pri­mi­ble. Por tan­to, os doy las gra­cias no só­lo por es­tar vi­gi­lan­tes, sino so­bre to­do por ser los guar­dia­nes del pue­blo que se os ha con­fia­do, pa­ra que, al to­mar con­cien­cia del mal que se ha­ce, aco­jan con be­ne­plá­ci­to las pers­pec­ti­vas de re­na­ci­mien­to pa­ra el bien de to­dos. Es­táis lla­ma­dos a ser puentes en­tre la cár­cel y la so­cie­dad ci­vil: con vues­tro ser­vi­cio, ejer­ci­tan­do la jus­ta com­pa­sión, po­déis su­pe­rar los mie­dos mu­tuos y la tra­ge­dia de la in­di­fe­ren­cia.

Tam­bién me gus­ta­ría de­ci­ros que no os sin­táis des­mo­ti­va­dos, in­clu­so an­te las ten­sio­nes que pue­den sur­gir en los cen­tros de de­ten­ción. En vues­tro tra­ba­jo, to­do lo que os ha­ce sen­tir cohe­sio­na­dos es de gran ayu­da: en pri­mer lu­gar el apo­yo de vues­tras fa­mi­lias, que es­tán cer­ca de vo­so­tros en vues­tras la­bo­res. Y lue­go hay un alien­to mu­tuo, el com­par­tir en­tre co­le­gas, que nos per­mi­te abor­dar jun­tos las di­fi­cul­ta­des y ayu­da a su­pe­rar las de­fi­cien­cias. En­tre ellas, pien­so en par­ti­cu­lar en el pro­ble­ma del ha­ci­na­mien­to en las cár­ce­les, un gra­ve pro­ble­ma que au­men­ta en to­dos los ca­sos la sen­sa­ción de de­bi­li­dad y de ago­ta­mien­to. Cuan­do las fuer­zas dis­mi­nu­yen, la des­con­fian­za au­men­ta. Es esen­cial ga­ran­ti­zar unas con­di­cio­nes de vi­da de­cen­tes; de lo con­tra­rio, las cár­ce­les se con­ver­ti­rán en ver­te­de­ros de ira, en lu­gar de en lu­ga­res de reha­bi­li­ta­ción.

Una se­gun­da pa­la­bra es pa­ra los ca­pe­lla­nes, los re­li­gio­sos y los vo­lun­ta­rios: sois los por­ta­do­res del Evan­ge­lio en­tre los mu­ros de las cár­ce­les. Me gus­ta­ría de­ci­ros: ade­lan­te. Ade­lan­te, cuan­do en­tréis en las si­tua­cio­nes más di­fí­ci­les con la fuer­za de una son­ri­sa y un co­ra­zón que es­cu­cha, ade­lan­te cuan­do os car­guéis con las car­gas de los de­más y las lle­véis en ora­ción. Ade­lan­te cuan­do, es­tan­do en con­tac­to con la po­bre­za que en­con­tréis, veáis vues­tra pro­pia po­bre­za. Es al­go bueno, por­que es esen­cial re­co­no­cer­se an­te to­do ne­ce­si­ta­do de per­dón. En­ton­ces vues­tras pro­pias mi­se­rias se con­vier­ten en re­cep­to­res de la mi­se­ri­cor­dia de Dios; pues des­de el per­dón nos con­ver­ti­mos en tes­ti­gos creí­bles del per­dón de Dios. De lo con­tra­rio, co­rre­mos el ries­go de au­to­abas­te­cer­nos y de la pre­sun­ta au­to­su­fi­cien­cia. Ade­lan­te, por­que con vues­tra mi­sión ofre­céis con­sue­lo. Y es muy im­por­tan­te no de­jar a los que se sien­ten so­los.

Tam­bién qui­sie­ra de­di­ca­ros una fra­se de la Es­cri­tu­ra, que la gen­te mur­mu­ra­ba con­tra Je­sús al ver­lo ir a la ca­sa de Za­queo, un pu­bli­cano acu­sa­do de in­jus­ti­cias y ro­bos: «Ha ido a hos­pe­dar­se a ca­sa de un pe­ca­dor» (Lucas 19, 7). El Se­ñor fue, no se de­tu­vo an­te los pre­jui­cios de los que creen que el Evan­ge­lio es­tá des­ti­na­do a la “gen­te de bien”. Por el con­tra­rio, el Evan­ge­lio pi­de que nos en­su­cie­mos las ma­nos. Ade­lan­te, pues, con Je­sús y en el signo de Je­sús, que os lla­ma a ser sem­bra­do­res pa­cien­tes de su pa­la­bra (cf. Ma­teo 13, 18-23), bus­ca­do­res in­can­sa­bles de lo per­di­do, anun­cia­do­res de la cer­te­za de que ca­da uno es pre­cio­so pa­ra Dios, pas­to­res que po­nen so­bre sus frá­gi­les hom­bros a las ove­jas más dé­bi­les (cf. Lucas 15, 4-10). Ade­lan­te con ge­ne­ro­si­dad y ale­gría: con vues­tro mi­nis­te­rio con­so­láis el co­ra­zón de Dios.

Por úl­ti­mo, una ter­ce­ra pa­la­bra, que me gus­ta­ría di­ri­gir a los pri­sio­ne­ros. Es la pa­la­bra va­lor. Je­sús mis­mo os lo di­ce: “Va­lor”. El va­lor vie­ne del co­ra­zón. Áni­mo, por­que es­táis en el co­ra­zón de Dios, sois pre­cio­sos a sus ojos y, aun­que os sin­táis per­di­dos e in­dig­nos, no per­dáis el co­ra­zón. Sois im­por­tan­tes pa­ra Dios, que quie­re ha­cer ma­ra­vi­llas en vo­so­tros. Tam­bién pa­ra vo­so­tros una fra­se de la Bi­blia: «Dios es ma­yor que nues­tra con­cien­cia» (Pri­me­ra epís­to­la de San Juan 3, 20). Nun­ca os de­jéis en­ce­rrar en la cel­da os­cu­ra de un co­ra­zón de­ses­pe­ra­do, no ce­dáis a la re­sig­na­ción. Dios es más gran­de que cual­quier pro­ble­ma y es­tá es­pe­ran­do que lo améis. Po­neos an­te el Cru­ci­fi­ca­do, an­te la mi­ra­da de Je­sús: an­te Él, con sen­ci­llez, con sin­ce­ri­dad. De ahí, de la hu­mil­de va­len­tía de los que no se mien­ten a sí mis­mos, re­na­ce la paz, re­na­ce la con­fian­za de ser ama­dos y flo­re­ce de nue­vo la fuer­za pa­ra se­guir ade­lan­te. Me ima­gino mi­rán­doos y vien­do en vues­tros ojos de­silu­sio­nes y frus­tra­cio­nes, mien­tras la es­pe­ran­za la­te to­da­vía en vues­tro co­ra­zón, a me­nu­do li­ga­da a la me­mo ria de vues­tros se­res que­ri­dos. Va­lor, nun­ca so­fo­quéis la lla­ma de la es­pe­ran­za. Siem­pre mi­ran­do al ho­ri­zon­te del fu­tu­ro: siem­pre hay un fu­tu­ro de es­pe­ran­za, siem­pre.

Que­ri­dos her­ma­nos y her­ma­nas, reavi­var es­ta lla­ma es el de­ber de to­dos. Co­rres­pon­de a ca­da so­cie­dad ali­men­tar­la, ve­lar por que el cas­ti­go no com­pro­me­ta el de­re­cho a la es­pe­ran­za, y por que se ga­ran­ti­cen las pers­pec­ti­vas de re­con­ci­lia­ción y re­in­te­gra­ción. Al mis­mo tiem­po que co­rre­gi­mos los erro­res del pa­sa­do, no po­de­mos bo­rrar la es­pe­ran­za en el fu­tu­ro. La ca­de­na per­pe­tua no es la so­lu­ción a los pro­ble­mas, sino un pro­ble­ma a re­sol­ver. Por­que si se en­cie­rra la es­pe­ran­za, no hay fu­tu­ro pa­ra la so­cie­dad. ¡Que nun­ca se pri­ve del de­re­cho de em­pe­zar de nue­vo! Vo­so­tros, que­ri­dos her­ma­nos y her­ma­nas, con vues­tro tra­ba­jo y vues­tro ser­vi­cio sois tes­ti­gos de es­te de­re­cho: el de­re­cho a la es­pe­ran­za, el de­re­cho a vol­ver a em­pe­zar. Os reite­ro mi agra­de­ci­mien­to. Ade­lan­te, va­lor, con la ben­di­ción de Dios, guar­dan­do a los que os han si­do con­fia­dos. Re­zo por vo­so­tros y tam­bién os pi­do que re­céis por mí. Gra­cias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.